El susurro del gato

Recomendaciones

Quería que su marido le dijera bonita y que su amante le dijera querida. Imposible. Así las cosas los dejó a los dos y se compró un espejo grande y las obras completas de Mozzart. Nunca fue más feliz que aquel verano azul. Angeles Mastretta.

Quería que su marido le dijera bonita y que su amante le dijera querida. Imposible. Así las cosas los dejó a los dos y se compró un espejo grande y las obras completas de Mozzart. Nunca fue más feliz que aquel verano azul. 

Angeles Mastretta.

 

LA PROPUESTA DEL GATO LLAMP:

→Elige un libro, uno de estos que recomiendas y sugieres.←
→Escoge un fragmento y cópialo en “comentarios”.←
→No te olvides de poner el título del libro y el autor o autora.←

≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈ ≈≈≈≈≈≈

9 pensamientos en “Recomendaciones

  1. elisabet

    He leído unos cuantos este verano…bueno, todavía no ha acabado,el verano digo, y ahora estoy leyendo “Secretos en la Toscana”, es ameno, agradable. “Brújulas que buscan sonrisas perdidas” es curioso. “Casa de verano con piscina” es de un holandés; es potente. “El encuentro” ,está muy bien; también de un holandés.
    No sé …taaannntos.

    1. Llum&Llamp

      ¡Gracias por todas tus recomendaciones! Seguro que los lectores (y lectoras) te estarán agradecidos. 🙂 Realmente hay tanto (y bueno) por elegir y también tan variado, que es complicado decidirse por una sola sugerencia.

  2. Txemi Sánchez

    Labor imposible, pero vamos a intentar una aproximación.
    El libro más influyenye que he leído recientemente ha sido “Pedro Páramo” de Juan Rulfo. Nadie puede sustraerse a su contundencia(y a la vez ambigüedad) narrativa. Otro libro inagotable es “El cuaderno gris ” de Josep Pla. Su cualidad es la fluidez y la observación. Supongo que en catalán se disfrutará el doble. Una maravilla única es “Nada” de Carmen Laforet, sencillamente triste.Me hace recordar esos años olvidados imposibles de explicar a la gente de hoy. Siempre conviene repasar algunas páginas de Eduardo Galeano. “El libro de los abrazos”, “Palabras andantes”,… Recientemente leí “Intemperie” de Jesús Carrasco. Muy recomendable, cincelada y ambigua, casi un clásico. Hablando de ensayo recomiendo “”¿Qué estás mirando?” de Will Gompertz, un re corrido claro, ameno e intencionado sobre el arte moderno, de los impresionistas al Puppy. Pero la maravilla de las maravillas, algo que debeía ser la biblia y el breviario de cualquier amante de las letras es “Una historia de la lectura” de Alberto Manguel. Al leerlo te ilustra y te fascina, además de hacerte sentir incorporado al mundo de los que han amado los libros, pasados y futuros. Tras leerlo pasas a formar parte de la comunidad lectora universal de todos los tiempos, tu cuerpo no importa, solo es importante el mundo de los libros, un paraíso que ha existido existe y existirá.
    Hay más, pero…

    1. Llum Saumell

      Gracias por tus aportaciones… Sí, claro que “hay más”, pero tu mismo dices “pero…” Si dais tantos títulos, y algunos de los que comentas que no he leído, al final no sabré escoger cuál! Ya veo que elegir es difícil, pues el otro comentario también sugiere muchos libros.

  3. carmen

    Hola, veraneantes!!!he leído mucho estos meses, el último, “La intemperie”, soy de la misma opinión que tú, Txemi , “Pedro Páramo” lo releí no hace mucho y sigue atrapándome también. Me gustaría echarle un vistazo al libro de Alberto Manguel, así que si a ti, Llum te apetece, espero que lo leas y luego, si no te importa, Txemi, me lo pasas. Señalo a Junot Díaz, he leído sus tres libros y este tercero “Así es como las pierdes” me ha gustado también. Seguimos diciéndonos más cosas.

  4. Alicia Andollo

    TRENZANDO UNA HISTORIA A PARTIR DE LOS LIBROS

    En concreto con Manuel Vázquez Montalbán, empieza la aventura. En casa de mi ama hay todavía un montón de libros que, unos de ella, algunos todavía de mi aita y varios más que nosotros mismos hemos dejado descolgados a nuestra partida. Fueron nuestros padres quien nos contagiaron del “vicio” de leer. En concreto este libro, creo que vino de casa de mi tía. Casi lo aseguraría. Yo no lo había visto antes, y me fijé en él porque era de Manuel Vázquez Montalbán. Ya me hizo un guiño, pensé, éste es de los míos. Pero el título… “Autobiografía del general Franco” … no me gustó lo más mínimo. Incluso me pregunté si realmente Montalbán podría haber escrito una biografía sobre Franco y me contesté que no. Entonces, recordando a mi tía, me pareció muy simple. Alguien como ella no compró el libro por el autor, sino por el título. No era franquista, eso seguro y su padre fue sindicalista en Barakaldo, en la margen izquierda. Pero, entonces, ¿qué fue, conocer la vida del generalito?, ¿Alguien se lo “empaquetó”? Ahora ya, da lo mismo, ha caído en mis manos. Pero claro, yo no me quedo tranquila sosteniendo al paquito y que alguien pueda verme con él y no con Montalbán. Eso es igual que ir al baile y que te vean bailar con el más feo, o llevarte de calle al más bueno de la pista. ¡Vamos! Lo primero forrar el libro y ocultar la biografía. Y ya está, ha empezado el viaje. Montalbán lo hace muy bien, en dos distintos tipos de letra va haciendo la biografía y sus propios comentarios. Así todo yo me hago mis propios descansitos para poder con la historia y con su duración y en un impase, empiezo a leer a Eduardo Mendoza, “Riña de gatos” elegido al azar sobre otros títulos del mismo autor. El encadenado empieza a formarse. He ido mezclando la lectura de uno y de otro, sin ninguna dificultad. Terminado “Riña de gatos” la biografía de paquito sigue adelante, pero el tomo pesa mucho para mis noches insomnes y me paso al libro electrónico donde tengo aparcada a Almudena Grandes. Hice un intercambio de libros digitales con mi profe de Tai-Chi y allí estaba ella con su “Inés y la alegría” y “Las tres bodas de Manolita”. Es el tercer cabo de la trenza en estos episodios históricos, de momento; pues tanto azar no sé dónde va a llevarme. A ella Benito Pérez Galdós, con sus “Episodios Nacionales”, que todavía yo no voy a tocar. Feliz estoy con mi encadenado al libre albedrío. Uno de los descansos de la biografía de Montalbán fue cuando Pilar Franco comenta que nunca había visto a su hermano tan nervioso como en el 44; y Almudena nos cuenta la entrada en el valle de Arán y los maquis. El encadenado es perfecto, mágico, no podía haber sido elaborado mejor… Al final de la trenza, algo llegará. Si es una continuación o no, por lo pronto, no se sabe, yo no la voy a forzar, o si… Pero sin forzarla, aquí está, Juan Madrid en RT entrevistas con “Un beso amigo” esto ya es encaje de bolillos, y me encanta, estoy disfrutando de una urdimbre más allá de la simple lectura o del taller encaminado, porque ha intervenido solamente el azar. …Después vino Manuel Rivas con su lápiz de carpintero, y Alicia Gimenez Bartlett con “Donde nadie te encuentre” Tengo ya pendientes a Cesar Vidal con “Las cárceles republicanas” o a Elena Moya con “La maestra republicana” que se me insinúan en los estantes, cada vez que me doy una vuelta por la biblioteca del barrio… Y tú, ¿Qué me puedes aconsejar?

    1. Llum Saumell

      Trenzado realmente mágico: Montalbán y Mendoza son dos autores que me gustan mucho, pero ¡no he leído ninguno de los dos que nombras!. Curiosa esa autobiografía… Grande Almudena, como su apellido… Su “Atlas de geografía humana” me gustó mucho hace años. pero si he de recomendar uno, El lector de Julio Verne”: ¿me recomiendas tú “Las tres bodas de Manolita”? Rivas y su lápiz del carpintero me encantó, tanto la historia como su dominio de la narrativa y “Donde nadie te encuentre” me parece un libro redondo, lo mejor que he leído de Giménez Barlett (su PEtra Delicado entretiene, pero me gustó mucho más este, sin duda). No conozco ni a César Vidal ni a ELena Moya y… no sé qué recomendarte. ¿Debe ser en esta línea de trenzado histórico? Curiosamente me estoy leyendo, de esa estupenda nuestra biblioteca de barrio, “La ciudad de los ojos grises” de Félix G.Modroño, que cuenta una historia ubicada a principios del siglo XX en Bilbao y París. Así, echando mano de la memoria inmediata, recuerdo “un invierno en Madrid”, de C.J Sansom… “La Felicidad”, de J.A. Baulenas habla de la transformación de Barcelona a principios del siglo XX (para trenzarlo con el que leo actualmente de Modroño) y me apetece releer alguna de Montserrat Roig.
      Seguiremos hablando de libros en las esquinas, cuando nos encontremos, o aquí. Gracias por compartir. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *