Prevenir la violencia: Enseñar a convivir en las aulas

  • Menéame0

La conviencia escolar es un reflejo de la convivencia ciudadana. La forma que el alumnado percibe la convivencia escolar genera modelos de comportamiento que se transfieren a la convivencia ciudadana. Es por ello que los sistemas educativos se convierten en elemento esencial para la convivencia en democracia y en consecuencia para la prevención de la violencia.

Aunque los estudios sobre la violencia escolar señalan que, afortunadamente, en nuestro país no tiene una incidencia frecuente y realmente preocupante, hemos vivido lo sucedido con Jokin y vivimos a diario en mayor o menor medida las situaciones de conflicto, indisciplina, acoso, comportamientos disruptivos, peleas, violencia diversa, etc. Y hemos podido observar a su vez la escalada creciente de actos violentos que se observa en otros países. Es por ello necesario adquirir desde la escuela un compromiso especial para luchar contra todo tipo de violencia, invertir esfuerzos en la prevención de la violencia escolar y en la mejora de la convivencia escolar.

Otra cosa que nos preocupa al profesorado es un conjunto de comportamientos que no se pueden considerar como violencia pero sí están relacionados con problemas de convivencia en el aula y suponen una especie de “música de fondo” de actos violentos, los denominados comportamientos disruptivos como la falta de respeto, boicot permanente, falta de puntualidad, provocaciones, comentarios hirientes, insultos, robos, desafíos, etc.

En estas líneas y tal y como recoje el informe Delors (1996) uno de los principales retos de la educación actual es aprender a convivir con los demás. En consecuencia si el objetivo para los sistemas educativos actuales es la convivencia… a convivir se aprende o dicho en otras palabras, hay que enseñar y aprender a convivir.

Para ello, la convivencia exige un proceso de enseñanza-aprendizaje de una serie de competencias personales y sociales, las cuales no vienen dadas por la naturaleza, sino que hay que adquirirlas a través de la educación. Esta serie de competencias necesarias para la convivencia, son las denominadas competencias emocionales, tales como, la conciencia emocional también relacionada con la conciencia moral, regulación emocional, asertividad, autonomía emocional, empatía, escuha activa, etc.

En esta labor educativa, la alfabetización emocional, educar las competencias emocionales, se convierte en un aspecto esencial que debe ser compartido por la comunidad educativa (administración, familia y personal docente y no docente). Para ello la planificación y desarrollo de programas en educación emocional se presenta como una herramienta eficaz de prevención primaria de la violencia y por consecuencia de la mejora de la conviencia escolar, y por tanto del clima escolar y del clima del aula.

En conclusión, la educación debe transmitir los valores que hacen posible la vida en sociedad, singularmente las competencias personales y sociales para la convivencia democrática y el respeto mutuo.

¿La alfabetización escolar puede ser una de las herramienta necesarias para que vivamos en paz?

9 pensamientos en “Prevenir la violencia: Enseñar a convivir en las aulas

  1. Arantza Echaniz

    Creo la base para conseguir lo que señalas es enseñar y aprender a vivir con uno mismo primero. Mientras uno no se sienta a gusto consigo mismo, no se mire con objetividad pero también con cariño, no se respete y valore dificilmente lo va a hacer con los demás. Y en esto muchas veces los padres y madres también tenemos nuestra gran responsabilidad porque no ayudamos a nuestros hijos e hijas a quererse a sí mismos y a los demás. Cuantas veces les hacemos comentarios despectivos e incluso ofensivos…

    Responder
  2. Ángel Parra Moreno

    Enseñar a convivir en las aulas es una de las claves fundamentales para resolver los conflictos tanto personales como intra e interpersonales. Esto es muy importante, pero no debemos olvidar nunca lo importante que es ayudar al niño o a la niña a vivir y a cambiar -en la medida de lo posible- el entorno donde le ha “tocado” vivir. Si no somos capaces de motivar suficientemente al alumno para aceptar y cambiar ese entorno -en muchas ocasiones hostil- difícilmente les enseñaremos a aprender a vivir a gusto con uno mismo y a compartir su realidad social y personal con los demás. Ya hace unos años que dejé las aulas, pero por lo que leo y oigo, la participación activa de todos los estamentos sociales en el hecho educativo -y de una manera especial, el del niño o niña- deja mucho que desear. ¿Dónde han quedado nuestras movidas para que los consejos escolares fueran una pieza clave y activa de la escuela? ¿Cuál es el grado de participación de los alumnos/as en su desarrollo educativo? ¿A qué se está reduciendo la participación de los padres en la mayoría de los centros? Está bien, yo diría que muy bien LUCHAR POR DEMOCRATIZAR la enseñanza, pero esta no es una reivindicación para un momento sino para toda la vida, ya como tal hay que revisarlar y potenciarla día a día. La educación debe estar en continua revisión, en continuo cambio, yo díría más, debería ir por delante de la política y de las políticas económicas. La crisis que estamos viviendo a nivel mundial debería ser un fuerte acicate para revisar en profundidad sobre cuál es o debería ser el papel de la educación en la vida de cada uno de los individuos humanos. Debemos comprometernos para que una educación en paz, en igualdad, en asertividad, en autoestima, en escucha activa, en transformación de conflictos, en inteligencia emocional…sea posible en todos y cada uno de los individuos que poblamos este Planeta. ¿Una utopía más? Sin duda. ¿Y qué es si no una verdadera educacióN? …Jon, y resto de blogsros. Un abrazo. Que sigáis poniendo esa gota positiva en vuestro permanente acto educativo. ¡Hasta pronto!

    Responder
  3. ADRIANA MENDOZA

    acurdo con lo ntes mencinado, pero que pasa entre nosotros los docentes que estams teniendo tanto nivel de agresividad entre nosotros.? Que podemos enseñar de valores cuando no losprscticamos y en lugar de entender la postura o idea del otro y respetarla como tal no posicionamos en la vereda de enfrente y atacamos con toda la artilleria para hacerlo desaparecer d su cargo,Debemos comenzar primero por esta situación para luego poder trabajr con nuestros niños, jovenes y adultos a los que tambien formamos comodocentes.

    Responder
  4. Pingback: Inteligencia Emocional » Menos mal que te aprecio

  5. emy...

    yo creo q la violencia escolar es algo muy malo para nuestra sociedad , en mi colegio diariamente hay peleas entre alumnos x cualquier boludes , siento q el mundo se derrumba…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>