La Naturaleza Humana

Ellos las prefieren rubias

Los caballeros las prefieren rubias

Un eslogan comercial utilizado en los años 50 del siglo XX para publicitar un tinte de pelo decía que las rubias son más divertidas. En 1978 Rod Stewart editó un album con un título (“Blondes have more fun”) que reproducía literalmente el eslogan. Desde entonces, esa expresión ha pasado a formar parte de la cultura popular.

¿Son más divertidas las rubias que las morenas? ¿Se lo pasan mejor? La verdad es que no lo sé. Pero lo que sí parece es que, al menos en países anglosajones, las rubias resultan más atractivas. En un estudio publicado en 1993 se midió la frecuencia con que aparecían mujeres rubias y morenas en tres revistas, dos dirigidas al público femenino (Ladies Home Journal, Vogue) y una al masculino (Playboy), entre los años 1950 y 1980. Las rubias aparecían en las revistas en mayor proporción que la que tenían en el conjunto de la población. Es más, en Playboy tenían una mayor presencia, incluso, que en las revistas de público femenino.

Pero resulta que las rubias no sólo resultan más atractivas, sino que, además, están mejor pagadas que las morenas. A esa conclusión ha llegado David W. Johnston de la Universidad de Queensland (Australia). Tras analizar los salarios de 13.000 mujeres, ha concluido que las rubias ganan un 7% más que las morenas, un porcentaje equivalente al efecto de un año más de escolarización. Y aún hay más, sus maridos también ganan un 6% que los maridos de las mujeres morenas. Conviene aclarar que el efecto del color del pelo se mantiene incluso tras descontar el del nivel educativo. Este trabajo no indaga acerca de las razones por las que se produce este fenómeno, pero es una manifestación clara del poder del atractivo físico.

He recordado estos trabajos al leer un día de estos un párrafo curioso en un libro, igualmente curioso, con el que lleno los pocos ratos libres que tengo últimamente. El párrafo dice, literalmente, lo siguiente:

“No es de extrañar que las mujeres bárbaras ejercieran tan notable influencia en la imaginación de los varones romanos. Eran rebeldes, fuertes, peligrosas y -quizá- sensuales. Fue la asociación de las mujeres celtas con el comportamiento bárbaro lo que llevó al Senado a decretar en el año 40 d. C. que las prostitutas debían teñirse los cabellos de rubio –un color que los romanos relacionaban con los celtas-. Sin embargo, fue el deseo de mostrarse sensuales lo que indujo a las damas de las más altas esferas de la sociedad romana a ponerse pelucas de ese color” [Terry Jones y Alan Ereira (2008): “Roma y los bárbaros. Una historia alternativa”; Ed. Crítica (pg. 69); la edición original en inglés es de 2006)]

Otras fuentes:

David W. Johnston (2010): “Physical appearance and wages: Do blondes have more fun?” Economics Letters, Vol. 108 (1): 10-12

Melissa K. Rich y Thomas F. Cash (1993): “The American image of beauty: Media representations of hair color for four decades”. Sex Roles, Vol. 29, (1-2): 113-124.

Addenda: @el_lur ha escrito un interesante post titulado “Madonna y la Virgen Morena: Apología de la blancura, los pelos de elote y los genes imaginarios (un alter-post)” en su blog Delfín Barroco en relación con este post.

6 pensamientos sobre “Ellos las prefieren rubias

  1. Pingback: acuario

  2. Pingback: Madonna y la Virgen Morena: Apología de la blancura, los pelos de elote y los genes imaginarios (un alter-post) « Delfin Barroco

  3. Yolanda

    Rubias rubias lo que se dice rubias no hay apenas, la mayoría de las “rubias” deben su color a los tintes de peluqueria…, solo quedan unas 500 personas en el mundo rubias naturales segun escuche una vez, asi que como es algo que se considera que hay mucho menos atrae por eso y destaca más, pero eso no significa que las morenas , castañas o pelirrojas no sean igualmente atractivas, al menos son más autenticas eso si xd

  4. Igor

    Me preocupa el hecho de que “excluída la escolarización” las rubias sigan estando mejor retribuídas que las morenas, habla muy mal de la humanidad en su conjunto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *