Archivo de la etiqueta: liderazgo

Cabeza de ratón, cola de león… ¿Soy o estoy?

  • Menéame0

Hace unas semanas, en una charla de amigos, uno de ellos me hizo una pregunta:
-¿Y tú qué eres, “cabeza de ratón o cola de león”?…
El planteamiento que hacía era un poco pesimista, él veía que las circunstancias de la vida lo estaban obligando a ser cola de león… y la verdad, no parecía agradarle mucho.
En ese momento, mi respuesta fue:
-Puedes ser una u otra cosa, dependiendo del momento y de las circunstancias. De todos modos, en cualquiera de los dos casos siempre hay posibilidades de aprender.
No seguimos hablando sobre el tema, pero la idea ha continuado dando vueltas en mi cabeza desde entonces…

“Más vale ser cabeza de ratón que cola de león “, siempre me ha parecido un refrán interesante que presta a la reflexión. Sin embargo, creo que es un poco limitante pensar que puedes ser líder o seguidor, que no existen matices o cambios…

Entonces surge una nueva inquietud, ¿y si cambiáramos el ser por el estar? Si la pregunta inicial fuera, ¿y tú donde estás, en la cabeza del 0002_LeonORatonratón o la cola del león?

Estar en la cabeza del ratón me da la posibilidad de decidir a dónde voy, con todo lo que ello implica (…y de repente me viene a la cabeza una escena de la película Ratatoiulle, donde Rémy dirige al cocinero como si fuera una marioneta).

Por otra parte, estar en la cola del león me da la posibilidad de observar y descubrir desde otra perspectiva. Dejarme llevar y estar abierto a lo que pueda aprender me permite crecer y poder sacar el mejor provecho a la situación, aunque quizás no me guste mucho la idea.

Sigue leyendo

¿Por qué nos cuesta cambiar? Mentes flexibles

  • Menéame0

Mentes flexibles, de Howard Gardner

¿Os sucede que cuando admiráis a alguien queréis saber más, leer más, entender de donde vienen sus propuestas y teorías? Pensando en el cambio, en la necesidad de una mente flexible para ser capaces de adaptarnos constantemente, he recordado mis notas y reflexiones acerca de las lecturas de textos de Howard Gardner, que quiero compartir con vosotros. En especial las suscitadas por el libro “Mentes flexibles. El arte y la ciencia de saber cambiar nuestra opinión y la de los demás”.

Muchas veces las energías parecen concentradas en cambiar a los demás y muy poco en nuestra transformación. Personas acostumbradas al cambio en un contexto buscan la permanencia en otro, ¿qué nos lleva a cambiar? ¿Qué nos hace cambiar de opinión?

Como dice Javi Riaño en una entrada anterior cambiar es un verbo que soporta mal el imperativo.

Berlin

Es fascinante comprobar el rigor en el trabajo de Gardner en Sigue leyendo

¿Qué pasa con la Inteligencia Emocional?

  • Menéame0

¿Qué pasa con la Inteligencia Emocional?

Hace ahora un año Eduardo Punset en su blog hablaba del lado oscuro de la Inteligencia Emocional. Hace casi 20 años que Daniel Goleman puso de moda el término y desde entonces han pasado muchas cosas.

libro_emociones

De desdeñar las emociones a encontrarlas hasta en la sopa. Artículos en los suplementos dominicales, las jugueterías ofrecen libros para ayudar a los padres con la Inteligencia Emocional, las empresas cursos para ayudarnos a gestionar nuestras emociones, el mismo Goleman y Boyatzis escriben, dan conferencias y cursos sobre liderazgo con Inteligencia Emocional. Hay incluso un MOOC, curso masivo gratuito on line, en Coursera . ¿Qué es lo que ha pasado?

Si buscamos en Google desde España aparecen casi 6.000.000 de entradas y entre los artículos académicos son Daniel Goleman, asociado a Inteligencia Emocional, y Howard Gardner, a Inteligencia Reformulada, los más citados por terceros. No es extraño si comprobamos que las tres primeras entradas de Google Scholar para Inteligencia Emocional corresponden a estos dos autores.

Si leemos la entrada de la Wikipedia con atención vemos que en las fuentes de autores españoles se citan a Rafael Bisquerra y Begoña Ibarrola.

¿Estamos ya Sigue leyendo

¿Una “Buena Persona” es ser un líder? o ¿Un líder es ser una “buena persona”?

  • Menéame0

Por Yovanni Castro Nieto

 Cuando se habla de competitividad e innovación empresarial, son conceptos que obligan a tratar en la actualidad a un tercer concepto como es el liderazgo. Aunque para muchos es un tema de moda, yo diría que es un argumento tratado desde las teorías clásicas de la administración y que no pierde importancia con le paso del tiempo. En la actualidad, podemos comprobar el papel fundamental que tiene el liderazgo para lograr organizaciones “competitivas e innovadoras” adaptadas a los cambios que demandan los entornos “glocalizados”.

 También es cierto que muchos de los fracasos en organizaciones se han originado por la influencia del liderazgo inadecuado, tradicional y autoritario. Desarrollado por personas carentes de visión, de inteligencia emocional, de confianza, de integridad, entre otros elementos, por lo que es importante analizarlos a la hora de hablar de liderazgo.

 Un buen líder debe ir asociado a ser “una buena persona”, con carácter, optimismo, esperanza, dignidad y un alto valor sobre la adaptación entre personas y seguidores.

 Pero también, un buen líder requiere ir más allá de la voluntad de ser “buena persona”, para volverse real y tangible. Como lo indica Guillermo Otálora, al referirse a la persona que ejerce el liderazgo, existen una serie de habilidades y características que determinan el éxito tangible de un líder y que le permiten enfrentar todo tipo de situaciones, confiado en obtener el mejor resultado.

 De acuerdo con estudios realizados por diferentes organizaciones y consultores, quienes logran alcanzar niveles de excelencia en su desempeño al frente de un equipo de trabajo, las “buenas personas” tienen un alto nivel de conocimiento de sí mismos, pero no solamente como un proceso de introspección en el cual evalúan sus fortalezas y debilidades, sino también como referencia de la opinión que tienen los demás. Este tipo de personas no temen preguntar a otros cómo los perciben y pueden establecer metas personales para mejorar esos aspectos.

En esa línea,  la evidencia encontrada demuestra que los líderes de verdad procuran cultivar otros intereses personales, practicar algún deporte, dedicar tiempo de calidad para su familia y cultivar su mundo espiritual con procesos de reflexión personal.  A continuación presentamos algunas de las características identificadas en este grupo de personas excepcionales: Sigue leyendo

Es de bien nacidos…

  • Menéame0

Por Arantza Echaniz Barrondo

CIELO E INFIERNO CERCANOS

 Un samurai fue a visitar a un viejo sabio para plantearle una duda que lo atormentaba.
-Señor, estoy aquí porque necesito saber si existen el infierno y el paraíso.
-¿Quién lo pregunta? -contestó el maestro.
-Un guerrero samurai.
-¿Tú un samurai? -se burló el maestro-. ¿Con esa cara de idiota que tienes?
 El guerrero no daba crédito a lo que oía.
-Seguro que además de estúpido eres un cobarde -se mofó de nuevo.
 La ira se adueñó del samurai que desenvainó instintivamente su sable.
-¡Ahora se abren las puertas del infierno! -gritó el anciano.
 El guerrero comprendió de súbito la actitud del maestro y guardó su sable avergonzado.
-¡Ahora se abren las puertas del paraíso! -exclamó de nuevo el maestro.
 Cuento Tradicional de Oriente

Hace poco más de un mes escribía un post al acabar un curso.  Ahora he terminado otro, esta vez de 30 horas, también impartido con mi amigo Rogelio Fernández, sobre Liderazgo e Inteligencia Emocional (IE), organizado por DeustuLan y subvencionado por Hobetuz.

Algo de lo que se ha hablado mucho en el curso es el tema de la comunicación, con otros y con uno mismo. El liderazgo es un proceso de influencia en el que la comunicación es básica para generar credibilidad y confianza, que son dos pilares básicos para movilizar y ‘enganchar’ a las personas. El desarrollo de un liderazgo emocionalmente inteligente (entendiendo la IE como  la identificación, comprensión, uso y gestión de las emociones propias y de los demás) contribuye a dotar de sentido al trabajo y a que se dé una implicación que genera resultados superiores a los de la suma de las individualidades; y esto no se logra sin una buena comunicación. Sigue leyendo

Cómo enseñar a aprender el liderazgo

  • Menéame0

Daniel Goleman, Richard Boyatzis y Annie McKee hablan en su libro El líder resonante crea más de cómo de deben aprender las competencias emocionales del liderazgo. Estos autores dan unas pistas de cómo se debe orientar el aprendizaje del liderazgo y en concreto de sus componentes más emocionales. En este post voy a presentar algunas de ellas para que nos permitan comprender mejor cómo se debe actuar en los procesos de formación y desarrollo.

La primera idea es que cada uno de nosotros aprende solo lo que quiere con lo que el proyecto de aprendizaje debe estar confeccionado en función de los sueños y expectativas del destinatario, de sus aspiraciones personales ya que es la mejor manera de evitar las resistencias y alentar la voluntad de aprender. El sistema es más eficaz cuando se centra más en el aprendizaje que en el rendimiento. Además, los  criterios de éxito que se marcan deben ser los del propio líder ya que estos serán realmente significativos para él o para ella. También es necesario que se focalicen en el yo ideal que nosotros tenemos y no en el que tienen otros para.

En el caso de formación para personas adultas normalmente lo que se pretende es modificar ciertos hábitos. Los hábitos son pautas de conducta automáticas y debemos ser plenamente conscientes de ellos para poder modificarlos con éxito, más aún cuando sabemos que el cambio vendrá dado tanto a nivel perceptual como neuronal. Para conseguir ese cambio es necesario prestar atención, que la parte prefrontal del cerebro esté activada ya que ésta dirige la atención a lo que va a pasar que no es otra cosa que la realización de una respuesta desacostumbrada y que habrá que repetir una y otra vez hasta que la nueva conducta remplace a la otra. Sigue leyendo

Formación en liderazgo: ¿Cómo hacerlo?

  • Menéame0

www.monografias.com.34

Después de llevar tiempo dedicado a profundizar en la Inteligencia Emocional y estando interviniendo en un curso de  formación en Liderazgo para directivos en una importante empresa vasca, me perseguía una pregunta: ¿Cómo podemos desarrollar las competencias emocionales relacionadas con el liderazgo? Los asistentes al curso tenían ya el conocimiento suficiente sobre las diferentes teorías del Liderazgo, estaban convencidos de la necesidad de implantarlo en su organización, en toda la empresa, pero necesitaban algo más, necesitaban desarrollar las competencias emocionales del liderazgo, pero eso… ¿cómo se hace?

Está claro que hay que emplear un sistema diferente al que ha utilizado hasta ahora. La Inteligencia Emocional se asienta en circuitos neuronales que están entre los centros ejecutivos del cerebro, los lóbulos prefrontales, y el sistema límbico donde se encuentran la motivación, los impulsos y las emociones con lo que tendremos que desarrollar un sistema de formación que se dirija al sistema límbico y no al neocórtex.

La formación dirigida al neocórtex, que es la habitual, por ejemplo, en los programas de posgrado de las escuelas de negocio, es mucho más rápida para el aprendizaje ya que es asociativa, es decir, establece relaciones para incrementar su comprensión, pero se olvida de forma muy rápida a no ser que se ponga en práctica inmediatamente después de ser aprendida. Pero el desarrollo de competencias emocionales no sólo va dirigido al neocórtex, sino que está centrado en el sistema límbico. Este sistema neuronal tiene una forma de aprendizaje diferente, mucho más lento, ya que para que una competencia se dé por aprendida deben crearse nuevas conexiones neuronales. Sigue leyendo

El valor es la persona…

  • Menéame0

http://2.bp.blogspot.com/_NVzPnvvYuLg/STEYsKse2JI/AAAAAAAAAk4/pWvK5FzRuk0/s320/esfuerzo.png

… o las personas son el activo más importante de la organización, o las personas son nuestra principal fuente de ventaja competitiva o trabajamos con modelos de transformación empresarial basados en las personas o tantas y tantas formas que se están empleando últimamente en conferencias, discursos institucionales lemas organizacionales y demás foros en los  que se habla de empresa de situar a la persona en el centro del devenir económico… sin embargo… cada vez creo menos en ese discurso… o mejor dicho… cada vez creo más en él pero me da la sensación de que se está devaluando de tanto usarlo en la prédica y tan poco en la práctica… me da pesar, o quizás temor, de que se esté desvalorizando algo que es vital para nuestra sociedad, para nuestras organizaciones e instituciones y sobre todo para nuestro futuro.

Es la sensación que tengo después de estar y hablar con diferentes personas en diferentes entornos de la sociedad, es que esta idea se está quedando solo en el discurso. Digo esto porque muchas organizaciones que acuñan esta idea como lema de trabajo en estos tiempos de crisis se están refugiando en sus antiguos “cuarteles de invierno” representados por la forma taylorista o weberiana de manejar su empresa… ordeno yo y obedeces tu porque para eso tengo el poder y te pago. Organizaciones que a la menor de cambio hacen valer no ya la inteligencia emocional que aprenden en los curso de formación sino la “razón de empresa” que sigue siendo “hay que hacer lo que yo diga porque para eso tengo el pode”r. Empresas que están siendo más que cicateras a la hora de hacer contratos, de pagar lo que corresponde a las personas por el trabajo que realizan, de reconocer sus méritos no solo dando una palmada en la espalda sino reconociéndolos económicamente o con algún tipo de mejora laboral; de hacer contratos fijos en lugar de contratos de becarios o mileuristas. Organizaciones que mienten pero que siguen diciendo… lo mejor activo que tenemos son las personas. Sigue leyendo

CEIG: Menos predicar y más aplicar: Liderazgo emocional en las organizaciones

  • Menéame0

CEIG: Grupo de Innovadores en Gestión

Podemos listar un sinfín de definiciones de liderazgo, podemos listar un sinfín de cualidades asociadas al liderazgo, y probablemente sea una de las cualidades que toda empresa busca en sus directivos, el sello del líder. Este es un concepto difícil de determinar.

Atendiendo a Warren Bennis, “en cierto modo el liderazgo es como la belleza, difícil de definir, pero fácil de reconocer si uno lo ve“. Hay diferentes modos de liderazgo que aflorarán muchas veces condicionados por la necesidad, el líder aflora cuando las circunstancias lo exigen, cuando la adversidad crea la oportunidad para explotar esta cualidad.

El liderazgo, parte de uno mismo, hemos de coger las riendas de nuestra vida y ser proactivos para determinar nuestro futuro, salir de la zona de confort para elegir nuestra forma de vivir. Por lo tanto hablamos de un liderazgo personal que guíe de una manera intencionada la realidad que queremos vivir. Solo gobernándonos a nosotros mismos podemos llegar a liderar a otros. Es más incluso cambiaría el sujeto, yo no lidero, hasta que  otra personas se ve liderada por mí.

En las organizaciones la figura del líder es fundamental, aquel que inspira, que aúna esfuerzos en la consecución de un objetivo común, aquel que alienta a dar lo mejor de uno, que moviliza voluntades. Más aún en un entorno de incertidumbre y adverso como el actual, el líder toma si cabe mayor protagonismo. Sigue leyendo

CEIG: Follow the leader

  • Menéame0

CEIG: Grupo de Innovadores en Gestión

Ahora que estamos finalizando el verano, y relacionándolo con el curso de liderazgo en el que estoy participando, me viene a la cabeza una canción del verano que sonó e hizo bailar a mucha gente: “Follow the leader“.

Pensándolo bien, hay una gran relación entre el efecto de la música y el efecto del liderazgo y esta canción no hace más que unir ambas cosas.

La música nos hace mover, la música nos hace cambiar de un estado a otro o nos ayuda en aquellas situaciones en las que no nos sentimos en un estado en el que estamos habituados a estar. En resumen, al menos yo, lo suelo utilizar mucho cuando estoy en un estado alterado.

En las canciones puede haber 2 partes, la melodía y la letra. Lo que nos hace sentir, mover por dentro y lo que se nos dice. En este tipo de canciones, nos llegan 2 mensajes simultáneamente y todo aquel compositor que quiera llegar y hacer mover a los oyentes sabe que no puede haber disonancias entre ambos. Tanto lo descrito por las palabras como la sintonía que enmarca esas palabras deben acompasar para que hagamos nuestra la canción. Sigue leyendo