Archivo de la etiqueta: grecia

Informes sobre Grecia

Entre tanta medicina con efectos secundarios mortales, Bruselas ha querido darle una aspirinita a Grecia.¬†Aparte de la llamada “troika” encargada del rescate griego (con gente de la Comisi√≥n,¬†del FMI y del Banco Central Europeo), Atenas ha recibido a un grupo de expertos con una tarea diferente: ayudarles a aprovechar lo mejor posible los fondos europeos a los que tienen derecho y proporcionarles ayuda t√©cnica.

Y las conclusiones de estos expertos sobre el fraude fiscal en Grecia son escalofriantes. El estado ha dejado de ingresar 60 mil millones de euros a causa del fraude fiscal. Eso es una quinta parte del PIB de Grecia y la mitad del segundo rescate de la UE. El informe le pone cifras a una realidad ya conocida y muy comentada al principio de la crisis griega: casi nadie paga impuestos allí. Ni los ricos, que han sacado miles de millones desde el principio de la crisis (Grecia está negociando con Suiza cómo grabar a los griegos que han cambiado su residencia fiscal a los Alpes), ni los empleados por cuenta propia que son la mitad de la población activa.

El informe dice que en este momento hay abiertos 165.000 pleitos de la administraci√≥n contra contribuyentes escurridizos, por un importe total de 30.000 millones de euros. Y los expertos de Bruselas dicen que entre 6 y 8 millones de euros pueden recaudarse inmediatamente con solo ponerse a ello.¬†Porque este es otro problema, la eficacia de la administraci√≥n griega. Basta con recordar que el ministerio de Hacienda estaba sin informatizar y que¬†uno de los √ļltimos impuestos introducidos por el ex primer ministro Papandreu – uno sobre la vivienda en propiedad – se estaba cobrando a trav√©s de la compa√Ī√≠a el√©ctrica, cortando la luz si resulta¬†necesario.

Sobre la aspirina, la inversión europea en Grecia, Bruselas habla de construir 5 autopistas allí que, al parecer, generarían 10.000 puestos de trabajo y del proyecto Helios, de producción de energía solar.

Alemania y los Pigs

pigs

Lo de la foto es la crisis del euro, vista por los bohemios del centro de Berl√≠n. Y resulta sorprendente porque no defiende la postura oficial de cualquier contribuyente alem√°n, sino m√°s bien la contraria y en ingl√©s, para que lo entiendan todos los turistas que suelen pasar por aqu√≠.¬†La pancarta cubre toda una fachada de un edificio abandonado de la Auguststrasse, la calle de las¬†galer√≠as de “arte” (soy esc√©ptico). Y en ella salen¬†Merkel y Sarkozy manipulando¬†un cerdo descuartizado que representa a los pa√≠ses del sur de Europa, los PIGS seg√ļn el horrible apodo ideado por los anglosajones: Portugal, Ireland/Italy, Greece, Spain.¬†El diario brit√°nico The Guardian se mont√≥ un videoclip musical muy ir√≥nico sobre los PIGS que circul√≥ por Internet hace unos meses:

Los autores de la pancarta piensan lo que pensamos muchos: que Merkel y Sarkozy dirigen la UE pensando solo en sus propios intereses y que Alemania no quiere contribuir a estabilizar el euro aunque es el pa√≠s m√°s beneficiado por la moneda com√ļn y de que su super√°vit procede del d√©ficit de los pa√≠ses del sur.

Y que la rigidez de Alemania con Grecia (a pesar de¬†la falta de seriedad de Grecia, su gobierno lo est√° intentando absolutamente todo) va a acabar por hundir toda la zona euro empezando por los pa√≠ses del sur. Pero ya se sabe¬†que la vieja cantinela de “los del sur son unos vagos” tiene mucho tir√≥n en Alemania, donde les gusta presumir de su Zuverl√§ssigkeit (seriedad, fiabilidad).

El día de la marmota griega

Muchos griegos aseguran estar atrapados en el tiempo. Que sus d√≠as se repiten y son iguales, pero que, al mismo tiempo, la situaci√≥n en la que est√°n encerrados es cada vez peor. Hoy la ‚Äėtroika‚Äô vuelve a Atenas y creyendo que su primera reuni√≥n tendr√≠a lugar en el ministerio de finanzas, y a primera hora, muchos vecinos se han acercado a protestar. ‚ÄúVuelven otra vez‚ÄĚ, nos dicen. El bucle interminable de los tramos del rescate es su d√≠a de la marmota.

La √ļltima vez que estuve en Grecia, a finales de junio, el informe de la ‚Äėtroika‚Äô era tambi√©n clave, en aquella ocasi√≥n, para liberar el quinto tramo del rescate. Hoy, contrarreloj otra vez, la ‚Äėtroika‚Äô tiene en sus manos dar un informe positivo a los donantes internacionales. Se liberar√≠a as√≠ el sexto tramo del rescate, 8.000 millones de euros, con los que el gobierno podr√° pagar los sueldos, las pensiones y las deudas de octubre. Respiro para un s√≥lo mes m√°s.

En la pel√≠cula ‚ÄúAtrapado en el tiempo‚ÄĚ (‚ÄúGroundhog Day‚ÄĚ, 1993, ver post inaugural de este blog) Bill Murray contemplaba una y otra vez, aburrido, c√≥mo tres se√Īores engalanados escuchaban a una marmota y dictaminaban si la primavera llegar√≠a pronto, o cuando toca. En Grecia, tres se√Īores, los representantes de la Comisi√≥n, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, escuchan c√≥mo los mandatarios del pa√≠s les explican sus esfuerzos por reducir el d√©ficit, los costes y la estructura p√ļblica. La ‚Äėtroika‚Äô escucha, debate entre s√≠ y con sus superiores, y dictamina. Si el sexto tramo llega pronto, o en el l√≠mite, como suele ser habitual. Los griegos se dividen entre los que han tirado la toalla y se dedican a resistir cada d√≠a y los que protestan y se manifiestan intentando cambiar el curso de la situaci√≥n, como Bill Murray intentando ligarse a la chica, intentando mejorar cada d√≠a, pero sabiendo de antemano lo que va a pasar.

Muchos de los que protestan a√ļn no reconocen que el pa√≠s era, o es a√ļn, una especie de queso con muchos agujeros, y que unos se ven a simple vista desde fuera y otros no. Otros muchos s√≠ son conscientes de que con cerca de un 60% de econom√≠a sumergida y la corrupci√≥n y el chanchullismo enraizados desde hace d√©cadas, ser√° muy dif√≠cil cambiar la situaci√≥n en s√≥lo unos meses. En cualquier caso, la confianza en el gobierno es nula. Se habla de referendum, de voto de confianza o elecciones anticipadas, pero la gente en la calle quiere trabajo y dinero. Se preguntan donde va el que les presta la comunidad internacional, o si la ‚Äėtroika‚Äô va a explicarles c√≥mo pagar los nuevos impuestos con un sueldo o pensi√≥n reducidos en un 40%. C√≥mo salir de su d√≠a de la marmota.

Crisis en Grecia: Lo malo conocido, o la guerra de Syntagma

Han llegado de Tesal√≥nica, Elefsina, Olimpia y de todo Grecia. ‚ÄúHoy es el d√≠a en que hay que estar aqu√≠‚ÄĚ. Hoy las protestas en Syntagma han empezado mucho antes, desde primera hora. La ma√Īana, siempre tranquila. Seis manifestaciones se dirigen hacia aqu√≠. Los griegos llevan la m√°scara antig√°s en el cuello y el ‚Äúfreddo‚ÄĚ, el caf√© espresso helado en la mano. Nunca hab√≠a visto a los habitantes de una ciudad seguir un ritual de desayuno como este en masa, en ning√ļn otro pa√≠s. Me atrevo a decir que el 90% de la gente compra al menos un caf√© gigante al d√≠a y lo pasea camino al trabajo, o como estos d√≠as, camino a las concentraciones. El que me ha vendido el m√≠o en Syntagma, asegura que “los radicales trasnochan, por eso los disturbios empiezan sobre las dos o dos y media de la tarde”. Quienes venden caf√© son los √ļnicos que abren hoy, y claro, hacen su agosto.

EFE/ORESTIS PANAGIOTOU

EFE/ORESTIS PANAGIOTOU

La votaci√≥n se espera a partir de las cuatro de la tarde, las tres en Euskadi. Ayer, los disturbios se alargaron durante horas y si bien quienes lanzaban c√≥cteles iban enmascarados y estaban organizados para hacer cuanto m√°s da√Īo mejor a la pol√≠cia, tambi√©n hab√≠a muchas personas, j√≥venes y mayores, desesperadas, enfrent√°ndose a los antidisturbios sin ning√ļn tipo de medida de protecci√≥n o sin darse cuenta de que quedaban atrapados. La no organizaci√≥n de la mayor√≠a de los manifestantes era tal que una se√Īora me pregunt√≥ si ten√≠a que beber el l√≠quido blanco que unos j√≥venes le ofrec√≠an contra el picor en los ojos. Es un jarabe para el acido estomacal con el que hay que cubrirse los ojos y ponerlo en las fosas nasales, pero ella pensaba que si lo beb√≠a, actuar√≠a m√°s r√°pido. Ten√≠a unos sesenta a√Īos y era bailarina. Me dijo que nunca hab√≠a imaginado que estar√≠a entre los ‚Äúgamberros‚ÄĚ que ella sol√≠a ver en las noticias armando foll√≥n, pero que ya no puede m√°s.

Hoy es el d√≠a en que el parlamento de Grecia decidir√° si estrangula m√°s a los ciudadanos o aplaza el desastre, y los griegos creen que la solidaridad europea terminar√° en cuanto el miedo al efecto domin√≥ se disipe. Las apuestas est√°n claras en la calle: Papandreu conseguir√° seg√ļn la mayor√≠a aprobar el paquete, con uno, dos, o tres diputados de diferencia. El proyecto de ley para implementar las medidas se votar√≠a ma√Īana y los recortes entrar√≠an en vigor el viernes, 1 de julio. As√≠, dice el camarero de Syntagma, Papandreu y Venizelos, el nuevo ministro de econom√≠a, parar√°n el golpe en Bruselas el domingo presentando resultados ante el Eurogrupo, pero seguir√°n teniendo al pueblo en contra y tendr√°n que adelantar las elecciones.

Grecia, al límite: crónica desde Atenas

Ya han empezado las movilizaciones en Grecia, la tercera ronda. Militantes del sindicato comunista se han congregado en la Plaza Omonia, desde donde la manifestaci√≥n marchar√° hasta el parlamento. Esta es la zona donde hubo enfrentamientos m√°s duros en la √ļltima manifestaci√≥n unitaria de los sindicatos. En este grupo hay¬†sobre todo j√≥venes, armados con palos y con cascos y gritan alto.
Protestas sindicales en Atenas (AFP).

Protestas sindicales en Atenas (AFP).

La policía ya ha comenzado a cortar algunas calles del centro, pero hace poco aun circulaba el trole y circulaban la mayoría de los taxis, que se suone que iban a parar hace media hora. El metro está cerrado.
La otra manifestaci√≥n saldr√° de Pedi√≥n Areos, un parque. La forman la GSEE, el¬†sindicato af√≠n al partido del primer ministro Papandreu,¬†y el de los funcionarios, ADEDY. √Čsta ser√° m√°s numerosa. Han preparado bien el trayecto, con megafon√≠a, al menos, en la primera parte del recorrido.
Dicen que ning√ļn otro partido distinto del socialista, el de Papandreu, podr√≠a aplicar medidas de ahorro tan duras: recortes de las pensiones, de los salarios de los funcionarios, subidas de impuestos y anulaci√≥n de los convenios. Las protestas de hoy nos dir√°n si es factible que puedan aplicarse de verdad.

Sigue el pulso en la UE

Sigue el pulso entre Alemania y el resto de la UE. A pocas horas de que comience la reuni√≥n trimestral de jefes de estado y de gobierno, a√ļn no se ha confirmado si se organizar√° una r√°pida reuni√≥n de los pa√≠ses del euro, para acordar algo que presentarles a los especuladores e intentar que dejen tranquila la deuda griega.

Fuentes del gobierno alem√°n dicen que no hay nada que hablar acerca de Grecia en la cumbre de ma√Īana. Si es as√≠, si hay plan, ser√° en los t√©rminos que impone Alemania: s√≥lo se asistir√° a Grecia si es materialmente incapaz de obtener dinero prestado en los mercados, Europa s√≥lo aportar√° el dinero que no ponga el Fondo Monetario Internacional y todo ello ligado a sanciones m√°s duras para los reincidentes que pongan el riesgo el euro con su falta de rigor, incluida la expulsi√≥n del euro. Tras meses tratando de evitar que el FMI interviniera en la zona euro, Alemania forzar√° esa intervenci√≥n. La instituci√≥n de Washington, en la que Estados Unidos tiene derecho de veto, podr√≠a aportar entre 12.000 y 15.000 millones de euros. Los pa√≠ses del euro completar√≠an la cifra hasta 20 √≥ 30.000 millones. Alemania, principal contribuyente de la UE, se ahorrar√° alg√ļn dinero a cambio de ceder el control al FMI, por encima del Banco Central Europeo y de la Comisi√≥n Europea. Seg√ļn fuentes del gobierno alem√°n, no ven en ello ning√ļn riesgo para la independencia del BCE. El enf√°tico Durao-Barroso, atareado en no perder protagonismo en el nuevo organigrama institucional, s√≠ percibe esos riesgos y hoy ha vuelto a pedir solidaridad. “No puedo imaginar que en la cumbre no se hable de Grecia”, ha dicho. Nadie puede, pero Alemania est√° defendiendo sus intereses con una persistencia que no recuerdan quienes m√°s tiempo llevan en Bruselas. Los alemanes no quieren pagar las facturas de otros y, como dice un analista de la agencia alemana APN, un euro bajo es una buena noticia para una econom√≠a basada en las exportaciones.

Todos contra Alemania

Todos contra Alemania: la Comisi√≥n Europea, la presidencia espa√Īola, el presidente estable de la UE, Herman Van Rompuy, y el resto de pa√≠ses del euro tratan de presionar al gobierno de Angela Merkel para que acepte debatir f√≥rmulas de ayudar a Grecia en la cumbre del jueves y el viernes; un ‚Äúinstrumento‚ÄĚ, seg√ļn el t√©rmino m√°s empleado en Bruselas.
Reunión del Consejo Europeo extraordinario del 11 de febrero.

Reunión del Consejo Europeo extraordinario del 11 de febrero.

 
Tanto Van Rompuy como la presidencia espa√Īola tienen la potestad de incluir este debate en el orden del d√≠a, pero no lo har√°n si tienen la certeza de un resultado decepcionante.¬†
 
Europa necesita precisar más las medidas de ayuda a Grecia en un documento que sirva para para ahuyentar a los especuladores y permitir que Grecia pueda financiar su deuda a un precio razonable. Pero, cuando los países del euro parecían de acuerdo en la fórmula para ayudar a Grecia, Alemania ha decidido esperar. Antes de aportar dinero de sus contribuyentes, prefiere ver primero cómo Grecia aplica su plan de recortes.
 
Seg√ļn una encuesta publicada hoy por el Financial Times, el 61% de los alemanes se opone a que su gobierno ayude a Grecia y el 32% expulsar√≠a a Grecia del euro. Y ayer, en una entrevista grabada en la radio alemana, la canceller Merkel previno del riesgo de alentar ‚Äúfalsas expectativas‚ÄĚ para la cumbre de esta semana.
 
Todo, pese a los denodados esfuerzos del presidente de la Comisi√≥n, Durao-Barroso que, aunque tarde, se ha decidido a plantar cara por una vez a Alemania. Barroso public√≥ el viernes un apresurado comunicado en el que dice que ‚Äúest√° dispuesto a proponer‚ÄĚ un instrumento compatible con la legislaci√≥n europea, basado en pr√©stamos bilaterales de los pa√≠ses del euro a Grecia, coordinados por Bruselas. ‚ÄúNo podemos prolongar m√°s esta situaci√≥n (‚Ķ), insto a los l√≠deres de la UE a llegar a un acuerdo sobre este instrumento cuanto antes‚ÄĚ, dice el comunicado.
 
Uno de los m√°s molestos con la actitud de Alemania, el presidente del eurogrupo Jean-Claude Juncker, se ha curado en salud al decir: ‚ÄúLa ayuda de todos se llevar√° a cabo el d√≠a que sea necesaria (‚Ķ), no veo necesario que sea esta semana”. Juncker s√≠ ve necesario, en cambio, insistir en que habr√° un instrumento para ayudar a Grecia y en que se seguir√°n estudiando las modalidades t√©cnicas. Todo lo dem√°s – la cantidad prestada, la duraci√≥n del pr√©stamos, el tipo de inter√©s o las condiciones y el momento en los que se llevar√≠a a cabo la operaci√≥n – queda en el aire. Fuentes de Bruselas hablan de condiciones m√°s duras de las que le impondr√≠a a Grecia el FMI, aunque con m√°s libertad que la que concede el FMI a quienes se benefician de sus pr√©stamos.¬†¬†
 
La ‚Äúayuda de todos‚ÄĚ, por cierto, no ser√° de todos. Algunos pa√≠ses del euro como Portugal tienen suficientes problemas como para prestar encima dinero a Grecia. Espa√Īa ha anunciado que participar√° en esa ayuda.

Grecia paralizada: crónica desde Atenas

Los primeros datos indican que la de hoy es la jornada de protesta más numerosa de las organizadas en Grecia contra los duros recortes que pretende el gobierno de George Papandreu. La segunda ronda de recortes ha enfurecido a la mayoría de los griegos, que culpan de esta situación tanto a este gobierno como a los anteriores.
 
Los sindicatos est√°n divididos entre los distintos grados de ortodoxia izquierdista,¬†as√≠ que¬†no ha habido una protesta unitaria sino dos: la del sindicato af√≠n al Partido Comunista y la de los afines al PASOK en el gobierno. Seg√ļn la agencia Associated Press, en total¬†se han congregado 30.000 manifestantes en Atenas.
La policía retiene con violencia a un manifestante en Atenas (AFP).

La policía retiene con violencia a un manifestante en Atenas (AFP).

 
Hacia las 2 de la tarde en Grecia, algunos manifestantes de este segundo grupo, el m√°s numeroso, han pretendido¬†ascender hacia la entrada del Parlamento griego, momento en el¬†que la polic√≠a ha¬†tratado de disolver la manifestaci√≥n.¬†Los manifestantes m√°s radicales, pertenecientes a grupos estudiantiles y¬†anarquistas,¬†se han lanzado entonces¬†a destrozar¬†fachadas de bancos y escaparates a martillazos¬†y a lanzar el m√°rmol de las fachadas a la polic√≠a. Un manifestante m√°s viejo ha recriminado a algunos de los m√°s j√≥venes, aunque luego¬†ha lanzado piedras a la polic√≠a en la desembocadura¬†de la avenida Panepistimiou, una de las principales del centro, en la plaza Omonia. La polic√≠a ha cargado con¬†virulencia y ha rociado el centro de Atenas de gas lacrim√≥geno. Seg√ļn¬†un manifestante, la polic√≠a ha tratado de separar a la cabeza de la manifestaci√≥n, donde se situaban los sindicatos afines al gobierno, del resto de manifestantes de este grupo. Un polic√≠a ha arremetido en moto contra¬†otro manifestante¬†y ha sido golpeado por una multitud cuando ha ca√≠do al suelo. ¬†¬†¬†¬†