Inteligencia emocional

Celebra la vida*

Un día como hoy, la vida y la muerte se encuentran…
Hoy ha sido un día muy peculiar, de esos que quedan grabados en la memoria y en el corazón.

Hoy al despertar, una de las primeras frases que se vinieron a mi mente fue “celebra la vida”. Es que hoy es el cumpleaños de una de las personas más divertidas que conozco, de esas que siempre tienen el don de poder sacarte una sonrisa.
Hoy, entonces, una de las primeras cosas que hice fue saludarla, y en ese saludo incluí un deseo: “Celebra la vida”.

Hoy también, cumpliría años una de las personas más importantes de mi vida, mi abuelo.
Un acontecimiento que se transforma en un recuerdo agridulce: celebrando los momentos felices vividos junto a él y añorando que ya no esté con nosotros después de tantos años y de haber luchado largo tiempo contra una dura enfermedad.

Y ya transcurridas las horas, hoy también, tomo conciencia de lo efímera y frágil que es la vida.
Hoy ha muerto una amiga de la que hace mucho tiempo no tenía noticias. Esta vez la muerte llegó de repente, sin esperarla…
0008PostIE_EiTB_CelebrarVida
Es curioso lo mucho que nos mueve y nos conmueve estos momentos, no entiendes las razones que se esconden tras este tipo de sucesos. De repente, sin más, una vida se apaga… (y deseo que llegue el momento en que su recuerdo ilumine la vida de su familia, como si fuera una estrella).

Cuando la muerte toca de golpe la puerta de alguien cercano, te vuelven a la cabeza reflexiones, preguntas de las que no siempre es fácil encontrar una respuesta:
¿Qué estoy haciendo con mi vida?
¿Celebro y aprovecho cada momento?
¿Cuál es el sentido de trascendencia que doy a mi vida?

La vida es frágil, es breve, pero a su vez, es bella y maravillosa.

Hace poco, encontré una viñeta de Snoopy, en ella, su amigo Charly le dice:
– “Un día nos vamos a morir Snoopy”
A lo que el sabio perrito responde:
– “Cierto Charly, pero los otros días no”

Deseo que esos otros días (los tuyos, los míos, los de todos…) sean vividos con plenitud, que puedan saborearse los minutos y las horas, que pueda trascender nuestra existencia en el recuerdo de quienes cruzaron por nuestro camino.
Al final de cuentas, “la muerte está tan segura de vencer que nos lleva toda una vida de ventaja”… El tema está en cómo la aprovechemos.
 
La vida es un regalo que merece ser honrado diariamente, y tú, y yo, y quienes estamos aquí debemos celebrarlo.

Hoy, 12 de enero de 2016, no puedo decir “Todo Bien”. Hoy dejo entrar a la tristeza, pero también quiero dejar un espacio que me permita celebrar y agradecer los momentos vividos con aquellos que ya no están, y sin olvidar también, a aquellas personas con quienes hoy tengo la fortuna de poder seguir creando nuevos recuerdos, compartiendo y abriendo nuevos caminos…
…..

Mientras termino de escribir este post, ha pasado ya casi un mes de ese día, ese que me movió y que aún me conmueve. Y me doy cuenta que, ese día tan particular con algunas luces y muchas sombras, me regaló un saludo de despedida en forma de deseo que utilizo desde entonces: “Que tengas un precioso día”.
Gracias Valeria, gracias abuelo… 

Y hoy, 4 de febrero de 2016, más que una pregunta, sólo me nace regalarte un deseo:
Que puedas, que te permitas, celebrar cada día la vida…
Y que tengas un precioso día

*Este poste fue publicado en este mismo blog el día 5 de febrero de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *