Archivo por meses: agosto 2010

El Salang Pass americano

Por la noche y con una única cámara en directo (NBC) las fuerzas de combate americanas han puesto punto y final a la guerra en Irak. Las escasas imágenes de los blindados saliendo hacia Kuwait recuerdan a los viejos carros de combate soviéticos cruzando el Salang Pass afgano en febrero de 1989 con el cuerpo de Igor Liakhovich, el último soldado del Ejército Rojo caído en combate, asido a uno de los carros de combate. Aquella retirada supuso el inicio del fin de la URSS, ¿cuál será el peaje que pagará Estados Unidos por su salida de Irak y su más que segura próxima retirada de Afganistán? Es una pregunta que preocupa tanto como la que estos días se plantean los medios sobre si “¿es capaz el Ejército de Irak de hacer frente a la situación?”. Ni el de Irak, ni el de Estados Unidos, ni toda la OTAN unida es capaz de combatir de forma convencional con el enemigo que tienen delante.

La guerra asimétrica acabó con los rusos en Afganistán, ha derrotado a los americanos en Irak y terminará por desquiciar a la OTAN en Afganistán. Ese enemigo invisible que pelea en moto, con sandalias, armamento obsoleto, pero que conoce el terreno y no tiene miedo a morir. En Irak han perdido la vida más de 4.000 americanos, el número de civiles caídos es más complicado de calcular porque a ellos no hay que pagarles indemnizaciones y en muchos casos se puede decir que se trataba de “insurgentes”.
El Afganistán ruso fue un fracaso, como lo es el Irak americano y el Afganistán de la Alianza de Civilizaciones. Fracasos con graves consecuencias y que dan cada día argumentos a los grupos más islámicos extremistas para legitimar la sinrazón de sus acciones. ¿La solución? “Exportar cultura y no armas”, lo repite en cada entrevista el político afgano Ramazan Bashardost, tercer hombre más votado en las últimas elecciones y único político con voz en ‘Los cuadernos de Kabul’ del maestro Ramón Lobo. Una propuesta que Washington no parece muy dispuesto a aplicar a Irak ya que, según adelanta The New York Times, el futuro pasa por la creación de un “ejército de guardias de seguridad de empresas privadas de unos 7.000 efectivos” para proteger al batallón de diplomáticos que se encargará de la nueva ‘Operación nuevo amanecer’. Más de lo mismo.

(Fotografía extraída de The Hidden War de Artyom Borovik)

El verano en las playas chinas: el carakini

Olvidaos del bikini, el trikini o el burkini. Lo último es el “carakini”, al menos en China.

Así es el "carakini".

El principal objetivo de los miles y miles de chinos que se acercan a las playas de Qingdao o Dalian, en la costa este del país, es pasarlo bien, pero evitando el contacto con el sol a toda costa. Buscan una piel blanca, y, además de ponerse cremas y llevarse el paraguas a la playa, hay quienes han ido mas allá y lucen, sin tapujos, lo que hemos bautizado como “carakini”: un pasamontañas ligero, de tela de bañador, que impide el contacto de los rayos del sol con la piel.

Según esta mujer, se trata de una máscara "muy cómoda".

Esta mujer, en la playa para el baño público N.1 de Qingdao, asegura, mientras hace sus ejercicios de estiramiento junto a su marido, que esta máscara es muy cómoda y que mucha gente la usa. Los días nublados son los preferidos por los chinos para ir a la playa, y a nadie le sorprende ver entre la multitud alguien con “carakini”, incluso con el sol a punto de ponerse. Hay quien dice haberlos visto también por las calles de Pekin, pero si no lo veo, no lo creo.

En China, en los días nublados, las playas se llenan de gente.

En China, en los días nublados, las playas se llenan de gente.

Para terminar, aquí os dejamos un vídeo sobre el “carakini”, lo último de las playas chinas.

El café de Friends aterriza en Pekín

La serie Friends terminó hace seis años y en China no se emitió, pero en cualquier tienda de DVD pueden comprarse hoy las diez temporadas de la serie, por menos de 60 euros. Y son millones los fans chinos que, a pesar de haberse enganchado tarde, siguen las andanzas de uno de los grupos de amigos más conocidos de la televisión.

Tal es el furor por Friends que Du Xin, un joven de 30 años adicto a las aventuras y desventuras de Rachel, Joey, Ross y compañía, ha abierto una réplica del bar en el que los protagonistas de la serie se reunían cada día. Central Perk está en un edificio de oficinas, en el sexto piso, y si no te explican cómo llegar no lo encontrarás nunca.

Friends foto 1

El mítico sofá naranja de la serie es lo primero que ves al entrar, y los clientes, que ahora son muchos gracias a la publicidad del local en la prensa, se pelean por sentarse en él. Du Xin asegura que viendo la serie siempre pensaba en lo divertido que sería tener un lugar como Central Perk para estar con sus amigos.

Friends foto 2

Frente al sofá, un televisor emite desde el primero hasta el último capítulo de Friends y quien se anime puede ponerse a tocar la guitarra como Phoebe. Pero Rachel es el personaje más popular. El móvil de Du Xin (al que todos llaman Gunther, en honor al dueño del Perk original) no para de sonar. Llegó a recibir hasta 300 mensajes de chicas que querían ser Rachel por un día. Queda la duda de si todo esto es un montaje de “Gunther” para ligar o si pasada la euforia inicial el bar resultará o no rentable, tan escondido como está.


Friends foto 3