Inteligencia emocional

La disciplina en el desarrollo personal

La disciplina es la parte más importante del éxito”.

Truman Capote

 


“Los líderes son aquellos individuos que hacen lo que los fracasados no están dispuestos a hacer aunque tampoco sea de su gusto, Tienen la disciplina necesaria para hacer lo que saben que es importante y correcto, en lugar de lo que es fácil y divertido”.

Robin Sharma

 

 

Cuando se habla de disciplina es habitual que nos venga a la mente nos viene a la mente una imagen relacionada con la firmeza, con lo estricto, la “mano dura”, la obediencia y la sumisión.

 

Si nos fijamos en lo que nos dice el diccionario, en la primera acepción si nos habla del “conjunto de reglas de comportamiento para mantener el orden y la subordinación entre los miembros de un cuerpo o colectividad”, pero en la segunda de sus acepciones, nos dice: “Conjunto de reglas o normas cuyo cumplimiento de manera constante conducen a un cierto resultado. Es decir, que el logro de determinados objetivos requiere de cierto grado de disciplina, o mejor dicho, autodisciplina, para poder lograr los mismos.

running-573762_1280

Es necesario ser disciplinado para realizar deporte con regularidad, para hacer dieta, para escribir con una frecuencia constante en un blog, para estudiar diariamente, para mantener un determinado hábito (levantarse temprano, meditar…)

 

En definitiva, la autodisciplina nos ayuda a sentir que llevamos las riendas de nuestra vida, haciendo lo que deseamos hacer, aunque a veces nos cueste o nos de pereza. Cuando no hacemos lo que creemos que debemos hacer, es habitual sentirnos mal después, por no haber cumplido con nuestros objetivos.

 

Algunos aspectos importantes para poder mejorar nuestra capacidad alcanzar los objetivos propuestos son los siguientes:

crear-habitos-para-el-exito-1

  • Es importante comprometernos con nosotros mismos y creer de verdad que podemos lograrlo y esforzarnos en ello. No valen las excusas. Como una vez encuentres una buena excusa, seguramente tendrás la habilidad de encontrar más. Y una vez que fallas varias veces, es fácil abandonar nuestro propósito.
  • Márcate objetivos realistas y de forma progresiva. No pretendas cambiar tus hábitos de manera radical de la noche a la mañana. Te costará mucho esfuerzo y es probable que no sea sostenible en el tiempo y acabes por abandonar. Ve fijando objetivos que estén a tu alcance, pero que sean suficientemente ambiciosos para mantener tu motivación y ganas de lograrlos. A media que vas alcanzando estos objetivos, vete marcándote otros mayores.
  • En este sentido, es bueno ir marcando nuestros progresos para tomar conciencia de lo que vamos logrando. Anota los resultados y fíjate en los días que vas cumpliendo y los días que fallas.
  • Cuando tengas ganas de abandonar, recuerda por qué empezaste, cual fue tu motivación principal para iniciar ese cambio. Ten una imagen clara del objetivo que quieres conseguir y tenlo presente a través de imágenes o elementos que nos ayuden a mantener la motivación y el compromiso.
  • Y por último celebra los logros. Se consciente del esfuerzo realizado y prémiate por haberlo conseguido.

 

Y tu…¿Eres una persona disciplinada? ¿Qué te ayuda a ti a mantener la disciplina?

 

 

 

Educación… sigue el debate

Queremos dejarles en esta ocasión un vídeo, una charla que mantienen dos profesores universitarios, dos personas que aman lo que hacen, que están “en el campo de batalla” y que les gustaría hacerlo mejor.

José Luis Alonso Andreano (Universidad de Mondragón) charla con Rogelio Fernández Ortea (Universidad de Deusto), en una reunión realizada para crear un debate, en un principio, dentro del aula con estudiantes universitarios con el fin de “provocar”, de iniciar dicho debate. El papel del profesor, el papel del alumnado, las nuevas tecnologías, los MOOC,  la prespecialidad, el sentido, el liderazgo en el aula, la responsabilidad de enseñar, la responsabilidad de aprender, la participación, las competencias, ¿enseñanza o educación?, el conocimiento, las clases magistrales, lo magistral que aporta el docente, la innovación, la innovación pedagógica, lo pedagógico de la innovación, los cambios que vienen, los cambios que están, lo que debe cambiar, lo que no debe cambiar nunca… lo que nos tiene que emocionar.

Porque las emociones en el aula, las emociones como elemento imprescindible para enseñar y aprender también están presentes en esta charla que esperamos que disfruten y que, sobre todo, sirva para seguir profundizando en este debate, el de la educación, el de la educación superior, tanto a nivel personal, como social, profesional, académico e institucional. Debate que tiene también su foro en este post, en este blog que, como el propio video apunta, también es su espacio.

Ojalá surjan buenas ideas… ojalá las ideas surjan…

 

 

El círculo de oro: “La clave es el porqué”

Con motivo de un workshop de la plataforma de innovación abierta y co-creación DEMOLA, hace unos meses tuve la oportunidad de conocer -con Janne y Jere- este simple e inspirador modelo. Porque el “círculo de oro” reúne ambas características: es una manera de pensar, de actuar y comunicarse que permite inspirar; un patrón que todas y todos podemos aprender, y aplicar de forma natural.

Simon Sinek describe este modelo en “La clave es el porqué” (Ed. Península) reflexionando sobre las siguientes cuestiones: ¿Por qué́ Apple es tan innovador año tras año, y sigue siendo más innovador que su competencia siendo -como todas las demás- una empresa con acceso a los mismos medios y en busca de similares talentos?

¿Por qué parecen tener algo diferente si realmente comparten los mismos recursos?

Al estudiar diversos tipos de empresas, Sinek descubrió que -así sean empleadas o managers– todas las personas saben lo que hacen, no muchas conocen el “cómo” se hace, y muy pocas saben “por qué” hacen lo que hacen. Pero las organizaciones y líderes inspiradores no operan así. Cada persona/organización piensa, actúa y se comunica desde el porqué. Lo que más importa conocer. Como Olga suele repetir, “quien tiene un porqué encuentra un cómo y un qué”.

Simon descubrió otra manera de ver el mundo, un patrón –el círculo de oro– que cita como líderes inspiradores desde Apple y Harley Davidson a Martin Luther King. Un círculo compuesto por tres preguntas que se encierran una dentro de otra y que –según el autor- explican por qué unas personas y organizaciones inspiran y otras no. Las tres preguntas son: por qué, cómo y qué. Y todo empieza desde dentro hacia fuera. Todo empieza en el por qué

  • El PORQUÉ es tu propósito: tu motivación para actuar, tu causa o tu creencia. ¿Por qué existe tu empresa? ¿Por qué te levantas cada mañana?
  • El CÓMO son tus principios: los procesos, las acciones específicas para realizar el PORQUÉ.
  • El QUÉ son tus resultados, los productos o servicios que ofreces como formas tangibles para traer tu PORQUÉ a la realidad.

Como no podía ser de otra manera, las emociones y –particularmente- el cerebro emocional juegan un papel estelar.

Según Sinek, los niveles del círculo se corresponden con los niveles mayores del cerebro. Nuestro cerebro, está segmentado en distintas partes, una de ellas es el Neo-cortex que corresponde al nivel exterior del círculo de oro (qué). El Neo-cortex es

responsable de todos los actos, pensamientos racionales, analíticos y del lenguaje.Las secciones internas del círculo de oro (de afuera hacia adentro cómo y por qué) concuerdan con la parte del cerebro llamado Límbico, el cual es responsable del comportamiento humano, la toma de decisiones, los sentimientos y la confianza.

Cuando nuestra comunicación está orientada al producto o al servicio en sí, la gente recibe cantidad de datos y puede entender esta información relativa a las características, beneficios, hechos y cifras, dejando de lado el porqué de su existencia. Sin embargo, los efectos son distintos al expresar los motivos por los que se desarrolla un determinado producto o servicio (el por qué): en este caso, nos comunicamos directamente con la parte del cerebro que controla el comportamiento, permitiendo a las personas tomar decisiones intuitivas.

Por tanto, preguntar a nuestros clientes “¿por qué nos eligen en lugar de elegir a otros?” nos puede proporcionar una prueba fantástica de cómo han racionalizado la decisión, pero no nos aclarará la motivación verdadera (el por qué) para tomar la decisión. Una conclusión que Tomas (Banpro), también ha demostrado en sus investigaciones sobre neuromarketing.

La gente no compra lo que haces, compra el porqué lo haces. El problema es que las organizaciones usan las prestaciones y beneficios tangibles para construir un argumento racional que explique que su compañía, su producto o su idea son mejores que otro. Intentan vendernos lo que hacen, pero nosotros compramos el por qué lo hacen. Se comunican desde fuera del círculo hacia dentro. Pero cuando la comunicación va desde dentro hacia fuera, el porqué se ofrece como la razón para comprar y el qué sirve como la prueba tangible de esta creencia, las cosas que podemos señalar para racionalizar o explicar las razones que hacen que nos sintamos atraídos por un producto, una compañía o una idea en lugar de otra”.

¿Qué te parece?

 

Sobre las barreras

CdA2016

Quiero compartir aquí algunas reflexiones sobre una experiencia relacionada con un proyecto de investigación en el que participo. Ciudades Amigables para Todas las Personas es una iniciativa de carácter interdisciplinar que nació en 2012. Está promovida por la Fundación Zerbikas (Centro Promotor de Aprendizaje y Servicio Solidario en Euskadi), participan tres equipos de investigación de la Universidad de Deusto: EDISPe, DeustoTech-Energy y eDucaR; las entidades de discapacidad física FEKOOR e IGON; y diversos municipios y centros educativos del País Vasco. En este proyecto las personas adolescentes son las protagonistas en todas las fases del proceso, en estrecha colaboración con los colectivos con discapacidad motora. Esto genera oportunidades de aprendizaje vivencial para ambos colectivos, que, además, tradicionalmente han estado alejados de la participación ciudadana.

El lunes 12 de septiembre acudimos al Colegio Santa María de Portugalete, que está muy involucrado en el proyecto desde su inicio,  y estuvimos toda la mañana con el alumnado de 4º de la ESO (92 personas en torno a 15 años, mucha vida, muchas hormonas…). En primer lugar hicimos un taller sobre discapacidad y les dimos unas instrucciones para el posterior mapeo que se hizo por grupos por la ciudad con el objetivo de analizar la accesibilidad urbana. Se hicieron 19 grupos: 10 de los cuales iban acompañados por una persona con movilidad reducida; el resto iban acompañados por un profesor o profesora del Colegio o por alguna de las 3 personas que íbamos de la universidad. Los grupos que no iban acompañados por personas de Fekoor llevábamos una silla de ruedas en la que se iban turnando los alumnos y alumnas.  Experimentaron el llevar y el ser llevados.

El martes 13 de septiembre el alumnado se desplazó a la Universidad de Deusto (UD) acompañado por un grupo de profesores y profesoras. Se dividieron en 3 grupos y en la primera parte de la mañana visitaron la UD, el FabLab, introdujeron los datos del mapeo del día anterior y realizaron una encuesta de evaluación; en la segunda parte se hizo un World Café y un acto de cierre.

Fueron dos días intensos  por todo lo que hubo que movilizar y porque también se produjeron movimientos internos en las personas participantes… El primer día en el taller se les planteó una pregunta: se le pidió a cada uno que pusiera en un pósit una palabra o palabras que relacionaran con la discapacidad. Señalaron, con una diferencia abrumadora respecto de otras palabras: silla de ruedas, problema y dificultad. El segundo día en la encuesta de evaluación (después del taller, los testimonios recibidos y el mapeo) las respuestas a la misma pregunta fueron mucho más elaboradas y con matices más positivos. Transcribo literalmente algunas de las respuestas:

“Discapacidad es una pequeña barrera, pero eso no significa que una persona con discapacidad sea diferente, ni mucho menos”. Una idea clave que se transmitió en el taller y los testimonios fue la de que las personas con discapacidad tienen necesidades, inquietudes, ilusiones, deseos y proyectos como todas las personas.

“Discapacidad es un término que se usa para personas con movilidad reducida, personas normales como tú y como yo que tiene algunas dificultades para poder moverse por el entorno pero que son como todos los demás”. Muchas veces el problema no es la discapacidad sino la accesibilidad. Los entornos pueden ayudar o pueden suponer barreras infranqueables. De ahí la importancia de hacer un buen mapeo y de realizar informes de accesibilidad que hagan posible introducir mejoras.

“Que no puede hacer algo como el resto de las personas, o que lo hace de distinta manera”.

“Tener algunos problemas para hacer las cosas solos”. Muchas personas descubrieron el papel clave de los asistentes personales, que les apoyan en aquello que no pueden hacer solos.

“Felicidad, Ilusión por vivir la vida, Nunca rendirse…”.  Fue determinante el testimonio en persona de Marian y los vídeos visionados.

“La discapacidad es una prueba a afrontar que te cambia la vida, pero que gracias a ello descubres cosas”. En los testimonios se evidenció también cómo la determinación, la energía, el deseo han hecho posible que realizaran cosas que muchas personas sin discapacidad nunca lograrán. Diego Lastra, quien también colaborara con el proyecto, estuvo muy presente los dos días.

Quiero presentar también algunos datos relevantes de la evaluación que muestran cómo una actuación dirigida puede contribuir a cambiar conciencias. La nota de la accesibilidad de Portugalete se mantiene, aunque aparece ligeramente inferior (en la pregunta del primer día obtuvo una media de 6,2), lo que es claramente insuficiente. El 36% del colectivo ha tenido algún contacto con la discapacidad. Si lo pensamos bien a lo largo de nuestra vida todos nos vamos encontrando con la discapacidad, de forma temporal o permanente: puede ser desde el nacimiento, a raíz de un accidente o enfermedad, o por el mero paso de los años… Al principio el 50% entendían que “la accesibilidad es sólo un problema de personas con discapacidad”, dato que se redujo al 30% el segundo día. El 70% manifestó que ha cambiado su visión del entorno. El 75% ha cambiado su percepción de las  personas con discapacidad. El 90% cree que el software (plataforma abierta OpenStreetMap) es útil.  Marian nos animó a todos a tomarnos en serio el mapeo y la introducción de datos por lo que supone de mejora para quienes están en una situación parecida a la suya, para todas las personas que tienen una movilidad reducida.

La gran pregunta que me surge es ¿dónde están las barreras?…  ¿son peores las barreras físicas o las mentales? Muchas veces no sabemos cómo reaccionar, cómo relacionarnos con una persona con discapacidad. Es más, no sabemos ni cómo saludarlas (animo a ver este tutorial). En ocasiones nos frena la pena que sentimos ante lo que nos imaginamos que estas personas viven o lo que no viven. Y no quieren nuestra pena, quieren que veamos la persona que hay detrás de la silla, la persona más allá de la discapacidad. Más que pena tiene sentido hablar de compasión, entendida como empatía en acción; como movimiento y compromiso que surge de entender la situación y el dolor del otro.  Es necesario que todos nos comprometamos con lograr ciudades amigables para todas las personas.

Para terminar, dejo aquí un vídeo con testimonios de los participantes en el proyecto en 2015.

NOTA – Además de los recursos humanos y materiales aportados por las entidades participantes, este proyecto cuenta con financiación de la Fundación Española de Ciencia y Tecnología FECYT (fomento de vocaciones científicas), el Ayuntamiento de Portugalete (fomento de vocaciones solidarias) y otras instancias públicas como la Diputación Foral de Bizkaia y el Gobierno Vasco.

Una comunicación interpersonal: mi diario emocional

Hoy me he despertado con alegría. Al abrir la ventana, el sol brillaba en todo mi cuarto y al salir a la calle y ver las flores, los arboles… Todo era maravilloso.

Y bueno, por las caras que veo imagino que más de uno estaréis pensando… ¿pero este qué nos está contando? Pues lo que os voy a contar hoy es algo sobre lo que he estado reflexionando bastante desde que hemos comenzado con esta asignatura, y especialmente con el diario emocional, en el cual profundizamos en los sentimientos. Lo que hoy quiero destacar es la importancia de afrontar la vida con una actitud positiva.

Muchas veces vivimos el día a día quejándonos, que si qué pereza levantarse tan pronto para venir a clase, qué mierda hacer este curro… actitudes que muchas veces nos llevan a ser bordes, desagradecidos con familiares y amigos y a subestimar la importancia que tiene todo esto realmente en nuestras vidas.

Pero todo cambia si afrontamos estas pequeñas cositas del día a día con una actitud positiva. Por eso mencionaba antes el diario emocional, porque en ese empeño por buscar día a día dos sensaciones positivas dentro de nosotros, me he fijado en la belleza de muchas cosas que antes consideraba banales, y a las que no daba excesiva importancia.

Al fin y al cabo, nuestra actitud hacia las cosas condiciona nuestro humor y por tanto nuestra situación emocional para todo el día, de ahí la importancia de valorar los pequeños detalles de la vida, apreciarlos y mirarlos con alegría y de una forma positiva. Darnos cuenta de lo afortunados que somos por el solo hecho de estar aquí, en la universidad, disfrutar la simple compañía con tus amigos, cada conversación, mirada, caricia, beso… todas esas cosas que damos por hecho al tenerlas a diario, debemos apreciarlas más y deben convertirse en lo que nos dé animo de verdad.

Últimamente intento recordar esto siempre que tenga desgana hacia un trabajo, o hacia cosas rutinarias de la vida, siempre, siempre, intento recordarlo, para no perder el ánimo y ver el lado bueno de las cosas siempre que podamos. Y si queréis que os diga la verdad, me siento mucho mejor, con más plenitud y más lleno por dentro. Y, es más, al sentirme bien yo, también siento que contribuyo al bienestar de las personas con las que me relaciono, ya que todo se vuelve más fácil para todos. No sé muy bien cómo describir la sensación, pero sin duda es algo positivo.

Aunque claro, más de uno también estaréis pensando que así parece todo muy bonito, pero que la vida muchas veces nos pone obstáculos más complejos, que nos golpea duramente y nos hunde en una situación duradera de negatividad, frustración… de la cual es difícil salir.

Respecto a esto tengo una buena historia que contaros. Recién cumplido yo mi primer año de existencia… si, todavía sería así, algo chiquitito ¿¿no? Jejejeje algo terrible pasó en mi vida. Perdí a mi padre en un accidente de moto. Desgraciadamente, no pude ni conocerlo y nunca sabré lo que es tener un padre, nunca experimentaré esa relación tan importante que acompaña a muchos durante todas sus vidas… aunque peor fue la situación que le quedó a mi madre, ya que con un niño digamos que recién nacido, perdió a la persona con la que había decidido comenzar una nueva vida y se quedó sola, con un gran vacío en su interior y la tremenda carga emocional que esta pérdida supone.

Pero lejos de rendirse, ella reformó su vida, siguió hacia adelante, y se juntó con otro hombre con el que, a pesar de que no sea mi padre de verdad, trajeron ya hace catorce años a nuestras vidas a mi hermano pequeño, que es una de las personas que más quiero de este mundo. Mi madre podía haber tirado la toalla, podía haber tirado su vida y la mía por la borda en tan complicada situación, pero sin duda me demostró que lejos de rendirse, hay infinidad de cosas maravillosas por las que seguir luchando en esta vida.

Por eso, como tanto suele decirse, debemos apreciar lo que tenemos antes de perderlo, dar valor a las pequeñas cosas, ser agradecidos y, sobre todo, disfrutad de todo lo que nos rodea al máximo, ya que solo vivimos una vez y la vida es demasiado corta como para seguir lamentándonos.

¿Han escrito su diario emocional?

Emoción y Baile

Autor Carlos A. Preciado Rdz (Universidad de Deusto – 3º Grado en Comunicación)

El baile, el arte que se expresa a través del cuerpo, que con o sin música se puede relatar una historia, contar cuentos, mostrar lo que un ser humano siente con mover sus extremidades y como se siente al momento de realizar la acción física. Así mismo la danza se cree que no se aprende, se nace con ello, que se mejora con el tiempo y algunos términos que se le colocan a esta disciplina es que la danza es compromiso, energía, libertad, emoción. La danza es el arte completo y soberano, una liturgia, una obra en sentido total.

En este trabajo se hablará de 4 tipos de bailes diferentes los cuales cada uno tiene un cierto grupo de sentimientos que los definen por su forma de aplicarse al momento de ejercer estos bailes. Los bailes que se trataran son Hip Hop, Ritmos Latinos, Jazz y Danza Aérea, cada uno acompañado de un video demostrando como se lleva a cabo esa disciplina.

 Hip Hop

 Movimiento que se empezó por las diferencias de razas, gente y épocas con diferencias muy marcadas, la gente de color empezó por expresar su forma dancística en las calles, dando ahí un inicio a una nueva generación de baile y de ritmos que con el tiempo ha aumentado según el cambio de descendencia.

 Los movimientos suelen ser diferente según el tipo de coreografía, canción o ritmo que se esté aplicando, la mayoría de las veces son movimientos duros, rudos y con más fuerza

 

Tipos: Street Jazz, Funky, Breaking, Popping, Locking, Glignig, Ticking, Vibrating, Krumping.

 Emociones: Fuerza, Precisión, Rudeza, Enojo, Asombro

 Ritmos Latinos

 Se denomina así a la combinación de los diversos estilos musicales que existen en Latinoamérica. Bailes acelerados, suaves, en pareja o de una persona.

La mayoría de estos bailes tienen origen o influencias africanas y con el tiempo se han ido adaptando a los ritmos de esta época.

 

Tipos: Bachata, Chachachá, Cumbia, Danzón, Mambo, Merengue, Música tejana, Reggaetón, Salsa, Samba, Tango, Vallenato

 

Emociones: Libertad, Sensualidad, Locura, Gozo, Pasión, Placer

Jazz

Movimientos hacia el suelo, movimientos pesados, resistencia, movimientos lentos, más largos y movimientos más orgánicos más libres, mas naturales, sentimientos encontrados, movimientos saltados.

Tipos: Clásico, Lírico, Contemporáneo, Street Jazz

Emociones: Tristeza, Desesperación, Coraje, Enojo, Miedo, Ira, Poder

Danza Aérea

 Movimientos suaves y fuertes, mantener elegancia. Al mismo tiempo tener la fuerza para que las figuras que se quieran formar sean claras y precisas.

 Tipos: Trapecio, Telas, Aro, Cuerda, Tónic, Columpio, Circo

Emociones: Pasión, Intensidad, Desahogo, Diversión, Vértigo

y me despido con un homenaje a las danzas del país donde estoy haciendo el erasmus..

 

 

Optimistas por naturaleza*

Optimismo, es la tendencia a ver y a juzgar las cosas y los sucesos bajo su aspecto más favorable.

Las personas optimistas observan la vida desde le mejor prisma posible, eso no quiere decir que no sean como muchos se proclaman “realistas” sobre cuál es la situación que se
esté viviendo, sino que de todas las posibles formas de ver una misma situación “eligen la más positiva. Y la actitud de elegir la versión más favorable les hace disfrutar más de la vida.

Un Emir le preguntó al sabio Nasrudin que era lo mejor que le podía pasar en su vida, a lo que el sabio le contesto que primero te mueras tú, luego tu hijo y al final tu nieto.

El Emir le miró contrariado al escuchar su repuesta… no entendió cuál era el significado de lo que había escuchado. En su mente pasaban imágenes de grandeza, riquezas y grandes éxitos…

Siendo optimistas… ¿Qué es lo mejor que te puede pasar?

Y si eres “realista”… ¿Qué es lo peor que te puede pasar?

Desde mi perspectiva en la actitud realista hay un pesimismo encubierto.

La actitud del optimista se encuentra en encontrar la parte positiva de cada situación sin buscar culpables de lo que ha sucedido, sean estos internos- yo tengo la culpa- con lo nefasto que eso resulta para la autoestima o externos –tú tienes la culpa- que puede esconder en cualquier caso una falta de responsabilidad propia.

Al optimista le siguen de cerca otras cualidades como son la confianza en uno mismo, responsabilidad, esperanza, autoeficacia… estas le ayudan a superar los desafíos de la vida tal y como vienen y aceptar los “fracasos” como parte del aprendizaje.

Lo que determina el rumbo de la nave no
es la dirección del viento, sino la p
osición de la vela . Así también, lo que decide el éxito de la vida no son las circunstancias externas, sino la actitud del corazón’

Orison Swett Marden

Y… ¿cómo puedo ser  optimista o mejorar mi optimismo?

Mejorando las cualidades que abrazan al optimismo:

Ten esperanza de que lo que estás haciendo va a tener un resultado positivo. La esperanza va acompañada de la “FE” que es tener la convicción de algo sin existir nada que lo demuestre.

Confiar en uno mismo y tus propias capacidades, si no lo has conseguido todavía es porque te falta aprender algo que todavía no sabes.

¡Date oportunidades!

Acepta los desafíos de la vida tal y como se presentan.

Asume la responsabilidad de tu vida. Es tuya y de nadie más.

Habla bien de ti mismo. Ya sabes que no eres perfecto ¿para qué quieres serlo? Céntrate en todas esas cualidades positivas que tienes.

Intenta sacar de cualquier situación por muy negativa que sea algo positivo, ya sé que de los casos más extremos no hay… o no queremos sacarlo por infinidad de motivos personales. Sin embargo se trata de acostumbrar a la mente a fijarse en aquellas cosas por muy pequeñas que sean que nos pueden hacer más felices, más optimistas.

En definitiva ser optimista forma parte de como nos vemos en nuestro interior, de la manera de querernos y de como nos juzgamos.

Ser optimista es desear una vida mejor para uno mismo

*Este post fue publicado en este mismo blog el día 2 de octubre de 2015

Un abrazo

Una melodía vale más que mil palabras

Autoría: Equipo EPIFANÍA (Universidad de Deusto – 3º Grado en Comunicación): Integrantes del grupo: Aitor Arroyo / Alex López / Jon Guezala / Rubén Tena / Kevin Vachier

Desde que el ser humano tiene uso de conciencia ha tenido la gran capacidad de hacer sentir emociones en las demás personas, y un arma para conseguirlo ha sido y es la música.

Puede ser que en otros temas de la vida las personas no nos pongamos de acuerdo, no compartamos las misma opiniones ni sensaciones, pero lo que es cierto es que una melodía alegre es alegre aquí y en Uzbekistan, una melodía triste es triste para la raza blanca como para la negra, y esto es debido a su composición.

Estas melodías se componen según una clasificación llamada Los 7 modos griegos, en los que alterando ritmos, notas y diagramas, se puede hacer sentir emociones muy diferentes gracias a la composición de una melodía u otra. Entonces, una vez están las melodías compuestas, se comparten con los oyentes, y esto en gran medida se hace mediante los medios de comunicación.

En la radio se utiliza la música de muchas maneras, desde una melodía de fondo que acompaña a la voz del locutor, hasta la exposición literal de canciones en cadenas de radio exclusivamente dedicadas a la música. Es más, hoy en día ya existe la posibilidad de elegir la música que quieres oír en la radio mediante la creación de diferentes listas de reproducción en las radios de nueva generación.

En la televisión y en el cine sin embargo la música acompaña a la imagen. Para dar más fuerza a una escena de una serie de televisión o de una película se utiliza la música. ¿Qué pasaría si le cambiamos la música a una de las escenas más famosas del cine? Nosotros hemos realizado el experimento y lo podéis ver en el siguiente video.

La música también ha tenido un gran papel en el mundo de la publicidad ya que la música produce efecto neuronales que pueden afectar a las emociones y estas decidan si comprar un producto u otro. De hecho, un camino publicitario es el spot musical, mediante el cual se anuncian productos con melodías pegadizas.

Por último, aportados estos datos, solo nos queda decir que una melodía vale más que mil palabras.

 

Crecimiento personal ¿Cuándo es el mejor momento?

Hola gente del mundo.

Que responderías si te preguntase si quieres ser más feliz, mejorar tu vida social, acabar con el estrés… supongo que dirías que sí. Nadie podría negar querer estar mejor en todos los aspectos de su vida salvo que ya lo estés o sepas como hacerlo. Pero dicho así resulta un tanto demagogo, es fácil obtener una respuesta sobre algo que casi nadie podría negar.

bank-note-209104_640

¿Quieres X millones de euros?

Supongo que tampoco serian muchas las personas que los rechazarían.

Sin embargo me gustaría llegar un poco más allá sobre estos temas, todos deseamos como fin último ser felices y a pesar de disfrutar de cierta felicidad en ocasiones y en determinados ámbitos esto no sucede tanto como nos gustaría. Entonces… ¿por qué no hago nada? Podíamos hablar de la ya famosa zona de confort, lugar emocional donde nos sentimos a salvo de posibles frustraciones u otros inconvenientes emocionales y de donde no nos gusta salir, sin embargo si no hacemos nada se debe también a otros aspectos…

  1. Riesgo vs ganancia, el vértigo de salir de esa zona sin saber que nos depara el futuro.
  2. Expectativas… ¿seré capaz de quitarme esa espinita y si me la quito de verdad que estaré mejor?
  3. Racionalización, yo ya estoy bien. Si es así esto no es para ti. Si no te estas intentando convencer de algo.
  4. Miedo a lo desconocido, que a su vez está asociado a la seguridad y confianza que tenemos en nosotros.

 

Hay una frase que a mí me dice mucho y no sé quién es el autor;

El maestro llega cuando el alumno está preparado.”

Entonces ¿cuándo es el mejor momento?… cuando estés preparado. Tomar la decisión de hacer cambios en tu vida no se debe hacer a la ligera ya que esto podría acarrear lo que se llama “la profecía autocumplida” si no estoy preparado cambiar, podría boicotear el proceso para confirmar la creencia que no puedo estar mejor o que los esfuerzos no valen para nada…

Otra situación es cuando ya no podemos más y la necesidad del cambio es imperiosa, para entonces ya hemos pasado por distintas etapas y soluciones que no han sido las satisfactorias y ya no podemos perder más, todo lo que pase es ganancia así que asumimos el “riesgo”.

Dar el paso hacia el crecimiento personal no solo va a mejorar tu vida sino que te a permitir realizar todas aquellas metas que tienes aplazadas y vivir de una manera más consciente y feliz contigo y con tu entorno.

 

un abrazo.