Monthly Archives: marzo 2013

Lecturas de fin de semana. Amélie Nothomb y el amor paternofilial

Todos los a√Īos, los seguidores de la escritora belga Am√©lie Nothomb ‚Äďnacida en Jap√≥n en 1965 dentro de una familia de diplom√°ticos y afincada en Par√≠s-, recibimos nuestro chute de adrenalina. Todos los oto√Īos, Nothomb publica una novela breve que en castellano llega con un a√Īo de retraso. La de esta temporada se titula Matar al padre y es una de esas historias t√≠picamente ‚Äúnothombiana‚ÄĚ en la que una serie de personajes, normalmente dos, se enfrentan entre s√≠ √≥ a un acontecimiento inesperado en una historia que siempre conduce a un final imprevisible.

De Nothomb me gustan sus excentricidades, su sentido del humor, sus historias disparatadas, sus juegos de palabras, su sorna, su desparpajo, su imaginaci√≥n y su inmenso talento literario. Talento que despliega en dos facetas, la de bi√≥grafa de su propia vida, como suced√≠a, por ejemplo, en la imLIBRO.Matar al padrepagable Estupor y temblores; y la de narradora de ficciones con un gran componente exc√©ntrico y muchas veces criminal. Matar al padre entra en esta √ļltima categor√≠a.

La novela narra las peripecias de dos magos. Al inicio de la historia uno tiene treinta y cinco a√Īos y el otro quince. El primero se llama Norman Terence y el segundo Joe Whip. El primero es un artista consagrado que vive con una hermosa malabarista del fuego llamada Christina. El segundo es un hu√©rfano que va dando palos por la vida para sobrevivir. Norman acoge a Joe y le convierte en su disc√≠pulo. La relaci√≥n se va transformando para Norman en algo parecido a una relaci√≥n paternofilial. Sin embargo para Joe de lo que se trata es de superar al maestro, de hacerse con sus trucos, su mujer, su vida. Porque todo lo que tiene de noble Norman, lo tiene de retorcido y oscuro Joe. Se trata, en el peor sentido del t√©rmino, de ‚Äúmatar al padre‚ÄĚ. ¬†Norman practica la magia; Joe, la trampa. Algo abominable para Norman que define as√≠ los dos conceptos: ‚Äúla magia deforma la realidad en inter√©s de otro, con el fin de provocar una duda liberadora; la trampa, en cambio, deforma la realidad en detrimento de otro, con el objetivo de robarle su dinero‚ÄĚ.

Pero tratándose de una historia de Amélie Nothomb sabemos que tarde o temprano todo girará 180 grados, y que en el fondo nada es lo que parece, como sucede cuando contemplamos un buen truco de magia: la apariencia se confunde demasiadas veces con la realidad. Y que al final quedará un poso de sorpresa, tristeza, resignación y ternura.

Es magnífica esta escritora. Nos deja asombrados ver como insufla vida a una historia cien veces contada y que en sus manos adquiere una nueva dimensión. Nos maravilla la profundidad de los retratos de sus protagonistas, cercanos siempre a la caricatura, pero sin caer nunca en ella. Y nos fascina su peculiar sentido del humor, negro y descacharrante, que a veces nos hace soltar una carcajada y otras una mueca que amaga una sonrisa y se transforma en rictus amargo. No siempre acierta en los resultados, porque arriesga mucho, pero le agradecemos que intente mirar a la vida desde otros puntos de vista, que rozan el límite de lo permitido socialmente. Ya se sabe que son los transgresores lo que nos hacen pensar, y Amélie Nothomb nos hace reflexionar mucho sobre nuestro mundo y sobre los peculiares personajes que lo habitan.

Enrique Martín

La bodeguilla, de nuevo de charleta literaria

FOTO.De charletaPompas de Papel se prepara para las vacaciones de Semana Santa. Y lo hace con una “bodeguilla“, una de sus tertulias alocadas. En ella hablamos de los libros publicados en los √ļltimos meses que m√°s nos han gustado y de algunos que no hemos le√≠do, pero que tienen buena pinta. Se trata de hacer una buena lista para disfrutar mejor del tiempo de ocio. Txani Rodr√≠guez, Roberto Moso, I√Īigo Lejarza, Goizalde Landabaso, I√Īaki Calvo, F√©lix Linares y Enrique Mart√≠n hablan de lo humano y lo divino, entre un buen mont√≥n de t√≠tulos. S√°bados a las tres de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel en Radio Euskadi, √≥ los libros no sirven ‚Äúpa n√°‚ÄĚ, aunque llevemos con a√Īos 26 a√Īitos. Pincha y disfruta.

Lecturas de fin de semana. Enric Gonz√°lez, el buen periodista

Enric Gonz√°lez (Barcelona, 1959) es uno de los grandes periodistas espa√Īoles de su generaci√≥n. Ha trabajado gran parte de su vida en el diario El Pa√≠s y principalmente en varias corresponsal√≠as. De sus estancias en algunos de ellas extrajo el material suficiente para publicar Historias de Londres, Historias de Roma e Historias de Nueva York, tres libros maravillosos. Adem√°s, de su estancia en Italia tambi√©n surgi√≥ otro libro, Historias del calcio, en el que se recopilaron las mejores columnas que public√≥ los lunes en las p√°ginas deportivas de su diario sobre el f√ļtbol italiano y que en el fondo eran aut√©nticas radiograf√≠as de lo que acontec√≠a en aquel pa√≠s. LIBRO.Memorias l√≠quidasGente a la que no le gustaba para nada el f√ļtbol, las devoraba con admiraci√≥n.

Ahora Enric Gonz√°lez ya no est√° en El Pa√≠s. Lo abandon√≥ cuando la direcci√≥n del mismo aprob√≥ un ERE que echaba a la calle a algunos de sus periodistas m√°s excelsos. Aunque √©l no estaba en la lista decidi√≥ irse como se√Īal de protesta, por solidaridad y por ser consecuente con sus principios √©ticos. Seguro que su padre, el gran escritor de novelas negras Gonz√°lez Ledesma se habr√° mostrado muy orgulloso. Memorias l√≠quidas recrea la carrera profesional de Enric. Comienza con sus inicios en el periodismo tardofranquista y en el de la transici√≥n, en diarios de Barcelona como la Hoja del Lunes, el Correo Catal√°n √≥ el Peri√≥dico. Sigue con el salto a El Pa√≠s; una entrevista alucinante, breve y con suspense con el todopoderoso director del diario Juan Luis Cebri√°n; y una explicaci√≥n de lo que el peri√≥dico supuso en la Espa√Īa de la Transici√≥n. Y luego comienzan los viajes: la Guerra del Golfo (donde pr√°cticamente todo se inventaba), las corresponsal√≠as de Londres y Par√≠s, el genocidio de Ruanda y un viaje alucinante al Pac√≠fico Sur para informar de las explosiones nucleares francesas.¬† Los primeros problemas con la jerarqu√≠a de El Pa√≠s cuando el peri√≥dico se transforma en una correa de transmisi√≥n de los intereses del grupo PRISA. Y Nueva York y Washington y el 11-S, y un encuentro con Bush‚Ķ y el aznarismo y las trincheras period√≠sticas. Y la felicidad en Roma y los amigos muertos. Y el principio del fin del trabajo en el peri√≥dico. Y de los coletazos en Jerusal√©n. Y de los problemas econ√≥micos de PRISA, y de los sinverg√ľenzas, y del ERE, y del adi√≥s.

Un libro de memorias incre√≠ble, maravillosamente escrito, que concluye que el periodista no debe de olvidar que ‚Äúcada mesa es un Vietnam‚ÄĚ y que debe poner su honestidad por encima de todo, porque al final uno no es nada m√°s que un asalariado para la empresa en la que trabaja. ¬°Caray, qu√© bueno es este hombre!

Enrique Martín

El tocho. Sherwood Anderson, el padre del relato estadounidense actual

‚ÄúEl escritor, un anciano de bigote blanco, se ve√≠a en dificultades para encaramarse a su cama. Las ventanas de la casa en que viv√≠a eran altas, y al anciano le gustaba ver los √°rboles cuando abr√≠a los ojos por la ma√Īana. Vino un carpintero para colocar la cama de manera que estuviese al mismo nivel de la ventana.

Con este motivo se armó un gran barullo. El carpintero, un veterano de la Guerra civil, entró en el cuarto del escritor y tomó asiento, para exponer su idea de construir una tarima, instalando encima de ella la cama. El escritor tenía por allí cigarros, y el carpintero se puso a fumar.

Estuvieron los dos hombres durante un rato hablando de levantar la cama; pero luego cambiaron de conversaci√≥n‚Ķ‚ÄĚ.

LIBRO.Winesburg, OhioAs√≠ comienza Winesburg, Ohio de Sherwood Anderson. Publicado por primera vez en 1919, este conjunto de 22 relatos relacionados entre s√≠, que algunos cr√≠ticos consideran una novela, es todo un cl√°sico de la literatura norteamericana. Result√≥ un √©xito de ventas durante los a√Īos veinte y muy pronto se convirti√≥ en referencia para sucesivas promociones de narradores. Pocas novelas posteriores que trataran el tema de la peque√Īa comunidad dejaron de acusar su influencia.

En Winnesburg, Ohio hay un personaje recurrente, George Willard, joven reportero del diario de la localidad que da t√≠tulo al libro. Su presencia sirve de v√≠nculo entre los diversos relatos que lo conforman. Las historias est√°n entrelazadas con esmero intentando dar una idea lo m√°s global posible de la realidad de un peque√Īo pueblo del Medio Oeste americano, de apenas 1800 habitantes.

Trabajadores, tenderos, tipos raros, el reverendo, los doctores, la maestra de la localidad y las enamoradas de Willard, entre otros muchos, protagonizan cada uno de los relatos (o capítulos de esta posible novela). Y prácticamente todos estos personajes tienen al joven reportero como testigo o confidente de sus historias.

La conducta visible de todos ellos, su aspecto exterior, y tambi√©n su vida interior, sus sentimientos, anhelos y frustraciones, est√°n expresados con un estilo directo y l√≠rico a la vez. La penetraci√≥n psicol√≥gica del autor es sorprendente volviendo cercanas y entra√Īables a la gran mayor√≠a de las figuras descritas. Como le dice la maestra a George Willard, en quien ve a un futuro escritor, ‚Äúhay que ser algo m√°s que un simple buhonero de vocablos. Hay que aprender a percibir lo que la gente piensa, no lo que dice‚ÄĚ. Para ello Anderson utiliza frases despojadas de adornos, sencillas pero no exentas de aliento po√©tico, convirti√©ndose en un claro precedente del estilo que caracterizar√≠a a Hemingway, quien siempre reconoci√≥ su deuda con el autor de Winesburg, Ohio.

La vida de Sherwood Anderson fue azarosa: dej√≥ la escuela a los 14 a√Īos,¬† particip√≥, luchando en Cuba, en la guerra hispano-estadounidense, ejerci√≥ diversos oficios y comenz√≥ a publicar cumplidos los 40. Respaldado por una experiencia tan dura, Anderson se atrevi√≥ a decir en cierta ocasi√≥n que ‚Äúen el mundo cunde un error muy americano: confundir la calidad con el √©xito‚ÄĚ. Aunque ambos, calidad y √©xito, se conjugaron en este libro, su obra maestra, hoy ha quedado injustamente relegado en la memoria lectora. As√≠ que, si pueden, no pierdan la oportunidad de disfrutar viajando con la imaginaci√≥n hasta Winesburg, Ohio.

Javier Aspiazu

Lorenza Foschini, jugando con Proust

‚ÄúEsto no es un relato imaginario. Todo lo que se consigna en √©l ocurri√≥ en realidad‚ÄĚ, advierte la autora de El abrigo de Proust en una premisa al libro. Tambi√©n confiesa que mientras llevaba a cabo este trabajo descubri√≥ la importancia que revisten los detalles m√≠nimos: los objetos sin valor, los muebles de dudoso gusto, hasta los viejos abrigos descosidos. Lorenza Foschini, la escritora y periodista que firma esta intriga bibli√≥fila, narra en primera persona c√≥mo accedi√≥ a la apasionante historia de El abrigo de Proust cuando hac√≠a una entrevista para un programa de televisi√≥n a un dise√Īador de vestuario, un tal Tosi. √Čl fue quien la puso sobre la pista de Jacques Guerin, un magnate parisino de los perfumes, que amaba los libros por encimaLIBRO.El abrigo de Proust de casi todas las cosas. En 1929 Guerin conoce a Robert Proust, hermano de Marcel, por casualidad y entabla relaci√≥n con la familia del genio de la literatura, que hab√≠a fallecido recientemente. El bibli√≥filo descubre que la familia del autor de En busca del tiempo perdido se propone destruir sus manuscritos y malvender sus pertenencias porque les avergonzaban los textos de Proust y, a qu√© negarlo, su homosexualidad. Durante a√Īos, constante y tozudo, Guerin ir√° haci√©ndose con todo aquel legado. Llegar√° incluso a conseguir su objeto m√°s codiciado: el abrigo de piel de nutria que el friolero Marcel Proust tantas veces visti√≥, el mismo que usaba como manta mientras escrib√≠a su obra maestra tumbado en la cama.

Lorenza Foschini reconstruye con habilidad la vida de Guerin, recrea una √©poca fascinante y convierte su relato en la cr√≥nica de una obsesi√≥n literaria. ‚ÄúJacques Guerin -escribe la autora- advirti√≥ que, a su pesar, estaba implicado en una aventura a la que hab√≠a sido llamado para cumplir la tarea de salvar algo que consideraba precioso‚ÄĚ. El abrigo de Proust incluye adem√°s fotograf√≠as del autor y de sus efectos personales que entusiasmar√°n a los admiradores del genio franc√©s. Estamos pues ante un delicioso libro sobre libros, muy del gusto de la editorial, envuelto por un halo metaf√≠sico. En el postfacio se recoge en una frase el esp√≠ritu del af√°n de Guerin: ‚ÄúCre√≥ la ilusi√≥n casi perfecta de que la vida de Proust continuaba. Su fetichismo era el m√©todo que le permit√≠a detener el tiempo, echar un manto sobre la muerte y colmar con objetos de diversa √≠ndole la nada que Proust denunciaba y, a la vez, superaba en su obra‚ÄĚ.

Txani Rodríguez

Ignacio del Valle, de las intrigas de la guerra al relato corto

FOTO.Ignacio del ValleEl escritor asturiano Ignacio del Valle (Oviedo, 1971) acaba de publicar en la editorial P√°ginas de Espuma el libro de relatos Caminando sobre las aguas. Del Valle vive en Madrid y ha publicado siete novelas, entre las que sobresalen las que conforman la serie de Arturo Andrade: Los demonios de Berl√≠n, El tiempo de los emperadores extra√Īos, que fue llevada al cine por Gerardo Herrero como Silencio en la nieve, y El arte de matar dragones. Adem√°s cuenta en su haber con m√°s de cuarenta premios de relatos. Su obra ha sido traducida a varios idiomas. Caminando sobre las aguas re√ļne un pu√Īado de relatos que recorren el tiempo y el espacio y que atraviesa momentos hist√≥ricos y paisajes imaginarios. Todos est√°n protagonizados por personajes que se encuentran en la encrucijada y que ven como d√≠as sin nombre se transforman en d√≠as de Historia. Un libro directo y visceral, dicen en su editorial. Pincha y escucha la charla.

El comictario. Charles Masson cambia de tercio

Sorprendente este c√≥mic, La √ļltima mujer, lo m√°s nuevo de ese m√©dico otorrino y dibujante franc√©s llamado Charles Masson que ha cimentado su carrera con obras centradas en la denuncia social. En 2003, a√Īo de su debut, sorprendi√≥ a propios y extra√Īos con Sopa fr√≠a, la descarnada historia de la muerte de un vagabundo enfermo de c√°ncer. En 2005 lleg√≥ Bonne Sant√© (Buena salud) no traducida al castellano y que es una recopilaci√≥n de sus experiencias como m√©dico. Luego, en 2009, Charles Masson public√≥ su obra m√°s compCOMIC.La √ļltima mujerrometida, Derecho de Suelo, espeluznante relato sobre las injusticias que sufren los inmigrantes ilegales en la isla de Mayotte, territorio franc√©s de ultramar donde nuestro autor ejerci√≥ la medicina. Y ahora, en un giro que rompe su trayectoria de denuncia, Charles Masson se embarca en un c√≥mic totalmente distinto, La √ļltima mujer, el agridulce repaso a la vida amatoria de un conquistador de medio pelo que, cumplidos los 50, recuerda a todas las mujeres con las que ha tenido relaciones.

El Don Juan en cuesti√≥n se llama Albert. Ha sufrido su en√©sima ruptura amorosa y recoge en la carretera a un chaval de 17 a√Īos que hace auto-stop. El joven, que se identifica como Al, se convierte en compa√Īero de viaje y en confidente. Su optimismo ante la vida, sus sue√Īos amorosos y su falta de experiencia le convierten en el “oyente ideal“. Albert le cuenta c√≥mo empez√≥ sus relaciones con el sexo opuesto, su af√°n, como buen contable, por planificar y ordenar la vida, y su man√≠a de ir completando el abecedario con los nombres de sus amantes. La historia de Albert, su cat√°logo de conquistas y rupturas, sus motivos, sus errores, provocan la cr√≠tica y el reproche de su joven acompa√Īante y, poco a poco, nos damos cuenta de que ese chico no est√° ah√≠ por casualidad y que desempe√Īa un papel fundamental en toda la trama. Espl√©ndido an√°lisis de la condici√≥n humana y de las personas que no pueden vivir sin pareja, aunque luego son incapaces de mantener la relaci√≥n.

Recomendable la lectura de este c√≥mic, La √ļltima mujer, que publica en castellano Di√°bolo Ediciones y que desvela nuevas facetas de un autor, Charles Masson, que ya era muy interesante.

I√Īaki Calvo

Erretratoak. Oihenart

Oihenart. Arazo latza du Oihenartek: denboraz kanpo bizi da. Sekretuak baino ez dituela sentitzen du. Ezin duela bera izan. Maite dituen gauza gehiegi ez ditu egiten, eta gorrotatzen dituen gauza lar egiten ditu.

Esaterako, eskola-kideek ez dakite plazeragatik irakurtzen duela. Balekite, seguruen, baztertuko lukete. Izan ere, literatura irakurtzea ez da cool. Oihenart-i, baina, gustatzen zaio. Gozatzen du.

Nagusien hizketaldiekin gozatzen duen bezalatsu.  Bere eskola kideek txotxolokeriak baino ez dituzte hizpide. Ezin du esan Amarekin ikusi duen dokumentalak txunditu egin duela. Ezin du solastu Julio Cortazarren ipuinen gainean.

Sekretuak.

Lezamara joateko geratu dira lagunak, Athleticen entrenamendua ikusteko. Oihenartek, ordea, ez du bertaratzeko gogorik. Aitak erakusketa berri batera eraman nahi du, eta itzelezko ikusmina sortzen dio erakusketak. Lagunei esan beharko die Aitak erakusketara joaten behartu duela, eta hartara bakean utziko dute.

Bizitza hau latza ez balitz, to irakaslearen oharra. ‚ÄúZuen seme Oihenartekin arduratuta nagoelako hitz egin nahi dut zuekin. Semea ironikoegia da, eta oraindik sasoiz gaude hau dena mozteko. Astelehen arratsaldean etortzerik bai?‚ÄĚ. Irakaslearen oharra eman dionean gorriak eta zuriak esan ditu Amak. ‚ÄúZe irakasle mota dituzu zuk?‚ÄĚ. Haserre dago. Zorionez, irakaslearen txepelkeriekin.

Hala ere, poztasun izugarria eman dio Amak. Azaldu dionez ironikoa izaten jarrai dezake, izan ere, garatu behar du bere ironikotasuna. Baina tentuz erabili beharko du kalean ironia baloratzeko besteko intelijentziarik ez duen jende asko dagoelako.

Tartean, bere irakaslea.

Goizalde Landabaso

Tercera entrega de novedades de marzo de 2013

LIBRO.Las manos mas hermosas de DelhiMIKAEL BERGSTRAND

Las manos más hermosas de Delhi (ALFAGUARA)   382 páginas

Mikael Bergstrand (Malmö, 1960) es un escritor y periodista sueco que debutó en la narrativa en 2004 con Frambuesas calientes, novela a la que siguió una trilogía policíaca. Las manos más hermosas de Delhi (2011) ha tenido un gran éxito en su país. Cuenta la historia de Göran Borg, un cincuentón divorciado que ha perdido el contacto con sus hijos y que acaba de ser despedido. En esa situación se deja convencer por un amigo, el seductor Erik, para realizar un viaje a la India. Pero al llegar enferma del estómago y debe permanecer encerrado en una mísera posada donde conocerá al comerciante Yogi. Su optimismo, su sentido práctico y su especial relación con lo espiritual obrarán el milagro de cambiar el carácter apocado de Göran, hasta el extremo de emprender la seducción de la bella Preeti Malhotra. Comedia sentimental.

KIM LEINELIBRO.El fiordo de la eternidad

El fiordo de la eternidad (DUOMO)   545 páginas

Kim Leine (1961) naci√≥ en Noruega, pero reside en Dinamarca. Enfermero de profesi√≥n, vivi√≥ durante quince a√Īos en Groenlandia. Precisamente este territorio, su historia y las relaciones personales que se establecen en un mundo casi virgen, centra su trabajo literario. Antes de aparecer el libro que hoy presentamos se hab√≠an publicado otras tres novelas suyas. Una de ellas, Tunu, la edit√≥ en castellano Lengua de Trapo. El fiordo de la eternidad nos lleva a la Copenhague de 1782. Morten Falk estudia teolog√≠a, pero su esp√≠ritu libertino y racional le llevar√° a Groenlandia, el √ļltimo baluarte tribal no regido por las normas del hombre europeo. Y es que all√≠ ha surgido una Revoluci√≥n, guiada por las ideas de la Ilustraci√≥n, en la que espera encontrar la felicidad. Una reflexi√≥n sobre el hogar y las ansias de libertad.

AND666 LOS ATORMENTADOS.qxdSERGIO OLGU√ćN

La fragilidad de los cuerpos (TUSQUETS)    342 páginas

Al escritor y periodista argentino Sergio Olgu√≠n (Buenos Aires, 1967) le conocimos en 2009 porque gan√≥ el Premio Tusquets Editores de Novela con Oscura mon√≥tona sangre. Antes hab√≠a publicado en su pa√≠s varios libros infantiles, uno de cuentos y otra novela. Adem√°s fue editor y coordinador de varias antolog√≠as de cuentos en Argentina. La fragilidad de los cuerpos es una novela negra protagonizada por la periodista de raza Ver√≥nica Rosenthal, ‚Äúapasionada defensora de la verdad y la justicia, fumadora empedernida y con especial debilidad por las bebidas alcoh√≥licas y los hombres casados‚ÄĚ. La investigaci√≥n del suicidio de un conductor de trenes la enfrentar√° a una trama corrupta de pol√≠ticos y criminales, mientras vive una historia apasionada de amor sadomasoquista. Poderosa y dura novela.

CHERIE PRIESTLIBRO.Clementine

Clementine (LA FACTOR√ćA DE IDEAS)¬†¬† 221 p√°ginas

Segunda entrega de la serie El siglo mec√°nico de la que la escritora estadounidense Cherie Priest (Tampa, 1975) ha publicado ya en su pa√≠s siete novelas. Una serie ‚Äústeampunk‚ÄĚ sobre un pasado alternativo basado en el ultradesarrollo de la electricidad y el vapor que asombr√≥ con su primera novela Boneshaker que transcurre en un Estados Unidos de finales del XIX bastante diferente desde el punto de vista t√©cnico. Hay dirigibles y m√°quinas capaces de explosiones terror√≠ficas. En Clementine la esp√≠a confederada Maria Isabella Boyd no deja der ser acosada mientras dirige el transporte a√©reo de un cargamento altamente secreto. Su atacante es el pirata a√©reo Croggon Hainey, un esclavo negro fugitivo al que debe detener. Pero ambos son atacados por un tercero y deber√°n colaborar para sobrevivir. Adictiva.

LIBRO.Diario a dos vocesMANUEL LAMANA

Diario a dos voces (SEIX BARRAL)  299 páginas

Este libro contiene los diarios de un padre republicano y de su hijo. En los dos se narra la hu√≠da de Espa√Īa a trav√©s de la frontera francesa tras la ca√≠da de la Rep√ļblica en el invierno de 1939. El diario del padre, Jos√© Mar√≠a Lamana, miembro relevante del gobierno republicano, est√° escrito desde la urgencia del momento y con un lenguaje pr√°ctico y pol√≠tico. El diario del hijo, Manuel Lamana (Madrid, 1922-Buenos Aires, 1996), luchador antifranquista, est√° escrito en 1985, cuando descubri√≥ el diario de su padre. Manuel decidi√≥ enhebrar los dos diarios. Primero aparece la narraci√≥n del padre y luego la impresi√≥n que el hijo tiene de aquellos d√≠as. Manuel Lamana volvi√≥ a Espa√Īa y en 1947 fue encarcelado. Se fug√≥ de la prisi√≥n junto a Nicol√°s S√°nchez Albornoz. Una fuga organizada desde Par√≠s por Norman Mailer, recogida en varios libros y en la pel√≠cula Los a√Īos b√°rbaros de Fernando Colomo. Grande.

El Agujero Negro. Pena

Me dio pena el hombre, tan acuciado por los problemas. Le han subido los precios de todo, la mujer le ha abandonado, los hijos no le quieren, las deudas le estrangulan. Es la típica víctima de la crisis. Se le humedecían los ojos cuando me lo contaba el cuitado. Como que estuve consolándole un buen rato y por unos instantes casi hasta entendí que me despidiera, el muy cabrón.

Roberto Moso