Inteligencia emocional

Conflictos e inteligencia emocional

Discusion

Conflictos

No es la primera vez que se habla de conflictos en este blog, pero es que realmente cada día soy más consciente de la importancia de las habilidades socio emocionales para poder afrontar el desgaste que supone el enfrentarse a situaciones de conflicto.

Podemos definir el conflicto interpersonal como una situación de desacuerdo, entre dos o más personas, en la que cada una de las partes tiene intereses o posiciones contrapuestas.

Es de todos sabido, que los conflictos son inherentes a las relaciones interpersonales, y que en todos los ámbitos de nuestra vida nos encontramos con situaciones en las que se producen discrepancias en ideas, opiniones, criterios…etc. Ahora bien, la forma de afrontar (o no) los mismos es la que marca la diferencia en la percepción que tenemos del conflicto y vivencia que tenemos, y nuestra tendencia a comportarnos ante los mismos.

Si los conflictos no se afrontan o se afrontan mal, pueden producir sentimientos negativos de ansiedad, impotencia, confusión, soledad, enfado o resentimiento; conductas contraproducentes como: agresividad o violencia; inhibición, aislamiento o postergación; pérdida o deterioro de relaciones importantes; reducción de oportunidades e, incluso, problemas de salud debidos al estrés.

No voy a entrar en este post a realizar una descripción de los tipos de conflictos existentes, pero sí me gustaría hablar de algunas claves que considero imprescindible tener en cuenta a la hora de abordar los mismos, siguiendo un proceso que va desde las necesidades más básicas que tenemos los seres humanos, hasta lo que mostramos a los demás en forma de conducta visible.

  1. Necesidades

En una sociedad que ha superado los niveles básicos de la escala de necesidades que planteaba Maslow en su pirámide, toman más protagonismo las necesidades sociales. El reconocimiento, la valoración de las acciones o la pertenencia a un grupo son fuentes habituales de conflicto. En muchos casos, estos conflictos que vivimos diariamente tienen mucho que ver con la falta de autoestima que padecemos.

  1. Percepción

La percepción es el primer paso del pensamiento, por el cual se traduce el caos exterior a palabras o a símbolos que pueden ser entendidos por nosotros mismos. El problema de la percepción viene dado, por constituir una interpretación muy personal de la realidad.

En la formación de los conflictos existen muy pocos hechos objetivos. El resto de la narrativa es una construcción personal que cada individuo realiza, es su versión de los hechos y por lo tanto en un conflicto en el que intervienen varias personas siempre es una visión parcial.

  1. Comunicación 

La forma en que decimos algo, provoca en el que escucha una respuesta particular. El lenguaje que utilizamos habitualmente se caracteriza por utilizar juicios y justificaciones. El lenguaje que debemos comenzar a acostumbrarnos a utilizar para resolver conflictos debe ser descriptivo y más basado en hechos. (Filley 1989)

  1. Pensamientos y creencias

Los pensamientos suponen la elaboración de los mensajes tanto verbales como no verbales que recibimos y la integración de los mismos con nuestro sistema de creencias.

En este caso, las creencias relacionadas, por ejemplo, con la necesidad de derrotar a la otra parte, pueden dificultar la resolución del conflicto.

Pero además, en el origen del mismo, podemos encontrar ideas o creencias irracionales que lo generen o alimenten el conflicto (necesidad de caer bien a todo el mundo, necesidad de ser extremadamente competente en todo lo que se hace….)

  1. Actitud

Las actitudes que se observan en los conflictos suelen ser las de ganar-perder. El procedimiento para resolver problemas suele ser frustrante por ello es importante que ambas partes mantengan el objetivo de encontrar una solución mutuamente aceptable. Filley (1989) menciona algunas máximas para mantener esta actitud, como por ejemplo creer que se va a poder resolver y que es conveniente que se resuelva o creer que las diferencias de opinión son útiles.

  1. Comportamiento

El comportamiento observable se puede resumir en 5 estilos. Todos podemos manifestar alguno de ellos en algún momento, pero podemos decir, que utilizamos más unos que otros, y por lo tanto existe una tendencia de comportamiento.

  1. Competir. Lo que quiere es ganar a toda costa.
  2. Acomodarse. Prefiere ceder para mantener la armonía.
  3. Evitar. Evita el conflicto sin satisfacer sus intereses ni los de la otra parte.
  4. Negociar. Buscar el acuerdo cediendo algo cada parte.
  5. Cooperar. Trata de buscar el máximo beneficio para ambas partes.

¿Y tú que estilo de resolución de conflictos utilizas más habitualmente? ¿Creéis que el desarrollo de habilidades socioemocionales tiene que ve con la utilización de estrategias más adecuadas de resolución de conflictos?

Un pensamiento sobre “Conflictos e inteligencia emocional

  1. Pingback: Coaching de equipos e inteligencia socioemocional. Las relaciones. | El faro de las emociones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *