Feedback

  • Menéame0

Serie IBETI

Equipo WEST COAST: Ander Arruti Gorostiaga, Patricia De Alba García, Borja Iñiguez Biurrun, Nicolás Lasagabaster Garciandia, Thania Estefania, Lozada Delgadillo Iñigo Rocandio Peral

· ¿Qué es el Feedback?

La RAE lo define como el “conjunto de reacciones o respuestas que manifiesta un receptor respecto a la actuación del emisor, lo que es tenido en cuenta por este para cambiar o modificar su mensaje.”

En otras palabras, es un proceso de retroalimentación, en el cual se produce una comunicación (ya sea de forma verbal o no verbal) a una persona o grupo sobre su conducta y sobre cómo nos afecta.

20150513_143914· Tipos de Feedback.

Existen cuatro tipos de Feedback:

Feedback Positivo:

Se entiende por feedback positivo como un reconocimiento positivo por parte de un receptor hacia el emisor por haber tenido un buen resultado a la hora de transmitir su mensaje; principalmente con el fin de halagarlo.

Feedback Constructivo:

El feedback constructivo ayuda al emisor a conocer cuales son sus defectos o errores cometidos a la hora de transmitir su mensaje, y lógicamente, cuales son los puntos fuertes de esta persona.

Feedback Negativo:20150513_143929

El feedback negativo se da cuando un emisor no tiene tacto alguno a la hora de criticar los aspectos negativos o errores que a podido cometer el emisor a la hora de transmitir su mensaje. Esto puede afectar al autoestima del emisor.

Ausencia del Feedback:

La ausencia del feedback se da, como dice el nombre, cuando el emisor no recibe ninguna crítica sobre su forma de transmitir su mensaje; es decir, que no va a conocer cuales son los errores que ha podido cometer en su proceso comunicativo, y que por tanto, no va a poder corregirlos para próximas ocasiones.

· Feedback en la comunicación interpersonal:

La comunicación interpersonal es la comunicación que existe entre dos personas o más, donde se emite un mensaje y otro lo recibe.

· Distintos ámbitos en los que se da el Feedback:20150513_143914

El feedback es una fase que forma parte del proceso comunicativo, y dado que el proceso comunicativo se da en muchos ámbitos, el feedback también. Hemos elegido dos ambito muy acordes con lo trabajado en clase, como es el de la gestión empresarial y el de la educación.

Ambos ámbitos en los que es evidente la gran importancia de la comunicación interpersonal y por ende del feedback.

· Factores que impiden una buena comunicación

A continuación citaremos algunos factores que dificultan una buena comunicación:

  • No saber escuchar al otro y falta de claridad
  • Tener prejuicios hacia la otra persona.
  • Tener problemas con la otra persona y que no se hayan resuelto.
  • Experiencias pasadas negativas y miedo
  • Falso orgullo.

· Conclusiones:

En conclusión FEEDBACK es un acto comunicativo en una relación interpersonal, que tiene un proceso continuo entre el emisor y receptor en una conversación para mejorar las situaciones personales, escolares y laborales, esto ayuda a tener oportunidades de conocimiento y desarrollo lo cual tiene un impacto ya que describe conductas, sentimientos y emociones.

Sobre trabajo en equipo

  • Menéame0

Serie IBETI

Equipo SEIKIDE: Jagoba Arenas, Loren Barbado, Aitor Ecenarro, Iñigo Exposito, Alex Gontan Y Ander Perez

La negociación es una acción frecuente en la vida diaria, tan frecuente que hay situaciones en las que desarrollamos el arte de negociar sin ser conscientes. Es la consecuencia de vivir en sociedad, pues constantemente nos enfrentamos a acciones que no dependen solo de nosotros mismos. La negociación, como tipo de comunicación interpersonal, ha de surgir mínimamente entre la interacción de dos personas, normalmente entre personas con objetivos distintos o intereses diferentes.

Según un escrito de la Universidad de Cádiz la negociación se define como una conversación entre dos o más personas para conseguir un arreglo de intereses divergentes o un acuerdo mutuo. Por tanto la capacidad de negociación supone una habilidad para un ambiente propicio para la colaboración y lograr compromisos duraderos que fortalezcan la relación.

Toda negociación consta de una serie de tangibles para que ésta sea fructífera y pueda llegar a buen puerto. Para encarar una negociación es necesario la preparación del discurso, hacer un trabajo de antemano que permita obtener ventajas de cara a la negociación. Una buena preparación es el mejor camino para llegar a una negociación satisfactoria; por ello, la fase de preparación es fundamental.

Esta acción no se basa en tener ideas brillantes ni en hacer propuestas desconcertantes e inesperadas en la mesa de negociación, sino en tener todo el proceso bien preparado de principio a fin sin dejar sitio al azar. Para ello, es necesario hacer un diagnóstico o análisis del conflicto. Es necesario saber cuáles son las intenciones o las aspiraciones de la otra persona, para, en base a ello, diseñar una estrategia.

El siguiente paso se caracteriza por lo siguiente; el negociador deberá establecer sus metas reales u objetivos, y el máximo beneficio que podrá sacar de la negociación. Primero, deberá establecer un orden de prioridades de lo que se quiere y pensar si son posibles de conseguir; segundo, se deberá que pensar cuales pueden ser los objetivos del opositor y su posible orden de preferencia.

En la siguiente fase conocida como el antagonismo, las dos partes expondrán sus máximas aspiraciones. El objetivo será hacerle pensar el uno al otro la firmeza de sus aspiraciones. La importancia de esta fase será demostrar las fortalezas a la otra parte.

En este sentido la comunicación no verbal cobrará gran relevancia. La postura del cuerpo, el tono de voz, la gesticulación y el contexto en el que son dichas las palabras. La suma de todo esto hace que el canal verbal se entienda de una u otra manera. Además en situaciones donde ambas partes no se ponen de acuerdo, los interlocutores prestarán más atención a lo comunicación no verbal y es lo que hará poder cerrar o romper una gestión.

El aspecto relacional y el contenido se consideran actores protagonistas de una negociación. El contenido hace referencia a lo que se dice y el aspecto relacional a la persona. Es muy importante tener en cuenta que el significado lo percibe el receptor, y no el emisor. Por ello, es muy importante ser preciso, y llevar a cabo tanto la escucha activa como la expresión asertiva.

Para poner en práctica la escucha activa es muy importante la empatía. En este sentido, ayudará ponerse en la piel de la otra parte para intentar entender sus pensamientos o las emociones que transmite. De esta forma el intercambio de información será más efectivo y se entenderá mejor la conducta que está llevando a cabo el individuo en cuestión.

Esto no quiere decir que se debe estar de acuerdo con todo lo que está diciendo, pero sí conlleva un esfuerzo para comprender las razones que está dando en la negociación. Tan importante como que nos escuchen es saber escuchar a los demás. No es dejarle hablar a la otra persona, sino que mediante preguntas o confirmaciones entender lo que la otra persona quiere transmitir. De este modo, el negociador será capaz de controlar las reacciones ante situaciones cargadas de emociones y demostrará al otro que le está escuchando, un interés hacia lo que dice, lo que facilitará la negociación.

A su vez, la expresión asertiva tiene como fin hacer que entiendan lo que queremos transmitir. Muchas veces ocurre que en una determinada frase el receptor no entiende de la misma forma que lo quiere hacer llegar el emisor. Mediante las técnicas asertivas el negociador podrá transmitir una molestia de forma clara, concisa y educada.

La clave es no ser tan contundente con la persona, pero sí con el problema. Lo que se hace es subrayar lo que está mal y proponerle la manera en la que puede cambiar el problema. En este sentido, en una negociación es muy importante que se separen los problemas y las personas.

En ese momento es cuando se llega a un punto donde se determina si la resolución del conflicto adopta una posición competitiva, o ceden mutuamente por un bien común. Siempre que exista acercamiento de ambas partes se puede llegar a acercar las posiciones de los diferentes bandos.

Sin embargo, será importante hacer una buena gestión de las emociones del negociador. Por ello, es necesario tener la habilidad para comprender y llevar a la otra parte por el camino más conveniente para ambos, manejando la relación interpersonal de la forma más adecuada. La Inteligencia Emocional sirve para que los negociadores reconozcan sus propias emociones y las de los demás, y aprendan a utilizarlas correctamente.

Las actitudes emocionales ayudan al negociador en su rendimiento aumentando la confianza en sí mismo, mejorando su autocontrol, y la perseverancia para conseguir sus objetivos en las negociaciones. Esto permite aumentar la comprensión de las partes entendiendo la posición del otro, mejorar sus habilidades para resolver conflictos de actitudes, y aumentar su capacidad de comunicación.

Tras esta fase y si el acuerdo entre ambas partes se encuentra aún lejano es importante llevar a cabo una estrategia de resolución de problemas. Es decir, se debe identificar los problemas para una posterior generación d egociación.

Emociones sanas para querernos bien

  • Menéame0

(Reposición)

Autor: Pablo Cueva López

El amor, a veces, duele. Bueno, en realidad, duele casi siempre. De lo que trata este post es de dar un paso más del que en su día avanzó Arantza Echaniz en este mismo blog con su post “Te amo…pero soy feliz sin ti” cuya lectura recomiendo.

