Inteligencia emocional

Indagación Apreciativa y Emociones Positivas

 

Hace unas semanas tuve la oportunidad de participar en un taller sobre Indagación Apreciativa, FullSizeRendercon Miriam Subirana, organizado por el Consorcio de Inteligencia Emocional. De un modo pausado, pero sin perder detalle, se fue avanzando en la descripción de conceptos e ideas que están detrás de este enfoque de intervención para el cambio y la transformación.

La Indagación Apreciativa nos hace situarnos en un plano completamente distinto al que estamos acostumbrados a la hora de afrontar este tipo de procesos  a nivel individual, de equipos u organizativos, ya que no saca de la situación actual o de los problemas a resolver y nos hace ir mucho más allá.

 

La Indagación Apreciativa nos aleja de los debates en donde el foco está en lo que debemos mejorar, de lo que está mal, de los problemas. ¿Cómo? Haciéndonos reflexionar sobre las fortalezas, sobre lo que sí funciona, sobre lo que nos motiva, lo que nos ilusiona, sobre lo que nos ha traído hasta aquí. Moviliza la energía positiva de lo que nos hace sentir bien, para construir a partir de ahí.  Se trata de sentir, de conectar con emociones, sentimientos, momentos donde hemos  sentido que las cosas fluían, que todo iba bien…y es necesario sentirlo de verdad, hacer el ejercicio de conectar con esos momentos, relajarse, dejarse ir…. y a partir de ahí, empezar a dialogar e indagar sobre lo que está presente en esos momentos, y hacen que tengan sentido para nosotros.   La palabra indagación, hace referencia a la búsqueda, a la  búsqueda de lo mejor de las personas y las organizaciones, y es importante tomar conciencia de lo que da sentido a nuestra vida, lo que es importante para nosotros, lo que nos conecta con lo mejor de nosotros mismos.

 

IMG_2930

Además, este enfoque conecta con otro elemento poco valorado en la cultura actual, como es la inspiración. La inspiración es el fundamento para la creatividad, la motivación, la alegría y todas las emociones que permiten avanzar y
desarrollarse. Implica que nos trasladamos y nos movemos hacia algo mejor, gracias a una visión que hace abrir puertas en nuestra mente.

La indagación apreciativa se basa en cinco principios originales:

 

  1. Principio construccionista, es decir, que con las palabras creamos mundos, y creamos nuestros destino según el enfoque de nuestros pensamientos.
  2. Principio de simultaneidad. Hace referencia a que a la vez que vamos preguntando e indagando, vamos generando un cambio. Son procesos simultáneos, no secuenciales.
  3. Principio Poético. Las organizaciones son como libros abiertos y aquello que busquemos será aquello que encontremos.
  4. Principio de la anticipación. Viene a decirnos que es más fácil avanzar movidos por una visión positiva del futuro, que por el miedo a lo que pudiera suceder. La imagen inspira la acción.
  5. Principio positivo. Ser conscientes de la utilidad de los sentimientos positivos. Las emociones positivas amplían los repertorios de pensamiento y acción de las personas y construyen recursos verdaderos.

 

Por último, otro de los aspectos centrales de la metodología radica en descubrir el núcleo positivo de los sistemas, ya que es lo que les de vida, su verdadera esencia positiva. Para ello, se trabaja da través de cinco fases que no son lineales, sino cíclicas.

  1. Definir. Seleccionar y definir el tema que se abordará a lo largo del proceso, planteado siempre en forma positiva.
  2. Descubrir. Identificar lo que da vida y apreciar lo mejor de “lo que es”. Par ello, se pueden identificar los momentos cumbre a nivel personal o de la organización, lo que posibilitó ese momento cumbre…etc.
  3. Soñar. Identificar “lo que podría ser”. En esta etapa se crea una visión compartida que marcará la dirección hacia la que dirigirse. Es una visión inspiradora que que invita a dar lo mejor de sí mismos y a ilusionarse con la misma.
  4. Diseño. En esta fase se define la estructura básica que permitirá que la visión se haga realidad. Se inicia el proceso necesario para concretar el ideal.
  5. Destino. Por último, en esta fase se establecen las bases de “lo que la organización será”, y cada cual asume responsabilidades específicas y compromisos concretos para realizar acciones.

 

Se trata en definitiva, de incorporar una mirada positiva e inspiradora que nos hace conectar con lo mejor de nosotros mismos o de las organizaciones, y que moviliza la energía, y nos conecta con las emociones que nos ayuden a impulsar los procesos que permitirá que las ideas se lleven a la acción.  

 

Y he de decir que realmente funciona!!!  ¿os atrevéis a probar?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *