Inteligencia emocional

¿Odias a alguien? Seguro que no te lo mereces…

La persona que en su corazón guarda odio esta incapacitada para ser feliz hasta que dentro de su corazón no se produzca el milagro del perdón“. Esta emoción debe cambiar, no solo pensando en la persona que te la ha producido, sino pensando egoístamente por ti mismo. Tienes derecho a ser feliz y no te mereces sentirte triste y asqueado a causa de alguien.

Te aconsejo que escribas una carta a la persona que te ha producido ese sentimiento y le expreses todo el dolor, el sentimiento  que te ha ocasionado.

Una vez que la escribas, imagínate que esa personas a recibido de verdad esa carta. Dite a ti mismo el odio que sentía lo he sacado fuera y se va a quedar en ese papel, nunca jamás va a volver a entrar dentro de mí“.

Quema la carta y observa como se consume, el odio se convierte en humo y observa como la llama viva de ese papel se va convirtiendo en perdón y en amor hacia ti mismo.

No olvides nunca que a partir de ese instante has perdonado, y gasta energía en ello, cultivando en tu vida emociones como ilusión, esperanza, alegría, humor… te las mereces, te pertenecen y te están esperando desde hace mucho tiempo. ¡DISFRUTALAS!

¿Crees que el sentimiento de odio puede afectar a tus emociones?

3 pensamientos sobre “¿Odias a alguien? Seguro que no te lo mereces…

  1. cesar

    la verdad es que si cuando odiamos no nos damos la oportunidad de tener buenas relaciones con los demas el odio que tengamos hacia alguien se vera reflejado en nuestra forma de interactuar con los demas afectndo nusteras relaciones interpersonales,nuestras emociones como la alegria se dificultara tenerla ya que el odio que sentimos se vuelve una carta

  2. Fco. Javier Bárez Cambronero

    E incluso el odio nos hace “ciegos”.
    No nos permite ver a los demás, ni a nosotros mismos, de forma positiva, no nos permite disfrutar de los momentos de la vida de forma positiva, anula el buen humor.
    Porque el odio es una emoción (llega hasta ser un estado de ánimo en algunas personas)tan fuerte que aunque sólo odiemos a una persona, es suficiente para que vaya impregnándolo todo con su tinte oscuro. Odio, frustración, ira, violencia, agresión,….escalada fatal.Y mientras esto ocurre pasa la vida sin disfrutarla, y ¿para qué nos sirve el odio en la tumba?
    Un abrazo José Antonio

  3. Juan

    Según el profesor Carlos Castilla del Pino; el odio no tiene porque ser un sentimiento malo. Y pone como ejemplo, que él en su época odiaba a Franco; y esto le sirvió como motivación para ser mejor en lo laboral y personal ya que luchaba por llevar la democracia al país en el que vivia.
    En el extremo opuesto, se encuentra Nelson Mandela, que fué recluido durante varias decadas en prisión, por su manifiesta oposición al regímen político del Apartheid e su país. Sin embargo al llegar a Presidente sentó a su lado al juez y fiscal que lo juzgaron, y también a sus carceleros; practicando la política del perdón y la reconciliación.
    Es verdad que son situaciones diferentes, pero el resultado final és el mismo el respeto a las libertades y los derechos humanos.

    Salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *