Archivo de la etiqueta: alegría

IBETI: Alegría

  • Menéame0

Serie IBETI

AUTORAS: Irati Aldaz Mujika, Amaia Arriarán Etxarri, Irati Garikano Mujika, Irati Karrera Arruti e Iratxe Pérez de Mendiguren

Según la definición del autor Johnmarshall Reeve la alegría es:

“[…] el sentimiento positivo que surge cuando la persona experimenta una atenuación en su estado de malestar, cuando consigue alguna meta u objetivo deseado (cuyo logro no necesariamente tiene que ser esperado), o cuando tenemos una experiencia estética (por ejemplo, la visión de un rostro agraciado o la contemplación de una bella escultura)”.1

Según Reeve, la alegría causa efectos en los siguientes aspectos fisiológicos: afecta a la actividad respiratoria y a la musculatura esqueletal; también influye en la actividad cardiovascular, en la actividad electrodérmica, y en la actividad endocrina.

La expresión de la alegría se acompaña fundamentalmente de los gestos faciales provenientes de los ojos y de los labios. En cuanto a la zona de los ojos, se elevan los pómulos y se estrecha la apertura palpebral (perteneciente o relativa a los párpados). En la zona de los labios destacan la elevación y retraimiento bilateral de la comisura labial así como la separación de los labios. Por otra parte, la expresión de alegría varía en función de la intensidad de la emoción: de más suave, con un gesto sonriente, hasta llegar a la carcajada, acompañada de diversos cambios posturales.

Las emociones positivas como la alegría actúan como señales que ayudan a recordar la información positiva. Cuando estamos bajo un estado emocional alegre, tendemos a ser más cautelosos porque queremos preservar este estado de ánimo, desatendiendo así la información negativa. Generalmente, las emociones positivas nos inducen a llevar a cabo conductas y actividades que nutren el gozo y el mantenimiento de este afecto.

Según Reeve las emociones como la alegría proporcionan muchos beneficios cognitivos:  “Además de los efectos sobre la memoria, aumenta la flexibilidad cognitiva, promoviendo una mayor ductilidad y amplitud en la organización y delimitación de las categorías mentales y facilitando así la génesis de soluciones creativas e innovadoras a los problemas.” Sigue leyendo

IBETI – Emociones: una clasificación

  • Menéame0

Serie IBETI

Autores: Iosu Arriola, Josu Fernández, Imanol Larrea y Joseba Pascual                     (Equipo: Insurreccionistas Emocionales)

Para definir la emoción, hay unas palabras que todos los que la han estudiado las han tomado como base y, dependiendo del autor, hay matizaciones, ampliación de información etc. Todas coinciden en que la emoción es un estado afectivo, una respuesta del organismo ante una determinada situación mediante las diferentes dimensiones emocionales, que son la neurofisiológica, la expresiva, la comportamental y la cognitiva. Algunos autores inciden en que hay tres tipos de emociones: las primarias, como el miedo, la alegría o la tristeza; las de fondo, que son el entusiasmo y el desánimo; y las sociales, que son la vergüenza, el desprecio… En total, se asimilan como emociones básicas las siguientes ocho: miedo, sorpresa, aversión, ira, alegría tristeza, amor y vergüenza.

Se mencionan varios autores, entre los que se encuentra Daniel Goleman, el cual analiza, entre otras cosas, el poder de las emociones, capaces de hacer olvidar la individualidad de una persona para dar la incluso la vida por otra. Por otra parte, se hace referencia a la investigación no sólo psicológica, sino que también a la química y más a la física, que presta especial atención en las vibraciones que emiten las personas según sus emociones, las cuales hacen que todas las individualidades estén interconectadas a través de ellas.

Como se ha mencionado, hay cuatro dimensiones de la emoción: la neurofisiológica, la expresiva, la comportamental y la cognitiva.

La dimensión neurofisiológica trata sobre las respuestas involuntarias que tiene el cuerpo ante una determinada situación, lógicamente debido a una emoción. Dependiendo de la emoción, surgen diferentes respuestas, pero algunas son básicas para todas. Algunas de estas respuestas pueden ser el rubor, la sudoración, la taquicardia, la alteración de la respiración, de la presión sanguínea etcétera. Sigue leyendo

IBETI: Emociones colectivas

  • Menéame0

Serie IBETI

 AUTORAS: Ohiana Bobillo, Ylenia Enríquez, Elisabeth Garciandia y
 Mariana Sbaraini Kapp

¿Debemos entender la inteligencia emocional como un fenómeno meramente individual?

En nuestra opinión, es posible pensar en inteligencia emocional también como un fenómeno grupal. Como explican Vanessa Druskat y Steven B. Wolff, “existen grupos emocionalmente inteligentes de la misma manera que existen individuos emocionalmente inteligentes”.

La emocionalidad es una capacidad propia del ser humano y por ello, entendemos, que un grupo de personas también posee dicha capacidad. Un grupo de personas puede reír, llorar, alegrarse o avergonzarse del mismo modo que una única persona ríe, llora, se alegrarse y avergüenza a nivel individual.

Definiremos las emociones colectivas desde dos perspectivas: 1) entendiendo la emoción colectiva, como aquella emoción que prevalece en un grupo; y 2) entendiéndola  como sentimiento de una persona o varias personas hacia  otra persona o grupo. Sigue leyendo

LA SUERTE Y LA VIDA ….EMOCIONAL

  • Menéame0

2012-03-20 04h00_40

Por Javire Bárez

Tenía la intención de reiniciar este proceso de escritura bloguera con un tema de lo más actual e interesante y de vital trascendencia en las realidades sociales de estos nuestros días. El desempleo entre las personas mayores de 45 años.

Sin embargo, lo dejo para el próximo post,  porque el pasado viernes  me ocurrieron un par de cosas bonitas y ¿extraordinarias? y me gustaría compartir las sensaciones y emociones agradables que me hicieron sentir.

Cuando volvía caminado hacia mi casa, después de salir del trabajo, contento porque llevaba en la cabeza una buena idea,  una preciosa mariposa con su libre y alegre vuelo quiso acompañarme durante unos metros anunciándome la cercanía de la primavera y haciendo que en mi cara se dibujara una amplia sonrisa y percibiera una intensa alegría,.

Me dio por reflexionar, al tiempo que inspiraba profundamente,  cómo cualquier pequeño detalle que sucede en nuestras vidas, por insignificante que sea, puede estimular una emoción agradable y vivir ese momento intensamente. Me recordó la importancia del concepto emocional  “atención plena”. Sigue leyendo

Inteligenciaemocionalómano

  • Menéame0

He de confesaros que me estoy volviendo un Inteligenciaemocionalómano. Y veo Inteligencia y Educación Emocional y Social,  en todas partes. Y empiezo a creer que el asunto no tiene vuelta. Y que sí, que haga lo que haga, esté en el entorno que esté, me encontraré con ella. ¡Y me produce una emoción, ….Alegría!

En el entorno laboral, de Empresas y Organizaciones de todo tipo, hablando de Gestión, y más de Gestión de Personas, acaba apareciendo irremediablemente el “espectro” de las Emociones.

En los últimos meses he tenido la fortuna de completar mi formación y algún que otro proyecto en aspectos como Gestión del Talento, Evaluación de Programas Municipales, Facilitador y Formador en Inteligencia Emocional y específicamente en el entorno de las Organizaciones.

Con  Juan Carlos López de Sycom en el módulo de Formador en Inteligencia Emocional; “Desarrollo de Competencias Emocionales” en Equipos de Trabajo, Comunicación, Motivación y Liderazgo Emocional para el Ayto. de Vitoria-Gasteiz.

En Gestión del Talento (en el KnowInn de Euskalit con Enrique Sacanell) la presencia de las emociones está permanentemente presente porque forman parte de las Competencias y de los Dominios primarios de la persona, del Observador, en la escucha, en la conversación, en el aspecto de los juicios,….. Sigue leyendo

¿Odias a alguien? Seguro que no te lo mereces…

  • Menéame0

La persona que en su corazón guarda odio esta incapacitada para ser feliz hasta que dentro de su corazón no se produzca el milagro del perdón“. Esta emoción debe cambiar, no solo pensando en la persona que te la ha producido, sino pensando egoístamente por ti mismo. Tienes derecho a ser feliz y no te mereces sentirte triste y asqueado a causa de alguien.

Te aconsejo que escribas una carta a la persona que te ha producido ese sentimiento y le expreses todo el dolor, el sentimiento  que te ha ocasionado.

Una vez que la escribas, imagínate que esa personas a recibido de verdad esa carta. Dite a ti mismo el odio que sentía lo he sacado fuera y se va a quedar en ese papel, nunca jamás va a volver a entrar dentro de mí“.

Quema la carta y observa como se consume, el odio se convierte en humo y observa como la llama viva de ese papel se va convirtiendo en perdón y en amor hacia ti mismo.

No olvides nunca que a partir de ese instante has perdonado, y gasta energía en ello, cultivando en tu vida emociones como ilusión, esperanza, alegría, humor… te las mereces, te pertenecen y te están esperando desde hace mucho tiempo. ¡DISFRUTALAS!

¿Crees que el sentimiento de odio puede afectar a tus emociones?

¿Existe la envidia sana?

  • Menéame0

En nuestra sociedad no estamos acostumbrados a hablar de las emociones.  Esto hace, entre otras cosas, que tengamos un pobre diccionario emocional. Pero es más, ¿hacemos un buen uso de las palabras que conocemos?

El desconocimiento de palabras para designar las emociones hace que a veces la identificación de las mismas no sea la correcta.  A veces incluso podemos llegar a tergiversar las palabras para cambiar su significado. Además, este mal uso se puede extender de forma que una amplia mayoría entienda lo mismo con la misma palabra, sin que esta sea la adecuada. Pero también puede crear malentendidos.

Es lo que sucede con la emoción de la envidia. Para algunos es una emoción desagradable, sin lugar a dudas. Para otros, puede ser desagradable o agradable, según la situación. Esta última sería lo que conocemos como “envidia sana”, muy al uso hoy en día. La describiríamos como el sentimiento de alegrarnos por lo que el otro tiene y que nosotros también deseamos. ¿Es esto realmente envidia? ¿O es otra emoción?

En su libro Diccionario de los sentimientos“, J.A. Marina y M. López Pernas incluyen la palabra envidia, junto con los celos, dentro de las representaciones básicas en las que el bien de una persona provoca el malestar en otra. Así definen la envidia: “la percepción del bien de una persona provoca un sentimiento negativo de malestar, rabia o tristeza. Con frecuencia se considera a la otra persona culpable de ese malestar, humillación o desdicha“. Como antónimos de la envidia se presentan el amor, la congratulación y la generosidad. Sigue leyendo

Coreografías emocionales.

  • Menéame0

Últimamente suelo ver el programa televisivo “Fama a Bailar” (a costa de algunos minutos de siesta). Y lo veo sólo por una potente razón. Es una buena demostración artística, baile, música, mover el cuerpo de forma artística conforme lo que se siente por la música. Pero más allá de todo esto, lo veo porque las clases son verdaderas demostraciones de Inteligencia Emocional aplicada.No opino sobre el programa, su formato, sus objetivos, su audiencia, no opino sobre los profesores, su estilo personal y de enseñanza, sino sólo la utilización en sus métodos pedagógicos (sin mencionarla en ningún momento) de la Inteligencia Emocional para que sus alumnos sean capaces de dar el máximo rendimiento artístico posible y se sobrepongan a las dificultades y a lo reveses emocionales que la dureza del programa provoca.

Son jóvenes sometidos/as a una gran presión, separados de sus familiares y amigos/as, se juegan el poder alcanzar el sueño de sus vidas.

Una de las alumnas tuvo que enfrentarse a la posibilidad de abandonar la Academia por una grave lesión, buen momento de trabajo emocional. Sigue leyendo

Innovadores en gestión.

  • Menéame0

¿Cómo se puede innovar en gestión?

Ésta es una pregunta que se hacen muchos profesionales del managemet y quizás la respuesta, o una de las respuestas posibles, puede estar en el ámbito de la Inteligencia Emocional (IE). La Inteligencia Emocional, el paradigma que propugna y que fue popularizado por Daniel Goleman, propone la necesaria unión de razón y emoción para que los procesos del ser humano, como la toma de decisiones, se produzcan con mayor acierto. Entonces… ¿por qué no aplicarlos a la dirección de empresas?

Estamos cansados de oír que las personas son lo más importante de nuestras organizaciones; que son la principal fuente de ventaja competitiva con la que cuentan las mismas; que son la fuente de la innovación; que en la sociedad del conocimiento en la que estamos inmersos son el nicho más importante para extraer, generar y socializar el nuevo conocimiento que nutra a nuestras empresas, pero… ¿comprendemos, tratamos a las personas como lo que somos, esa maravillosa mezcla de razón y emoción?

Muchos de los procesos que más valor generan hoy en día en las organizaciones modernas tienen su sustrato en las emociones. La ilusión, la esperanza y la frustración son elementos consustanciales al emprendizaje, bien sea externo o interno. El miedo subyace a los procesos de cambio con su contrapunto en el anhelo y en la confianza de llevarlo a buen puerto entre todos. La innovación en producto, servicio, marketing u organizativa es imposible si sólo se nutre de la razón para su desarrollo: necesita alimentarse de emociones positivas como la alegría para iniciar el proceso creativo que da lugar al pensamiento expansivo, así como de un adecuado control emocional posterior que acompañe al pensamiento analítico necesario para tamizar las ideas y apostar por un itinerario de innovación que augure resultados empresariales con un nivel de riesgo medido. El liderazgo, es una de las cualidades y situaciones más buscadas por las empresas y que, precisamente por su constante relación con las personas, descansa en la inteligencia emocional y en la generación de emociones positivas en los seguidores, que no son quiénes harán cosas… sino quiénes querrán hacerlas con confianza, con ánimo, con creatividad, con sentido y ,por qué no decirlo, con alegría también. Entonces… ¿ por qué no unir las dos cosas?… ¿Por qué no unir razón y emoción en el management? ¿Por qué no innovar en la manera en la que concebimos la gestión de nuestras empresas sean micro empresas, pequeñas, medianas o grandes?… ¿sean del sector que sean? Sigue leyendo