Archivo por meses: mayo 2010

Roberto Moso convierte los cuentos de Pompas de Papel en “Polvo”

FOTO.Roberto MosoRoberto Moso es uno de los miembros más queridos de Pompas de Papel. Cada domingo abre nuestro programa con unas historias liofilizadas que extraen la ficción que se esconde tras la realidad. Esas historias se han transformado en un libro titulado Polvo que ya tenéis en las librerías y que trataremos ampliamente -no podría ser de otra forma: ¡Viva el nepotismo!- en este blog. Mientras esperamos, pueden ustedes solazarse con los contenidos de esta semana. Charlamos, por ejemplo, con Eider Rodríguez, la magnífica escritora euskaldun, de su nuevo libro de relatos, Katu jendea. Comentamos además el libro del argentino Andrés Neuman, Cómo viajar sin ver, en el que cuenta su periplo por medio mundo presentando su última y premiada novela, y la novela del noruego Nicolaj Fröbenius, La cara del miedo, que habla del enfrentamiento entre Edgar Allan Poe y un escritor de su época. Y además nos hacemos eco de la publicación de dos obras de la siempre interesante autora británica A.S. Byatt, El libro de los niños y Naturaleza muerta, de la nueva novela de la aclamada escritora francesa Anna Gavalda, La sal de la vida, del segundo trabajo narrativo del periodista vasco Pablo Muñoz, Cruz de tramposos, y de una nueva entrega de la notable serie negra del sudafricano Deon Meyer, El pico del diablo. Disfrútenlo.

Pompas de Papel – 1ª parte

Pompas de Papel – 2ª parte

El Agujero Negro. Arrebato

Estaba a punto de ahogarse cuando aquella mano, asiendo con fuerza su cabello le sacó del agua de un certero tirón. Que curiosa es la sicología humana. Cuando consiguió recuperar el resuello sintió un profundo arrebato de amor por su salvador. Le habría abrazado y besado allí mismo aun sabiendo, que esa misma mano de hierro le iba a introducir, en breves instantes, su cabeza nuevamente en la bañera.

Roberto Moso

Poe de nuevo personaje, de la mano del noruego Fröbenius

No podemos librarnos fácilmente de la sombra de los autores que leímos cuando éramos jóvenes y fácilmente impresionables. En la adolescencia leí con entusiasmo a Edgar Allan Poe arrastrado por su fascinación por la muerte y la belleza, interesado en su propia peripecia vital y los misterios que rodearon su vida. A lo largo de los años he leído cuantos libros se han acercado a su biografía, aunque justo es reconocerlo ninguno de ellos le ha hecho justicia y ningún autor ha sabido acercarse a su inimitable estilo, porque la utilización de términos como aciago o embriagador no es suficiente para marcar un tipo de literatura. Al margen de libros de aventuras o policíacos (como Los crímenes de la academia, una ficción ambientada en West Point en los días en que Poe estuvo a punto de convertirse en militar) encontramos al bostoniano en obras de escritores de cierta entidad, pero todos han fracasado al trazar su atormentada biografía. Incluso Mathew Pearl, que había tenido LIBRO.La cara del miedouna experiencia satisfactoria mezclando a Dante y a Longfellow y después haría un trabajo interesante con Charles Dickens, se convirtió en ineficaz narrador en La sombra de Poe. Quizá es que Poe es tan grande que resulta difícil abarcarlo. Y ahora un escritor noruego de larga trayectoria como novelista, poeta y dramaturgo se enfrenta a las incógnitas que deja el escritor al morir utilizando como contrapunto la figura de Rufus Wilmot Griswold, escritor y antologista que mantuvo una gran competencia con Poe en sus últimos ocho años de vida. Consciente de que un libro con estos elementos podría resultar excesivamente especializado, Fröbenius ha incluido una trama paralela donde alguien va asesinando personas utilizando algunos de los métodos apuntados en los cuentos de Poe. Debo reconocer que esta parte inventada es la que menos me ha interesado, y dudo que interese a los seguidores del misterio ya que no hay enigma alguno que descubrir, pero la guerra entre los dos escritores es fascinante dada la relación de amor / odio que mantuvieron. O, mejor, la cortesía que manifestaron en público y el enfrentamiento que llevaron adelante en privado. Poe fue un individuo orgulloso al que la miseria le jugó malas pasadas. Griswold fue un mediocre envidioso que consiguió cierta popularidad como recopilador del trabajo de otros. La relación fue muy difícil. Fröbenius ha elegido sus materiales, ha escrito una novela de duración convencional, poco mas de doscientas cincuenta páginas, y nos ha dejado otro interesante retrato de la época y sus personajes. La cara del miedo (ROCA) es una novela adictiva, se lee en una sentada, ahonda en algunas partes poco conocidas de la historia de Poe, revisa los aspectos mas famosos de su trayectoria artística y muestra una gran atracción por los hechos que llevaron a Griswold a escribir un obituario demoledor a la muerte del poeta a pesar de haber conseguido ser el albacea de su obra. Nicolaj Fröbenius trata bien a sus criaturas literarias, aprecia su trabajo y evita juzgar sus errores. Y manifiesta una admiración rendida a la obra de Poe. Lo que ha debido provocarle cierta confusión en los datos ya que se lía un poco con las edades de los protagonistas. Al capítulo de errores sumemos también una traducción discutible que hace que algunos momentos queden deslucidos. Pero de eso no tiene la culpa el autor. Ni por supuesto Poe. Pero ustedes sí cometerán un error si no se hacen con este libro que cuenta cosas muy interesantes y las cuenta muy bien.

Félix Linares

Más novedades de finales de mayo

A.S. BYATT

El libro de los niños (LUMEN) 955 páginas

Naturaleza muerta (ALFAGUARA) 541 páginas

Antonia Susan Byatt (Sheffield, 1936) es una de las más importantes escritoras inglesas de hoy en día. En 1990 saltó al estrellato cuando su novela Posesión ganó el Booker Prize, el premio más prestigioso de las letras anglosajonas. Un premio que estuvo a punto de ganar el año pasado con El libro de los niños, una novela que transcurre en el momento final de la era victoriana, desde finales del siglo XIX hasta la I Guerra Mundial y que nos cuenta la historia de la familia de Olive Wellwood, una famosa escritora de libros infantiles. La novela es un canto épico a la imaginación y al final de una época. Coincidiendo con la publicación de este libro se edita Naturaleza muerta, segunda parte de la tetralogía iniciada con La virgen en el jardín, que cuenta la historia de la familia York a mediados del pasado siglo XX. Gran autora.

ANNA GAVALDA

La sal de la vida (SEIX BARRAL) 156 páginas

Anna Gavalda (París, 1970) es una de las escritoras más populares y leídas de Francia, y una de las más conocidas fuera de su país. Entre nosotros han tenido muy buena acogida novelas como La amaba, Juntos nada más y El consuelo, que cuentan historias de personajes arrasados por la vida que intentan encontrar una segunda oportunidad. En La sal de la vida, su último libro, cuenta la historia de tres hermanos, ya adultos, que deciden abandonar una boda, y a sus familias y obligaciones, para reunirse en un pueblecito cercano con su hermano menor. El reencuentro servirá para vivir un día de libertad, de rememoración de los tiempos de la infancia, ese tiempo en el que la felicidad aparecía por cualquier esquina y las preocupaciones de la vida no habían hecho su aparición. Pura alegría de vivir.

PABLO MUÑOZ

Cruz de tramposos (TTARTTALO) 355 páginas

Pablo Muñoz es un periodista de largo recorrido que creó el Grupo Noticias. El año pasado debutó en la narrativa con Puertas coloradas, una novela con abundantes retazos autobiográficos, que transcurría en el barrio donostiarra de Ategorrieta, donde el autor vivió su infancia y adolescencia, y que contaba las vidas de varias generaciones curtidas en la “vida del barrio”. Una novela coral que transmitía frescura y verosimilitud. Ahora se adentra en la ficción pura con Cruz de tramposos, una novela que redescubre la vida a mediados de los cincuenta en la Navarra franquista. En ese momento se descubre en una comunidad franciscana la Cruz de San Damián, un icono del siglo XIII a través del cual Dios “habló” a San Francisco de Asís. Intereses, ambiciones, asesinatos, estafas, aventuras… Para disfrutar.

