La Naturaleza Humana

La rebeldía de los justos

El del ultimátum es un curioso juego. Se utiliza para estudiar la forma en que reaccionamos ante las trampas, las actitudes egoístas o las injusticias. En ese juego una persona propone a otra cómo repartir una cantidad de dinero. Si la segunda acepta la propuesta de la primera, aceptada queda. Si no la acepta, ninguno de los dos se lleva nada.

Según las prediciones de la teoría de juegos, todas las ofertas debieran ser aceptadas, porque siempre es mejor algo que nada. Sin embargo, las ofertas claramente injustas pueden provocar el rechazo por parte del segundo jugador. Normalmente, son rechazadas las ofertas que son inferiores a la tercera parte de la cantidad a repartir. Esa respuesta suele atribuirse a la aversión a la inequidad o a una rebelión frente a la mala intención, a la que se da el nombre de reciprocidad negativa.

Un hecho curioso en relación con este asunto es que hay gran diversidad de respuestas a las ofertas injustas. No está claro a qué obedece esa diversidad, pero es muy posible que esté relacionada con la personalidad de los implicados y, en última instancia, con ciertos rasgos neurobiológicos básicos. Se sabe, por ejemplo, que un neurotransmisor en concreto, la serotonina, se halla implicado en la respuesta a las ofertas injustas en el juego del ultimatum. Un nivel bajo de serotonina en el sistema nervioso central está asociado con un mayor rechazo a la injusticia; no solo eso, además de hacernos menos tolerantes a la injusticia, niveles reducidos de serotonina nos hace más cándidos a la hora de expresar la frustración provocada por ella.

En un reciente estudio, el porcentaje de respuestas negativas a ofertas razonables fue de un 16,9% y a ofertas claramente injustas de un 78,8%; era mucho más probable que los participantes rechazaran las ofertas injustas que las razonables. Además, el porcentaje de rechazo estaba significativamente correlacionado con dos rasgos de personalidad, la franqueza u honradez (straightforwardness) (p=0,006) y la confianza (trust) (p= 0,015). En otras palabras, la gente honrada y confiada es más probable que rechace las ofertas injustas. Por otro lado, no se registró correlación significativa entre el rechazo a las propuestas injustas y el “neuroticismo”, ni con algunas componentes de ese rasgo, como la irascibilidad o el carácter impulsivo. Esto es, el rechazo no es más probable por parte de la gente que se enfada con más facilidad o es más impulsiva.

A. Regiones encefálicas en las que se observa la correlación negativa entre el rechazo de ofertas injustas y la actividad serotoninérgica. B Relación entre el porcentaje de rechazo y la densidad de transportadores de serotonina (r=-0,5; p=0,026)

En la misma investigación, y utilizando una técnica de imagen molecular in vivo (tomografía por emisión de positrones), los investigadores midieron directamente la densidad de transportadores de serotonina, y analizaron su posible relación con las respuestas a ofertas injustas. La razón por la que se realizaron esas determinaciones es que los comportamientos tramposos requieren de un alto nivel de control cognitivo y la transmisión mediante serotonina resulta ser importante para el ejercicio de tal control. El resultado que obtuvieron fue que los individuos con un bajo nivel de transportadores de serotonina en el nucleo dorsal del rafé, -zona del tronco encefálico con una alta actividad serotoninérgica-, resultaron ser más honrados y dignos de confianza. Así pues, lo más probable es que el mecanismo subyacente por el que esas personas no toleran la injusticia y expresan de forma cándida su frustración ante ella está relacionado con esa baja actividad serotoninérgica. En otras palabras, altos niveles de transmisión mediante serotonina permiten y quizás propician comportamientos más astutos y oportunistas.

Existe la creencia de que las personalidades más agresivas se rebelan con más ardor ante la injusticia. Y sin embargo, los resultados de este trabajo apuntan en el sentido contrario. La confianza y la honradez implican franqueza y claridad al tratar con los demás. Las personas honradas y confiadas tienden a pensar que el resto de las personas también lo son, y que son decentes y merecedoras de confianza. Pues bien, esas son las personas que rechazan la ofertas injustas en mayor medida.

Serotonina

El comportamiento opuesto a ese es el maquiavélico. Los maquiavélicos son astutos, oprtunistas, y carecen de escrúpulos. Tienden a pensar que los demás también lo son. Y por ello, tienden a aceptar ofertas injustas en mayor medida que los otros. Son más realistas y de ese modo maximizan el beneficio que obtienen. La gente honrada, sin embargo, no puede prescindir fácilmente de los preceptos morales y tiende a adherirse a normas justas, por lo que muestra menor tolerancia a la injusticia.

Los resultados de este trabajo sugieren que los estándares morales o el sentido de la justicia son prerrequisitos para rechazar ofertas injustas. Es más probable que los individuos con bajos niveles de serotonina en las neuronas del núcleo dorsal del rafé sean honrados y confiados. A esos indiviuos les cuesta más tolerar ofertas injustas, y es más probable que respondan rechazándolas, incluso aunque las respuestas les resulten costosas.

Fuente: H. Takahashi, H. Takano, C. F. Camerer, T. Ideno, S. Okubo, H. Matsui, Y. Tamari, K.a Takemura, R. Arakawa, F. Kodaka, M. Yamada, Y. Eguchi, T. Muraa, Y. Okubo, M. Kato, H. Ito, y T. Suhara (2012): “Honesty mediates the relationship between serotonin and reaction to unfairness” PNAS 109 (11): 4281-4284

4 pensamientos en “La rebeldía de los justos

  1. Pingback: La rebeldía de los justos

  2. crisgoro

    Se hace tan necesaria la educación en valores para poder construir una personalidad que pueda tener firmes sus creencias y que pueda defenderlas ante las injusticias, con la firme convicción de que así, se tiene cabida en este mundo: a través de la ética, la integridad y el respeto. Pues nos tienen muy acostumbrados ya a que son los comportamientos maquiavélicos los que obtienen el éxito en este mundo…

  3. JAVI

    Seria genial incluir algun ejemplo practico o experimento o pregunta de las que usaron para hacer dicho experimento. Ya que asi (yo personalmente) ves un estudio sin mas como otros muchos. A uno individuos (no se sabe ni de donde ni cuando ni cuantos) les hicieron unas preguntas, unas mediciones y unas radiografias, y por estadistica afirmamos que…bla bla bla. Por mucho que te expliquen y te cuenten el verlo desde la perspectiva de la primera persona es cuando lo entiendes.

  4. Pingback: La Naturaleza Humana en 2012 | La Naturaleza Humana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *