Inteligencia emocional

Prevención del maltrato entre iguales

Curso sobre PECI para Deusto Alumni

La vida en 2017 parece ir más deprisa que antes, como culmen de un proceso de aceleración que comenzó hace décadas. La velocidad nos permite recorrer grandes distancias en menos tiempo, pero no es el único efecto que tiene. La prisa no permite que reparemos en muchos de los detalles del paisaje por el que viajamos. Esto me lleva a pensar que en una sociedad acelerada nos centramos más en los problemas urgentes que requieren respuestas rápidas que en los importantes que necesitan sosiego, consenso y tiempo.

Cuando hace casi dos años varios compañeros del CIE (Juan Angel Anta e Igor Cortón) nos juntamos para hablar de una preocupación compartida en relación al bulling o maltrato en menores, sabíamos que existen protocolos de actuación bien construidos que aplicar cuando se detectan casos de maltrato en la escuela. Pero pronto nos dimos cuenta que era poco el esfuerzo que se estaba dirigiendo hacia la prevención de esas situaciones. Además de la velocidad nuestra sociedad se caracteriza por una sobreestimulación. La información corre más que nosotros y termina resultando muy difícil estar al día. Eso hace que el abordaje informativo de un problema como el del maltrato se quede, la mayor parte de las veces, en el testimonio de las víctimas. Velocidad e información explican que nos dediquemos a lo urgente y no tanto a lo importante.

 

PROPUESTAS DESDE LA EDUCACIÓN EMOCIONAL.

La conversaciones entre Juanan, Igor y yo dieron lugar a un programa que llamamos PECI y que plantea algunas propuestas para la prevención del maltrato entre iguales.

Lectura emocional de los conflictos cotidianos. La violencia forma parte de la vida y, por ello, del aprendizaje. Los conflictos son el modo de aprender cómo resolver nuestras diferencias y, también, de prevenir las conductas de maltrato. El problema es que tenemos una tolerancia alta al maltrato entre iguales, entendiendo que cierta ley de la selva es un contexto educativo en el que todos hemos crecido. El problema es que, a la hora de educar, no solo debemos atender los conflictos sino a la emocionalidad que está detrás. ¿Qué hace que un niño insulte a otro, qué hace que otro acepte el insulto, qué hace que los adultos no intervengamos, qué mensajes enviamos a unos y otros con nuestras acciones? Quizás sea importante dedicar un tiempo a conocer cómo nos sentimos para aprender diferentes modos de gestionar nuestras emociones.

Curso PECI para “Save The Children”

Aprendizaje de los procesos de activación y desconexión de la empatía. Es cierto que la cultura occidental nos lleva a una mayor individualización y que, por tanto, los procesos de interconexión como la familia, el vecindario, el pueblo o el barrio van perdiendo importancia en nuestra configuración social e individual. Lo cual no quiere decir que hayamos perdido la empatía como recursos emocionales con el que reconocer los sentimientos de los demás. Hay muchos procesos por los que se inhibe la empatía, así como la respuesta empática, pero son reversibles. Creemos que debemos trabajar con los menores para que a través de educación emocional conozcan cómo son los procesos de activación y desactivación de la empatía. Además ese trabajo permitiría introducir un elemento preventivo que puede evitar el maltrato.

Trabajo conjunto entre padres y profesores. Otro de los elementos claves de PECI es la coordinación entre los esfuerzos entre los adultos responsables de la educación y del cuidado de los menores. Observamos que el hecho de acercarnos al problema del maltrato desde el rol de víctima o de maltratador dificulta la prevención eficaz. Los menores deben recibir un mensaje equivalente por parte de todos sus referentes adultos. Es muy poco adecuado que cuando mi hijo agreda yo como padre o como profesor le quite importancia, tanto como pedir a las victimas que se defiendan. Debemos entender que la responsabilidad de la prevención es de todos y que como padres debemos preparar a nuestros hijos para no ser ni víctimas ni verdugos.

 

La vida adulta a veces es una selva. Pero actuemos como garantes de los derechos de los menores a una educación en la que tengan oportunidad de manejarse con la violencia y con la tolerancia en un contexto seguro. Usemos tiempo y recursos para el objetivo más importante que es el de aprender a convivir en el respeto a los demás, haciendo de la empatía la principal herramienta para la resolución de conflictos.

 

Por último una recomendación de las charlas gratuitas organizadas por el COP Bizkaia sobre este tema en las próximas semana.

Más información: https://copbizkaia.org/servicios/formacion.php

Un pensamiento sobre “Prevención del maltrato entre iguales

  1. Arantza Echaniz

    Gracias Pablo! Muy interesante el planteamiento. Ciertamente si pusiéramos más énfasis en la prevención el daño sería menor…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *