Acompañar en la muerte de un hijo.

  • Menéame0

Estoy viviendo una de las experiencias más duras que recuerdo pero que no me dejará una mala huella, es más, la siento como un regalo.

Xabat nació hace poco más de seis meses, junto con su melliza Aintzira. Sus padres, Iñaki y Nerea, son unos buenos amigos míos. Xabat nació con una cardiopatía congénita. Sus padres únicamente se lo dijeron a sus respectivos padres y hermanos. Los demás sólo veíamos que Xabat tenía una manita con tres dedos nada más, que lloraba mucho, que estaba siempre en brazos de sus padres, que le costaba comer… No podíamos sospechar todo lo que había detrás. En más de una ocasión sus padres han oído cosas como: “le vais a malcriar teniéndole todo el rato en brazos” ante las que no cabía otra cosa que un suspiro y un pensamiento: “si tú supieras…”.

El día 11, martes, antes de que Xabat ingresara estuve con él y sus padres. Son de fuera y les había ofrecido mi casa. Sabíamos que existían riesgos, pero todo era esperanza, planes para cuando se recuperara, alivio porque iba a mejorar mucho, “será otro niño” les habían dicho…

El miércoles fue un día duro. “La intervención es un éxito en el 95% de las ocasiones” les comentó el cirujano. La operación fue larga, pero salió bien a pesar de algunas complicaciones. La madre me llamó emocionada e ilusionada, al igual que hizo con toda la familia que estaba viviendo la situación en la distancia. Pero en unas horas el estado de Xabat se complicó. Le tuvieron que volver a intervenir. Y esos padres estaban solos, con la única compañía de mi cuñado que es médico, en la UCIP viendo entrar y salir gente, prisas, gestos de preocupación, palabras extrañas, papeles que firmar… Y todo el día sin poder ver a su hijo hasta las 22.00. Cuando les fui a buscar para venir a casa ninguno de los tres teníamos palabras, compartíamos lágrimas, y queríamos creer que las horas que llevaba estable eran un buen síntoma. Pasamos la noche pendientes del teléfono. Fue eterna. Si sonaba sabíamos lo que significaba…

El jueves por la mañana la situación se agravó y a las 15.15 murió. Cuando recibí la temida llamada de Nerea no sabía qué hacer ni qué decir. Cuando llegué al hospital estaban ellos solos con mi cuñado el médico en una sala. Las lágrimas y los abrazos es lo único que me salía. Ellos estaban perplejos y desconsolados. Yo tenía un batiburrillo de emociones y pensamientos: rabia porque es antinatural que se muera un hijo antes que un padre, porque parece injusto que se muera un niño tan pequeño; tristeza por Xabat, por sus padres, por sus hermanos; dolor, porque como madre me cuesta imaginar que pueda haber un dolor más intenso que el de la pérdida de un hijo; desconcierto porque parecía que en el hospital a nadie le importaban ya esos padres… No podía dejar de pensar tampoco en todo el personal sanitario. Por un lado parecen estar al margen del sufrimiento personal de la familia, pero por otro lado no tienen otro remedio que no implicarse demasiado porque no sería soportable tanto dolor, tantas personas con historias difíciles, tanta cercanía a la muerte.

Y ahora sólo cabe acompañar a esa familia en el duelo, recorrer con ellos el difícil camino de la aceptación de la situación y el de la recuperación de la ilusión.

Siempre veré tu última sonrisa… Hasta la vista Xabat. Gracias Iñaki y Nerea por dejarme estar con vosotros en estos momentos.

DECÁLOGO PARA EL ACOMPAÑANTE [Adaptado de PANGRAZZI. Arnaldo (2004): La pérdida de un ser querido. Un viaje dentro de la vida. San Pablo: Madrid]

  1. Familiarizarse con el proceso de duelo. El miedo obstaculiza el crecimiento humano porque nos lleva a evitar situaciones que ponen de manifiesto nuestra desazón y vulnerabilidad. La superación va ligada a la disposición a acercarse al dolor y familiarizarse con el proceso de duelo.
  2. Evitar frase hechas. La incomodidad ente el duelo ajeno nos puede llevar a recurrir a expresiones tópicas que no ayudan y pueden herir o desconcertar ["Mejor así", "Trata de olvidar", "Dios lo ha querido"...]
  3. Dar lugar a los desahogos. La persona en duelo lo que más necesita son amigos comprensivos que sepan dar lugar al que sufre, que no busquen ser protagonistas y que escuchen.
  4. Valorar la presencia. La presencia es don, incluso en el silencio. Muestra cercanía cuando faltan las palabras.
  5. Mantener los contactos. Muchas veces una vez pasado el funeral se acaba la solidaridad. En las semanas siguientes es cuando más se agudiza el vacío y cuando más necesidad hay de apoyo y de proximidad humana.
  6. Cultivar los recuerdos. Recordar a la persona amada es un consuelo para los supervivientes, da significado a su relación, a su dolor, es terapéutico.
  7. Estimular a elegir. Toda elección es un progreso. El que ayuda a elegir permite al misterio de la vida que siga desvelándose.
  8. Respetar la diversidad de reacciones. El duelo es una experiencia universal pero que se vive de modo muy personal. Las reacciones ante él son múltiples. Un acompañamiento eficaz requiere respetar dos condiciones básicas: 1) cada cual recorre su camino para la aceptación; 2) cada uno marcha a su velocidad.
  9. Ser símbolos de esperanza. Ser símbolo de esperanza supone ayudar a quien está de luto a desasirse progresivamente de los apegos del pasado para mirar hacia el futuro.
  10. Movilizar los recursos comunitarios. La responsabilidad de asistir a quien está de duelo no debe recaer sólo en los familiares o amigos, debe implicar a todo el tejido comunitario.

13 pensamientos en “Acompañar en la muerte de un hijo.

  1. Rogelio Fernández

    Poco que decir y mucho que compartir contigo. Terminabas el post dando las gracias a tus amigos por haberte dejado compartir su dolor con ellos. Esa misma gratitud es la que te manifiesto por dejarnos compartir tu experiencia con nosotros y ese maravilloso decálogo que nos brindas. Iñaki y Nerea pueden estar contentos, y dicho esto con todo el respeto a su dolor, de teneros como amigos, lo mismo que lo estoy yo de tenerte siempre cerca… como te decía al principio “poco más que decir”, salvo que Dios tenga en su gloria a Xabat y que, siguiendo a Pangrazzi en su última recomendación, que todos vosotros sepáis que os acompañamos en el sentimiento. Un fuerte abrazo desde una profunda tristeza…

    Responder
  2. Endeèr

    Hace no tanto tiempo se utilizaba una expresión que pretendía ser de alivio ante las muertes de seres queridos. Se decía “Te acompaño en el sentimiento”. En estos momentos no hay más que hacer, los consejos no valen, nadie está en su piel, los ánimos no se escuchan por ser una ofensa, la luz sólo se ve a ratos y mañana es aún ayer y lo será durante un tiempo. Sólo espero que Aintzira pueda sentir los latidos de un corazón lo más dispuesto posible y lo antes posible…posible. Un fuerte abrazo.

    Responder
  3. xurdana

    se que nada de lo que te diga puede ayudar a mitigar el sufrimiento, por eso quiero aprovechar este medio (blog, internet,…) para decicarte una palabras que tienen en el fin de llegar a tí y abrazarte, que es lo unico que querría hacer si estuviera fisicamente a tu lado. un abrazo en la distancia

    Responder
  4. Jon

    Ante un estado emocional tan dificil de afrontar, sólo espero que logreis juntar las fuerzas necesarias para poder hacer frente a semejante acontecimiento. Para ello, la fuerza de la amistad y de la familia será el aliado necesario. Un beso muy fuerte Arantza, estamos a tu lado para l que necesiteis. Animo!

    Responder
  5. Edu J.

    Acabo de leer el post y simplemente quería madarte un abrazo enorme en estos momentos tan difíciles. ¡Gracias por compartir tus sentimientos con nosotros!¡Mucho ánimo!

    Responder
  6. pena.rosalia

    Llegue a través de ti y tu familia el apoyo que Iñaki y Nerea necesitan en estas horas de dolor. Gracias, por compartir esa experiencia, me ha llegado hondo.
    Un cálido abrazo,

    Responder
  7. anita gordils

    hola buscando grupos de apoyo en perdida de un hijo, me consegui con este blog, no he sufrido alguna perdida gracias a Dios, soy cristiana desde hace 5 anhos, y tengo unos amigos que acaban de perder a su hijo de 20 anhos, fue absurdamente asesinado, ellos son cristianos su hijo recibio a Cristo un anho atras, ellos estan muy dolidos, pero logre ver en ellos cierta paz, hablando hoy con ellos me comentaban que querian encontrar un grupo de apoyo como padres para poder sobrellevar esta perdida…
    lei su relato querida amiga, y me siento muy conmovida, soy de mucho hablar pero en situaciones como esta entiendo que las palabras sobran y que debemos simplemente estar en este momento tan doloroso y permitir a los dolientes expresar su dolor, nadie puede entender ese dolor sin haber pasado por ello, y esas expresiones de sentido pesame y entiendo por lo que esta pasando, siempre he creido que estan de mas…una vez lei que alguien preguntaba cual era la parte mas importante del cuerpo humano, y despues de tanto ponernos a pensar y de diferentes respuestas esa persona concluyo que la parte del cuerpo humano mas importante era el hombro…
    no hay nada mas consolador aparte de nuestro Dios en un momento de dificultad que recostar nuestro rostro lleno de lagrimas en el hombro de alguien…aca les dejo estas humildes letras y les pido un favorcito vivo en dallas texas, si saben de algun programa, asociacion o grupo por estos lares donde se pueda ayudar a padres con perdida de hijos, indiquenmelo por este medio…gracias e infinitas bendiciones…(=

    Responder
  8. merce castro

    CONFIAR EN QUE TODO PASA

    Durante el duelo hay días negros, muy negros. Son días de angustia, de desgarradora locura. Días en los que lo que habíamos logrado se disuelve y se convierte en nada. El dolor es intenso y estamos agotados, profundamente agotados. Cuando yo me encontraba así, recurría a dos cosas: una, pedir ayuda “a los de arriba”, así nombro yo a los seres de luz que nos guían. Otros les llaman ángeles, insconsciente, maestro interior, fuerza superior… El nombre es lo de menos. Yo no podía con mi alma y me entregaba a ellos, les pedía energía, claridad, luz.

    La otra cosa era confiar en que todo pasa. Porque todo pasa, lo terriblemente malo y lo bueno, todo pasa. Se trata de resistir hasta que la niebla se desvanece y despacio, muy despacio volvemos a la vida. http://www.comoafrontarlamuertedeunhijo.blogspot.com

    Responder
  9. Enhashsmany

    Hi everyone

    getting higher PageRank is one of the good ways to get high organic rankings.

    It can make the difference whether your website is in the black and producing hourly profits, or a total worthless waste of pixel space

    If it doesn’t, who cares, for you will have Google-Proofed your site against any sudden drop in your site’s PR rankings and broadened the reach of your site by using the high PR of other sites on the Web.

    Here’s what you can do to lessen the impact of a sudden drop of the almighty Google PageRank.

    This compnaywill help you

    Responder
  10. yuriq

    Espero que el consuelo de el Espiritu de nuestro Dios los llene y que tengan la seguridad que su hijo esta esperandolos en la presencia de nuestro padre. Como humanos no podemos evitar sentir dolor, ni Jesus que es uno con Dios pudo evitar sentirlo,al perder un ser amado. Pero en su gran misericordia nos da consuelo y paz para seguir adelant. Que Dios Los Bendiga.

    Responder
  11. CAROLINA AGUIRRE LEON

    EL PROCESO DE LA PERDIDA ES MUY LARGO. YO ESTOY PASANDO POR LO MISMO MI HIJO DE 5 AÑOS FALLECIO EN QUIROFANO. NACIO CON MALFORMACIONES CONGENITAS EN EL CORAZON. SU AUSENCIA CADA DIA ES MAS AGOBIANTE, NO HAY FORMA DE SUPERARLO, NO LOGRAS ENTENDER POR UNA VIDA QUE EMPIEZA A VIVIR TIENE QUE MORIR. ES TAN POCO EL TIEMPO QUE DURO LA DICHA DE TENERLO ENTRE NOSOTROS. TE ENTIENDO Y CREEME ES MUY DURO. SOLO NOS QUEDA LA ESPERANZA DE VERLO AL FINAL DE NUESTROS CAMINOS.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>