Inteligencia emocional

El camino de la plenitud

En las últimas semanas han sido varios los momentos en los que me he encontrado con una pregunta y una reflexión, de una profundidad asombrosa. ¿Qué te mueve? ¿Qué te ilusiona?

Recientemente Pablo Cueva publicaba en este blog una entrada sobre la ilusión que me hizo reflexionar sobre la capacidad de movilizar energía de esta emoción.  Esta misma semana Cristina Zurita en la Jornada organizada por Innobasque y el Consorcio de Inteligencia Emocional dentro de los Martes de Innobasque, volvía a lanzar la pregunta: ¿Qué te mueve? y añadía otro matiz importante, ¿Qué te conmueve?  Llevándonos a un terreno más vinculado al sentir emocional.

Estas preguntas nos trasladan directamente a bucear en nosotros mismos, y tratar de encontrar los elementos que nos motivan y nos dan esa energía que necesitaandrée et playmobil 003mos diariamente para afrontar los retos del día a día.  Esos elementos que sirven de motor, de impulso;  que hacen que creamos que merece la pena; que al imaginarlos se nos dibuja una sonrisa en la cara y se nos active el cuerpo; esos momentos en los que las personas Resuenan.  Desde el  enfoque del coaching cuando a una persona le “Resuena” algo quiere decir que le llega, significa algo para él/ella, tiene importancia, le hace vibrar.

Pero en muchas ocasiones renunciamos a alcanzar eso que nos gustaría por diferentes motivos. Buscamos justificaciones racionales para acallar ese impulso emocional,  que cuando lo contrastamos con la realidad y la racionalidad de los hechos, hace que se diluya y se convierta en imposible.  En muchas ocasiones tomamos decisiones basándonos en lo  que otros quieren, o en lo que  será más sencillo, o en lo que cause menos incomodidad en ese momento. Nos han enseñado a vivir dentro de una caja de aquello que creemos que podemos tener y de aquello que ya sabemos. Nos conformamos con lo que  tenemos y renunciamos a nuestros sueños

Es necesario hacer un acto de valentía para poder recorrer ese camino orientado a nuestros sueños. Elegir vivir nuestra vida, con coherencia, integridad, con plenitud. Recientemente leía una entrevista a  Pablo d’Ors , sacerdote y escritor que decía “ Creo que es un error buscar la felicidad, y ello porque la solemos identificar con el bienestar. Lo que más bien deberíamos buscar –al menos, es lo que yo busco– es la plenitud, que es distinto, y que significa vivir intensamente aquello que te toca vivir”

La plenitud, es vivir en coherencia con tus valores, con lo que es importante para ti, con lo que tú deseas alcanzar, pese a las dificultades o circunstancias. La plenitud es conectar con eso que te mueve, que te ilusiona.

Permitámonos soñar, ilusionarnos,  creer que es posible, sintámoslo y veréis como encontramos  la energía necesaria para transitar el camino.

 ¿Creéis que es posible transitar por el camino de los sueños y las ilusiones? ¿Os atrevéis a hacerlo?

4 pensamientos sobre “El camino de la plenitud

  1. Iñaki Pérez

    Sin duda, Roberto.
    Caso que no nos queda otra, transitar por las ilusiones personales y por las colectivas, aunar ilusiones y trabajar por ellas, es probablemente lo que da sentido a la búsqueda de la “plenitud”, más allá del bienestar de la felicidad.
    Gracias por tu post.
    Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *