Monthly Archives: septiembre 2011

El día de la marmota griega

Muchos griegos aseguran estar atrapados en el tiempo. Que sus días se repiten y son iguales, pero que, al mismo tiempo, la situación en la que están encerrados es cada vez peor. Hoy la ‘troika’ vuelve a Atenas y creyendo que su primera reunión tendría lugar en el ministerio de finanzas, y a primera hora, muchos vecinos se han acercado a protestar. “Vuelven otra vez”, nos dicen. El bucle interminable de los tramos del rescate es su día de la marmota.

La última vez que estuve en Grecia, a finales de junio, el informe de la ‘troika’ era también clave, en aquella ocasión, para liberar el quinto tramo del rescate. Hoy, contrarreloj otra vez, la ‘troika’ tiene en sus manos dar un informe positivo a los donantes internacionales. Se liberaría así el sexto tramo del rescate, 8.000 millones de euros, con los que el gobierno podrá pagar los sueldos, las pensiones y las deudas de octubre. Respiro para un sólo mes más.

En la película “Atrapado en el tiempo” (“Groundhog Day”, 1993, ver post inaugural de este blog) Bill Murray contemplaba una y otra vez, aburrido, cómo tres señores engalanados escuchaban a una marmota y dictaminaban si la primavera llegaría pronto, o cuando toca. En Grecia, tres señores, los representantes de la Comisión, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, escuchan cómo los mandatarios del país les explican sus esfuerzos por reducir el déficit, los costes y la estructura pública. La ‘troika’ escucha, debate entre sí y con sus superiores, y dictamina. Si el sexto tramo llega pronto, o en el límite, como suele ser habitual. Los griegos se dividen entre los que han tirado la toalla y se dedican a resistir cada día y los que protestan y se manifiestan intentando cambiar el curso de la situación, como Bill Murray intentando ligarse a la chica, intentando mejorar cada día, pero sabiendo de antemano lo que va a pasar.

Muchos de los que protestan aún no reconocen que el país era, o es aún, una especie de queso con muchos agujeros, y que unos se ven a simple vista desde fuera y otros no. Otros muchos sí son conscientes de que con cerca de un 60% de economía sumergida y la corrupción y el chanchullismo enraizados desde hace décadas, será muy difícil cambiar la situación en sólo unos meses. En cualquier caso, la confianza en el gobierno es nula. Se habla de referendum, de voto de confianza o elecciones anticipadas, pero la gente en la calle quiere trabajo y dinero. Se preguntan donde va el que les presta la comunidad internacional, o si la ‘troika’ va a explicarles cómo pagar los nuevos impuestos con un sueldo o pensión reducidos en un 40%. Cómo salir de su día de la marmota.

La conexión libia del 11-M

El culebrón Belhadj, ex emir del Grupo de Combatientes Islámico Libio, sigue ocupando gran parte de mi tiempo en Libia. Por un lado me da pena porque me impide centrarme en esa transformación que vive el país y que día a día va profundizando en el proceso de desgadafización. Por otro lado, es muy interesante profundizar en las cloacas de esa guerra contra el terror lanzada tras el 11-S y que en su último capítulo ha llegado hasta los atentados de Madrid del 11-M. No es la primera vez que me siento frente a un hombre como Belhadj, en Derna (este de Libia) también tuve la oportunidad de encontrarme con ex yihadistas en febrero, en Yemen son legión y en Irak o Pakistán uno puede entrevistarse también con ellos sin excesivos problemas, pero Belhadj no es un ex yihadista man. Alcanzó el grado de emir y uno siente esa mezcla de respeto y fervor de todos los que le rodean.
ayestaran_libia
Apenas puede abrir los ojos porque pasó seis años en una celda de aislamiento en Abu Salim con una venda en los ojos. Denuncia torturas por parte de la CIA y el régimen libio y es el líder indiscutible de los rebeldes en el campo de batalla. Encabezó la toma de Bab Al Aziziya y ahora es la persona clave en la búsqueda y captura de Gadafi, así que no se trata de uno más de los miles de yihadistas que viajaron a Afganistán, es una autoridad religiosa y moral entre los suyos y eso se nota.

Tras una primera entrevista el pasado viernes ayer volví a llamarle para hacerle unas preguntas sobre su presunta vinculación con el 11-M que desveló un informe policial al que tuvo acceso El Confidencial Digital. Pese a estar en plena revolución, con Bani Walid a punto de caer y con la pista de Gadafi cada vez más clara, Belhadj quiso hacer un paréntesis para aclarar que no tuvo nada que ver con el 11-M y que así se los explicó a los agentes de la inteligencia española que se desplazaron a Trípoli para interrogarle tras la masacre.

Belhadj habló claro, pero no quiso entrar en detalles. Esta revolución es su nueva yihad y no está dispuesto a que el pasado se mezcle con el éxito presente.

La pregunta

¿Qué tal por China? Creo que esa ha sido la pregunta ganadora de estas vacaciones. ¿Qué tal por China? Toma con la preguntita. Bien, mal, muy mal, muy muy bien. Mama huhu que dicen por aquí. Qué tal por China…

Hay días que lo ves claro. Esto es Zhōngguó, el Reino del Medio, y no hay mejor sitio para estar. Otros, como ayer, directamente no lo ves.

Imposible ver los rascacielos frente a la oficina

Imposible ver los rascacielos frente a la oficina

También hay a gente a la que no le dejan hablar pero se hace oír y entonces  acabas por ver la parte más negra de este país. Así qué queréis que os diga. ¿Que qué tal por China? No creo que haya dejado satisfecho a nadie este verano. La gente por lo general quiere certezas, respuestas directas y redondas. Como lemas en campaña electoral.  Y este país, me temo, no da de eso.

Así que yo fletaría un barco lento para traeros a todos a China y que lo viéseis con vuestros propios ojos. También puedo, ahora que las televisiones públicas estamos en el disparadero, ofrecer un sustituto más ajustado de precio. 1 de septiembre, estrenamos curso. Levamos anclas y arriamos velas. Bienvenidos de vuelta al blog.

P.D: por cierto ¿alguno ha pasado este verano por aquí? Alguien que pueda contarnos ¿qué tal por China?