Monthly Archives: septiembre 2011

Los hongos y sus historias secretas desveladas por María Teresa Tellería

Maria Teresa Teller√≠a, duranguesa de origen, es investigadora del CSIC, y realiza su labor habitual en el Real Jard√≠n Bot√°nico de Madrid, del cual fue directora durante doce a√Īos hasta el 2006.¬†El de los hongos, es probablemente el gran mundo por descubrir por la mayor parte de los amantes de la naturaleza y las personas preocupadas por el medio ambiente y la biodiversidad. Y antes que nada aclaremos que al hablar de hongos, se habla de hongos, no de setas. Y es que estas √ļltimas son una peque√Ī√≠sima parte de las cien mil especies que se conocen. Se siguen descubriendo y describiendo ¬†un millar al a√Īo y se estima que son mill√≥n y medio de especies.¬†LIBRO.Los hongos

Aclarado eso, digamos que esta peque√Īa obra de la Doctora Teller√≠a es una puesta al d√≠a para la mayor parte de sus lectores, que nos tememos no sean muchos. Por una parte, para el especialista en Biolog√≠a, puesto que encontrar√° la informaci√≥n m√°s actual y como decimos, puesta al d√≠a sobre la clasificaci√≥n de los hongos conocidos. Esta parte resulta algo dificil de digerir para el no especialista.

En la segunda, disfrutamos los aficionados: aprendemos que los reinos animal, vegetal y mineral, se han ampliado. Que hay otro reino que es el de los hongos. Que estos est√°n m√°s emparentados con los animales que con los vegetales. Que no son hongos todos los que hasta ahora aparecen clasificados como tales. Que reelaboran todos los residuos y los convierten en nuevos recursos disponibles para el ciclo biol√≥gico… Y sobre todo, que los hongos tienen una importancia econ√≥mica, medioambiental e incluso biotecnol√≥gica que todav√≠a no se ha podido calibrar, puesto que es mucho m√°s lo que queda por conocer que lo que conocemos de ellos. Y es que a los hongos debemos multitud de principios activos farmacol√≥gicos, as√≠ como preparados enteog√©nicos.¬†

Y gracias a los hongos y la biotecnolog√≠a se consigue ya madera de arce similar a la utilizada por los Stradivari y Guarneri en sus incomparables violines… La peque√Īa obra de Maria Teresa Teller√≠a nos deja con ganas de m√°s divulgaci√≥n, m√°s historias sobre los hongos.¬†

 Jokin Aldazabal

“Las alas del dinosaurio” √≥ la soberbia y la muerte entre investigadores

Empecemos con una declaraci√≥n obvia: todas las novelas que tienen alg√ļn crimen en sus p√°ginas, no tienen por que ser novelas negras √≥ policiacas; como todas las novelas en las que un personaje cuenta un chiste, no deben ser catalogadas como novelas de humor. Digo esto porque Las alas del dinosaurio, primera novela que llega hasta nuestro mercado de la danesa Sissel-Jo Gazan (Aehus, 1973), ha sido etiquetada como novela negra y creo que esa etiqueta no beneficia ni a la propia novela ni a los potenciales lectores. Porque los que crean que se van a acercar a una historia criminal ‚Äúllegada del norte‚ÄĚ, con cr√≠menes sangrientos, pasados obscuros y personajes con secretos que les atormentan, van dados. Es cierto que en este libro hay un par de asesinatos y que incluso hay un polic√≠a que los investiga, pero tambi√©n es cierto que los cr√≠menes son solamente una excusa para adentrarnos en las vidas de unos personajes a los que mueve la pasi√≥n por el descubrimiento cient√≠fico y tambi√©n el ansia por el reconocimiento que esos descubrimientos les pueden reportar.LIBRO.Las alas del dinosaurio

Las alas del dinosaurio cuenta el enfrentamiento encarnizado entre dos cient√≠ficos. Mientras uno, estadounidense, defiende que los dinosaurios no ten√≠an plumas y que por tanto las aves actuales no descienden de ellos, otro, dan√©s, afirma lo contrario. A su alrededor pululan un grupo de acad√©micos, que se acercan y se alejan de los dos estudiosos, seg√ļn los descubrimientos van desmoronando una tesis y afianzando la otra. En esta doble telara√Īa se ve atrapada una joven bi√≥loga, Anna Bella Nor, que decide escribir su tesis doctoral en Copenhague sobre este dilema cient√≠fico. Lamentablemente, para sus ansias de objetividad, el director de su tesis y su tutor es el cient√≠fico dan√©s enfrentado al estadounidense, con el que encima no se lleva nada bien. Ana Bella es una mujer de fuerte car√°cter y de esp√≠ritu quebradizo agobiada por la vida: una buena tesis es la √ļnica posibilidad de amarrar un trabajo y un sueldo en la universidad, y de poder hacer frente al abandono de su compa√Īero que le ha dejado con una hija de corta edad. Cuando su tutor es asesinado su vida se transformar√° en un caos, al que no dar√° mucha tranquilidad la llegada del comisario de polic√≠a Soren Marhauge, un tipo ‚Äúlento‚ÄĚ, met√≥dico e irritante que fue criado por sus abuelos cuando en la infancia sus padres murieron en un accidente de autom√≥vil. Soren entrar√° en ese aparente mundo universitario silencioso y a la vez explosivo como un elefante fantasma en una cacharrer√≠a.

La novela es en el fondo una novela de novelas. En ella se nos narra la historia de dos personas inadaptadas; se reflexiona sobre el mundo apasionante y global del descubrimiento cient√≠fico y sus batallas; se elabora una peculiar teor√≠a sobre el conocimiento, la verdad, la mentira y el orgullo; y se nos desvela finalmente un doble enigma criminal en el que los malentendidos fatales acaban teniendo una gran relevancia. Una novela en la que los dos protagonistas principales, joven estudiosa y comisario diferente, y los dos cient√≠ficos antag√≥nicos est√°n perfilados con una gran potencia narrativa, y donde sobresale especialmente la col√©rica, apasionada y entregada Ana Bella que recuerda vagamente a la protagonista de otra novela danesa de gran √©xito entre nosotros La se√Īorita Smila y su especial percepci√≥n de la nieve. En resumen, una buena, muy buena novela, que no deber√≠a pasar desapercibida.

¬†Una puntualizaci√≥n final. ¬ŅA qu√© idiota se le ha ocurrido cambiar el t√≠tulo original de la novela Las plumas del dinosaurio por el de Las alas del dinosaurio? ¬ŅHab√≠a miedo a que los lectores hicieran un chiste hom√≥fobo? ¬ŅHab√≠a temor a que los lectores no compraran el libro por la palabra ‚Äúplumas‚ÄĚ? ¬°Pero si habla de plumas, est√ļpido, de plumas! En fin.

 Enrique Martín

La ciudad y los perdedores en la literatura de Goizalde Landabaso

FOTO.Goizalde LandabasoLa periodista, escritora y colaboradora de Pompas de Papel Goizalde Landabaso (Bilbao, 1970) ha publicado Bränskint en la editorial Txalaparta. En este nuevo trabajo, fabulosamente ilustrado por Aritz Eiguren, Landabaso ha construido una ciudad posible, habitada por perdedores y vencidos. Se trata de un lugar lluvioso y oscuro, donde sin embargo no se renuncia a la esperanza, que genera desasosiego y que hará reflexionar a los lectores. La autora había publicado con anterioridad el poemario Jat y la novela breve Korte bat, mesedez. Escucha nuestra charla.

Erretratuak. MariKarmen

MariKarmen. Ileapaindegian egon da, asteartero bezala. Gaur kolorea aldatu diote. ‚ÄúBiolin‚ÄĚ kolorea eman diote eta kirikiloak atera dizkiote. Inork ez dio esan nahi ileko kolorea azenario kolorea dela. Badaezpada. Ezpainak gorriz jantzi ditu, eta atzazalak ere bai. Gaztetuago ematen du. Eau de zerbait bota du eta azalarekin nahasterakoan usain freskoa gelditu da. ‚ÄúTomateak zegan gaur?‚ÄĚ, eta Marikarmenek ‚Äúhiru terdi‚ÄĚ erantzun baino lehen orturik atera berri direla esan dio bezeroari, ‚Äúarrainaren freskotasunaren antzekoa‚ÄĚ. Bereizten dituen mostradorearen distantziatik urruntzeko bezeroarengana hurbildu da. Besoa igurtzi dio hurbilketa-ariketa moduan. Kontaktoa maite du MariKarmenek. Tomateekin entsalada ederrak egin litezkeela esan dio, baina edozelan ere, tomate alargunak. Bezeroa komentzitu ei du, eta kipula ederrak eta letxuga bat eraman ditu tomateen konpainiarako. ‚ÄúEntsalada orgia‚ÄĚ, esan dio bezeroari. Erruz heldu zaizkio bezeroak goiz honetan ere bai. Eguerdia arte. Luixari saltokia zaintzeko eskatu dio, eguerdikorako bost minutu behar dituelako. Eta kanpoan, bakarrik eta ezkutuan, mundutik at; zigarroa atera eta piztu egin du.¬†

 Goizalde Landabaso

Las √ļltimas novedades de septiembre de 2011

LIBRO.El viejo juezJANE GARDAM

El viejo juez                                (SALAMANDRA)    316 páginas

Jane Gardam (Coatham, 1928) es una de esas grandes escritoras de la literatura inglesa cuya fama, a pesar de los innumerables premios, no ha traspasado las fronteras de su pa√≠s. Debe ser porque no es una mujer medi√°tica, porque nunca ha hecho declaraciones grandilocuentes y porque no ha pertenecido a una generaci√≥n de escritores que se vanaglorian de serlo. Desde 1971 ha publicado treinta y cinco t√≠tulos. El viejo juez vio la luz en 2004. Cuenta la historia de un juez retirado en una casa de la campi√Īa inglesa que es un “hu√©rfano del imperio” uno de esos ni√Īos ingleses nacidos en las colonias que era enviado a la metr√≥poli con unos familiares lejanos para ser educado ‚Äúa la brit√°nica‚ÄĚ. Edward Feathers, el viejo juez que ejerci√≥ en Hong Kong, es un hombre chapado a la antigua que raramente muestra sus emociones, hasta que la relaci√≥n con un nuevo vecino empieza a mostrar partes de una rica y sorprendente personalidad. Emoci√≥n, comedia y sorpresas.

 CARLOS YUSHIMITOLIBRO.Lecciones de...

Lecciones para un ni√Īo que llega tarde ¬†(DUOMO)¬†¬†¬† 246 p√°ginas

La √ļltima sensaci√≥n de la literatura latinoamericana se llama Carlos Yushimito del Valle (Lima, 1977). Es un peruano de ascendencia japonesa que reside en Estados Unidos y que ha publicado un libro de cuentos ambientados en Brasil: todo un ejemplo de la globalizaci√≥n. Once relatos en los que la ternura va de mano de la violencia, y donde las fronteras entre realidad e imaginaci√≥n se difuminan. Once relatos donde pueden aparecer el Hombre de Hojalata, un ni√Īo que intenta impresionar tocando el piano a una ni√Īa cruel, un Chico Peres al que le espera su propia bossa nova, dos amigos que recuerdan su pasi√≥n por el f√ļtbol y un tal Guilherme que recuerda los d√≠as de mar y playa. Relatos escritos entre 2005 y 2011.Antes hab√≠a publicado otros dos libros de relatos El mago y Las islas. Un diamante en bruto.

LIBRO.El invierno del comisario... MAURIZIO DE GIOVANNI

El invierno del comisario Ricciardi            (LUMEN)    255 páginas

El comisario Ricciardi naci√≥ en un cuento y ya ha protagonizado cuatro novelas de gran √©xito. Su autor, Maurizio de Giovanni (N√°poles, 1958), es un escritor elegante y erudito que ha creado un polic√≠a diferente que se mueve en los a√Īos treinta, en la Italia fascista de Benito Mussolini. Ricciardi tiene un poder √ļnico: ve el √ļltimo gesto de las v√≠ctimas de muerte violenta y oye sus √ļltimas palabras. Por ello es un hombre taciturno y silencioso, que cree que las v√≠ctimas de un crimen acaban muriendo por hambre √≥ por amor. En su primer caso debe investigar la muerte brutal del tenor Arnaldo Vezzi, amigo personal de Mussolini, poco antes de subir al escenario. Las pesquisas del comisario ir√°n desvelando la personalidad oculta del asesinado y el por qu√© de su muerte. Una novela que tiene un magn√≠fico comienzo: ‚ÄúEl ni√Īo muerto estaba de pie, parado en el cruce de Santa Teresa y el Museo. Miraba a los dos muchachos que, sentados en el suelo, jugaban a las canicas. Los miraba y repet√≠a: ¬ŅJuego? ¬ŅPuedo jugar?‚ÄĚ.

 FLORENCE AUBENASLIBRO.El muelle de Uoistreham

El muelle de Uoistreham                (ANAGRAMA)     236 páginas

A veces la mejor literatura se esconde en el periodismo. A veces algunos periodistas escriben mejor que escritores reputados. Y a veces la realidad es m√°s incre√≠ble que la ficci√≥n. Florence Aubenas (Bruselas, 1961) es una periodista de largo recorrido que trabaj√≥ en Liberation y Le Nouvel Observateur, y fue corresponsal en Irak, dodne lleg√≥ a estar secuestrada. En estos momentos en las presidenta del Observatorio Internacional de Prisiones. En 2007, cuando la crisis econ√≥mica estall√≥, decidi√≥ investigarla desde dentro, desde el mundo del subempleo. Para ello dej√≥ Par√≠s, se traslad√≥ a la ciudad de Caen, alquil√≥ un apartamento min√ļsculo y comenz√≥ a buscar trabajo present√°ndose como una mujer reci√©n divorciada sin experiencia laboral. Entre un mundo inmisericorde de trabajos temporales y humillaciones. Al final encontr√≥ empleo en el ‚Äúsector de la limpieza‚ÄĚ con sueldos irrisorios y largu√≠simas y agotadoras jornadas de trabajo. Un libro apasionante, repleto de verdad, humor y compasi√≥n.

LIBRO.Quai d'OrsayLANZAC-BLAIN

Quai d’Orsay. Crónicas diplomáticas 1   (NORMA)       96 páginas

Abel Lanzac es un escritor, periodista y guionista que ha vivido en los aleda√Īos del poder. Christophe Blain es un gran guionista y dibujante de c√≥mic que es autor de obras maestras como Isaac el pirata y Gus. Juntos han unido sus talentos para realizar un retrato inmisericorde y muy divertido sobre las clase pol√≠tica francesa, y en especial sobre la clase gobernante. El protagonista de este √°lbum, primer volumen de una serie, es Arthur Vlaminck, un pensador y escritor de izquierdas que es llamado al Quai d‚ÄôOrsay, sede del ministerio de exteriores franc√©s, para ser uno de los responsables de los discursos del ministro. A nadie se le escapa que tras el brillante, esp√≠dico y maquiav√©lico Alexandre Taillard de Vorms, se encuentra Dominique de Villepin, ex ministro de exteriores franc√©s y rival de Nicolas Sarkozy en la lucha por la nominaci√≥n de la derecha a la presidencia de la rep√ļblica francesa. Una aproximaci√≥n rigurosa, cr√≠tica, desternillante y sin embargo humana de los mejor y lo peor de la clase dirigente. Sin duda el c√≥mic pol√≠tico franc√©s sigue gozando de muy buena salud.

El concurso del 24 de septiembre de 2011

¬ŅQuieres seguir consiguiendo libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea I√Īaki Calvo cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La electr√≥nica es pompas@eitb.com y la postal es ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. La semana que viene daremos a conocer los ganadores del primer concurso de la temporada. Pincha aqu√≠, escucha y encuentra las claves. √Ānimo y suerte.

Los otros trabajos de los escritores, seg√ļn Daria Galateria

A lo largo de la historia, y hay cosas que no cambian nunca, la mayor√≠a de los escritores ha tenido que trabajar para mantenerse. Ya se sabe que no solo de pan vive el hombre, pero bueno, de pan tambi√©n. “A comienzos del siglo XX, antes de que el Estado mecenas comenzara a ofrecer a los intelectuales variadas prebendas, los trabajos pod√≠an ser de lo m√°s extravagantes y, a veces, rozaban lo extremo; pero casi todos, poetas y narradores coincid√≠an en quejarse de que la escritura era la tarea m√°s agotadora de todas‚ÄĚ. LIBRO.Trabajos forzadosEsto afirma Daria Galateria, profesora de literatura, editora y autora de distintas investigaciones, entre ellas, Trabajos forzados. Los otros oficios de la literatura, un interesant√≠simo ensayo que acaba de publicar Impedimenta. Para ilustrar esta conclusi√≥n, podemos tomar el caso de Maxim Gorki, que fue descargador en el Volga, pescador, fogonero, pinche y panadero. Pero cuando alcanz√≥ el √©xito y se vio convertido en articulista para¬† que confesara que ese trabajo era superior a sus fuerzas.

Comprobamos tambi√©n, y puede resultar parad√≥jico, que a muchos escritores nos les gustaban los trabajos sedentarios. Marcel Proust, por ejemplo, no aguant√≥ ni un d√≠a en la Biblioteca Mazarin. Otros, como Bohumil Hrabal, prefer√≠an los m√°s distantes y mec√°nicos. El incendiario Charles Bukowski trabaj√≥ como cartero y de forma muy disciplinada durante catorce a√Īos. Y Eliot renunci√≥ a ense√Īar en Harvard para trabajar en la banca. ‚ÄúSe divert√≠a un mont√≥n –escribe Galateria– manejando los n√ļmeros; el trabajo le dejaba tiempo para sus tareas y sus amigos. Cuando un editor descubri√≥ que el mejor poeta americano era adem√°s un buen contable, crey√≥ que aquello era un sue√Īo, y le confi√≥ su empresa‚ÄĚ.

Del mismo modo, se recogen casos de escritores que al creer que la literatura los alejaba de los hombres, utilizaban sus trabajos para acercarse a la gente com√ļn. Algunos fueron incluso m√°s all√°: Orwel decidi√≥ desistir de sus privilegios y pasar las noches con vagabundos para conocer la vida de los marginados.

Lo cierto y en resumen es que los amenos y muy bien escritos cap√≠tulos que conforman Trabajos forzados funcionan como breves biograf√≠as, como aut√©nticas y muy elocuentes ‚Äúvidas laborales‚ÄĚ que ofrecen una nueva forma de acercarse al autor y a su obra.

 Txani Rodríguez

El Agujero Negro. Haz lo que debas

Esas imágenes le producían sentimientos encontrados. Jóvenes y no tan jóvenes en la casa ocupada. Gritos, pancartas, excitación, consignas, insultos, lanzamiento de objetos. No hace tanto tiempo que él estaba así, viviendo eso mismo intensamente, en aquel mítico gaztetxe del casco viejo. Haz lo que debas, decía Spike Lee y cantaban los Negu Gorriak. El lo tenía y lo tiene bien claro. Hay que hacer en todo momento lo que se debe, y de un momento a otro habrá que cargar.

 Roberto Moso

Suma y sigue: m√°s oferta, m√°s nombres

FOTO.Suma y sigueEn Pompas de Papel seguimos presentando nuevos espacios y colaboradores. Esta semana¬†debuta Jokin Aldazabal, que ser√° nuestro cronista de libros de ensayo. Y lo hace con un libro que a√ļna divulgaci√≥n y conocimiento cient√≠fico, Los Hongos de Mar√≠a Teresa Teller√≠a. En el futuro habr√° un poco de todo, como¬†pensamiento, historia, sociolog√≠a √≥ literatura. En el programa tambi√©n hemos charlado con la escritoora vasca¬†Goizalde Landabaso, que acaba de publicar Branskint, un libro de relatos, bellamente ilustrado, sobre el mundo urbano y sus perdedores.¬†Adem√°s comentamos una novela polic√≠aca danesa, Las alas del dinosaurio de Sissel-Jo Gazan, que habla del mundo de la investigaci√≥n acad√©mica y sus zancadillas; y¬†un libro muy curioso,¬†Trabajos forzados de Daria Galateria, sobre los otros trabajos de los escritores. Y no faltan las novedades, con libros de la inglesa Jane Gardam, el peruano Carlos Yushimito, el italiano Maurizio de Giovanni y¬†la¬†belga Florence Aubenas, y un c√≥mic firmado por los franceses Abel Lanzac y Christophe Blain. A disfrutar. Pincha y escucha el programa.

Los poemas de Martin Etxeberria, dolor y belleza

Zakurraren poema eta beste hezurrak (Elkar) es el tercer libro de poes√≠a de Mart√≠n Etxeberria, quien ha firmado tambi√©n libros dirigidos al p√ļblico infantil y juvenil, y tres obras de narrativa escritas a cuatro manos con su hermano Xabier. La √ļltima, que rese√Īamos en este programa por cierto, fue Arrain abisalak. Este poemario nace tras atravesar el autor malos tiempos y darse cuenta que ten√≠a en su interior algunos nudos que deb√≠a desatar. La decisi√≥n de trasladar esa experiencia, ese recorrido vital, a su poes√≠a ha supuesto un cambio de registro y de perspectiva que ha concedido a Etxeberria una mayor profundidad.zakurraren poemak AZALA.indd

El poemario, que se abre con la pieza Zakurraren poema se divide en tres partes. En la primera, Gaizki ebakitako euli-bizarra, dominan la tristeza y la nostalgia. Para reflejar esas emociones, el autor puede viajar a Lisboa, compartir algunos apuntes biogr√°ficos y, como constante, llevar a cabo un ejercicio de introspecci√≥n que le har√°, incluso, observar con perplejidad, o con extra√Īeza, su cuerpo. Como si no explicara a veces cu√°l es su papel en el mundo, examina sus manos, sus tobillos, sus codos, quiz√° en busca de algunas respuestas. O¬† como si el coraz√≥n pesara demasiado, tal y como afirma en uno de sus versos. En la segunda parte, Tximeleta zatarrak, la decepci√≥n va super√°ndose, reafirmando las ventajas de verbalizar determinados sentimientos; y en la tercera y √ļltima, Hitzen ametsaren zain, la voz de Etxeberria¬† renace m√°s contemplativa, m√°s serena, restablecida, en cierto modo; o al menos, due√Īa de una l√ļcida resignaci√≥n. Egun ederregia egiten du gaur, ama, se√Īala en un elocuente texto.

Con un estilo limpio,  sobrio y, sin embargo actual,  Etxeberria ha conformado un poemario en el que cabe, sin ser dramático, el dolor.  A través de poemas de media extensión bien sostenidos o de otros capaces de esconder en sus brevedades ideas o imágenes muy hermosas, ha compuesto un mosaico poderoso en el que nos sorprenderá comprobar que algunas piezas encajan en nuestro interior.

Txani Rodríguez