DEON MEYER

El pico del Diablo (RBA) 453 páginas

Deon Meyer (Paarls, 1958) es el escritor sudafricano de novela negra más conocido en el mundo, si exceptuamos al recientemente fallecido James McClure, el autor de El leopardo de la medianoche. Las novelas de Meyer han sido traducidas a 20 idiomas y han recibido todo tipo de premios. Escribe en afrikaner y en inglés. En castellano se habían publicado Sombras del pasado y El corazón del cazador. El protagonista de esta última novela reaparece en El pico del Diablo. Thobela Mpayipheli , un guerrero xhosa, ex agente del KGB y de la Stasi, se ha podido refugiar en el anonimato tras las turbulencias de su aventura anterior, pero la muerte de su hijo durante el atraco a una gasolinera le convertirá de nuevo en una fiera desatada que no parará hasta hacer justicia. Se devora.

ALBERTO MANGUEL

El legado de Homero (DEBATE) 284 páginas

Alberto Manguel (Buenos Aires, 1948) es un notable escritor y sobre todo un divulgador del placer de la lectura y de la magia de los libros. Leer algunos de sus ensayos –Una historia de la lectura ó Breve guía de lugares imaginarios– es una experiencia gozosa. En El legado de Homero, Manguel se adentra en la figura del escritor de La Ilíada y La Odisea, un autor que es la piedra angular de la literatura occidental, que ni siquiera sabemos si existió, y que inspiró a otros grandes escritores como Platón, Virgilio, al-Farabi, San Agustíb, Avicena, Dante ó Joyce. Con una gran erudición, Manguel explora el legado de Homero por las obras cumbre de la literatura de todos los tiempos para mostrarnos que la huella de Homero está más viva que nunca. Un libro inspirador, que puede servir como guía de lectura.

DAVE SIM

Cerebus. Alta sociedad (PONENT MON) 520 páginas

Llega una de las novedades de la temporada del mundo del cómic, una parte de la obra maestra, el trabajo de toda una vida, 6.000 páginas, del canadiense Dave Sim (Hamilton, 1956). Sim creó el personaje de Cerebus, un cerdo hormiguero que comenzó siendo un remedo de Conan el Bárbaro, en 1977, cuando el autor tenía veinte años. Lo que se nos presenta en Alta sociedad es el segundo ciclo del personaje, cuando ya había evolucionado y se había convertido en el alter ego del propio autor. Son 25 números en los que se nos cuenta cómo Cerebus llega a la ciudad-estado de Iest y se convierte en Primer Ministro. Una ácida visión del mundo de la política y la economía que no ha perdido actualidad. Una obra maestra que transformó la industria del cómic y que descubrió a muchos autores el mundo de la autoedición.

La gente corriente en la asombrosa mirada de Eider Rodríguez

FOTO.Eider RodríguezLa escritora euskaldun Eider Rodríguez (Errenteria, 1977) acaba de publicar en la editorial Elkar el libro de relatos Katu jendea. Es su tercera incursión en este género tras Eta handik gutxira gaur y Haragia. El libro, que obtuvo la beca Igartza, reúne siete historias protagonizadas por gente común que vive situaciones, en principio, también comunes. Eider Rodríguez demuestra de nuevo que es capaz de convertir en buena literatura la convivencia vecinal, un viaje por las carreteras de Castilla, el reparto de una herencia, el verano que un niño saharaui pasa con una familia vasca, incluso, la rotura de una muela. En Katu jendea encontramos la mirada inconfundible de la autora que se detiene en los conflictos y las contradicciones de los personajes, que no se desliza por el lado amable de las cosas, y que no resulta prejuiciosa a la hora de seleccionar los temas. Con la autora hemos charlado.

Los viajes sin ver del argentino Andrés Neuman

En el año 2009 Andrés Neuman ganó el Premio Alfaguara con la novela El viajero del siglo. Cuando le comunicaron el itinerario de la gira de promoción, el autor argentino afincado en Granada, lamentó el poco tiempo que tendría para conocer cada lugar. “Después -dice en el prólogo- pensé: ¿no se trata de eso? ¿No estaré por experimentar, sin haberlo planteado, una hipérbole del turismo contemLIBRO.Cómo viajar sin verporáneo?” Hoy viajamos sin ver nada, confiesa que pensó al conocer su veloz plan de viaje.

Este es el origen de un singular diario en tránsito escrito mientras atravesaba “ese laberinto denominado Latinoamérica”. Neuman explica que le interesaba buscar un cruce entre la micronarrativa, el aforismo y la crónica relámpago huyendo siempre de la crónica social del mundillo literario, “Para mí –comenta- uno de los géneros más autocontemplativos y aburridos que existen”. En Cómo viajar sin ver (Alfaguara) se satisfacen esos objetivos iniciales y Neuman, a lo largo de un recorrido frenético por 19 países, comparte con el lector impresiones fugaces, análisis urgentes, conclusiones originales, lecturas, muchas lecturas, recuerdos, frases oídas aquí y allá. Cómo viajar sin ver es una miscelánea en la que la que, a pesar del título, está muy presente la mirada inconfundible del autor: lúcida, perpleja, poética. Además, usa Neuman las gafas del humor, de la ironía, con lo que la lectura de este texto depara momentos divertidos.

Los aeropuertos, definidos en el libro como los únicos templos que hemos sabido erigirle al presente, resultan en Cómo viajar sin ver un escenario asumible incluso para quienes tenemos poco mundo y miedo a volar. Andrés Neuman nos lo cuenta; él viajó por nosotros. Y vio.

Txani Rodríguez

El concurso del 30 de mayo

¿Quieres seguir consiguiendo libros gratis? Lo tienes muy fácil. Escucha el enigma que plantea Iñaki Calvo cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y envíanos la respuesta a nuestra dirección. La electrónica es pompas@eitb.com y la convencional es “Pompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013”. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. Esta semana el libro escondido era Desde mi cielo de la escritora estadounidense Alice Sebold.  Los ganadores de los lotes de libros han sido Elvira Agirre, Francisca Echave y Óscar Aragunde. Ánimo y suerte.

Petricor, lluvia de libros en plena crisis

FOTO.Petricor olor a lluviaEstamos a la espera del petricor, el olor de la lluvia. Si el tiempo siguiera seco, las primeras gotas de las nuevas tormentas olerían a lluvia.  Buenos olores. ¿También lloverán buenos libros en las ferias del idem? Es nuestra esperanza. De entrada esta semana en Pompas de Papel hablamos de algunos buenos libros y grandes autores. Charlamos por ejemplo con  Jon Bilbao de su nuevo libro de relatos, Bajo el influjo del cometa, donde lo inquietante y lo amenazador surgen de las historias más cotidianas. Comentamos también la extraordinaria novela de la canadiense Anne Michaels, La cripta de invierno, una hermosa historia de amor que transcurre durante la construcción en Egipto de la presa de Asuán, y el libro de poemas del alavés Edu Zelaieta, Aldaira urdinak, una reflexión sobre las mudanzas y los cambios. Y además nos hacemos eco de la publicación de La niña y el cigarrillo del francés Benôit Duteurtre, Contra el viento del norte del austríaco Daniel Glattauer, Las huellas de la vida de la estadounidense Tracy Chevalier, Corona de flores del catalán Javier Calvo y El desajuste del mundo del libanés Amin Maalouf. Disfruten de los libros, de su olor y su sabor.

Pompas de Papel – parte 1ª

Pompas de Papel – parte 2ª

“La cripta de invierno”, otra obra maestra de Anne Michaels

Cuanto más lee uno, más se da cuenta de que esto del mundo del libro es un auténtico disparate. Se eleva a la categoría de “héroes del momento” a auténticos cantamañanas de las letras y se condena al ostracismo a escritores que tienen cosas que contar y que encima las cuentan bien. Y esto no tiene nada que ver con la situación del mercado ó con que un libro en cuestión se publique en una editorial grande ó pequeña, no. Esto tiene que ver con la miopía de un entramado que está más pensado para conseguir dinero fácil, que para apostar por autores relevantes que a la larga puedan dar ingresos y prestigio a una editorial determinada.

Digo todo esto, porque hay un caso que resume perfectamente la miopía del sistema editorial actual. Es el caso de Anne Michaels. Esta escritora lo tiene todo, todo, para ser una estrella de las letras. Lo es en su Canadá natal donde sus dos novelas LIBRO.La cripta de inviernopublicadas –Piezas en fuga y la que hoy comentamos La cripta de invierno– han sido auténticos éxitos, tanto desde el punto de vista de las ventas, como de la crítica. Es decir, que lectores y expertos se han rendido ante la hermosa prosa de una autora que debe mucho de su encanto a un espectacular dominio del lenguaje y a una expresión poética que alcanza cotas de profunda emoción, no hay que olvidar que la autora es una poeta consumada como se puede apreciar en los dos libros de poemas que ha publicado en castellano la editorial Bartleby, Buceadores de la piel y El peso de las naranjas y miner’s pond.

Dicho esto, hay que señalar que La cripta de invierno (Alfaguara), como su anterior novela, publicada hace diez años, Piezas en fuga, es una obra maestra. En ella se nos habla del amor y la felicidad, pero también de la tragedia y el dolor, y de lo fácil que es pasar de un estadio al otro en un suspiro. La historia está centrada en el matrimonio Escher, en Avery el ingeniero y Jean la botánica. Es 1964, y los dos se encuentran en Egipto. Avery ha sido contratado por las autoridades de ese país para trasladar el templo de Abu Simbel, piedra a piedra, a un lugar más elevado, para evitar así que sea cubierto por la crecida de las aguas que provocará la construcción de la presa de Asuán. El reto es formidable para un ingeniero. Además Jean está embarazada y el futuro se abre ante ellos con grandes perspectivas. En la primera parte de la novela Anne Michaels reflexiona sobre la felicidad y la compara con el pasado, cuando los protagonistas rememoran sus infancias marcadas por la relación con progenitores extraordinarios. En el caso de Avery por un padre ingeniero, apasionado por los engranajes, y una madre pintora marcada por el holocausto judío de la II Guerra Mundial. En el caso de Jean, por una madre enamorada de la poesía –vendió sus joyas para comprar un libro de Neruda– que murió joven y un padre maestro que le transmitió su pasión por la naturaleza y los libros. Los dos, a pesar de tener pasados marcados por la desgracia -los bombardeos sobre Londres él, la muerte de la madre en Canadá ella-, vivieron sin embargo infancias relativamente felices.

En la segunda parte, una tragedia personal, acabará alejando a la pareja que vivirá vidas separadas, sin perder de todo el contacto, gracias al teléfono y las estancias por separado en la casa de Marina, la madre de Avery. Éste volverá a la universidad para convertirse en arquitecto: el terrible éxodo de millones de personas provocado por la presa de Asuán le ha hecho odiar la ingeniería; mientras Jean se volcará en las plantas y conocerá a un artista polaco y a su gente –la mayoría judíos que vivieron una segunda guerra mundial atroz en el gueto de Varsovia-, hecho que le permitirá superar sus fantasmas personales.

Anne Michaels ha escrito una prodigiosa historia sobre la redención, a veces posible, a veces imposible, y sobre la vida que muchas veces es zarandeada por tragedias personales y tragedias colectivas. Un libro que reflexiona sobre el amor, la amistad y sobre la muerte en vida, que sin embargo puede ser esperanzadora, como esas bacterias muertas sobre la tierra seca que cuando se mojan producen lo que los científicos llaman “petricor” y que el común de los mortales conocemos como “el olor de la lluvia”. Impresionante novela.

Enrique Martín