¿Cuál es la línea de dolor que no debemos atravesar?¿Cuándo hay que decir no al amor porque daña? ¿Cómo se quiere de manera sana?

Pronto se celebra el Día Internacional contra la Violencia de Género en la cual el CIE se suma al Foro por la Igualdad de Emakunde con una jornada de reflexión participativa con este mismo título: “Cómo me duele tu amor: emociones sanas para querernos bien”.

La vinculación del amor nos une a otra persona. Y así nuestra soledad se ve acompañada, se enriquece porque el espacio personal crece para incluir a las personas amadas en el círculo de nuestra intimidad y, por ende, de nuestra seguridad. Y esto, amigos, significa también quedar en las manos de otra persona. Amar es, entre otras cosas, dar, mejor dicho darse. Amar es confiar y es compartir nuestras vulnerabilidades. Tal vez suene a desventaja pero la verdad es que posiblemente las experiencias más felices de la vida tienen que ver con el amor que damos y recibimos.

¿Dónde está la línea roja que no se debe pasar nunca?

Ya decía en el párrafo anterior que al amar uno se abre al otro, a la persona amada. Esto significa que mi intimidad está siendo compartida con otra persona y ésta tiene la capacidad de operar con ella desde la confianza que genera el amor. En principio todos comenzamos las relaciones con la intención de que nuestro bienestar mejore por el intercambio que supone el amor correspondido. Esa atracción, la admiración, el deseo, el amor en general nos llevan a la experiencia de que la vida con la persona amada mejora la propia por este flujo denso de intensidad que se genera en pareja. Es decir, cada uno de los “amantes” se esfuerza por dar de lo mejor de sí para la persona amada, y esto genera complicidad, mejora de la autoestima, placer hedónico y eudemónico, en definitiva felicidad inmensa. Pero claro, las relaciones evolucionan, aunque a veces no hace falta esperar si se construyen mal desde el principio a través de la necesidad y el interés, sin honestidad por alguna de las partes. A veces nos olvidamos de fortalecer el amor. Pero si hay que identificar una línea roja esa sería la de la dignidad personal. Lamentablemente, muchas veces en medio de la confusión, perdemos de vista las señales que nos anuncian que estamos en riesgo, o las ignoramos. Ianire Estebanez, psicóloga, trabaja desde hace años con chicas confundidas por el amor que quieren “desconfundirse” en su recomendable blog mi novio me controla lo normal.

La dignidad en el amor.

El problema con la dignidad es que está relacionada con el concepto personal. Es decir, las personas con más seguridad en sí mismas conocen perfectamente dónde está la línea de su dignidad. A modo de observación decir que la dignidad es subjetiva, que personas con los mismos niveles de autoestima ponen la frontera en diferentes sitios. Y la dignidad de uno queda parcialmente en manos de otro en el amor. Una primera línea de seguridad es observar que tu pareja usa su posición para minar tu estima personal. El amor debe hacernos bien al degustarlo. Si no es así, si las digestiones no son buenas, tal vez no merezca la pena seguir avanzando. Si esta acción es hecha de manera intencional ya es violencia.

Es verdad que al amar, al vincularnos, hay espacios que cedemos al otro. Este espacio invertido en la relación a veces nos parece imprescindible, como si la vida careciera de sentido sin él. ¡¡¡Qué error!!! El peligro es pasar de compartir espacios, o cederlos voluntariamente, a que sean asaltados, que sean violentados por el intruso al que un día abrimos la puerta de nuestro corazón y de nuestra vida. Para mi este es el límite que no debe ser aceptado en ningún caso. En este sentido recomiendo vehementemente la lectura del libro “El acoso moral” de Jean Marie Irigoyen.

El poder en las relaciones de amor

Las relaciones se dibujan con trazos de distintas intensidades, de distintos colores. No hay que medir el amor pero sí sus efectos. Siempre hay alguien que domina más, aunque no sea en todos los campos, aunque no sea permanentemente en el tiempo. El ejercicio de ese poder, como pasa con todos los demás, hay que seguirlo de cerca. Yo llevo el dinero a casa, yo te digo cómo vestir o qué hacer, yo uso el sexo como elemento de presión, yo te dejo para que tú me dejes… Todo y todos deben crecer bajo la sombra del amor. Si solo crece uno, si solo uno se beneficia no es amor, al menos no es amor sano. Hay un momento en que que el amor puede convertirse en conveniencia. Es este escenario el más apropiado para relaciones insanas, para vejaciones y violencias. Tal vez debiéramos hablar más de los problemas del amor en pareja, y seguramente aprender a decir adiós antes de lo que lo hacemos.

¿Qué otras características debería tener el amor sano?

¿Sabemos amar bien, nos preocupamos de hacerlo cada vez mejor?

 

 

Emociones grupales

  • Menéame0

(Reposición) Autor: Roberto López Canas

Es de todos conocido (y más en este foro), la importancia e influencia de las emociones en los diferentes aspectos de la vida. Sin embargo en la mayoría de las ocasiones nos referimos a los procesos de gestión emocional desde un enfoque personal, es decir, las emociones que sienten las personas. Pero, ¿existen emociones grupales? ¿Son diferentes a las emociones individuales? ¿Se pueden gestionar?

En este sentido, existe mucha menos literatura científica que haya profundizado en esta línea de investigación, sin embargo los autores que ha trabajado en este campo (Druskat, Wolf, Barsade, Gibson…) han encontrado resultados que avalan la existencia de esta emociones grupales y profundizan en sus características.

Las emociones grupales pueden surgir teniendo en cuenta diferentes procesos de la dinámica de grupos.

Por una lado, cabe la posibilidad de que cada persona lleve al grupo sus emociones y sentimientos, y que la suma de los mismos genere una emoción grupal. En este caso la emoción del equipo sería la suma o unión de los estados emocionales de los individuos. Esta afirmación se basa en estudios que avalan la hipótesis del “contagio emocional”. Además también tiene en cuenta la tendencia de los individuos a la hora de manifestar determinadas emociones.

Pero también existe otro enfoque para determinar la procedencia de las emociones en los grupos, y es aquella que sostiene que la emoción del grupo es más que la suma o media de las emociones individuales. En este caso, estamos hablando de la influencia del grupo en los individuos y cómo éstos no se sienten o comportan igual estando en grupo que estando solos. Cuando la desesperación se apodera de un grupo este sentimiento puede ser mucho más fuerte que el sentimiento individual. O en caso de emociones positivas, cuando un grupo está alegre o entusiasmado, esta emoción es más poderosa que la emoción que siente cada una de las personas.

Por lo tanto, es evidente que existen emociones en los grupos y que estas ejercen una influencia destacada en la productividad y rendimiento de los equipos. Ahora bien, ¿Cuáles serían algunas claves a tener en cuenta para poder gestionar de un modo eficaz las mismas?

Os dejo algunas reflexiones:

  •  Al igual que en los procesos individuales, es importante identificar el estado emocional del equipo. ¿Qué estamos sintiendo como grupo en este momento? ¿Qué emoción está presente en el equipo ahora?
  • Es importante tener en cuenta la fase de desarrollo en la que se encuentra el equipo. Existen investigaciones que evidencian que en fases iniciales del equipo es menos habitual la expresión de emociones negativas o la comunicación clara y sincera.
  • En el caso de emociones negativas en los grupos, será importante además, poner sobre la mesa lo que el grupo es capaz de hacer, las potencialidades del equipo, centrarse en lo positivo para poder avanzar hacia un estado emocional, que facilite el trabajo y el rendimiento del equipo.

¿Qué opináis vosotros sobre las emociones en los grupos?

 

Sobre la ornamentación…

  • Menéame0

Serie IBETI

Equipo SEICOM: Iker Guruceta , Lander Fraga, Oscar Gezuraga, Mikel Martinez, David Tainta, Luke Foster.

Muchos piensan que la forma de hablar, o la comunicación no verbal son factores importantes a la hora de tener una comunicación eficiente, y lo son. No obstante, no se tiene en cuenta uno de los factores comunicativos que más pasa desapercibido de forma consciente para la mayoría de las personas, aunque tiene un impacto de grandes magnitudes en los individuos: la ornamentación.

La ornamentación puede ser definida como el conjunto de cosas que son utilizadas para adornar a las personas. Estos ornamentos pueden tener un significado diferente en cada cultura, tanto negativo como positivo dependiendo de su contexto o época, como podemos observar en el siguiente enlace.

‐       Ornamentación corporal: Hace referencia al peinado, tatuajes, piercings, maquillaje… Es un tipo de ornamentación más secundaria, pero que da una información muy concreta de cómo somos y qué gustos tenemos. Gracias a esto, podemos englobar a una persona en un determinado grupo o tribu urbana o detectar que tipo de gustos posee.

‐       Ornamentación externa: Se refiere a la vestimenta y ropa, además de relojes, bolsos y demás complementos. Acentúan la imagen que queremos presentar de nosotros mismos, acompaña a la ornamentación corporal. En muchos casos transmite la primera impresión que reciben los demás de nosotros mismos.

Para algunos profesionales constituye su herramienta de trabajo. Mientras en las empresas formales impera el traje y la corbata, en empresas jóvenes se valora más vestimenta informal y desenfadada. Hay que saber distinguir entre dos tipos de “ornamentaciones externas” o “personalidades”, la laboral y la de ocio.

Asociamos los colores a diferentes significados, en el caso occidental esta es la psicología de cada color:

‐   Negro: Elegante. Autoritario. Transmite fuertes emociones y crea un efecto adelgazante.

‐   Blanco: Limpieza, pureza. Transmite creatividad. Combina con cualquier color.

‐   Azul: Calma, descanso, confianza y seguridad. Color preferido por muchas compañías. Es un color que vende.

‐   Rojo: Pasión, calor. Connotación agresiva y de peligro. Robustez.

‐   Amarillo: Optimismo, alegría, pero también celos o preocupación. Impulsa la creatividad.

‐   Verde: Calma, sosiego, fertilidad y esperanza. Relacionado con la naturaleza, transmite paz.

A la hora   de comenzar a definir el correcto empleo de la ornamentación dentro de la comunicación, es muy importante conocer el contexto en el que nos encontramos. Cuanta más información tengamos del entorno al que vamos a dirigirnos o donde vayamos estar más oportunidades tendremos de ir de la manera más apropiada. Si se da el caso de no conocer el contexto donde nos vamos a desarrollar, es preferible prepararte un poco más de lo que harías en una situación corriente.

La combinación de colores y el estilo es de suma importancia. Un exceso en estos dos factores puede llevar a un individuo a verse relacionado con el “horterismo”. También hay que tener en cuenta la higiene. Es importante ir aseado correctam20150513_162913ente y no desprender un aroma negativo, así como cuidar aspectos como el pelo o la barba. Otro factor es la comodidad de nuestra ropa. Conviene no ir ni demasiado ajustado, ni llevar ropa demasiado holgada. Hay que buscar la comodidad, dado que de esta manera el individuo podrá desarrollarse de la forma más óptima.

Está demostrado que la primera impresión, nada más ver a una persona, es la más importante ya que es todo cuanto necesita una persona para formarse una impresión nuestra. Es por ello por lo que es importante tener en cuenta todos estos factores a la hora de presentarnos a alguien.

En definitiva, la ornamentación es un elemento clave a la hora de crear una primera impresión. Hay que cuidar la ornamentación que queremos mostrar. Esto abarca desde la vestimenta, incluyendo colores y prendas, hasta la higiene personal como el pelo o la barba, sin olvidar factores como el contexto social en el que nos encontremos, e incluso la propia comodidad.

Por tanto, a la hora de elegir nuestra ornamentación para una situación cotidiana, ya sea en una entrevista de trabajo, o si queremos impresionar a esa persona especial, debemos estar muy atentos a todos estos elementos, ya que de esta manera conseguiremos causar una buena impresión.

seicom

 

 

Honestidad y confianza

  • Menéame0

(Reposición)

Autora: Arantza Echaniz Barrondo

He leído recientemente un artículo publicado en  UNIVERSIA KNOWLEDGE@WHARTON que lleva por título “¿Toda mentira es ‘pecado’? Tal vez, no” y me ha suscitado varias reflexiones. El artículo presenta una versión editada de la entrevista concedida por Maurice Schweitzer y Emma E. Levine autores de la monografía “¿Los mentirosos son éticos? Sobre la tensión entre benevolencia y honestidad” [Are Liars Ethical?: On the Tension between Benevolence and Honesty].

Lo primero que me ha llamado la atención es el título del artículo. Menciona la palabra ‘pecado’ que tiene claras connotaciones religiosas [según el diccionario de la RAE: 1. m. Transgresión voluntaria de preceptos religiosos. 2. m. Cosa que se aparta de lo recto y justo, o que falta a lo que es debido]. Ciertamente es un título que puede tener gancho pero cuando se habla de cuestiones de ética y moral puede dar lugar a confusiones, ya que ética no es lo mismo que religión (aunque las religiones llevan asociadas una ética). Además, el tono del mismo puede suscitar la idea de que “todo depende” y esta cuestión es muy discutible y tiene muchos matices.

En un momento de la entrevista Emma Levine señala que “En general, el consejo que se daba era el siguiente: ‘Sea siempre honesto. La honestidad es la mejor política’. Lo que estamos diciendo es que tal vez debiéramos revisar ese consejo y proponer el siguiente: ‘Mienta, a veces’”. Como profesora de ética me cuesta aceptar este enunciado tal cual. Para empezar, no es lo mismo mentir que no decir la verdad. En clase suelo presentar el siguiente principio: “se debe comunicar la verdad en forma oportuna a las personas que tienen derecho a saberla, y que están en condiciones de asimilarla”. Comunicar la verdad no es lo mismo que decir la verdad; implica mucho más. A veces nos podemos esconder detrás de palabras que son ciertas pero cuya intención no es la de que nuestros  interlocutores compartan la información. Comunicar la verdad no es utilizarla como arma arrojadiza… Además, hay que transmitirla de forma oportuna;  hay que buscar el modo para que le llegue a la otra parte. No podemos retrasar sin motivo una información o compartir sólo una parte (teniendo siempre en cuenta que rara vez conocemos toda la verdad)… No se puede comunicar la verdad a cualquiera. Que algo sea cierto no nos da derecho a difundirlo de forma indiscriminada. Aunque en ocasiones puede que quien tenga derecho a conocer la verdad sea un grupo, un pueblo o incluso la humanidad entera… Y también debemos valorar que la persona esté en condiciones de asimilar la verdad. Un ejemplo claro podría ser cuando ocurre un accidente y una de las dos personas que va en el vehículo muere. Si la otra pregunta por su acompañante cuando va camino del quirófano no es el momento para decirle que ha fallecido; no está en condiciones de asimilarlo. Me gusta la idea de Javier Bárez de que “cuando se ve la verdad, se producen emociones que favorecen el cambio” (ver-sentir-cambiar). Es difícil ver la verdad si no se cumple el principio

Me parece muy sugerente la propuesta de equilibrar la honestidad y la benevolencia y la apelación a tratar a los demás como nos gustaría ser tratados (la conocida regla de oro); está en sintonía con el principio que acabo de presentar. Pero eso no quiere decir que haya que “percibir el momento acertado para mentir”.

En el artículo se señala que en ocasiones el engaño puede promover la confianza. Me gustaría presentar algunos apuntes sobre la confianza, basados en Guarnieri y Ortiz de Zárate (2010). Intervenimos en el mundo según el grado de confianza que tengamos tanto en nosotros mismos, como en otros y en el propio mundo que habitamos. La confianza es una conversación. En la medida que nos decimos a nosotros mismos ‘yo confío’ o ‘yo no confío’ estamos emitiendo un juicio que va a condicionar nuestra intervención en el mundo y nuestras relaciones con otros. Además, es una emoción que predispone para unas acciones u otras. La falta de confianza genera miedo. La confianza se alimenta de tres juicios: sinceridad (desconfiamos de quien miente y viceversa; este juicio no siempre se basa en evidencias), competencia (confiamos en la medida que creemos que la persona va a ser capaz de cumplir lo prometido) y credibilidad (las experiencias pasadas influyen en nuestros juicios sobre la sinceridad y la competencia de los otros). La confianza no significa ingenuidad, cerrar los ojos a las evidencias, sino que debe ir de la mano de la prudencia que supone observar y tomar medidas dando oportunidades pero sin desentendernos de los hechos. En una entrada anterior de este blog se presentaba una bonita historia sobre la confianza.

Recientemente escribía sobre para qué sirve la ética y citando a Cortina (p.93) decía que servía “para recordar que es más prudente cooperar que buscar el máximo beneficio individual, caiga quien caiga, buscar aliados más que enemigos. Y que esto vale para las personas, para las organizaciones, para los pueblos y los países”.

Y me pregunto: ¿se puede cooperar sin actuar con honestidad?

Bibliografía:

  • Cortina, Adela (2013): ¿Para qué sirve realmente la ética?. Barcelona: Paidós.
  • Guarnieri, Silvia Ruth y Ortiz de Zárate, Miriam (2010): No es lo mismo. Madrid, etc.: LID, pp.59-69.

 

Mateo y el aprendizaje permanente

  • Menéame0

Entre salitre y arena, recibo el último informe del CEDEFOP (Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional.) sobre la situación del aprendizaje de adultos en la UE (“Encouraging adult learning” Agosto 2015) y me viene a la cabeza el Efecto Mateo.

Se trata de la denominación sociológica de un fenómeno de acumulación de bienes, riqueza o fama cuyo origen está en una cita en la parábola de los talentos de este evangelista: “al que más tiene más se le dará, y al que menos tiene, se le quitará para dárselo al que más tiene”

Este recuerdo se ha activado al ver algunos de los datos expuestos en el informe, y de su principal conclusión: el aprendizaje de adultos aún no es una opción atractiva, integradora, accesible ni flexible. Vayamos con las evidencias que sostienen esta conclusión.

¿ATRACTIVA?

  • La referencia para la UE establece que el 15% de los adultos entre 25 y 64 años “debieran” participar en actividades de aprendizaje permanente en 2020. Sin embargo, los datos ponen de relieve que la participación cayó del 9,3% en 2007, al 9% en 2012.

RIAÑO 1¿INTEGRADORA?

  • En general, las empresas imparten hoy más formación que ayer. Sin embargo, la incidencia de la formación varía sobremanera en función del tamaño: en 2010, la participación en formación continua era del 25% en el caso de pequeñas empresas, y del 46% en el de la grandes compañías.
  • Respecto al nivel de estudios, las personas con enseñanza terciaria (61%) participan en actividades de aprendizaje en una proporción de 3:1 respecto a quienes poseen enseñanza básica (21%).
  • Asimismo, la participación de las categorías profesionales de dirección y gerencia es 2,5 veces superior (51%) a quienes se ubican en ocupaciones elementales (19%) y trabajadores manuales cualificados (25%). Esta diferencia también se produce entre personas empleadas y desempleadas.

RIAÑO 2¿ACCESIBLE?

  • Entre los principales obstáculos a la participación en las actividades de aprendizaje de adultos se encuentran la falta de tiempo a causa de las responsabilidades familiares (21%), los conflictos con el horario laboral (18%), y los costes (13%).

RIAÑO 3

En definitiva, como ilustra la parábola de los talentos “a quien más tiene más se le dará…”

Aprender soporta mal el imperativo. Más en edades adultas. Sin embargo, es tan inevitable, necesario y frecuente como respirar. A día de hoy, y a nivel de discurso, nadie cuestiona la necesidad de aprender a lo largo de la vida. Los datos evidencian un abismo entre el discurso predicado y practicado: recorren trayectorias paralelas y –como las líneas- no se encuentran ni en el infinito.

La inteligencia emocional tiene mucho que decir para reducir esta brecha, para guiarnos en esta deriva: hacer del acceso aprendizaje una opción más deseable, y universal, a lo largo y ancho de la vida.

 ¿Qué opinan ustedes?

 

Sobre comunicación no verbal

  • Menéame0

Serie IBETI

Equipo MELLOW MOD: Irene Puelles, Natalia Reino, Julia Ubiria, Sofía Varela

La comunicación no verbal, compuesta por gestos, miradas, posturas, expresiones,… es un tipo de comunicación que nos ayuda a conocer el estado de ánimo o sentimientos que genera una persona cuando comunica. Además, nos da una idea acerca de la forma de ser de la persona.

Este tipo de comunicación es muy importante en nuestro día a día, puesto que está relacionado con la comunicación verbal. Ambas se complementan entre sí ampliando o reduciendo la información y el significado de lo que deseamos transmitir.

El siguiente vídeo nos ayuda a ejemplificar cómo las personas nos comportamos en distintas situaciones y también cómo en algunas ocasiones nuestras expresiones faciales y corporales terminan por emitir mucha más información que la que deseábamos revelar:

La cultura es un aspecto muy relevante en la comunicación no verbal. Dependiendo del contexto en el que una persona haya nacido o se haya educado, una postura, una mirada o un gesto puede significar algo diferente e influir de distinta manera. Aunque existen varios gestos que se utilizan comúnmente en la mayoría de los países: mover la cabeza para negar o afirmar algo, fruncir el ceño cuando nos enfadamos o encogernos de hombros cuando algo no entendemos.

Es por esto que se considera que la comunicación no verbal es algo fundamental y que hay que tener en cuenta, ya que no es lo que se dice, sino cómo se dice.

Para resaltar lo importante que es la comunicación no verbal, cabe destacar que a diferencia de la comunicación verbal ésta ha existido a lo largo de la historia. Hace muchos años, no existía la comunicación verbal por lo que para expresar los sentimientos, estados de ánimo, emociones,… utilizaban sonidos, gestos y exclamaciones.

Existen diferentes factores que componen la comunicación no verbal: factores asociados al lenguaje verbal, como el tono, el ritmo, el volumen,… Factores asociados al comportamiento, como la expresión facial, la mirada, las posturas, los gestos,…

Además, existen algunos gestos que complementan la información, que sustituyen palabras y regulan la interacción. Por ejemplo, si queremos demostrar confianza se debe procurar mantener una postura erguida y que facilite el contacto visual con el interlocutor cuidando para que nuestros movimientos sean cautos y mantener las palmas de las manos visibles para el receptor.

 

        

 

 

Queremos que nos escuchen…

  • Menéame0

Por Xurdana Imatz

Preguntar por el autobús que no llega al señor que espera en la marquesina, pedir el pan que mejor está hoy a la señora de la tienda de abajo,… se ha convertido para muchos, dependiendo del tiempo que disponemos, en todo una odisea en nuestra vida diaria. Las respuestas a esas preguntas acompañan a una nueva conversación con esos “nuevos” interlocutores (terminamos hablando del concurso de jardines que decora nuestra ciudad, de las obras de la calle, del marido impaciente que espera que le de algo que hacer,…). Además hay quien te ofrece un cigarro, como símbolo para celebrar el compartir ese gran momento de “nueva” conversación.

Con estos ejemplos, y muchos más que habéis podido vivir, cada vez queda más patente la necesidad de la gente de hablar y ser escuchado por otras personas. Un simple comentario a una persona no conocida para nosotros puede convertirse en una oportunidad para el otro para iniciar una conversación. ¿no os ha pasado nunca?

Cada vez más se vive SOLEDAD y NECESIDAD DE RELACION en nuestra sociedad. Podemos estar rodeados de gente pero no sentir que nos relacionamos con ellos, por tanto cuando alguien se dirige a nosotros (aunque sea para saber cuánto tardará el autobús en llegar) se abre la gran oportunidad.

Os invito a iniciar o dejar iniciar a otros estas “mini” conversaciones (siempre y cuando lo hagamos con sinceridad), incluso aunque lo hagamos por puro egoísmo (podemos aprender muchísimas cosas) podemos estar saciando la necesidad de otros de que le escuchen. Es decir, todas las personas implicadas en estas conversaciones pueden salir beneficiadas, de una manera u otra.

Aprovecho este momento para dar gracias a las personas que me han ofrecido conversaciones interesantes y curiosas a lo largo de mi vida

¿Qué opinas?

La naturaleza, el arte, la aventura del viaje y sus emociones.

  • Menéame0

En la jornada de verano del CIE, una jornada de grandes RETOS con la que queríamos abrir la caja de los proyectos para septiembre, un compañero que también escribe en este Blog me pedía una metáfora del viaje, me doy cuenta que ya de forma natural siempre aparece en la pantalla de mi pensamiento una frase “el viaje es una cura de humildad”.

Y pensando en ello me daba cuenta de todo lo que en mi enciende la palabra viaje, es una llave, una puerta, a mi geografía mental. Una imagen que aparece de pronto allí iluminando el día cuando realizo una actividad rutinaria, como cocinar. La verdad es que no he hecho una llamada a mi memoria para traerla al primer plano , sin embargo, mi cine particular se pone en marcha , y aparece de pronto, de manera sutil, esa mirada, ese olor, ese paisaje, esa sensación.

El cerebro tiene esa increíble cualidad de permitirnos viajar en el tiempo, rememorar, reinventar el pasado, visualizar y proyectarnos hacia el futuro.redcanyon-ElGuisanteVerde

Cuando vuelvo de un viaje, no soy la misma, siento que me he expandido. El viaje entendido como reto, como exploración de uno mismo, el viaje como una forma de tomar perspectiva de lo diario, una forma de mirarnos desde fuera y tomar conciencia de lo pequeños que somos.

¿Qué sucede cuando encuentro lo inesperado? ¿Qué siento cuando me reencuentro con lo conocido?

Una visita no prevista me lleva contemplar uno de esos espectáculos que sólo parecen auténticos en el cine, los vaqueros en acción. Nunca pensé que iría a un rodeo. Tampoco imaginaba las emociones que iba a desatar.

La forma magistral en que la los jinetes, algunos apenas adolescentes, manejan sus monturas, dirigen, giran, retroceden, galopan…en las pruebas de habilidad con obstáculos, me transportan a la infancia.

Sentir en directo esa fuerza, esa conexión con un animal que admiro desde niña: el caballo. Si mis padres se descuidaban, yo me subía su lomo. Admiraba esos grandes animales y en este viaje estoy hipnotizada con la belleza de esos caballos manchados que están como enjaulados en un recinto cerrado, que parecen a punto de escapar de nuevo a las grandes llanuras, librándose de sillas, estribos, estorbos, y que no dejan que el jinete aguante sobre ellos más de unos segundos.

¿Cuántas horas son necesarias para sentirse así de seguro a lomos de un caballo? Un niño es aplaudido por el público al encabritarse su montura, le queda aún mucho tiempo para alcanzar la destreza de sus compañeros, aunque admiramos sus repetidos intentos de manejar las riendas.

La naturaleza ha tenido un protagonismo casi absoluto en este viaje, aunque, en mi caso no podía faltar el arte.

Tenía muchísimas ganas de visitar el Art Institute de Chicago, al que llego un tanto reacia por aquello de que algunos rankings lo presenten como el museo número 1 ¡del mundo!. Siempre soy consciente de que las expectativas previas condicionan, y mucho, la experiencia a vivir.

Son muchos los museos que he visto, muchas las obras contempladas, exposiciones, lecturas, entonces ¿cómo pueden emocionarme de nuevo de esta forma algunos trabajos, habiendo visto tantos similares? ¿Qué tiene el arte que puede hablarnos desde la distancia, que salta barreras de cultura, espacio y tiempo?

Viaje, aventura, naturaleza, arte, emociones.

¿Qué te sucede a ti cuando encuentras lo inesperado?

¿Qué sientes tu cuando te reencuentras con lo conocido?

¿El viaje te transforma?