Archivo por meses: noviembre 2014

El concurso del 22 de noviembre de 2014

¬ŅQuieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea Txani Rodr√≠guez cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La digital es pompas@eitb.com y la postal ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. Esta semana el libro buscado y encontrado era Parpadeos del escritor espa√Īol Eloy Tiz√≥n. Los ganadores de los libros han sido Ricardo Aranbarri, Raquel Garc√≠a M√°rquez y Mari Luz Sord√≠az. Ya tenemos un nuevo concurso en marcha. Pincha y suerte.

Los Vascos, vino y libros

FOTO.Los VascosMuchos autores vascos este pasado fin de semana en Pompas de Papel. Comentamos el libro de relatos del m√ļsico Jabier Muguruza Hilen logika eskutua.¬†Hablamos del c√≥mic¬† Reliquias de Koldo Azpitarte y √Āngel Uztueta. Y escuchamos la poes√≠a de Jos√© Luis Otamendi. Adem√°s charlamos con el escritor catal√°n Toni Hill, que tras el triunfo de su novela El verano de los juguetes muertos, ha cerrado la trilog√≠a del inspector Salgado con Los amantes de Hiroshima. Tambi√©n comentaremos¬† Oc√ļltame entre las tumbas, el retorno narrativo al fant√°stico del estadounidense Tim Powers. Y como siempre tuvimos nuestros habituales espacios de novedades, creaci√≥n y de participaci√≥n de los oyentes.

S√°bados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros en Radio Euskadi. Pincha y disfruta con el programa.

El tocho. El presidente de Miguel √Āngel Asturias

LIBRO.El se√Īor Presidente‚Äú¬°Alumbra, lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre! Como zumbido de o√≠dos persist√≠a el rumor de las campanas a la oraci√≥n, maldoblestar de la luz en la sombra, de la sombra en la luz. ¬°Alumbra lumbre de alumbre, Luzbel de piedralumbre, sobre la podredumbre! ¬°Alumbra lumbre de alumbre, sobre la podredumbre, Luzbel de piedralumbre! ¬°Alumbra, alumbre¬°…

Los pordioseros se arrastraban por las cocinas del Mercado, perdidos en la sombra de la catedral helada, de paso hacia la Plaza de Armas, a lo largo de calles tan anchas como mares, en la ciudad que se iba quedando atr√°s √≠ngrima y sola.‚ÄĚ

As√≠ comienza El se√Īor presidente de Miguel √Āngel Asturias, novela que el autor guatemalteco, ganador del premio Nobel, public√≥ en 1946, catorce a√Īos despu√©s de haberla concluido, cuando ya casi no ten√≠a esperanzas de verla impresa.

Conocido hasta el momento por las Leyendas de Guatemala, que hab√≠an tenido ya cierto reconocimiento, El se√Īor Presidente es la primera novela del autor. En el momento de su redacci√≥n, a fines de los a√Īos veinte y primeros treinta, Asturias viv√≠a en Par√≠s en contacto con las vanguardias literarias del momento, algo que se aprecia sobremanera en un texto sorprendente que combina diversos estilos y registros. Desde el primer p√°rrafo maravilla la calidad po√©tica de la novela, su audacia metaf√≥rica e imaginaci√≥n verbal. El autor combina im√°genes de filiaci√≥n modernista con met√°foras surrealistas (algunas de ellas verdaderas greguer√≠as al estilo de G√≥mez de la Serna), en el curso de una trama realista que intenta, adem√°s, reproducir el habla popular con sus expresiones locales. Una atractiva mezcla de vanguardia e indigenismo que convierte al lenguaje en verdadero im√°n para los lectores de esta historia.

El se√Īor Presidente se asienta en los recuerdos de infancia y adolescencia de su autor, cuando gobernaba en Guatemala el dictador Manuel Estrada Cabrera, al que nunca se nombra, pero cuya figura resulta perfectamente reconocible. El asesinato por un mendigo del coronel Parrales, es utilizado por el Presidente para perseguir a supuestos enemigos pol√≠ticos, como el general Canales y el licenciado Abel Carvajal, a quienes se acusa del crimen. El general logra huir pero su hija, Camila, queda a merced de uno de los hombres de confianza del dictador, al que conocemos como Miguel ‚ÄúCara de √Āngel‚ÄĚ, personaje con rasgos melodram√°ticos, ‚Äúbello y malo como Sat√°n‚ÄĚ, que se debate entre la obediencia al dictador y el amor que empieza a sentir por Camila. Pero la novela es, adem√°s de esto, un profundo estudio sobre el miedo: a trav√©s de la variada fauna de personajes secundarios, conocemos la intrincada red de esp√≠as y clientes que sirven al Presidente para extender el temor a su figura y su poder casi absoluto. Cualquier reticente puede ser detenido y morir de la manera m√°s cruel.

Estamos ante una de las primeras incursiones en un g√©nero, el del dictador latinoamericano, que har√≠a fortuna posteriormente en novelas de Alejo Carpentier, Roa Bastos, Garc√≠a M√°rquez o Vargas Llosa; pero dudo que cualquiera de ellos alcanzara la altura literaria, el esplendor ling√ľ√≠stico logrado por Miguel √Āngel Asturias en esta obra maestra que es El se√Īor Presidente.

Javier Aspiazu

René Freund ó cuando necesitamos historias de amor

Hay novelas que nos cautivan, aunque sepamos que no aporten gran cosa desde el punto de vista literario. Hay novelas que nos enganchan porque nos tocan el coraz√≥n, aunque se le noten demasiado las costuras. Hay novelas que simplemente queremos que acaben bien, porque a todos ‚Äďo a casi todos- nos leyeron de ni√Īos cuentos con final feliz. La vida puede llegar a ser tan brutal, a la actualidad nos remitimos, que los lectores necesitamos de vez en cuanto un poquito de esperanza, de felicidad, aunque sepamos que en la realidad las cosas nunca funcionar√°n as√≠, como en los cuentos de hadas. Pero esto, es literatura, ¬Ņno? Y en la ficci√≥n literaria todo es posible, hasta las mentiras piadosas reconfortantes.

Dicho esto he de reconocer que El amor entre los peces del austr√≠aco Ren√© Freund, un √©xito en los pa√≠ses de lengua alemana. ha sido una novela que me ha hecho disfrutar mucho, aunque su argumento sea mas falso que una moneda falsa. A saber. Fred Firneis es un escritor de √©xito, un poeta de √©xito (ja), que sin embargo se encuentra en plena sequ√≠a creativa. LIBRO.El amore entre los peces 8La culpa de esa falta de inspiraci√≥n la tiene el haber sido abandonado por su novia Charlotte. Pero este abandono no es el √ļnica culpable del estado lamentable en el que se encuentra, porque Fred siempre ha sido un tipo bastante ‚Äúlight‚ÄĚ, bastante incompetente a la hora de comprometerse con la gente y con la vida. Hasta √©l mismo est√° sorprendido por el √©xito de su poes√≠a. A su editora, Susanne Beckmann, que est√° al borde de la quiebra si no encuentra r√°pidamente otro best seller, no se le ocurre otra cosa que enviar a su protegido y rey Midas a pasar una temporada en una caba√Īa que tiene en los Alpes austr√≠acos. All√≠ espera que Fred recupere parte de su cordura y encuentre su musa. La cordura la ir√° recuperando gracias a August, el guardabosques gigant√≥n y bonach√≥n que le pone las pilas, y su perra Aisha; y la inspiraci√≥n llegar√° de la mano de Mara, una bi√≥loga eslovaca que investiga el comportamiento de unos raros peces que habitan en el lago cercano a la caba√Īa del poeta. Todo marcha de maravilla, hasta que un d√≠a Mara desaparece y aparece la triste actriz fracasada Elisabeth Halbig. Y hasta aqu√≠ puedo contar.

La novela, como no, habla de las segundas oportunidades, aunque √©stas se produzcan de forma fraudulenta. Tambi√©n juega con el encuentro entre el urbanita aburrido y el buen salvaje, que, como no, acabar√° haciendo ver al primero lo equivocado de su actitud ante la vida (‚Äúcarpe diem‚ÄĚ √≥ vive el momento, t√≠o, vive el momento) Adem√°s contiene, como no, una interesante reflexi√≥n sobre las relaciones de amor-odio, casi maternofiliales, que se establecen, √≥ se establec√≠an antes del actual estado de cosas, entre editor/editora y escritor/escritora. Y, como no, la novela habla finalmente del amor como redenci√≥n en un mundo ca√≥tico en el que es dif√≠cil encontrar el rumbo a seguir. Por cierto, como no, la estructura de la novela se articula en torno al hollywoodiano ‚Äúchico y chico se encuentran, chico y chica se enamoran, chico y chica se separan y chico y chica se reencuentran‚ÄĚ. Eso s√≠ entre tanto t√≥pico, la novela aporta algunos momentos de dulce frescura, unas pizquitas de humor inocente, y un inesperado e ir√≥nico final casi realista.

En fin, a pesar de reconocer todo esto, me ha gustado la novela porque, de vez en cuando (a qui√©n no), me gustan los finales felices y porque me ha hecho sentir como un ni√Īo. Lo dice muy bien el autor cuando por boca de Fred asegura: ‚ÄúEnse√Īamos a los ni√Īos a rezarle a su √°ngel de la guarda pero, al hacernos mayores, los buenos esp√≠ritus nos abandonan. Y as√≠ va el mundo. ¬ŅY por qu√© nos abandonan los buenos esp√≠ritus? Porque nosotros nos olvidamos de ellos y vivimos en una realidad en la que los √ļnicos capaces de ver otros mundos son los ni√Īos o los locos‚ÄĚ. Ya s√©, ya s√©, basura new age, pero que le vamos a hacer, uno tiene que vivir con sus circunstancias y contradicciones.

Enrique Martín

Fernando Palazuelos y el misterio de los autistas

FOTO.Fernando PalazuelosEl escritor vizca√≠no Fernando Palazuelos (Bilbao, 1965) acaba de publicar en la editorial Baile del Sol la novela Fun√°mbulos ciegos. Palazuelos es un escritor inquieto. Nunca ha querido permanecer mucho tiempo en el mismo sitio. Su debut en el mundo literario fue espectacular. Con su primera novela, La trastienda azul (1998), gan√≥ tres premios literarios de post√≠n, el Torrente Ballester, el Tigre Juan y el Ciudad de la Laguna. Era aquella una novela que contaba la trastienda del boom art√≠stico del Par√≠s de finales del siglo XIX, cuando estallaron las vanguardias, pero centr√°ndose en la figura de un marchante que fiaba a los grandes genios cuando nadie los apreciaba. Luego llegaron Papeles de penumbra, Las manos del √°ngel y Pura chatarra, y en los √ļltimos tiempos las novelas que ha firmado con el dibujante Rober Garay y que van camino de convertirse en una trilog√≠a (por ahora Zapatos en la arena y La bestia que bebe de las huellas). Y en medio algo de poes√≠a, bastante de teatro y experimentos con la realidad y la ficci√≥n tan estimulantes como Ficcionarium √≥ Geometr√≠a del azar. En Fun√°mbulos ciegos cuenta la historia de un psicopedagogo del norte que es contratado por un pueblo andaluz para que intente desvelar el por qu√© de la aparici√≥n de tantos autistas, siete, en un sitio tan peque√Īo. Adri√°n, que as√≠ se llama el protagonista, comienza a relacionarse con los ni√Īos, y empieza a obtener de ellos m√°s de lo que √©l les da. Mientras tanto va recopilando las diferentes versiones que la gente da de los ‚Äúmaleficios‚ÄĚ que han dado lugar a la situaci√≥n. Pincha y escucha la charla.

El poema. Martin Niemöller, alemán

Cuando los nazis vinieron a llevarse a los comunistas,FOTO.Martin Niemoller
guardé silencio,
porque yo no era comunista,
Cuando encarcelaron a los socialdemócratas,
guardé silencio,
porque yo no era socialdemócrata,
Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas,
no protesté,
porque yo no era sindicalista,
Cuando vinieron a llevarse a los judíos,
no protesté,
porque yo no era judío,
Cuando vinieron a buscarme,
no había nadie más que pudiera protestar.

Este poema tiene una historia curiosa. Y es que siempre se le ha atribuido al escritor alemán Bertold Brecht. Incluso hoy es el día en que mucha gente sigue pensando que es Brecht quien escribió este poema. El autor es un pastor luterano, Martin Niemöler, nacido en Renania en 1892. Participó en la Primera Guerra Mundial y estuvo al mando de un submarino. Desde los 80 (más o menos) se le atribuye este poema, que en principio no fue escrito como poema, sino como sermón. Fue un sermón que bajo el título Qué hubiera dicho Jesucristo, ofreció la semana santa de 1946.

Con 90 a√Īos confes√≥ que hab√≠a comenzado a hacer pol√≠tica como ultra conservador, y que ahora era un revolucionario. Que si llegaba a los 100 a√Īos es posible que se convirtiera en anarquista. Muri√≥ dos a√Īos despu√©s.

Goizalde Landabaso

El comictario. Sudor de Sol, comic con label vasco

Los aficionados al c√≥mic, y especialmente los que disfrutamos del noveno arte en Euskadi, estamos de enhorabuena. Y es que, veintisiete a√Īos despu√©s de su publicaci√≥n incompleta en euskera, su paso por el mercado franc√©s y luego por el resto de Europa, por fin llega a nuestras manos la edici√≥n integral en castellano de Sudor de Sol, que es como llamaban al oro los ind√≠genas americanos y que da t√≠tulo a la magn√≠fica serie hist√≥rica que firman dos grandes profesionales guipuzcoanos: el guionista Gregorio Muro Harriet y el dibujante Jos√© Manuel Mata. Sudor de Sol (Eguzkiaren Izerdia) fue uno de los mejores t√≠tulos publicados en la revista Habeko Mik, desaparecida en 1991 y que constituye el hasta ahora m√°s importante intento de consolidar una industria del c√≥mic vasco.

La serie nos traslada hasta el fascinante esCOMIC.Sudor de solcenario de Am√©rica en los tiempos de la conquista. Corre el a√Īo 1532, han pasado ya cuatro d√©cadas desde la llegada de Crist√≥bal Col√≥n y los soldados y civiles espa√Īoles que cruzan el oc√©ano en busca de fortuna sue√Īan con la leyenda de las monta√Īas de oro que se esconden en alg√ļn lugar de la selva amaz√≥nica, el m√≠tico El Dorado. Durante una expedici√≥n en busca del preciado tesoro, un barco se extrav√≠a de su ruta y contacta con una tribu que vive entre el Orinoco y el Amazonas. En la tripulaci√≥n viaja un joven vasco, Marcos de Asteasu, que inicia una relaci√≥n amorosa con Orocomay, la hija del jefe de la tribu.

Su amor pasar√° por m√ļltiples pruebas, desde el olvido, forzado por p√≥cimas misteriosas, al feliz reencuentro despu√©s de dos a√Īos de vicisitudes. Y es que Marcos y Orocomay son parte fundamental de un complejo plan dise√Īado por los propios dioses. Toda una odisea plagada de ambici√≥n, intrigas y violencia, con el tel√≥n de fondo del choque de civilizaciones y el impresionante escenario de la jungla amaz√≥nica. Con enorme maestr√≠a, sin dejarse llevar por los f√°ciles excesos que sugiere la narraci√≥n, Harriet y Mata nos sumergen en una historia fascinante, con potentes personajes y una cuidada ambientaci√≥n. El lenguaje de la √©poca, la arquitectura milenaria, las costumbres y leyendas de los ind√≠genas, incluso su aspecto f√≠sico, son elementos que completan Sudor de Sol, un c√≥mic imprescindible que nos har√° mirar con otros ojos esa epopeya tan brillante como terrible que fue la conquista de Am√©rica.

Tenemos que felicitar a la editorial Ponent Mon por rescatar esta gran serie, y a√Īadir que este pr√≥ximo jueves el √°lbum se presenta en la librer√≠a Joker de Bilbao. No os lo perd√°is.

I√Īaki Calvo

La segunda entrega de novedades de noviembre de 2014

LIBRO.La ira de los √°ngelesJOHN CONNOLLY

La ira de los ángeles         (TUSQUETS)             428 páginas

Esta es ya la duod√©cima novela escrita por el irland√©s John Connelly (Dubl√≠n, 1928), que tiene como protagonista al detective privado Charlie Parker. Son novelas que van m√°s all√° del g√©nero negro, porque en ellas se introduce habitualmente el Horror y la lucha contra el Mal, ambas palabras con may√ļsculas. Y es que Charlie Parker es tambi√©n algo m√°s que un detective, pues tiene una percepci√≥n especial del mundo que le rodea. En este caso el detective se traslada hasta los bosques de Maine en Estados Unidos donde se acaban de descubrir los restos de un avi√≥n siniestrado. Nunca se inform√≥ de la desaparici√≥n del avi√≥n y entre sus restos hay un secreto. El Mal, de nuevo, vuelve a estar cerca.

RAFAEL BERNALLIBRO.El complot mongol

El complot mongol     (LIBROS DEL ASTETOIDE)    236 páginas

Rafael Bernal (1915-1972) fue un diplomático mejicano que sobresalió como narrador y dramaturgo. Escribió una veintena de libros y para muchos fue el creador de la novela negra moderna mejicana gracias a El complot mongol, que se publicó en 1969. En ella cuenta los esfuerzos de un detective privado mejicano poco escrupuloso, Filiberto García, para evitar el asesinato del presidente de los Estados Unidos de visita en México. Con la ayuda de miembros del FBI y de la KGB, García se adentra en el submundo de la capital mejicana, repleto de hampones, políticos y funcionarios corruptos, para intentar evitar el atentado. Violencia, humor y un parecido con la realidad actual que asusta.

LIBRO.√ĀnimaWAJDI MOUAWAD

√Ānima¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† (DESTINO)¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬† ¬†¬†¬†¬†¬†434 p√°ginas

Esta es una novela peculiar. Est√° escrita en franc√©s por Wajdi Mouawad, narrador, dramaturgo y cineasta nacido en el L√≠bano en 1968, que vive a caballo entre Francia y Canad√° (director de dos compa√Ī√≠as teatrales, una en cada pa√≠s). Cuenta la historia de Wahhech Debeh que descubre en su casa el cuerpo de su mujer, brutalmente violada y asesinada. Desde ese momento se lanza a la caza del asesino, no porque necesite venganza, sino porque necesita saber: un viaje sin retorno por Am√©rica que le har√° reencontrarse con su pasado. Lo asombroso del libro es que la historia est√° contada por los animales con los que se cruza el protagonista en su peregrinaje. Premi Llibreter 2014.

DAVID MARKLIBRO.La otra piel 2

La otra piel                   (SIRUELA)         407 páginas

El a√Īo pasado conocimos al escritor y periodista de sucesos brit√°nico David Mark (Carlisle, 1977), gracias a la novela El oscuro invierno, su primera incursi√≥n en la narrativa, en la que nos presentaba a Aector McAvoy, detective de Scotland Yard, un escoc√©s que trabaja en la ciudad portuaria inglesa de Hull: un polic√≠a alto y robusto, dotado de una honestidad a prueba de bombas. En su nuevo caso, mientras el cuerpo en el que trabaja, la Unidad de Delitos Graves y Crimen Organizado, se ocupa de una guerra brutal entre bandas, √©l se dedicar√° a investigar el aparente suicidio de un joven homosexual. Una muerte dudosa que podr√≠a estar relacionada con una web de encuentros sexuales. Adictiva.

LIBRO.La sombra del escarmientoMIGUEL S√ĀNCHEZ-OSTIZ

La sombra del Escarmiento (1936-2014)     PAMIELA     245 páginas

Uno de los libros m√°s impactantes que nos dej√≥ el a√Īo pasado la literatura escrita en castellano en nuestro pa√≠s fue El Escarmiento del navarro Miguel S√°nchez-Ostiz (Iru√Īa, 1950). En aquel libro, mitad novela, mitad indagaci√≥n hist√≥rica, nos hablaba de la represi√≥n salvaje que se desat√≥ en Navarra tras el golpe militar del 18 de julio de 1936 y el estallido de la Guerra Civil. Antes de completar la historia con la publicaci√≥n de El Bot√≠n, el a√Īo que viene, S√°nchez-Ostiz ha decidido publicar este libro que nace de su participaci√≥n en un curso de verano de la Universidad del Pa√≠s Vasco dirigido por el profesor Josu Chueca, titulado A los 75 a√Īos del fin de la Guerra Civil: historia, literatura y memoria. La tesis del libro es que el Escarmiento de los vencidos ha pervivido hasta nuestros d√≠as, y que los herederos de las v√≠ctimas, siguen siendo v√≠ctimas. Verdad, Justicia y Reparaci√≥n.

El Agujero Negro. Poesía

Escribió un poema en pleno arrebato. No estaba mal pero le faltaba elaboración. Tras revisar los detalles verso a verso lo volvió a leer. Le resultó pretencioso. Decidió reelaborarlo de forma más espontanea y le resultó irreconocible. Desesperada fue a la cocina y lo quemó. Al ver esos versos consumirse en llamas sintió por fin el zarpazo de la poesía.

Roberto Moso

Sillitoe, el corredor de fondo, se confiesa

Alan Sillitoe naci√≥ en Nottingham en 1928. Creci√≥ en el seno de una familia de clase obrera y lleg√≥ a ser uno de los autores m√°s importante de su generaci√≥n, la de los ‚Äúangry young men‚ÄĚ. Escribi√≥ m√°s de cincuenta obras pero sus dos trabajos m√°s destacables son S√°bado por la noche y domingo por la ma√Īana y La soledad del corredor de fondo. Ambos libros representan puntos de inflexi√≥n en la narrativa inglesa de posguerra y en el campo de la literatura obrera. Muri√≥ en Londres en 2010. Bien, pero ahora retrocedamos. Como dec√≠amos este escritor creci√≥ en Nottingham, una zona industrial y minera. El ambiente de su casa era casi insoportable, con un padre que casi nunca trabajaba, que beb√≠a, que pegaba a su madre, y a veces a sus hijos. Sillitoe pas√≥ fr√≠o y hambre de peque√Īo. Todo escaseaba. Y cuando √©l era un adolescente, estall√≥ la Segunda Guerra Mundial. Empez√≥ pronto a trabajar en f√°bricas. √Čl lo cuenta: la econom√≠a de guerra le fue bien. Durante un tiempo, fabric√≥ piezas para aviones y comenz√≥ a madurar la idea de ser aviador de laLIBRO.La vida sin armadurass Fuerzas Armadas. Obstinado, dec√≠a que en su naturaleza no contemplaba la idea de vivir sin metas: logr√≥ su anhelo y termin√≥ como radiotelegrafista en Malasia. Es all√≠ donde durante una noche escribe sus primeros versos. Aunque ya le hab√≠amos visto trastear en una librer√≠a de Nottingham, afanarse con los mapas, y leer con voracidad hay un acontecimiento biogr√°fico que le revela su condici√≥n de autor hasta entonces larvada: la enfermedad. Le diagnostican tuberculosis, le declaran no apto para el servicio que prestaba y le asignan una pensi√≥n. Durante su convalecencia devorar√° libros y dar√° forma a su primer relato y ya no dejar√° nunca de escribir ni de tratar de publicar ni de, as√≠ mismo acumular rechazos de revistas y editoriales. ‚ÄúEscrib√≠a ‚Äďapunt√≥- por el hecho de escribir. No ten√≠a otro objetivo que fuera que me publicaran: convencerme a m√≠ mismo de que era un escritor, lo que no era muy dif√≠cil puesto que no podr√≠a ser ninguna otra cosa, y seguir hasta que mis lectores pensaran lo mismo‚ÄĚ.

Estaba ya embebido de literatura cuando una tarde del oto√Īo de 1950 conoci√≥ en una librer√≠a a la que ser√≠a su compa√Īera para el resto de su vida: la poeta Ruth Fainlight. Ella era norteamericana y hab√≠a viajado a Nottingham con su marido, pero se enamoraron, empezaron a verse con toda la frecuencia que les era posible y se unieron para siempre. A ella le dedica las primeras palabras de amor que leemos este libro: ‚ÄúMi existencia no ten√≠a sentido sin Ruth; incluso las alegres tardes en casa de los Henderson me parec√≠an desoladoras‚ÄĚ. Con Ruth, Sillitoe viaj√≥ a Francia y, mientras ella solventaba el asunto del divorcio, el escritor viaj√≥ a Mallorca, donde conoci√≥ a Robert Graves, quien le dar√≠a un consejo fundamental: que escribiera sobre Nottingham. En 1958 public√≥ su novela S√°bado por la noche y domingo por la ma√Īana y conoci√≥ el √©xito.

Esta autobiografía, La vida sin armaduras, es un relato íntimo, absolutamente personal, minucioso, recreado con precisión, que trasciende sin duda la persona de Sillitoe para reflejar también toda una época. Es un libro tan delicioso que se lee con la fruición que desatan las mejores novelas.

Txani Rodríguez