Pompas navideño (3): Pérez Gellida, Hocsem y Seiter

El fin de semana del 6 de enero tercera y última entrega navideña en Pompas de Papel. Charlamos con otros tres escritores. César Pérez Gellida (en la foto), autor vallisoletano famoso por sus trilogías policíaco-fantásticas, nos habló de Konets, novela negrísima con la que ponía punto y final a todas estas entregas. Ava Hocsem, asturiana criada en Bilbao y Londres, nos presentó La tercera persona, su primera novela, una comedia de enredos. Y el francés Roger Seiter nos habló del cómic Sin memoria-Zulo bat oroimenean, historia negra de la que escribió el guión y que ha publicado Harriet Ediciones.

Sábados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi, desde hace 30 años. Pincha y disfruta.

Pompas navideño (2): Miqui Otero, la Ferrero y Carlos Egia

El fin de semana del 30 de diciembre segunda entrega navideña en Pompas de Papel. Charlamos con tres escritores. Miqui Otero, original escritor catalán, nos habló de Rayos, una novela sobre una cuadrilla de amigos en la Barcelona de la última crisis económica. Otra catalana. Laura Ferrero (en la foto), autora del espectacular volumen de relatos Piscinas vacías, nos presentó Qué vas a hacer con el resto de tu vida, la historia de una huída y una reconstrucción. Y el bilbaíno Carlos Egia, periodista corporativo, llegó con su primera novela El sacrificio de los peces, una historia de infancias y deseos en los primeros años de la dura posguerra vasca.

Sábados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi, desde hace 30 años. Pincha y disfruta.

Pompas navideño (1): Toti, Mercero y Juan del Val

El fin de semana del 23 de diciembre ofrecimos nuestra primera entrega navideña en Pompas de Papel. Charlamos con tres interesantes escritores. Antonio Mercero, hijo del genial director de cine y televisión vasco del mismo nombre, nos habló de El final del hombre, primer thriller protagonizado por la policía transexual Sofía Luna. Toti Martínez de Lezea (en la foto), la popular escritora vasca, nos presentó Ittun, segunda entrega de la saga fantástica que comenzó con Enda. Y el madrileño Juan del Val llegó con la novela autobiográfica Parece mentira, primer obra que firma en solitario tras las novelas escritas a cuatro manos con su mujer Nuria Roca.

Sábados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi, desde hace 30 años. Pincha y disfruta.

La Bodeguilla de las Navidades de 2017

Pompas de Papel celebró el 16 de diciembre su habitual “bodeguilla” navideña, una de sus tertulias alocadas. Hablarmos en ella de los libros publicados en el último trimestre del año que más nos habían gustado y de algunos que no habíamos leído, pero que tenían buena pinta. Se trataba de hacer una buena lista para disfrutar de las vacaciones de Semana Santa. Goizalde Landabaso, Iñaki Calvo, Txani Rodríguez, Roberto Moso, Bego Yebra, Félix Linares y Enrique Martín hablaron de lo humano y lo divino, entre un buen montón de títulos.

Sábados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi, desde hace treinta año. PIncha y disfruta.

Pompas de Papel en la Azoka 2017 con Anjel Lertxundi

El 9 de diciembre Pompas de Papel se fue a la Azoka de Durango.  Charlamos con el estupendo Anjel Lertxundi de su nueva novela Horma. Recibimos a Lola Sarratea que nos habló de su libro de relatos Lolita. Y hablamos con el dibujante e ilustrador Iñaki G. Holgado de sus trabajos para la revista Xabiroi y del éxito de su cómic Verdun en el mercado francés.

Sábados a las 4 de la tarde y domingos a las 12 de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi, desde hace 30 años. Pincha y disfruta.

El tocho. Familia, del chino Ba Jin

El viento soplaba con tanta fuerza que los copos de nieve revoloteaban en el aire como trozos de guata, sin llegar a caer al suelo. A ambos lados de la calle se habían formado caminos blancos al pie de los muros que rodeaban las casas y parecía que el cemento de en medio de la calle estuviera engastado en la nieve. Los transeúntes y los porteadores de palanquines luchaban en vano contra el vendaval. El cielo estaba completamente blanco. Había nieve por doquier; encima de los paraguas, y los sombreros de paja de los porteadores, y en el rostro de los viandantes. El viento orientaba los paraguas a su antojo. Aullaba colérico y violento, y con el sonido de los pasos sobre la nieve formaba una especie de ruido extraño que laceraba los oídos de la gente y parecía advertir que la primavera no llegaría nunca”.

Así comienza Familia, de Ba Jin. El escritor chino Li Yaotang, más conocido por el seudónimo de Ba Jin, murió en 2005 convertido en un clásico, después de vivir la friolera de cien años. Empezó a escribir y publicar muy joven, obteniendo éxitos importantes desde la década de los 30, pero en su vida hubo acusados contrastes: durante la revolución cultural maoísta fue considerado contrarrevolucionario y condenado a trabajos forzados, y hubo de esperar a fines de los 70 para ser rehabilitado y volver a ocupar cargos públicos. Familia, se publicó en 1937, y como su título indica, cuenta la historia de la prominente familia Gao, donde abundan los juristas y altos funcionarios, asentada en una ciudad del sur de China a principios del siglo XX.

Con un estilo directo y económico, Ba Jin necesita pocos capítulos para presentarnos a los hermanos Juemin y Juehuei, estudiantes en el instituto de lenguas extranjeras de la ciudad y representantes, por ello, de una incipiente modernidad, al mismo tiempo que nos muestra la sociedad opresiva en la que viven. Su familia está dominada por el abuelo Gao, patriarca indiscutido del numeroso clan. Su autoridad es absoluta y es él quien impone los matrimonios de hijos y nietos, quien compra o regala jóvenes para utilizarlas como criadas o concubinas, pasando por encima de sus sentimientos y aspiraciones. Todo el sufrimiento que provoca,  con vidas frustradas como la del hermano mayor Juexin, e incluso suicidios, queda impune, hasta que los jóvenes -en especial Juehuei– deciden enfrentarse a su autoridad.

Este es el esbozo del argumento de una novela escrita con gran agilidad y que atesora diversas virtudes. En primer lugar, muestra una especial sensibilidad hacia la situación de la mujer, la víctima más indefensa de una sociedad todavía feudal, dejándonos retratos femeninos conmovedores, como el de la prima Mei o la criada Ming Feng. Realiza, además, una certera crítica a formas de pensamiento como la doctrina de la “piedad filial”, y a toda una serie de ritos y supersticiones esclavizadoras. Y, por último, con la figura del rebelde Juehuei y sus amigos, introduce un modelo de juventud disidente, semilla de una sociedad más libre. En definitiva, un gran clásico chino de lectura absorbente: Familia, de Ba Jin, en ediciones del Asteroide.

Javier Aspiazu

El poema. Eeva Kilpi, finlandesa

Cuando uno ya no tiene fuerzas para escribir, tiene que recordar.
Cuando uno ya no tiene fuerzas para fotografiar,
tiene que ver con los ojos del alma.
Cuando uno ya no tiene fuerzas para leer,
tiene que estar lleno de narraciones.
Cuando uno ya no tiene fuerzas para hablar,
tiene que resonar.

Cuando uno ya no tiene fuerzas para andar, tiene que volar.

Y cuando llegue la hora,
uno tiene que desprenderse de los recuerdos,
de los ojos del alma, dejar de soñar,
callarse y plegar las alas.

Pero pase lo que pase, sigue la narración, sigue

Eeva Kilpi es una poeta finalndesa nacida en 1928 en la zona de Carelia. Se licenció en letras, fue profesora y también presidenta del Club Pen finlandés.  Ha escrito mucho, poemas, narraciones e incluso novelas. Entre las novelas a destacar está una novela experimental titulada Tamara, que narraba la relación sexual entre una mujer sexualmente activa y un hombre con discapacidad. Su nombre es muy conocido sobre todo en Finlandia y en Suecia. Tiene poemas rompedores y sorprendentes para la época en la que están escritos.

Goizalde Landabaso

David Monteagudo, maestro de lo inquietante

Hace ocho años apareció como un ciclón en el panorama editorial español un autor desconocido. Se llamaba David Monteagudo y su primera novela, Fin, se convirtió en un éxito inesperado. El libro, que se vendió gracias al boca a boca de los lectores, convirtió a su autor en una referencia de la literatura de género fantástico. Incluso dio lugar a una versión cinematográfica dirigida por Jorge Torregrosa. Lo más curioso del caso es que para entonces Monteagudo, nacido en Vivero, Lugo, en 1962, pero que vive en Cataluña desde los cinco años, tenía 47 años, y hasta entrar en la cuarentena no había sentido la llamada de la literatura. Por entonces trabajaba en una fábrica de cartonaje. Luego llegarían otras tres novelas, Marcos Montes, Brañaganda e Invasión. Y ahora publica otra novela, Crónicas del Amacrana, que bascula entre el fantástico y la ciencia-ficción, y que funciona como un conjunto de relatos encadenados por una historia o un ambiente común.

Como sucede en todas las historias de Monteagudo, en los relatos que componen esta novela se nos describe una situación cotidiana, que acontece a personas normales, y que poco a poco va derivando hacia la extrañeza, lo fantástico, lo terrorífico, todo junto o nada de esto. En la primera historia, por ejemplo, un niño de vacaciones va en busca de su padre que se ha adentrado en el bosque y se topa con un ser luminoso, que bien podría ser el propio padre con una linterna. En la segunda un hombre descreído se ve arrastrado por un compañero de trabajo a la reunión de lo que parece una secta, donde ocurren cosas fantásticas o que lo parecen. En la tercera un ciclista se encuentra ante una moto accidentada y sus dos moteros muertos o gravemente heridos, a los que sigue otro accidente aún más terrible: ¿o no han sido dos accidentes? En  la cuarta historia una pareja huye hacia la frontera ante el inminente estallido de una guerra civil: ¿pero es todo real o ha sido un sueño? En la quinta una mujer que ha sido elegida consejera de una importante empresa multinacional participa por primera vez en su consejo de administración y todo se vuelve sangriento: ¿o se lo está imaginando en su mente por la presión? En la sexta un trabajador encargado de cerrar todas las noches su empresa se encuentra con una brigada de seguridad que cierra a cal y canto el edificio donde trabaja y al que parece hacer volar: ¿vuela de verdad? Y en la séptima y última historia el niño de la primera se ha convertido en una especie de comisario-científico que trabaja para una corporación que busca personajes extraordinarios, superintuitivos, que pueden hacer cosas extraordinarias con su mente.

Lo mejor de las historias de Monteagudo es que no lo deja todo mascado, sino que permite al lector crear su propia película. Porque el autor se mueve entre lo posible, lo imposible y la paranoia, de tal manera que el sentido final de las historias puede ser uno o muchos. Además permite que el lector decida también si todo lo que ha leído forma parte de una misma historia o son relatos que no forman parte del mismo argumento. Eso sí, la esencia de todos los relatos es la misma, el miedo: miedo a perderse, a ser abandonado, a la guerra, a lo extraordinario, al dolor, al desamor, a lo desconocido, a perder un status, a lo nuevo, a los diferentes… Es raro lo que escribe Monteagudo, aunque lo raro parte en su caso de lo cotidiano, y eso claro da un miedo “que te cagas”. La irracionalidad al poder.

Enrique Martín

Juan Kruz Igerabide o el arte de reirse de la trascendencia

Hoy tenemos con nosotros a un escritor todoterreno, Juan Kruz Igerabide (Aduna, 1956), que ha publicado literatura infantil, juvenil y para adultos, y que lleva años trabajando el complicado género del aforismo. En 1994, publicó Sarean Leiho, en 1998, Herrenaren arrastoan y en 2004 Egia hezur. Ahora, acaba de publicar en Pamiela Labur Txintan, un libro dividido en doce cuadernos cortos en los que se reflexiona con cierta ironía sobre la convivencia, la educación, el amor, la felicidad, el arte; sobre el humor, la vida y la muerte, la religión, Dios; sobre la literatura. Para hablarnos de todo ello, Igerabide se sirve de los juegos de palabras, de los contrasentidos y del doble sentido, de la ironía, de la revisión de ciertos refranes y ciertas sentencias de otros pensadores a los que cita directamente como Camus, Jünger, Cioran o Montaigne.  Labur Txintan ha sido traducido al castellano con el título de Breviario Perplejo, editado por Troa.  «Reírse de la trascendencia es la mejor manera de trascender», dice Juan Kruz Igerabide. Con el autor hemos charlado. Pincha y disfruta.

El comictario. El regreso, del francés Bruno Duhamel

El gran guionista vasco Gregorio Muro “Harriet” sigue adelante con la aventura editorial que inició en 2015 y acaba de incorporar a su catálogo un título que se ha convertido en uno de los cómics más interesantes publicados en esta recta final del año. Se trata de El regreso, obra del francés Bruno Duhamel inspirada en la vida del artista canario César Manrique y la huella que dejó en la isla de Lanzarote. César Manrique murió en un accidente de tráfico y así es como muere también Cristóbal, el protagonista de este cómic, al inicio de la historia. Un inspector de policía se hace cargo de la investigación y vamos conociendo todos los detalles de la vida de Cristóbal, un escultor de fama internacional que regresa después de muchos años a la isla en la que nació y se encuentra con varios proyectos inmobiliarios que amenazan ese paraíso natural. Apoyándose en su propio prestigio y con la ayuda de otros tres famosos artistas Cristóbal emprende una cruzada contra los planes de turismo masivo a base de impulsar leyes que protegen el entorno y diseños urbanos y escultóricos que respetan la esencia de la isla volcánica.

Esto, sin embargo, es sólo la capa superficial del argumento, porque nos encontramos ante una historia compleja y muy bien escrita en la que se mezclan las relaciones paterno-filiales, el amor, la corrupción y el poder del arte para cambiar las cosas. El gran artista Cristóbal abandonó la isla huyendo de un padre duro y autoritario que mantiene la misma actitud cuando su hijo regresa. Su matrimonio con una joven periodista sufre las tensiones del creador siempre en conflicto, consigo mismo y contra el resto del mundo, y su lucha sin cuartel contra la especulación inmobiliaria le hace ganar prestigio social y artístico, pero también muchos enemigos. ¿La muerte de Cristóbal fue un accidente o un asesinato? Eso es lo que trata de desvelar el inspector de policía, cuya investigación ofrece una foto fiel del daño irreparable que están sufriendo los lugares turísticos y sacude nuestra conciencia por el éxito de las actividades corruptas. Un sistema nefasto que perdura en el tiempo porque, además de unos pocos que se hacen millonarios, otros muchos se benefician de forma indirecta y así, todos contentos.

Es la triste conclusión a la que se llega tras la lectura de El Regreso, un cómic magnífico publicado en euskera y castellano por Harriet Ediciones. No os lo perdáis.

Iñaki Calvo