Archivo por meses: noviembre 2011

Primavera √°rabe, invierno islamista

‚ÄúTengo mucho miedo. Van a ganar seguro y pronto empezar√°n los problemas‚ÄĚ, Issa es cristiano. Su taxi luce una cruz que cuelga del retrovisor desde el que mira a los ojos de su pasajero para confesar sus temores. Nos dirigimos al cuartel general de los Hermanos Musulmanes. Despu√©s de toda una vida en la clandestinidad, la hermandad ocupa ahora un edificio de seis alturas en el barrio de Al Muqatam, a las afueras de la capital. En la puerta de acceso un cartel reza ‚ÄúNosotros llevamos el bien a toda la gente‚ÄĚ, no hay seguridad ni vigilancia de ning√ļn tipo. Una vez dentro un portero regordete me estrecha la mano y me se√Īala a las fotos de los nueve l√≠deres que ha tenido el grupo en su historia que cuelgan de la pared. Desde el fundador, Has√°n Al Banna, hasta Mohamed Badia.

Hay que esperar unos minutos. Llega el obligado t√© y tomamos asiento en unos tresillos versallescos herencia del anterior inquilino, el mobiliario no pega con el car√°cter austero de la hermandad. Mahmoud Ghozlan hace acto de presencia a la hora pactada. El portavoz de los Hermanos Musulmanes y miembro del Comit√© Ejecutivo es profesor de Bioqu√≠mica en la Facultad de Agricultura de la Universidad de Zagazig. Con traje oscuro, pero sin corbata, repasa sus a√Īos en la c√°rcel durante la √©poca de Hosni Mubarak antes de abordar el futuro pr√≥ximo del pa√≠s.

Pese a los a√Īos de persecuci√≥n, el partido creado por la hermandad es el mejor organizado y el m√°ximo favorito en los comicios. Ghozlan lo sabe y pide ‚Äúrespeto a la democracia‚ÄĚ. Su propuesta para Egipto pasa por la ‚Äúaplicaci√≥n de la sharia, pero solo para la poblaci√≥n musulmana, su entrada en vigor no afectar√° a las minor√≠as a las que no solo respeteramos, sino que protegeremos con especial √©nfasis‚ÄĚ y a nivel internacional piensan ‚Äúrevisar los t√©rminos del acuerdo de paz con Israel porque es injusto. El nuevo parlamento que salga de las urnas debe revisar el texto‚ÄĚ. Dos mensajes claros que provocan desconfianza entre la poblaci√≥n no musulmana del pa√≠s y encienden todas las alarmas en el vecino estado jud√≠o.

De confirmarse la victoria de la hermandad, Egipto se sumar√≠a al camino abierto por T√ļnez y que pronto puede seguir Libia. Los tres pa√≠ses del norte de √Āfrica donde han triunfado los procesos revolucionarios est√°n ahora en pleno proceso de transformaci√≥n pol√≠tica hacia una especie de democracias isl√°micas dirigidas por la hermandad. ‚ÄúEl caso de Egipto es especial porque es aqu√≠ donde est√° la sede central, la madre de todo el movimiento. Compartimos idearios y hemos compartido durante a√Īos torturas, exilios forzados y clandestinidad. Cada pa√≠s es independiente, no se puede aplicar la misma forma de gobierno aqu√≠ o en T√ļnez, lo importante es responder a las necesidades de la poblaci√≥n‚ÄĚ, asegura Ghozlan que explica su √©xito en ‚Äúel conservadurismo de la poblaci√≥n en todo el mundo √°rabe, es muy complicado que Occidente trate de imponer su modelo porque aqu√≠ la mayor parte del pueblo vive en base a tradici√≥n y religi√≥n‚ÄĚ.

La nueva cara del mundo √°rabe ya se ha dejado notar tambi√©n en la Liga √Ārabe que despu√©s de toda una vida sin capacidad ejecutiva ha adoptado unas sanciones sin precedentes contra el r√©gimen sirio. ‚ÄúLas revoluciones han sacudido al antiguo pensamiento, ahora ya no tenemos que callarnos ante los cr√≠menes‚ÄĚ, piensa Ghozlan que muestra su solidaridad con los miembros de la hermandad activos en territorio sirio en estos momentos a los que el presidente Bashar Al Assad se√Īal√≥ como ‚Äúterroristas‚ÄĚ.

A la c√°rcel por ser violada

La madre de Guinaz sali√≥ una ma√Īa de casa para ir al m√©dico. Esta ausencia fue aprovechada por un familiar para entrar en la casa y violar a la joven de 19 a√Īos. Guinaz guard√≥ silencio durante cuatro meses hasta que le result√≥ imposible disimular el embarazo fruto del ataque. Call√≥ por miedo a la deshonra, por terror a las consecuencias que en una sociedad extremadamente tradicional tienen para las mujeres este tipo de agresiones. Su silencio, sin embargo, fue tambi√©n el argumento que llev√≥ a la Justicia a encerrarle bajo la acusaci√≥n de ‚Äúesconder la agresi√≥n durante demasiado tiempo‚ÄĚ, seg√ļn el portavoz del fiscal general de la capital afgana, Rahmatullah Nazari, que argument√≥ que ‚Äúcon el paso de tanto tiempo no se pueden tener pruebas de un ataque‚ÄĚ por lo que tipificaron el caso como adulterio.

C√°rcel para mujeres de Herat (M.A, 2010)

Su caso es uno de los muchos que se producen a diario en el pa√≠s, la gran diferencia es que Guinaz ha decidido contarlo con detalle ante las c√°maras de la cadena CNN desde la celda en la que permanece encerrada desde hace dos a√Īos junto a su beb√©. El C√≥digo Penal afgano no reconoce la violaci√≥n como un delito, en cambio, s√≠ que considera que lo es el adulterio, como destacaba en su art√≠culo de elmundo.es M√≥nica Bernab√©. El sexo fuera del matrimonio es motivo de largas condenas en un pa√≠s al que llegaron las fuerzas internacionales hace diez a√Īos. El peso de la tradici√≥n es tan fuerte que poco importan los millones de d√≥lares gastados en proyectos de distintas ONG o de ayuda a la reconstrucci√≥n del sistema judicial, es lo que ha vuelto a sacar a la luz un caso como el de Guinaz que supone una lecci√≥n de realismo para una comunidad internacional que ya ha dejado atr√°s su planes ut√≥picos de democratizar y occidentalizar el pa√≠s asi√°tico para centrarse en una retirada lo m√°s decorosa posible en 2014.

El enlace con su violador podr√≠a salvarle de cumplir condena (al originalmente de doce a√Īos, pero reducida a tres), pero tambi√©n lo puede hacer la presi√≥n internacional generada por su aparici√≥n ante las c√°maras ya que ‚Äúpronto obtendr√° el perd√≥n presidencial‚ÄĚ, declar√≥ a la CNN Nazari.

Cadenas, pan y agua

Hay que salir de Kabul a primera hora para poder regresar antes del anochecer. El camino a Jalalabad, 150 kilómetros al sureste de la capital, es el mismo que va a Pakistán y constituye la principal ruta de abastecimiento de las fuerzas de la OTAN. Por lo tanto es objetivo de los grupos insurgentes que tienen el control de las zonas rurales de Afganistán.

El fotoperiodista Diego Ibarra (Zaragoza, 1982) prepara sus c√°maras e inicia el camino hacia el santuario Al√≠ Baba Mia, un viaje directo a un lugar donde poder retratar sin filtros algunas de las consecuencias ocultas de tres d√©cadas de conflicto en el pa√≠s asi√°tico. El lugar se encuentra m√°s all√° de Jalalabad, se trata de un peque√Īo complejo formado por el santuario donde descansan los restos del santo suf√≠, un cementerio y una decena de celdas donde enfermos mentales y drogadictos buscan la curaci√≥n.

Las familias llevan a los suyos guiados por la fe en la figura de Ali Baba Mia. El milagro de la sanación pasa por un tratamiento de choque en los que los pacientes pasan cuarenta días encadenados a la pared a base de pan y agua, una terapia que busca limpiar cuerpos y mentes de todo mal.
Mental illnes in Afghanistan: the invisible consequences of war

“Es un lugar que da miedo, miserable y donde los enfermos sobreviven en condiciones dur√≠simas“, recuerda Diego que ha visitado el santuario en dos ocasiones como parte de un amplio proyecto sobre centros psiqui√°tricos que desarrolla en Afganist√°n y Pakist√°n para mostrar las huellas menos visibles de los conflictos en la regi√≥n. “El impacto es brutal, pero la prisa apremia porque hay que trabajar con rapidez antes de que se difunda en el √°rea la noticia sobre la presencia de un extranjero, todo un caramelo para los insurgentes”, apunta el fotoperiodista aragon√©s. Esa brutalidad se plasma en las fotograf√≠as en blanco y negro de Diego donde el grito de los enfermos traspasa el papel y golpea los o√≠dos de quienes las observan. Una bofetada a los sentidos, un cubo de agua helada sobre una opini√≥n p√ļblica cansada de la guerra de Afganist√°n y que se refugia en las estad√≠sticas de ej√©rcitos y ministerios que maquillan con n√ļmeros el fracaso de la intervenci√≥n internacional.

Muertos en vida, encadenados a las paredes de sus celdas a la espera de que les llegue la hora de dejar este mundo, abandonar un Afganist√°n donde solo sobreviven los m√°s fuertes. Tres d√©cadas de conflicto han dejado en el pa√≠s asi√°tico m√°s de dos millones de enfermos mentales graves, seg√ļn la Organizaci√≥n Mundial de la Salud (OMS). El sistema de salud p√ļblico no es capaz de atender el problema y los cinco centros psiqui√°tricos que se reparten en Herat, Kabul, Mazar-e-Sharif y Jalalabad (dos) se han convertido en lugares donde los enfermos se limitan a esperar la llegada de la muerte. Sin medicinas ni tratamientos que les abran la puerta a una posible recuperaci√≥n los familiares s√≥lo conf√≠an en que un milagro salve a los suyos.

“En el vecino Pakist√°n muchos centros comparten la misma filosof√≠a y los ciudadanos piensan que los suyos sanar√°n s√≥lo cuando se rompan las cadenas que les atan a la pared“, recuerda Diego, residente en Islamabad, que espera terminar con este proyecto en los pr√≥ximos meses. Tiene que darse prisa debido a la inestabilidad creciente en la zona y a que este tipo de centros creados bajo la filosof√≠a suf√≠ no son del agrado de las autoridades. Kabul apenas dedica atenci√≥n a estos santuarios por lo que se ven obligados a sobrevivir de las discretas donaciones que pueden realizar las familias con cada ingreso. Al final de los cuarenta d√≠as el enfermo vuelve a la calle y con √©l regresan los fantasmas que dominan sus mentes y corazones a quienes la violencia ha arrancado cualquier signo de normalidad.

30 a√Īos no es tarde

Hoy ha empezado en Phnom Penh el juicio contra 3 de los m√°ximos responsables de los Jemeres Rojos que quedan vivos. Nuon Chea, ex n√ļmero dos, mano derecha de Pol Pot y principal ide√≥logo de la Kampuchea Democr√°tica (1975-1979).¬† Khieu Samphan antiguo Jefe de Estado e Ieng Sary, ex ministro de Exteriores. Su mujer Ieng Thirith, ministra de Asuntos Sociales y responsable de informes que llevaron a grandes purgas dentro de la organizaci√≥n, finalmente no ser√° juzgada porque el tribunal considera que su estado de salud no lo permite.

a

Se les acusa de genocidio, cr√≠menes contra la humanidad y cr√≠menes de guerra, los tres tienen m√°s de 80 a√Īos y no est√° claro del todo si vivir√°n para escuchar la sentencia.¬† Vietnam derrot√≥ a los Jemeres Rojos en 1979. La paz se firm√≥ en 1991 y el tribunal no se form√≥ hasta 2004. El mismo tribunal auspiciado por la ONU que ha costado hasta ahora m√°s de 150 millones de d√≥lares y que solo ha dictaminado una condena, la del director del centro de tortura S-21.

Durante 30 a√Īos hemos estado dici√©ndole al mundo que esta gente ten√≠a que ser juzgada. Porque est√°bamos all√≠, fuimos testigos.¬† Y contin√ļan neg√°ndolo. ¬ŅQu√© si llega tarde el juicio? Nunca es tarde, adem√°s estos 30 a√Īos las v√≠ctimas no hemos estado cruzadas de brazos. Hemos luchado para que llegue este momento y la mayor√≠a de camboyanos valoramos este esfuerzo.

Las v√≠ctimas de los Jemeres Rojos dicen que el juicio de hoy no es m√°s que el principio de un largo camino. Que 30 a√Īos no es tarde porque este juicio no es sobre el pasado, sino sobre el futuro.


Informes sobre Grecia

Entre tanta medicina con efectos secundarios mortales, Bruselas ha querido darle una aspirinita a Grecia.¬†Aparte de la llamada “troika” encargada del rescate griego (con gente de la Comisi√≥n,¬†del FMI y del Banco Central Europeo), Atenas ha recibido a un grupo de expertos con una tarea diferente: ayudarles a aprovechar lo mejor posible los fondos europeos a los que tienen derecho y proporcionarles ayuda t√©cnica.

Y las conclusiones de estos expertos sobre el fraude fiscal en Grecia son escalofriantes. El estado ha dejado de ingresar 60 mil millones de euros a causa del fraude fiscal. Eso es una quinta parte del PIB de Grecia y la mitad del segundo rescate de la UE. El informe le pone cifras a una realidad ya conocida y muy comentada al principio de la crisis griega: casi nadie paga impuestos allí. Ni los ricos, que han sacado miles de millones desde el principio de la crisis (Grecia está negociando con Suiza cómo grabar a los griegos que han cambiado su residencia fiscal a los Alpes), ni los empleados por cuenta propia que son la mitad de la población activa.

El informe dice que en este momento hay abiertos 165.000 pleitos de la administraci√≥n contra contribuyentes escurridizos, por un importe total de 30.000 millones de euros. Y los expertos de Bruselas dicen que entre 6 y 8 millones de euros pueden recaudarse inmediatamente con solo ponerse a ello.¬†Porque este es otro problema, la eficacia de la administraci√≥n griega. Basta con recordar que el ministerio de Hacienda estaba sin informatizar y que¬†uno de los √ļltimos impuestos introducidos por el ex primer ministro Papandreu – uno sobre la vivienda en propiedad – se estaba cobrando a trav√©s de la compa√Ī√≠a el√©ctrica, cortando la luz si resulta¬†necesario.

Sobre la aspirina, la inversión europea en Grecia, Bruselas habla de construir 5 autopistas allí que, al parecer, generarían 10.000 puestos de trabajo y del proyecto Helios, de producción de energía solar.

La independencia del BCE

La canciller de Alemania lleva toda la crisis defendiendo la independencia del BCE. Lo ha hecho por activa y por pasiva, y no solo pensando en los tipos de inter√©s sino sobre todo en los programas de compra de deuda que inici√≥ el anterior presidente de la entidad, Jean-Claude Trichet. La “independencia” del BCE era el conjuro con el que Alemania quer√≠a evitar que el BCE se dedicara a comprar deuda o asumiera cualquier otro cometido que el de ocuparse de mantener la inflaci√≥n razonablemente baja: esa herencia recibida del antiguo Bundesbank.

Basta con mirar tres titulares repescados al azar de 2007, 2009 y de hace un par de semanas:

“Merkel defiende la independencia del BCE y asegura que Alemania” seguir√° bajando el d√©ficit, en El Economista.

“Merkel teme por la independencia del BCE”, Die Welt.

“Merkel defiende la independencia del BCE y asegura que Alemania seguir√° (re)bajando el d√©ficit”.

Pues bien, ahora el partido conservador de la canciller, la CDU, defiende un cambio en el sistema de voto del consejo de gobierno del BCE, integrado por los presidentes de los bancos centrales de los 17 pa√≠ses del euro. Como ahora se sigue la pol√≠tica de “un pa√≠s, un voto”, Alemania se encuentra con que el voto de Malta o el Eslovaquia pesan lo mismo que el del presidente del Bundesbak Jens Weidmann. Y eso no le gusta al partido de Merkel que pretende corregir esa independencia mediante un sistema en el que cada pa√≠s tenga un peso acorde al de su econom√≠a. El sistema de voto ser√≠a parecido al que rige para las decisiones de los 27 en el Consejo Europeo (y es tan complicado, que la web del Consejo tiene su propio calculador de votos, entretenido).

Dicen que la propuesta puede ser una de las condiciones alemanas de la próxima cumbre de diciembre. Y así se completará la regermanización de Europa.

Futuro incierto

Estamos donde se tem√≠a tras el primer rescate de Grecia: Italia, la 3¬™ econom√≠a del euro est√° al borde del abismo. Ayer me lo comentaba Iratxe Etxebarria, de la radio: “¬ŅTe acuerdas de cuando dec√≠an que no habr√≠a dinero si ca√≠a un pa√≠s grande?”

Pues aqu√≠ estamos, Italia es un pa√≠s grande y tiene una deuda del 120% de su PIB. Es socio fundador de la UE y no hay dinero para rescatarlo porque Merkel y compa√Ī√≠a no han querido rascarse el bolsillo y esperan que sean los chinos (!) los que pongan el dinero para salvar nuestra moneda.

En los √ļltimos diez a√Īos, la econom√≠a italiana se ha mantenido estancada, gracias a Silvio Berlusconi. Su dimisi√≥n es lo √ļnico bueno de todo esto y hasta podr√≠a provocar una singular reacci√≥n de simpat√≠a popular por los llamados “mercados” (la gente a la que se le debe dinero).

Lo primero que me sorprende es que esa gente haya tardado tanto en dejar de fiarse, a pesar de que Italia no crece y de que su gobierno no ha adoptado una sola medida de austeridad hasta julio de este a√Īo (cuando eran m√°s duros, por ejemplo con Espa√Īa, con una deuda relativamente baja).

Y lo segundo, es una pura coincidencia: Berlusconi cae menos de un mes despu√©s del linchamiento de su colega Gadafi (al que, por cierto, no dud√≥ en “traicionar” √©l mismo, por utilizar su vocabulario). Comparo a los dos personajes y me llaman la atenci√≥n las similitudes: tiranos, vividores; ambos ten√≠an harenes y ambos parec√≠an mu√Īecos, de tantos retoques. Y¬†hasta tienen la misma mirada asesina.

¬ŅHabr√° llegado la primavera √°rabe a Italia? No, han sido los mercados.

Por cierto, he usado un buscador para la foto de Berlusconi. También salen chicas desnudas y hasta Kaká en su etapa en el Milán.

Pescadores de monstruos

Al contrario que los libros y la pel√≠culas las noticias a veces es mejor empezar a contarlas por el final. A veces tambi√©n es la √ļnica forma posible.

Desde que Protect empezó a trabajar 500 presuntos abusadores han sido detenidos

Camboya ya no es el paraíso para los pederastas. Si abusas de un menor vas a la cárcel РSeila Samleang, Protect Camboya

Lo repite una y otra vez. Quiere que quede claro¬† porque a eso se dedica d√≠a y noche desde hace 9 a√Īos. Seila Samleang es el director de Protect,¬† un proyecto de APLE y Global Humanitaria. Durante unos d√≠as hemos podido ver c√≥mo trabaja con su equipo en Phnom Penh. Abogados, asistentes sociales y sobre todo los 11 pescadores de monstruos. Sigue leyendo

“Berlusconi, esc√°pate”: una salida para il cavaliere

Parece que esta vez sí, Silvio Berlusconi tiene las horas o los días contados. Las cuentas de 2010 han pasado el voto del parlamento esta tarde y abren el camino para los presupuestos de 2011, sin cuya luz verde Italia se derrumbaría y estaría mucho más cerca de necesitar un rescate.

Eso s√≠, la de hoy no ha sido una votaci√≥n m√°s, si no la puntilla para ‚ÄúIl Cavaliere‚ÄĚ. Berlusconi ha dicho estar deseoso de que llegara la votaci√≥n para poder mirar a la cara de cada uno de los diputados que le han traicionado. Ha tenido que mirar a once caras. Once diputados de su coalici√≥n que lo abandonan, y le quitan la mayor√≠a absoluta en el parlamento. Sin esa mayor√≠a, Berlusconi est√° avocado a presentar su dimis√≥n al presidente italiano, Giorgio Napolitano o convocar elecciones anticipadas para enero. Colocar a uno de sus delfines al frente del pa√≠s, como le pide su a√ļn al√≠ado Umberto Bossi de la Liga Norte, es la opci√≥n intermedia. As√≠, Berlusconi permanecer√≠a en la sombra pero pr√°cticamente con el mismo poder, muy del estilo de su gran amigo Putin.

Pero no todo son penas para Silvio, la compa√Ī√≠a Ryanair, siempre √°vida de publicidad impactante, ofrece al primer ministro una forma de ‚Äúescaparse‚ÄĚ de la que se le viene encima. En su p√°gina italiana Ryanair invita a Berlusconi a salir, salir de Italia, salir del gobierno y salir de vacaciones al mismo tiempo.

www.ryanair.com/it

Una forma m√°s de promocionarse pero una se√Īal m√°s tambi√©n de que puede que esta vez vaya en serio para Berlusconi. La pregunta de muchos en Italia es si lo bueno por conocer ser√° mejor que el Berlusconi conocido.