La segunda entrega de novedades de abril de 2017

GRAHAM SWIFT

El Domingo de las Madres     (ANAGRAMA)  162 páginas

Graham Swift (Londres, 1949) pertenece a la gran generación de escritores británicos de la que forman parte, entre otros, Amis, Barnes, Rushdie, Ishiguro y McEwan. Es autor de diez novelas entre las que destacan El país del agua, que le dio a conocer en todo occidente, Últimos tragos y La luz del día. Publicada el año pasado, El Domingo de las Madres nos lleva al 30 de marzo de 1924 cuando se celebra el Domingo de las Madres, una jornada en la que las criadas vuelven a sus casas para visitar a sus familias. Toda menos Jane Fairchild que es huérfana y que se queda en la mansión de sus señores, los Niven, donde proseguirá sus amoríos con Paul Sheringham, el único hijo vivo, tras el desastre de la I Guerra Mundial de los vecinos de los Niven. Será su último encuentro porque Paul va a casarse con alguien de su clase. Pero algo inesperado va a suceder que cambiará el destino de Jane. Expectación.

ANNE TYLER

Corazón de vinagre        (LUMEN)  212 páginas

La estadounidense Anne Tyler (Minneapolis, 1941) se ha especializado en escribir novelas sobre relaciones amorosas entre personajes algo excéntricos y tiernos. Así surgieron libros como El turista accidental –un gran éxito literario y cinematográfico-, Ejercicios respiratorios, El matrimonio amateur  y El hilo azul. Quizás por eso, en el ambicioso proyecto en el que se encarga a autores famosos realizar versiones de las obras más importantes de William Shakespeare, le ha tocado La fierecilla domada. Aquí la fiera se llama Kate Battista y es una mujer independiente y echada para adelante que tiene que lidiar con un padre que guía su vida, y la de los demás, por fórmulas científicas y con una hermana que es una eterna adolescente. Y entonces llega Pioter Cherbakov, un joven investigador con ideas peculiares que no deja de comer barritas de chocolate. Shakespeare-Tyler, pareja perfecta.

DAVID FOENKINOS

La biblioteca de los libros rechazados

(ALFAGUARA)  288 páginas

Otro autor que ha triunfado gracias a historias de amor diferentes. En esta ocasión el escritor y director de cine francés David Foenkinos (París, 1974), autor de La delicadeza, ha escrito una divertida y misteriosa historia, La biblioteca de los libros rechazados, que habla de autores secretos y libros que triunfan sorpresivamente. Delphine Despero y Frederic Koskas son pareja. Ella es una editora de éxito, él un autor que acaba de publicar su primera y ninguneada novela. Durante unas vacaciones descubren una peculiar biblioteca que alberga manuscritos rechazados por las editoriales. Allí descubren uno titulado Las últimas horas de una historia de amor que es una obra maestra. La publican y se produce el fenómeno. Su autor, Henri Pick, ya fallecido, era un pizzero al que nunca nadie había visto leer, ni por consiguiente escribir. ¿Hay gato encerrado? “Inteligente, divertida, cruel”, según Bernard Pivot.

CRISTINA CERRADA

Europa        (SEIX BARRAL)  206 páginas

Cristina Cerrada (Madrid, 1970) comienza a ser un secreto a voces, una de las referencias de la literatura española de su generación. Desde 2003, cuando comenzó a publicar, han aparecido seis novelas (entre ellas La mujer calva y Cosmorama) y dos volúmenes de relatos (Noctámbulos y Compañía), libros que han recibido numerosos premios. Europa es una novela que habla de la emigración forzosa, del desarraigo y de la búsqueda de un lugar en el mundo. Cuenta la historia de Heda que llega a Europa occidental junto con su familia, huyendo de la guerra en su país. Los días transcurren monótonos entre su nueva y humilde casa familiar y la fábrica donde trabaja con su hermano y con otros refugiados. Pero mientras los demás comienzan poco a poco a adaptarse a su nueva vida, Heda vive acuciada por la sombra de un crimen. Dolor y dureza, arropado por un lenguaje contenido y hermoso que emociona.

FÉLIX DE AZÚA

Nuevas lecturas compulsivas   (CÍRCULO DE TIZA)  384 páginas

El filósofo y narrador Félix de Azúa (Barcelona, 1944) nos ofrece una nueva entrega tras Lecturas compulsivas de sus reflexiones sobre los libros leídos y como esos libros han ido marcando los episodios de su propia vida. Estaríamos por tanto ante un ensayo literario trufado de autobiografía. Aquí se habla por ejemplo de los poemas de Hölderlin, Byron, Eliot o Gimferrer; de las novelas de Cervantes, Víctor Hugo, Henry James o Eugenia Ginzburg; de los ensayos de Montaigne, Orwell, Stéiner o Sánchez Ferlosio; y de los paseos por la calle de su ciudad o los vericuetos vacuos de Internet. Un libro que huye de la pretensión del “canon” y que muestra toda la pasión del autor de Mansura, Historia de un idiota contada por él mismo, Cambio de bandera, Cortocircuitos, La pasión domesticada o Génesis por los libros y por el papel. Un escritor sugerente y provocador.

La solvente y sincera voz propia de Ana Malagón

Gelditu zaitezte gurekin es la nueva colección de relatos de Ana Malagón, tras Lasai ez da ezer gertatzen, un libro con el que ya nos sorprendió. Estos nuevos cuentos, algo más extensos que los que compusieron su ópera prima, se cimientan sobre la cotidianidad, sobre las idas y venidas de personas comunes, sobre situaciones más o menos corrientes: una reunión familiar, una boda, una excursión al río. Hay también muchos viajes en el libro: viajes de trabajo, viajes con amigas, viajes en avión, viajes en coche… algo que contribuye a subrayar la sensación de inestabilidad de algunos personajes que, en ocasiones, parecen dispuestos a dejarlo todo, a dar un giro radical a sus vidas, si pudieran. En todo caso, esa aparente normalidad que domina los cuentos es muy frágil. Hay hechos ocurridos en el pasado que condicionan el presente, puntos de giro insospechados o sutiles revelaciones que hacen que las historias tomen vuelo.

En todos los relatos resuena una voz propia, que al final es lo que a mí más me interesa. Las pequeñas observaciones, las reflexiones, ciertas conclusiones, algunas reacciones van tejiendo la materia literaria: una mirada personal sobre el mundo. La vida está en marcha en estos cuentos, pero eso no implica que el tono del libro se instale en la celebración. No hay paños calientes. Sobre el amor leemos: “Familia ote duen galdetu nahi nioke. Nik bezala, duela urte batzuk maitemindu ote zen. Bere bikotea maitatzen jarraitzen ote zuen baina, aldi berean, ez ote lukeen berriz berarentzat arrotz izan nahi. Berriz ezezagun. Ez lukeen nahi, kalean gurutzatuz gero, gelditzeko beharrik ez izatea.” Sobre la enfermedad: “Aita sufritzen ikusteak ez zion ezer onik ekarri gutako inori. Ez zen ikasketarik egon. Familia bezala ez gintuen gehiegi batu eta ez gintuen indartsuago egin.” Sobre la vejez: “Adin batetik aurrera,ez digulako inork inon argitaraturik ikusi nahiko genukeen argazkirik ateratzen. Adin batetik Aurrera,  nahiz eta bizirik egon, iraganeko oroitzapen bat garen ideiarekin erosoahgo bizi gara denak”.

Estos cuentos, en los que lo que no se dice y no se hace, pesa tanto como lo que sí se dice o hace, están ordenados con un criterio cronológico, podríamos decir: desde la juventud hasta la vejez.  En todos los estadios, la felicidad se muestra como algo escurridizo. Secretos, amores prohibidos, silencios,  relaciones familiares o laborales viciadas, dan forma a esta fotografía de nuestra contemporaneidad en la que se aborda también el mercado inmobiliario, gran metáfora de nuestros días. El relato Egunen batean, uno de mis preferidos, nos plantea la posibilidad de comprar una casa a muy buen precio, pero con el dueño enfermo dentro, a la espera de su desenlace último.

Gelditu zaitezte gurekin es un libro solvente en la forma y sincero en su contenido, que expone lo difícil que resulta moverse por la vida cuando aún no hemos encontrado nuestro sitio ni sabemos si lo encontraremos jamás.

Txani Rodríguez

El concurso de Pompas del 15 de abril de 2017

¿Quieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy fácil. Escucha el enigma que plantea Txani Rodríguez cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y envíanos la respuesta a nuestra dirección. La digital es pompas@eitb.eus y la postal “Pompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013”. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. El último libro buscado era Estabulario del escritor catalán Sergi Puertas. Los ganadores de los lotes de libros han sido Edurne Bilbao, María Delgado Palacios y Enrique López Martínez. Ya tenéis un nuevo enigma. Pincha y suerte.

El principito, Iturbe, Malagon y Dennis Lehane

Este pasado fin de semana recibimos en Pompas de Papel al escritor y periodista aragonés afincado en Cataluña desde hace años Antonio Iturbe, que acaba de ganar el premio Biblioteca Breve con la novela A cielo abierto, que recrea las aventuras como piloto de Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El principito. Además comentamos dos excelentes libros: Gelditu zaitezte gurekin segundo volumen de relatos de la donostiarra Ana Malagon y Ese mundo desaparecido otra gran novela negra del estadounidense Dennis Lehane. Y además tuvimos tiempo para el cómic, un poema, los espacios para la creación, la recuperación de un clásico y el concurso.

Sábados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio EuskadiDisfruta del programa.

La bodeguilla de Semana Santa, antes de su emisión

Una sorpresa para todos los seguidores de nuestro blog. Os ofrecemos el próximo Pompas de Papel antes de su emisión este próximo domingo. Es un especial Semana Santa,  la “bodeguilla“, una de nuestras tertulias alocadas. Hablaremos en ella de los libros publicados en los últimos meses que más nos han gustado y de algunos que no hemos leído, pero que tienen buena pinta. Se trata de hacer una buena lista para disfrutar de las vacaciones. Goizalde Landabaso, Iñaki Calvo, Galder Pérez, Txani Rodríguez, Félix Linares y Enrique Martín (los tenéis a todos en la foto, menos Txani) hablarán de lo humano y lo divino, entre un buen montón de títulos.

Este domingo a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi. Pincha y escucha antes que nadie.

Los raros. La convivencialidad, de Iván Illich

Debemos constituir –y gracias a los progresos científicos lo podemos hacer- una sociedad post-industrial en que el ejercicio de la creatividad de una persona no imponga jamás a otra, un trabajo, un conocimiento o un consumo obligatorio. En la era de la tecnología científica, solamente una estructura convivencial de la herramienta puede conjugar la supervivencia y la equidad. La equidad exige que, a un tiempo, se compartan el poder y el haber. Si bien la carrera por la energía conduce al holocausto, la centralización del control de la energía en manos de un leviatán burocrático sacrificaría el control igualitario de la misma a la ficción de una distribución equitativa de los productos obtenidos… Para ser posible dentro de la equidad, la supervivencia exige sacrificios y postula una elección. Exige una renuncia general a la sobrepoblación, la sobreabundancia y al superpoder, ya se trate de individuos o de grupos”.

Estos son fragmentos de La convivencialidad de Iván Illich. Ensayista austriaco establecido en México, de amplísima formación intelectual, Iván Illich ejerció como sacerdote y profesor universitario antes de secularizarse y dedicarse por completo al análisis crítico de la sociedad contemporánea. Probablemente más conocido para el gran público por La sociedad desescolarizada, el célebre ensayo que dedicó a la institución educativa, su abanico de intereses fue muy diverso, y también se extendió al estamento médico, con otro polémico libro titulado Némesis médica o a la gestión igualitaria de la energía, que abordó en Energía y equidad.

Pero sin duda, el título que hoy les proponemos, La convivencialidad, publicado en 1973, es su obra más importante, aquella en la que expone las fallas de nuestra sociedad y propone alternativas para transformarla. A su juicio, vivimos en una sociedad burocratizada en la que el saber se confunde con el currículum académico, el cuidado de la salud con la institución médica o el ejercicio del poder con la actividad política, convirtiendo a la población en inútil y dependiente en todos estos campos. Además, el objetivo de esta civilización es el crecimiento ilimitado de la producción industrial y, por lo tanto, está condenada al agotamiento energético y a la autodestrucción.

Frente a ella, Illich propone una sociedad desprofesionalizada en la que todos compartamos el poder y el saber. Y plantea alternativas para la supervivencia, que a su juicio, pasan por el control demográfico y la adopción de formas de producción alternativas a la industrial, que utilicen herramientas convivenciales: una tecnología a escala humana que, en lugar de avasallar y programar al individuo, saque el mejor partido de nuestra energía e imaginación, fomentando la autonomía y expandiendo el radio de acción personal.

Escrito por uno de los pensadores más lúcidos del siglo XX, este ensayo imprescindible, adelantado a los planteamientos ecologistas más consecuentes y a la teoría del decrecimiento, nos propone, en definitiva, todo un programa de acción para iniciar la transición social y energética, que nos espera en las próximas décadas, si queremos preservar la vida en el planeta en el marco de una sociedad equitativa. La convivencialidad de Iván Illich.

Javier Aspiazu

Andrea Camilleri, deconstruyendo a la mujer ausente

Al escritor italiano Andrea Camilleri le ha marcado su vida literaria la creación en 1994 del personaje del comisario Montalbano que ha protagonizado ya 32 libros, entre novelas y volúmenes de relatos. Unas historias policiacas muy costumbristas que relatan la vida diaria en una pequeña localidad siciliana.  Unas novelas que son un auténtico retrato de la sociedad italiana de finales del siglo XX y comienzos del XXI. Pero Camilleri, que tiene ya 91 años y que se curtió como guionista de televisión, de ahí sus magníficos diálogos, ha escrito otro tipo de novelas que indagan mucho más en la personalidad de sus protagonistas, aunque mantengan el aire de novela negra o criminal. Es lo que sucede con su última novela traducida y que no pertenece a la saga Montalbano, No me toques.

El argumento parece sacado directamente de una de esas novelas de suspense actuales de tanto éxito: una mujer de 35 años, Laura Garaudo, ha desaparecido. Su marido Mattia Todinir, un escritor afamado de 69 años, lo denuncia a la policía. La mujer fue a pasar unos días a la casa de campo, para tomar aire tras una crisis nerviosa, pero al parecer nunca llegó a ella. El caso se pone en manos del comisario Luca Maurizi que, como es preceptivo, comienza a indagar en el entorno de la desaparecida, interrogando a amigos, familiares y ex amantes de la desaparecida. Y aquí cambia todo. Porque a través de esos interrogatorios o de las cartas y escritos de la propia Laura, se nos va proporcionando una radiografía de la desaparecida a lo largo del tiempo y del momento presente. Cada interrogado por Maurizi nos da una visión de la personalidad calidoscópica de una mujer que sufre episodios de lo que ella denomina “lebache”, es decir, días en los que es abatida por el aburrimiento, la decepción, el nihilismo, la depresión o una mezcla de todo ello. Así aparecen Carlo, el periodista que investiga su desaparición y que una vez se acostó con ella; Doria el abogado, una especie de amante oficial de Laura, adulterio consentido por el marido; Marco, otro amante de antes de la boda de Laura; Giulia Maltese, la amiga más íntima que sin embargo parece desconocer algunos aspectos capitales de su biografía; Filippa, su omnipresente asistenta personal; Aldo, el viejo profesor en la universidad en la que Laura se licenció en historia del arte; Ernesto, el militar por el que Laura abandonó una carrera universitaria prometedora antes de casarse; Franco, el psicoanalista amigo que nunca la psicoanalizó; y Wilson Peixoto, el extraño gurú brasileño que aparece el personaje clave en toda esta trama.

La novela se asemeja a aquellos relatos de entreguerras, que influenciados por las muy de moda, en aquellos tiempos, teorías psicoanalíticas de Freud y Jung, estaban más interesados en el aspecto psicológico de los personajes que en la trama que protagonizaban. Hasta tal punto es así que Camilleri resuelve el enigma de la novela de manera un poco caprichosa (y predecible). Porque como indica en el epílogo el propio autor ”esta breve novela no pretende ser un relato policíaco sobre la desaparición de una joven, sino el intento de dibujar, con medios sencillos, un retrato femenino complejo, sí, pero no tan infrecuente como pueda parecer a primera vista”. Sea. Yo me quedo con el estilo limpio de Camilleri, con esa forma de dialogar que quita el hipo y con sus personajes tan bien construidos.

Enrique Martín

El poema. Juan Kruz Igerabide, vasco

Txoriak kantari

zure ezpainen zirrikituan.

Ilargia ageri zen

zure begi ninietan.

Zure begi-titietan

edoski nituen neureak.

Zure ahots rock-metalikoa

sehaska-kanta bat zen

ene belarri jaioberrietan.

Betileei akordeak atera zenizkien,

eta zure doinuarekin bat egin nuen

ozeano baten bila.

Gero elkarrekin kantatu zenuten

zuk eta nire hatzek.

Eta,

han egonik,

ez geunden han

Hauxe da Juan Kruz Igerabide idazleak egindako poema bat. Maite poemak hasiberrientzat izeneko liburuan sartu du, Denon Artean argitaletxeak kaleratu du. Bertan agertzen da Gitarrarekin kantuan. Egia esan poesian murgiltzeko ahalegin eta aukera bikaina da poema liburu honek eskaintzen diguna. Esango nuke edozeinentzat dela balekoa, baina batez ere, gazteentzat. Maitasuna, sexua, erakarpena, sentsualitatea… denak du lekua Juan Kruz Igerabideren liburu honetan. Adunan jaio zen Igerabide 1956an. Hamaika liburu idatzitakoa da, eta gaur egun Mikel Laboa Katedraren zuzendaria da.

Goizalde Landabaso

Mundo rural y violencia en el debut de Miren Gorrotxategi

La escritora guipuzcoana Miren Gorrotxategi (Azpietia, 1981) ha publicado en editorial Elkar la novela negra 33 ezkil. El proyecto inicial de este libro recibió la beca Agustin Zubikarai que concede el ayuntamiento de Ondarroa y la editorial Elkar, un libro que se convirtió en una de las relevaciones de la literatura euskaldun el año pasado. En esta su primera novela Gorrotxategi nos traslada a un entorno rural de caseríos, iglesias y partidas de mus y a un ambiente de gran tensión. Con la escritora ha charlado Txani Rodríguez. Pincha y escucha la conversación.

El comictario. De tripas y corazón, del francés Pozla

Cuando alguien ofrece un testimonio absolutamente sincero, sin concesiones y ateniéndose a la cruda realidad, se suele decir que lo que ha dicho o escrito le ha salido de muy dentro, “de las tripas”. Son mensajes que suelen causar el lógico impacto en los receptores, porque saben que la persona a la que están escuchando o leyendo les dice la verdad con mayúsculas, y eso es algo que siempre se agradece, sobre todo en estos tiempos marcados por la mentira, la propaganda y la manipulación, o por el conjunto de todas ellas, la famosa y maliciosa “posverdad“. Muy lejos de ese terreno falso y pantanoso encontramos joyas como el cómic que hoy nos ocupa, De tripas y corazón, el diario de un enfermo sin dobleces ni artimañas.

El autor de la obra es el dibujante francés Pozla, sobrenombre de Rémi Zaarour, un hombre joven, de sólo 35 años, que pasó una infancia marcada por los dolores de estómago. Luego vinieron las diarreas, los diagnósticos y los tratamientos fallidos, incluso las humillaciones, cuando le llegaron a decir que lo suyo no era real, sino un problema psicológico. Así hasta 2011, año en el que los médicos dieron con el mal que le torturaba desde niño, la enfermedad de Crohn. Esta dolencia de origen autoinmune ataca al aparato digestivo, provoca la inflamación de los intestinos, llagas y úlceras, el paciente sufre diarreas y episodios de dolor agudo, en los casos más graves hay que pasar por el quirófano y, en ocasiones, es motivo de incapacidad laboral.

Un auténtico infierno que Pozla nos cuenta a base de dibujos, muchos de ellos hechos en el hospital y en casa, durante su largo y penoso postoperatorio. Sus ilustraciones duelen, nos hacen compartir con él el sufrimiento que le provoca su enfermedad, pero no cae en la autocompasión sino todo lo contrario. A pesar de su padecimiento Pozla es capaz de reírse de sí mismo, se retrata como un pobre hombre flaco, débil y desgarbado, sometido a situaciones crueles y ridículas, pero retrata también el apoyo incondicional de su mujer y su pequeña hija y su propia convicción y fuerza para salir adelante. Pozla confiesa que los dibujos le sirvieron como terapia, y nosotros no podemos hacer otra cosa que recomendar encarecidamente la lectura de este cómic, De tripas y corazón, no sólo a los enfermos de Crohn y a sus familias, sino a la sociedad en general. No os lo perdáis.

Iñaki Calvo