Archivo de la categoría: PETICIONES

WAR

Por delante tenemos un fin de semana bélico entre las dos Coreas, así que qué mejor que desearos buen finde con WAR. Una canción de la que  Bruce Springsteen dijo una vez “que era la  más perfecta a nivel político y musical”. Una ácida crítica sobre la guerra de Vietnam de  Norman Whitfield de la que el Boss hizo una curiosa versión.

War es la canción con la que Norman quiso expresar toda la rabía que contenía contra la Administración Nixon, porque uno de sus hijos  de 19 años, había caído en la jungla vietnamita.

When you need me

Uno de nuestros seguidores nos pidió recientemente que publicáramos algún video sobre la canción que aparece en TracksWhen you need me“. Lamentablemente este video es lo único que hemos encontrado!. De hecho hemos estado preguntando a los responsables de la Web Greasy Lake  y nos han dicho que no tienen conocimiento de ello. Así que, Josu, es lo único que te podemos ofrecer. Si alguien tiene más información, agradeceríamos que nos escribiese!. Un saludo a todos!

She´s the one

Dedicatoria para Shanti99 que nos pedía que colgaramos “She´s The One
Aquí va en todo su esplendor, en uno de los conciertos que hizo en el mítico Spectrum de Philadelphia en octubre de 2009. Una noche para recordar en la que tocaron el disco Born To Run completo.

Si quieres leer la letra PINCHA AQUI

Fire

Esta canción va dedicada a Javi Barrera y a su chica por su buen gusto al abrir su baile de bodas con FIRE….. eso es empezar bien un matrimonio!!!. Espero que nos escribáis para contarnos vuestra historia.

ATENCIÓN: Javi Barrera nos ha escrito para contarnos su historia. Javi, es un lujo, leerte. Aquí va tu historia:

¿Conoces a Rob?
¿A Rob Gordon?
Es el alter ego de Nick
De Nick Hornby
Escribió la novela perfecta, que tras releerla unas cuantas docenas de veces, nos dimos todos cuenta de que NO hablaba solo de música, sino de hacerse mayor con estilo, de Peter Pan y de que lo único importante que hay en tu vida (y que habrá) es tu chica.
Rob, Nick y este que te escribe se pasaron toda la vida, desde chicos, haciendo listas con canciones. Las cinco mejores canciones para estudiar matemáticas en primero de BUP (ganó Motorhead y ‘As de espadas’). Las cinco mejores canciones para enrollarse con una tía (creo que ahí andaba ‘No woman no cry’). Pero también hacíamos listas más sencillas e informales, como las cinco canciones imprescindibles ‘para decirle a una chica que le quieres sin que su novio se entere y caiga rendida a tus brazos’. Y ahí aparecía igual Dr. Hook con su inimitable tuerto a las maracas con el soniquete aquel de ‘When you are in love with a beatiful woman’.

Lo más importante, entonces, era ir a todos los conciertos en Donosti, los del velódromo por ejemplo, y escuchar atentamente a los Clash y darte cuenta seguramente que Jimy Jazz es la mejor canción de la historia y gritar en el Peine de los Vientos, tras el concierto “Sattamasagana” y quedarte más ancho que largo.

O verle a Loquillo y a los Trogloditas en el Autódromo de Lasarte y de san Santi Ugarte (¿para cuando un homenaje al donostiarra que trajo casi casi casi toda la música a SS?) un domingo que llovió más que el día que Noé se hizo famoso y acabar de copas con la banda en el Tanit, entre el cemento de Amara, mi barrio.

Y grabar una cinta con esas canciones que salían en las listas y regalárselas a alguien.

Toda una vida nos hemos pasado gente como Nick, como Rob y como yo haciendo listas de canciones.

Hasta que un día, decides que te vas a casar.

Adiós.

Aparece entonces en tu cabeza ‘La-Lis-Ta’.

¿Cuáles serán entonces las canciones con las que abriremos el baile?

¡¡¡Dios mío. Es La Lista más importante de toda tu vida!!!

Yo lo tenía muy claro.
Clarísimo.
Cristalino.

La primera canción del baile en la boda era para mi grupo favorito: Los Stones.
Podia ser Angie, aunque resultaría quizá pelín cursi.
Wild Horses mola siempre.
Tumblin Dice era perfecta, pero la gente no lo comprendería
Best of Burden, osada

Y de aquí, al cachondeo.
Satisfaction, Miss U, Connection… No. Los Stones seguirían siendo mi grupo favorito, pero no se habían ganado el derecho a abrir el baile.

No me quedaba más remedio que recurrir a los clásicos
Pude pasarme el verano entero de 2003 escuchando canciones e imaginando el dulce momento.

Pero todas y cada una de las canciones que elegía al momento se caían de la lista con un pero inmenso.

No puedes abrir un baile de bodas con el inmenso Neil Diamond cantando ‘Sweet Caroline’ si la novia se llama Cristina. Se lía parda.
‘Living next door to Alice’ de Smokie tiene e-xac-ta-men-te el mismo problema.
Lola de los Kinks, encima es un travesti.

No había manera.

En mi desdicha, me sobraban canciones y me faltaba una idea.
Probé con los Ramones , pero Sheena, pese a ser una punkrocker, tampoco me solucionó nada de nada de nada.

Llegué a casa, desesperado y Cris, con esa sonrisa que tanto me gusta, me dijo: “Ya tenemos canción para abrir el baile”…

Me quedé petrificado.

“Ya tenemos” repetía mi cerebro. ¿Cómo que ‘ya tenemos’? El que sabe aquí de música soy yo!!! Me decía a mí mismo.

A punto de enfurecer, Cris le dio al play… Tun, tutututún tu, tutututún. I driving in my car… I put on my radio….

Sí. En efecto, era Fire, del Boss & The E Street Band.
Y sí.
La canción era perfecta.
Tiene una cadencia en el comienzo que sirve para bailar muy pegados, cómplices, apasionados y al mismo tiempo divertidos, frescos, simpaticones.

Tiene atmósfera y también tiene ritmazo, que se acelera para girar y dar vueltas de forma enloquecida.

Cris había acertado de pleno. Por fin teníamos la canción para abrir el baile. Y yo no había hecho absolutamente nada.

Sí, estaba a punto de casarme