Cultivar las emociones positivas

  • Menéame0

emociones

Por Xurdana Imatz

Muchas veces nos informan que debemos regular las emociones negativas, pero yo os propongo otra cuestión: ¿Qué os parece cultivar las emociones agradables?.

Un día cualquiera de vuestra vida, hoy mismo por ejemplo, contabilizar y comentarme cuántas de las frases que decís a las personas con las que os relacionáis informan de algo negativo de ellas y cuántas de algo positivo. ¿Se dan en la misma proporción?. Cuando lo he comentado este tema a mis alumnos estos han afirmado que no, que se informa más de lo negativo que de lo positivo. ¿Estáis de acuerdo?.

  

Todos necesitamos oír algo positivo de nosotros mismos, por mucho que sea evidente lo que nos digan: “buen trabajo”, “ha sido todo un placer hablar contigo”, “gracias”, “estoy orgulloso de ti”, “te quiero”…; son frases y palabras en peligro de extinción, y realmente son las que nos ayudan a seguir adelante, a motivarnos, a valorarnos a nosotros mismos y a los demás,… (Siempre y cuando sean de verdad).

¿Qué pasa con los niños y niñas que están creciendo, que están aprendiendo y que necesitan más que nunca esos reconocimientos para un buen desarrollo como personas y un buen aprendizaje y motivación? No deis por hecho que por que el otro sepa (o creamos que sabe) qué opinión tenemos de ella o sea evidente (según nosotros) no hace falta decirlo. Si un niño SOLO recibe frases como: “has hecho mal este ejercicio”, “has suspendido”,… ¿no creéis que podrá pensar: “no hago nada bien”?. ¿Dónde encuentra la motivación? Tan importante puede ser decir lo malo que decir lo bueno.

Reflexionar también sobre qué sentís cuando os dicen algo positivo. No estamos acostumbrados o educados a recibirlas y pensamos que algo tiene que haber detrás (“qué querrá”, “a ver que me pide ahora”,…). Son pocas las veces que lo oímos y parece que los acompañamos de “peros”.

Probar a decir cosas positivas y a no cuestionar las que os digan. ¡A ver qué pasa!

10 pensamientos en “Cultivar las emociones positivas

  1. Rogelio

    Cómo te agradezco, de verdad, el que expongas algo sobre emociones positivas. Tengo entendido que la educación emocional está fundamentada en percibir, comprender y regular las emociones, sobre todo las negativas, y potenciar, generar, disfrutar de laS emocioes positivas. Creo que en nuestro mundo las emocines negativas vienen solas, se estudian, se padecen… pero las positivas son mucho más difíciles de disfrutar, de que se estudien y se enseñe a generarlas y disfrutarlas. Tengo además entendido que son muy BUENAS PARA LA SALUD.Así que estoy contigo…¡¡¡¡QUE VIVAN LAS EMOCIONES POSITIVAS!!!! amor, optimismo, alegría, gozo, disfrute, confianza, tranquilidad, satisfacción, amistad, cariño… y que siga la lista. ¡¡¡Que todos tengáis un buen día!!!

    Responder
  2. Karmele

    Este año mi hijo el pequeño se ha ido a estudiar fuera y nos hemos quedado mi marido y yo solos en casa, tengo una amiga, que continuamente me dice para darme animo, que menuda suerte tenemos, que otra vez como novios, siempre ve las cosas positivas en todas las situaciones y al leer este artículo, me he acordado de ella, porque siempre me recuerda, que como a mi, hay mucha gente que le gusta dar todo lo bueno, que tiene en su interior y por eso también tenemos que aprender a recibir con una buena sonrisa todo lo bueno que nos quieren transmitir.

    Responder
  3. Ígor

    Yo suelo utilizar el por favor y el gracias siempre que tengo que pedir algo a alguien o lo recibo. Y resulta curioso ver como en ciertos círculos ni se espera , y muchas veces no se sabe aué hacer con eso. El propio lenguaje nos aleja cada día un poco más, nos estammos acostumbrando al individualismo y la autorregulación mal entendida en términos de “yo solito tengo que poder”. Y resulta igualmente curioso que precisamente el mecanismo milenario que los mamíferos hemos desarrollado y que nos hace ser los más numerosos tras los insectos en el planeta: la capacidad de asociarnos, sea de nuevo la forma de afrontar los estresores de la vida moderna.

    Responder
  4. Rosa.

    Coincido con la autora del artículo y los comentarios anteriores en que no sólo vivir emociones positivas, sino generarlas es saludable. Por otro lado, cuidar de nuestro lenguaje verbal y no verbal es importante, pero también de nuestros pensamientos, sentimientos. Me quedo,además con la idea final que comenta Ígor. Relacionarnos desde experiencias positivas puede ser un una oportunidad para lograr concordia y satisfacción personal.

    Responder
  5. Jon

    Sí! tenemos que cuidar y generar ese vocabulario y ese lenguaje no verbal, para fomentar y engrandecer las emociones positivas. Estoy muy cansado que cuando estás con otras personas rara vez escucho un: “Me va genial”, “Estoy satisfecho”… parece como una actitud chulesca… Por el contari escucho a menudo: “El trabajo me va a matar”, “Tengo mal día” “todo me sale mal”… No nos damos cuenta que la emoción es como la gripe, se contagia sin querer y fácilmente, entonces… VAMOS A FOMENTAR LA ALEGRIA, EL BUEN HUMOR, EL AMOR,…

    Responder
  6. Aitziber

    Me parece importante además, a la hora de relacionarnos con los demás, el riesgo de caer en la “profecía autocumplida”. Es decir, terminar confirmando mis propias expectativas. Así, si pensamos que alguien nos caerá mal, y le comunicamos (verbal o no verbalmente) lo que sentimos, en lugar de centrar nuestra atención en sus cualidades positivas, es porbable que la persona lo reciba, actúe en consecuencia y terminaremos confirmando nuestras creencias. Creo que para generar cambios a este respecto, tendríamos, primero, que estar dispuestos a sorprendernos y a aceptar que las cosas no son siempre como esperamos. ¡Gracias!

    Responder
  7. natasha korsun

    hace un mes que tengo una pierna enyesada y el no poder moverme ha generado en mi infinidades de “emociones negativas”. Al leer este comentario me doy cuenta de la importancia de cambiar dichas emociones por otras mas adaptativas y que hacen que los que me rodean se sientan a gusto conmigo a pesar de mi condicion. el repartir mala onda aleja a quienes estan a mi lado, el dar alegria, amor, risas, etc..atraenn a mas personas.

    Responder
  8. Jazmín

    Tengo 22 años actualmente y quisiera que un psicólogo me dé una crítica respecto a algo que me sucedió. Dada la edad de 18 años aproximadamente comencé un tórrido romance con una persona 15 años mayor a mí…. pasaron muchas cosas, con el tiempo descubrío que está casado pero igual continué con él porque me sentía enamorada,aún lo siento así. Sólo que desde que aborté las cosas cambiaron… ya la relación no fue igual y decidí dejarlo esta vez… pero en serio. Tan en serio que preferí refugiarme en brazos de otra persona que recién conocí, y que me trata bien y hasta me propone formar una familia… Sólo que yo no me saco ni de la mente ni del corazón al hombre que fue el padre de un angelito que no pudo nacer…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>