La realidad y sus plasmaciones literarias

El fin de semana del 28 y 29 de octubre en Pompas de Papel charlamos con la periodista y escritora madrileña Mara Torres. La presentadora de “La 2 Noticias” nos habló de su segunda novela Los días felices, historias cotidianas con el amor y el desamor de fondo. También comentamos otras dos interesantes novelas: La línea del frente de la bilbaína Aixa de la Cruz, una historia de sentimientos y literatura con el conflicto político vasco muy presente, y Lejos de todo, el debut del periodista musical valenciano Rafa Cervera con una historia en la que se mezcla la pasión por David Bowie con el doloroso proceso de asomarse al mundo adulto.  En el apartado del cómic hablamos de Étunwan. Aquel que mira, una historia sobre la desaparición de los indios de Norteamérica, y en el de la poesía nos fijamos en un poema del vizcaíno Ibon Zubiela. Además rescatamos un clásico del estadounidense Thornton Wilder, El puente de San Luis Rey. Y, cómo no, tuvimos las habituales reseñas de novedades, los espacios para la creación y el concurso.

Sábados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi. Cliquea y escucha el programa.

El tocho. Brujas, la muerte, la obra maestra de Rodenbach

El día declinaba, ensombreciendo los corredores de la gran morada silenciosa, poniendo pantallas de crespón a los vidrios.

Hugues Vianes se dispuso a salir, siguiendo su hábito cotidiano al finalizar la tarde. Desocupado, solitario, pasaba todo el día en su habitación, una amplia pieza en el primer piso, cuyas ventanas  daban al muelle del Rosario, a lo largo del cual se alineaba su casa, reflejada en el agua.

Leía un poco, revistas, viejos libros; fumaba mucho; soñaba despierto ante la ventana abierta en el tiempo gris, perdido en sus recuerdos.

Hacía cinco años que vivía así, desde que había venido a instalarse en Brujas, al día siguiente de la muerte de su mujer. ¡Cinco años ya! Y se repetía a sí mismo: “Viudo”, “ser viudo”, “yo estoy viudo”…

Así comienza Brujas, la muerta de George Rodenbach. Este poeta y narrador belga, descendiente de una aristocrática familia alemana, frecuentó durante su estancia en París, donde moriría en 1898 a los 43 años, los círculos literarios más avanzados del momento: el que se reunía, por ejemplo, en torno al poeta simbolista Mallarmé, o el que animaban los hermanos Goncourt y otros narradores naturalistas. Aunque publicó bastante durante su breve vida, su fama postrera ha venido asociada a esta novela corta que hoy recordamos, Brujas, la muerta, editada en 1892,  donde la ciudad flamenca de Brujas, su melancólico paisaje, se convierte en un personaje tanto o más importante que las figuras que por él deambulan.

El inconsolable viudo Hugues Viane está convencido de que solo en una ciudad muerta como Brujas podrá mantener imperecedero el recuerdo de su mujer desaparecida, de la que guarda muy diversos retratos e incluso una larga trenza en un cofre de cristal. La mujer muerta se corresponde así con esta ciudad “momificada”, como alguna vez la califica el autor, poblada por el continuo sonido de campanas, ensombrecida por las altas torres de las iglesias, surcada por canales de aguas  estancadas; siempre cubierta por la bruma, la lluvia o la nieve.

Aun en este desolado panorama surge la esperanza cuando

Hugues descubre por la calle a una joven de asombroso parecido con  su mujer muerta. Resulta ser una bailarina, Jane Scott, a la que convierte en su amante con la esperanza de recobrar, de forma vicaria, a la esposa fallecida. Pero con el trato, las diferencias comienzan a apreciarse. Jane tiene el cabello teñido; su carácter es más frívolo e independiente. Las habladurías, los anónimos sobre esta relación ilícita comienzan a arreciar en la pequeña ciudad maledicente, y toda la narración se empapa de un hálito trágico confirmado en el violento final.

Rodenbach atrapa al lector desde el principio con la crónica de esta relación obsesiva y enfermiza. Las metáforas sobre la decadencia, el creciente sentimiento de fatalidad, las alusiones continuas a la correspondencia entre los estados de ánimo y el lánguido escenario, son muy del gusto de la estética simbolista, de la que Brujas, la muerta es uno de los mejores exponentes.

La editorial Vaso Roto publicó en 2011 la traducción castellana más reciente de esta novela, fascinadora y mórbida, todo un homenaje a una de las ciudades más pintorescas y maltratadas por el turismo de Europa. Brujas, la muerta de George Rodenbach.

Javier Aspiazu

El poema. Seamus Heaney, irlandés

Esna egon izan ez banintz galdu egingo nuen.

Haizea altxatu

eta zirimolak egin zituen teilatua atabalkatuz

astigar zuriaren hostoekin,

eta jaikiarazi egin ninduen,

nigan zen guztia pixkanaka esnatuz,

bizi eta taupakari alanbre-hesi elektriko bat bezala:

esna egon izan ez banintz galdu egingo nuen,

ustekabean eta ia-ia era arriskutsuan

etorri eta joan egin zen,

etxera itzultzen den animalia bat bezala.

Orduan hain haize erauntsi mezularia

Igaro zen bestela bezala.

Gehiago ez itzultzeko.

Ezta orain ere.

Hauxe da SEAMUS HEANEYk idatzitako poema, eta Xabi Bordak euskaratu duen. Kaleratu berri dira Munduko poesía kaieratik beste hiru zenbaki. Seamus Heaney, Xabi Bordak euskaratutakoa; Chuya Nakahara, Hiromi Yoshidak itzulia, eta Rosalia de Castro, Koldo Izagirrek euskaratua. Seamus Heaney Irlandan jaio zen 1939an eta 2013an hil zen Dublinen. Nobel Literatura saria eman zioten 1995ean. Oxford Unibertsitateko poesia  katedraduna izan zen, eta Estatu Batuetako Harvard-en ere izan zen katedradun. Ez dago berak idatzitako liburu askorik euskaraturik, Luigi Anselmik eta Patxi Ezkiagak itzulitako liburu bana, eta Susa argitaletxearen abaroan kaleratutako poesía bilduma honi esker, bere poesiaren hautaketa egin eta euskaratu du  Xabi Borda idazleak.

Goizalde Landabaso

Entre magos anda el juego de Emanuel Bergman

Aquí tenemos al enésimo periodista que escribe una novela. Afortunadamente Bergman ha decidido no escribirla sobre temas actuales (lo decimos porque querámoslo o no todos estamos contaminados por la actualidad y los periodistas mucho mas, lo que es mala cosa para la ficción y no tanto para el ensayo) sino que retrocede en el tiempo para contarnos como hace cien años, en tiempos de la I Guerra Mundial, una mujer cuyo marido está en las trincheras conoce carnalmente a un vecino y como consecuencia nacerá el gran protagonista del libro, un tipo al que veremos crecer en el mundo de la magia y atravesar los tiempos turbulentos de aquella época en los que será alabado y perseguido, amado y odiado, superviviente al fin, tanto que, años más tarde, otro niño le buscará porque ha sabido que tiene un truco de magia para remendar los amores rotos y él quiere que sus padres, divorciados, vuelvan a retomar su relación. El mago ya está mayor, pero la magia le arrebata de nuevo, se siente importante, se lanza a la aventura y… se que están pensando que les estoy destripando el libro, pero no es verdad. De hecho, al estar contadas las historias en capítulos alternos, solo he mencionado la acción de los dos primeros, bueno un poco más, pero muy poco, en serio.

Tengo un problema con los libros así narrados. No siempre, o no en todas las historias, los cliffhangers continuados funcionan bien. Y cuando se trata la narración con esta cadencia el escritor entiende que tiene que conseguir que el lector abandone cada episodio en cada capítulo con dolor por verse interrumpido. Pero reconozco que Bergman lo hace razonablemente bien, que no fuerza la intriga, que no retuerce el misterio, que no agiganta el peligro. Y, hay que aceptarlo, el tío tiene su encanto como narrador. Sobre todo al principio, cuando nos pilla por sorpresa y cuando hay mucho que contar para ir situando al lector. Luego nos acostumbramos o quizá él se cansa, pero el nivel medio sigue siendo alto. No hay nada definitivamente nuevo en El truco (título que recuerda El truco final, que es como se conoce aquí la película de Jonathan Nolan titulada originalmente El prestigio según la novela homónima de Christopher Priest, y que también se desarrollaba en el mundo de la magia) pero si hay una sabia distribución de aventuras y reflexión, de momentos emocionantes y divertidos, de personajes de ayer y de hoy perfectamente situados en sus universos, de buenos y malos a machamartillo y los necesarios personajes ambiguos y hay, sobre todo, una escritura que espolea al lector, que le lleva y le maneja y le susurra y le grita.

En definitiva esta es una  novela que lees entusiasmado y rápido y luego te arrepientes porque querrías que te hubiera durado más. Pero El truco se queda en tu cabeza y ahí permanece e incluso crece. Es de esas novelas que te hace seguir a su autor en sus próximas aventuras literarias. Está claro, esto es solo el principio. Emanuel Bergman ha venido para quedarse.

Félix Linares

Jasone Osoro y su dedicación al mundo infantil

Charlamos con la escritora guipuzcoana Jasone Osoro (Elgoibar, 1971). Y la tenemos con nosotros por muchas razones. La primera, porque en unos meses se cumplirán 20 años desde que Jasone Osoro publicara Tentazioak, el libro de relatos que la dio a conocer y con el que sorprendió por algo que hoy nos parece absolutamente normal: había erotismo en aquellos cuentos. El caso es que aquella joven llamó y mucho la atención de los lectores y desde entonces somos muchos los que hemos seguido su carrera: tras Tentazioak, vinieron, entre otros, Korapiloak y Greta, dos libros que fueron traducidos al castellano por Seix Barral. Después llegaron Bi marra arrosak o el reciente 12etan bermuta.  Pero además de esa narrativa dirigida al público adulto, Osoro ha trabajado también la literatura juvenil.  Tenemos que citar la exitosa serie Jara, o Ezequiel nora ezean y, por supuesto, Eskularru beltzak, su obra más reciente. Con la autora hemos charlado. Pincha y disfruta de la conversación.

El comictario. El fax desde Sarajevo, de Joe Kubert

Esta semana saldo una deuda que tenía pendiente desde el verano, pues fue durante los meses estivales cuando la editorial ECC recuperó uno de los títulos imprescindibles del cómic contemporáneo y de la historia de noveno arte en general, Fax desde Sarajevo, del gran Joe Kubert. El pasado mes de Abril se cumplieron 25 años del inicio de la guerra de Bosnia y del regreso a Sarajevo del editor Ervin Rustemagic, conocido en toda Europa por su labor profesional en el mundo del cómic. Fundador de la revista Strip Art y de la agencia del mismo nombre, Rustemagic se había instalado en sus oficinas en Holanda por el aumento de la tensión en la antigua Yugoslavia, pero el referéndum que en Marzo de 1992 certificó la independencia de la república de Bosnia-Herzegovina le hizo retornar a Sarajevo junto a su mujer, Edina, y sus hijos, Maja y Edvin. Era el regreso a su hogar, con mayúsculas, pero la tierra de sus antepasados pronto se convirtió en un infierno a consecuencia de la guerra provocada por la Serbia de Slobodan Milosevic, “el carnicero de los Balcanes“.

Las tropas serbias comenzaron en Abril del 92 el asedio de Sarajevo y la capital bosnia fue desde entonces un símbolo de resistencia y sufrimiento, y también un ejemplo de la lentitud e incompetencia de la política, las organizaciones y los tratados internacionales. Bajo los bombardeos de los aviones y los cañones serbios y bajo el fuego de los francotiradores que cobraban dinero por cada bosnio asesinado, con recompensa especial si la víctima era un niño, Ervin Rustemagic intentó primero seguir con su labor editorial, pero pronto su única ocupación fue la pura y simple supervivencia. Tras la destrucción de su casa y oficina, Ervin, su mujer y sus dos hijos iniciaron un duro peregrinaje en busca de refugio y alimento que se prolongó durante año y medio. 18 meses de suplicio en un escenario dantesco y, en medio del caos, una tenue luz, la comunicación con sus amigos en el exterior a través del fax.

Durante ese año y medio, Ervin Rustemagic mantuvo contacto permanente con autores como los dibujantes Hermann, Hugo Pratt y Joe Kubert, o el guionista Martin Lodewijk. Todos se movilizaron para ayudar a Ervin y denunciar lo que estaba ocurriendo en Sarajevo. Finalmente, y después de múltiples gestiones y retrasos, el 25 de Septiembre de 1993 Ervin Rustemagic y su familia lograron escapar del infierno. Los faxes quedaron como testimonio de su calvario y en 1996 el gran dibujante estadounidense Joe Kubert decidió convertir aquella odisea en un cómic. El resultado fue Fax desde Sarajevo, una obra maestra que ganó el Premio Eisner y el galardón al mejor álbum extranjero en el festival de Angoulême. No os perdáis la reedición de este cómic imprescindible, con abundante documentación y fotografías que son un retrato del horror de la guerra y, en las páginas finales, un canto a la esperanza.

Iñaki Calvo

 

La tercera entrega de novedades de octubre de 2017

JOYCE CAROL OATES

Un libro de mártires americanos  (ALFAGUARA)  814 páginas

La escritora estadounidense Joyce Carol Oates (Lockport, 1938) es una de las grandes cronistas de la vida en su país desde mediados del siglo pasado a nuestros días. Dotada de una gran capacidad para la fabulación y para el retrato psicológico, su bibliografía se nutre de grandes libros, tanto novelas, como volúmenes de relatos y biografías o autobiografías enmascaradas,  como La hija del sepulturero, Mamá, Infiel, Ave del paraíso, memorias de una viuda. Blonde o Hermana mía, mi amor. En Un libro de mártires americanos cuenta una historia basada en hechos reales, el asesinato en Estados Unidos de un médico abortista por un fundamentalista cristiano. A partir de este suceso Oates cuenta la historia de Luther Dunphy, evangelista enardecido, y su víctima, Augustus Voorhees, un médico idealista. Pero también la de sus hijas, boxeadora y documentalista, hasta que ambas se encuentran. Impresiona.

EVELIO ROSERO

Toño Ciruelo      (TUSQUETS)  270 páginas

El escritor colombiano Evelio Rosero (Bogotá, 1958) se dio a conocer entre nosotros en 2007 con Los ejércitos, novela con la que ganó el II Premio Tusquets Editores. Una novela que fue traducida a catorce idiomas y que le hizo ganar otros premios relevantes. Luego se han ido publicando otros libros suyos, como Los almuerzos, La carroza de Bolívar, una obra muy desmitificadora, y Plegaria por un Papa envenenado. En Toño Ciruelo intenta desvelar los misterios que se encuentran en el personaje que da título a la novela, un asesino sin escrúpulos que parece una personificación del mal. Una persona aparentemente normal, que se crió entre amigos y vecinos, que tuvo estudios, y que se fue transformando en un monstruo. Conoceremos a Toño Ciruelo a través de los ojos de los que le conocieron, y especialmente de su amigo Eri Salgado. Radiografía de la violencia colombiana y de sus víctimas.

DAVID MONTEAGUDO

Crónicas del Amacrana    (RAYO VERDE)  236 páginas

Lo del catalán David Monteagudo (Vivero, 1962) es de traca. No descubrió su vocación literaria hasta los cuarenta, pero cuando en 2009 publicó Fin, todos vimos que había nacido una estrella literaria. La novela, de tono apocalíptico y que habla de un mundo que desaparece, se convirtió en un bestseller silencioso y dio lugar incluso a una película. A partir de ahí, y en el mismo tono fantástico, publicó Marcos Montes, Brañaganda, El edificio e Invasión. El autor afirma que su método consiste en “empezar siempre con una situación cotidiana, realista, e introducir un elemento que rompa esa cotidianidad, una rendija que permita asomarse a ciertos abismos, o a otras interpretaciones de la realidad”. En Crónicas de Amacrana nos cuenta la historia de un hijo que va encontrando secretos en la figura de su padre. Secretos que le abrirán una puerta a muchos lugares. ¿Deberá aceptar el legado? Inquietante.

ASA AVDIC

La isla     (ROCA)  278 páginas

Esta novela la firma una escritora y periodista sueca, Asa Avdic (Langbro, 1974), pero no es una novela negra al uso. Estamos en el año 2037 en el Protectorado de Suecia. En la pequeña isla de Isola siete personas han sido seleccionadas para participar en un juego mental patrocinado por el estado para reclutar al candidato ideal para un puesto en el servicio de inteligencia de la totalitaria Unión de la Amistad. Uno de estos candidatos es Anna Francis, una burócrata adicta al trabajo con una hija de nueve años a la que rara vez ve. En verdad, Anna no es estrictamente una candidata al puesto: de hecho, ella es la prueba en sí misma. Su misión es escenificar su propia muerte y, luego, desde su escondite entre los muros de la casa, observar cómo reaccionan los otros seis candidatos al descubrir que hay un asesino entre ellos. Pero de pronto llega la tormenta. Adictiva.

BENJAMIN MOSER     (SIRUELA) 492 páginas

Por qué este mundo. Una biografía de Clarice Lispector 

Han pasado ya cuarenta años de la muerte de la escritora brasileña Clarice Lispector (1920-1977) y su mito no ha hecho más que crecer. Una mujer marcada por su biografía misteriosa, y por unos libros subyugantes: Cerca del corazón salvaje, Lazos de familia, Una manzana en la oscuridad o La pasión según G.H., su obra más popular. Una autora que parecía escribir siempre estando al límite, al borde del desastre: “Escribo sin la esperanza de que nada de lo que escribo pueda cambiar nada en absoluto” o “Escribo como si salvara la vida de alguien. Probablemente mi propia vida”. El escritor, crítico literario y traductor estadounidense Benjamin Moser (Houston, 1976), descubrió a Lispector cuando estudiaba portugués en la universidad. Y quedó atrapado. De ahí esta biografía de una autora calificada como “la sucesora de Kafka”.

 

Juan Kruz Igerabide y el arte de hacer lo pequeño, grande

El aforismo es un subgénero literario al que se han acercado con éxito numerosos autores vascos. Citaremos, por ejemplo, a Ramón Eder, Karmelo C.Iribarren, Iñaki Uriarte, Karlos Linazasoro. Ya sabéis que cuando hablamos de aforismos nos referimos a esas sentencias breves que pretenden expresar un principio de una manera concisa, coherente y en apariencia cerrada. Parece que el primero en utilizar esta fórmula fue Hipócrates; después, han sido innumerables los escritores que nos han asombrado con sus frases luminosas, desde Nietzsche a Chesterton; desde Borges a Machado. Precisamente es la principal característica del aforismo, la brevedad, lo que hace que estemos ante un género difícil porque no admite trampas, no admite grandes recursos estilísticos, no admite ocurrencias.

Bien, pues a todas esas dificultades se ha enfrentado con éxito, ya lo avanzamos, el escritor guipuzcoano Juan Kruz Igerabide en su nuevo trabajo Labur txintan. Este libro, publicado por Pamiela, está dividido en doce cuadernos cortos en los que se reflexiona sobre la convivencia, la educación, el amor, la felicidad, el arte, sobre el humor, sobre la vida y la muerte, sobre la religión, sobre Dios, sobre la literatura, incluso sobre los aforismos: ”Aforismo handiak oso txikiak dira”. Para trasladarnos sus ideas, Igerabide se sirve de los juegos de palabras, de los contrasentidos y del doble sentido, de la ironía, de la revisión de ciertos refranes y ciertas sentencias de otros pensadores a los que cita directamente como Camus, Jünger, Cioran o Montaigne.

Entre estas sentencias podemos destacar algunas políticas, como la siguiente: “Ezkertiarrak kontrako hankarekin egiten du herren. Eskuindarrak, ez”. Otras de sus frases dan, sin duda, qué pensar, como el siguiente: “Liburu onek liburu gutxiago irakurtzeko gogoa uzten dute”. O como este otro: “Dena esana dago. Orain argitu egin beharko”. La naturaleza humana también es objeto del análisis de Igerabide: “Pertsona onek eta txarrek elkarren lekua hartzen dute txandaka”, dice. O: “Homo sapiens, sapiens; errepikatu egiten da, ziur egoteko”. Labur txintan es, por tanto, un libro que tiene mucho de filosofía y que demuestra que para decir algo importante de forma clara, no son necesarias siempre centenares de líneas.  Se trata de dar en la diana, en el centro de las ideas, e Igerabide nos deja un buen puñado de aforismos que releer y que revisitar.

Juan Kruz Igerabide, que ha escrito obra dirigidas tanto al público infantil como al juvenil y como al adulto, lleva años publicando libros de aforismos. En 1994 sacó Sarean leiho; en 1998, Herrenaren arrastoan; y en 2004, Egia hezur.

 Txani Rodríguez

El Agujero Negro. Viejos

De un día para otro ya no había viejos en el lugar. Los busqué en el centro, en la plaza, en la iglesia, en el centro de día, en el viejo café… Nada. Hasta que fui al río y allí por fin avisté a un señor mayor. Ahí estaba, atónito, patético, reflejado en la inquietud del agua.

Roberto Moso

El concurso de Pompas de Papel del 21 de octubre de 2017

¿Quieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy fácil. Escucha el enigma que plantea Bego Yebra cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y envíanos la respuesta a nuestra dirección. La digital es pompas@eitb.eus y la postal “Pompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013”. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. El último libro buscado era El burdel de las predarias, del escritor nicaragüense Ricardo Pasos Marciacq. Los ganadores de los lotes de libros han sido Mari Paz Gutierrez Alonso, Marta Tapia y Estíbaliz Urtiaga Aostri. Ya tenéis un nuevo enigma. Pinchad y suerte.