Cometas en el cielo

Presentación

Un blog para recoger mi experiencia vivida en Idomeni y otros campos de refugiados de Grecia durante la segunda quincena del mes de mayo de 2016. Un viaje provocado por la indignación y la vergüenza sentida por el trato que ofrece la Unión Europea a los refugiados sirios, iraquíes y afganos en su mayoría, que huyen de la guerra y del terrorismo que golpea sus países de origen. Sentí la necesidad de conocer la realidad de los refugiados de primera mano y contribuir con mi granito de arena para mejorar sus condiciones de vida.

Un viaje a una realidad lejana pero que cada vez está más cerca, que ya se encuentra entre nosotros y de cuya gravedad tenemos que tomar conciencia. Una realidad que no podemos obviar por mucho que levantemos muros que nos impidan verla. Otro gran fracaso de la Unión Europea que golpea de nuevo a la maltrecha Grecia. A sus políticas de austeridad para preservar los intereses de la banca privada acreedora, mermando de este modo la capacidad de crecimiento de las economías en crisis y agudizando así su incapacidad para devolver la deuda contraída, tenemos que añadir la mezquina política de acogida de los refugiados y su reclusión en Grecia a raíz del cierre de las fronteras. 60.000 refugiados más los que seguirán llegando por mar desde las costas de Turquía se hacinan en campos indignos. Indignos eran los campos que crecían de forma espontánea junto a la frontera con Macedonia (Idomeni, Hara, BP, EKO) con la esperanza de que en algún momento aquellas fronteras se reabriesen. Indignos son los campos militares habilitados para realojar a los refugiados. Si en los primeros, las condiciones físicas de vida eran impropias de un país de la UE, en los segundos, a unas condiciones físicas que no son mejores, hay que añadir unas condiciones psíquicas infinitamente peores. Si en los primeros las cometas volaban en el cielo como si reflejaran la esperanza de los refugiados por cumplir sus sueños y reagruparse con sus familiares en países como Alemania, en los segundos, las techumbres de los polígonos que encierran las tiendas de campaña impiden el vuelo de las cometas, reflejo también de la falta de perspectivas de la gente que allí intenta vivir. Una situación a todas luces insostenible.

Por todo ello este blog, para recoger experiencias personales, llenas de pequeños detalles y de grandes aprendizajes. Pero también para trasladar mis opiniones sobre lo que otras voces nos cuentan, así como sobre las políticas que en esta materia se van diseñando y aplicando y que de momento sólo sirven para defraudar las expectativas tanto de muchos ciudadanos de la UE como de aquellas personas refugiadas que veían en la UE un lugar en el mundo para rehacer sus vidas.

 

Jordi Campàs Velasco

cometas en el cielo inma sanchez

Dibujo realizado por Inma Sánchez, voluntaria de Asociación de Ayuda a los Refugiados (AYRE)