El verano en las playas chinas: el carakini

Olvidaos del bikini, el trikini o el burkini. Lo último es el “carakini”, al menos en China.

Así es el "carakini".

El principal objetivo de los miles y miles de chinos que se acercan a las playas de Qingdao o Dalian, en la costa este del país, es pasarlo bien, pero evitando el contacto con el sol a toda costa. Buscan una piel blanca, y, además de ponerse cremas y llevarse el paraguas a la playa, hay quienes han ido mas allá y lucen, sin tapujos, lo que hemos bautizado como “carakini”: un pasamontañas ligero, de tela de bañador, que impide el contacto de los rayos del sol con la piel.

Según esta mujer, se trata de una máscara "muy cómoda".

Esta mujer, en la playa para el baño público N.1 de Qingdao, asegura, mientras hace sus ejercicios de estiramiento junto a su marido, que esta máscara es muy cómoda y que mucha gente la usa. Los días nublados son los preferidos por los chinos para ir a la playa, y a nadie le sorprende ver entre la multitud alguien con “carakini”, incluso con el sol a punto de ponerse. Hay quien dice haberlos visto también por las calles de Pekin, pero si no lo veo, no lo creo.

En China, en los días nublados, las playas se llenan de gente.

En China, en los días nublados, las playas se llenan de gente.

Para terminar, aquí os dejamos un vídeo sobre el “carakini”, lo último de las playas chinas.

20 pensamientos en “El verano en las playas chinas: el carakini

  1. Pingback: Lo último en las playas chinas: el "carakini"

  2. Pingback: EITB Albisteak

  3. Pingback: EITB Noticias

  4. Pingback: joao moreira de sa

  5. Pingback: Lontzo Sainz

  6. Pingback: eitb

  7. Pingback: Rui Lima

  8. Pingback: aitzol batiz

  9. Pingback: tokitan tv

  10. Pingback: Haritz Rodriguez

  11. Pingback: tokitan tv

  12. Pingback: xuriken

  13. Pingback: Urtzi Jaureguibeitia

  14. Pingback: Juan Iturriaga

  15. Pingback: Toni Peñafiel

  16. Pingback: Susanna Mérida López

  17. Pingback: Pilar

  18. Pingback: Doña Lunática®

  19. Pingback: Lluis BC

  20. Pingback: Lucrecia Vásquez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *