Archivo por meses: septiembre 2015

La impactante y extra√Īa poes√≠a de Luna Miguel

LIBRO Los estómagosAcuérdate entonces:

¡erámos tristes y llegó la negligencia!

No tengo nada.

Sin ti aliment√°ndome no tengo nada.

La tristeza ya no es bonita. La vida ya no es injusta.

Quisiera parar el tiempo, acariciar las tumbas, robar sus flores, pisar el musgo.

La tristeza ya no es bonita, es solo tristeza y

Por eso hablamos con frases breves y oraciones

Tiernas.

¬ŅSalvar√° la ternura a los enfermos?

Este poema es la segunda parte del poema titulado: La luz llega como un √°cido y si recibe tratamiento por favor no acaricie a los animales fin del mensaje. Es un poema escrito por Luna Miguel, y est√° en el poemario Los est√≥magos. Miguel es una escritora espa√Īola nacida en 1990 en Madrid pero que ha pasado la mayor parte de su vida en Andaluc√≠a. Este poemario publicado por La Bella Varsovia es desconcertante. E inquietante. Comenzando por la portada, donde unos gatos atacan a una mujer desnuda hiri√©ndola. Y la portada ya augura que el interior es desasosegante. Y el t√≠tulo: Los est√≥magos.

El fallecimiento por c√°ncer de su madre, Ana Gaviero, es el detonante de todo este dolor desparramado en diferentes poemas. ‚ÄúEl c√°ncer es un alimento org√°nico y sano (quiero sac√°rtelo con cucharilla). El c√°ncer es el nombre de mi tribu‚ÄĚ. Se podr√≠a decir que este poemario es un homenaje a una persona tan cercana que a veces se siente ella. Y Luna Miguel decide recordar a su madre, exorcizar su dolor, de la manera que probablemente m√°s agradecer√≠a su madre: con la literatura.

Es cierto que tanto dolor desactiva, y que en algunos momentos resulta repetitivo. Es difícil mantener el equilibrio poético, pero en general se puede decir que este poemario de Miguel es un libro a tener en cuenta.

Goizalde Landabaso

Ve y pon un centinela, de cómo traicionar a Harper Lee

Sinceramente, hacía mucho tiempo que la lectura de una novela no me había indignado tanto. No es que la novela en sí sea mala, deficiente. No es que el planteamiento ético de la misma sea abominable. No es que estemos ante un pastiche ó el producto de una franquicia. No, no es nada de esto. Me ha producido indignación la publicación de Ve y pon un centinela de Harper Lee, porque la aparición de este libro es una traición a la propia autora, a su obra y su pensamiento, y porque es uno de los montajes comerciales más abyectos que uno pudiera imaginar.

Como todo el mundo sabe, Harper Lee es la autora de una de las novelas m√≠ticas de la literatura estadounidense posterior a la II Guerra Mundial, Matar a un ruise√Īor. Una novela a la que mucha gente lleg√≥ gracias a la pel√≠cula que Robert Mulligan realiz√≥ dos a√Īos despu√©s de la publicaci√≥n del libro en 1960. Una pel√≠cula en la que Gregory Peck, en estado de gracia, interpretaba al abogado sure√Īo Atticus Finch. Hay que recordar que aquellos a√Īos Estados Unidos viv√≠a la batalla por los derechos civiles. Los ciudadanos negros hab√≠an decidido levantarse contra las leyes segregacionistas que, sobre todo, imperaban en los estados del sur.LIBRO Ve y pon un centinela

La novela caus√≥ un impacto tremendo porque estaba escrita por una ‚Äúdama sure√Īa‚ÄĚ y porque presentaba una sociedad elegantemente racista, es decir, una sociedad a la que no se le notaba el racismo ‚Äúmientras los negros hicieran lo que deb√≠an hacer‚ÄĚ. En medio de este marasmo, en la novela emerg√≠a la figura tit√°nica de Atticus Finch, un caballero criado en las tradiciones sure√Īas que abominaba de las injusticias y que cre√≠a que todo el mundo era igual ante los ojos de Dios. Finch ante el estupor de sus vecinos decid√≠a defender, en los a√Īos treinta, a un trabajador negro acusado injustamente de haber violado a una mujer blanca. Y lo hac√≠a sabiendo que no hab√≠a ninguna posibilidad de ganar ese juicio, porque un jurado blanco nunca fallar√≠a a favor de un negro, aunque le supiera inocente de los cargos de los que se le acusaba.

La novela se vuelve extra√Īamente poderosa porque la historia no est√° contada en tercera persona, sino en primera. Y no por Atticus Finch, sino por su hija Scout de diez a√Īos, que contempla el mundo de los adultos con sorpresa y recelo, salvo a su padre, al que admira por encima de todo. No solamente Atticus cri√≥ a Scout y su hermano Jem en solitario, tras la muerte de su esposa, sino que se convirti√≥ en un faro moral para sus hijos, una voz que clamaba contra las injusticias, que obligaba a los chicos a tratar con igual deferencia a blancos y negros, y que impulsaba la libertad de los ni√Īos, tanto de obra como de pensamiento: unos ni√Īos salvajes y maleducados para el resto de los ciudadanos de la peque√Īa localidad de Maycomb, Alabama. Adem√°s de la historia principal, la de la defensa de Tom Robinson, Lee introduc√≠a otra historia, la de los ni√Īos intentado saber que fue de Boo Radley, el hijo de una familia aristocr√°tica venida a menos que parece se volvi√≥ loco y que puede vivir en una mansi√≥n cercana a la casa de los Finch. Un cuento infantil de terror en una novela moral.

Pues bien, toda esta maravillosa novela es arrasada por la publicaci√≥n de Ve y pon un centinela, una novela que Harper Lee escribi√≥ antes de Matar a un ruise√Īor y que contaba lo que le suced√≠a a la familia Finch, veinte a√Īos despu√©s, a finales de los cincuenta. En la novela se nos presenta a Atticus Finch como un racista redomado que tiene un duro enfrentamiento ideol√≥gico con su hija Scout, que vive en Nueva York y que ha vuelto a Maycomb para pasar las vacaciones de verano; un enfrentamiento no exento de una cierta grandeza. Pero el problema es que este Atticus Finch no es el Atticus que Harper Lee quiso dejar para la posteridad. Cuando los editores rechazaron la novela, hubo uno que le dijo que ah√≠, en el pasado, estaba el embri√≥n de un libro importante. Lee cogi√≥ la idea al vuelo y llev√≥ la acci√≥n a ese pasado esbozado, reescribiendo totalmente ese pasado y el comportamiento √©tico de los personajes principales de su historia, y decidiendo aparcar ‚Äúin eternum‚ÄĚ Ve y pon un centinela.

Ahora unos desalmados, aprovechando la vejez de la autora, han publicado la novela para ganar unos cuantos millones de d√≥lares. Un insulto a la inteligencia y a la autor√≠a creativa. Mi consejo: que no lean Ve y pon un centinela, y que si tienen un ejemplar, porque se lo han regalado, que lo metan en un caj√≥n. Como hizo Harper Lee. Ser√≠a un gran homenaje a la autora, adem√°s de leer, claro, Matar a un ruise√Īor.

Enrique Martín

Eduardo Vaquerizo, la fantasía más real

FOTO Eduardo VaquerizoEl escritor Eduardo Vaquerizo (Madrid, 1967) acaba de publicar en el sello Fantascy la novela Nos mienten. Vaquerizo es una de las referencias espa√Īolas de la fantas√≠a y la ciencia ficci√≥n. Ha publicado centenares de cuentos en revistas y recopilaciones, y media docena de novelas, entre ellas Danza de Tinieblas y La √ļltima noche de Hipatia. En Nos mienten nos lleva a una Espa√Īa de mediados del siglo XXI. La resaca de la crisis ha acabado con el estado y las corporaciones se han apoderado de la sociedad. El crecimiento salvaje de la desigualdad ha convertido los centros de las ciudades en grandes fortalezas donde viven los ricos. Alrededor pululan barrios perif√©ricos repletos de desheredados. Nora Robles trabaja de guardaespaldas de uno de esos poderosos. Aspira a ser madre y comprarse una casa en un lugar seguro, pero una acusaci√≥n injusta de asesinato hace que todo su mundo se desmorone y comience a ‚Äútocar‚ÄĚ la verdadera realidad. Pincha y escucha la charla.

El poema. Frank O’Hara, estadounidense

No soy pintor, soy poeta.

¬ŅPor qu√©? Creo que preferir√≠a ser

Pintor, pero no lo soy. Bueno,FOTO Frank O'Hara 2

Por ejemplo, Mike Goldberg

Est√° empezando un cuadro. Me paso a verlo.

‚ÄúSi√©ntate y toma algo‚ÄĚ, me dice.

Bebo; bebemos. Levanto

La vista. ‚ÄúHas puesto SARDINAS‚ÄĚ.

‚ÄúSi, ah√≠ le hac√≠a falta algo‚ÄĚ.

‚ÄúAh‚ÄĚ. Me voy. Pasan los d√≠as,

Me paso a verlo otra vez.

El cuadro avanza, me voy, pasan

Los días. Me paso a verlo.

El cuadro est√° terminado. ‚ÄúY las sardinas?‚ÄĚ.

Solo quedan unas letras. ‚ÄúEra demasiado‚ÄĚ, dice Mike.

¬ŅY yo? Un d√≠a pienso en un color: naranja.

Escribo una línea sobre el naranja.

Pronto es toda una página llena de palabras, no unas líneas.FOTO Frank O'Hara 1

Luego otra página. Debería haber

Bastante m√°s, no m√°s naranja, sino m√°s palabras

Sobre lo terrible que es el naranja

Y la vida. Pasan los días. Incluso está en

Prosa, soy un poeta de verdad. Mi poema

Est√° terminado y a√ļn no he mencionado

El naranja. Son doce poemas,

Los titulo NARANJAS. Y un día en una galería veo el cuadro

De Mike. Se titula SARDINAS.

Trad. Frank B√°ez

El poeta de hoy es Frank O’Hara. Estadounidense. Es un poeta de la generaci√≥n Beat. Naci√≥ en Baltimore en 1926 y falleci√≥ en Long Island en 1966. Estuvo en el ej√©rcito, estudi√≥ en la Universidad de Harvard y Michigan, trabaj√≥ en el Museo de Arte Moderno y acab√≥ dej√°ndolo para dedicarse a la literatura. Fue poeta y dramaturgo, y algunas de sus obras las representaron en teatros de vanguardia. Fue uno de los fundadores de la Escuela de New York cuyo objetivo era aunar la m√ļsica, la poes√≠a, la pintura y el teatro.¬† En su obra es muy importante New York. Escribi√≥ cantidad de libros, poemario y obras dram√°ticas. Muri√≥ de forma s√ļbita.

Goizalde Landabaso

El comictario. Apóstata de Ken Broeders

Hoy vamos a dedicar este espacio a uno de los muchos c√≥mics publicados durante el verano, que fueron grata lectura durante las vacaciones y ahora merecen ser destacados por su inter√©s y calidad. Se trata de Ap√≥stata, una serie hist√≥rica ambientada en el siglo IV, cuando el Imperio Romano sufr√≠a ya el acoso de los pueblos b√°rbaros que culminar√≠a con la ca√≠da de Roma cien a√Īos despu√©s. Son tiempos convulsos y el poder lo ejerce el C√©sar Constancio II que, tras varias guerras civiles y el asesinato de familiares y opositores, gobierna con mano de hierro. Sin embargo, serias amenazas se ciernen sobre el Imperio: por Oriente llegan los persas y en Occidente los distintos pueblos b√°rbaros, liderados por la tribu germ√°nica de los alamanes, acosan a la poblaci√≥n y a las tropas romanas.COMIC Ap√≥stata

Constancio, en virtud de las reformas introducidas a√Īos atr√°s por el emperador Diocleciano y en su calidad de C√©sar Augusto, nombra C√©sar de Occidente a su joven primo Juliano, dedicado al estudio y a la filosof√≠a tras ordenar el propio Constancio el asesinato de su padre y su hermano. Juliano asume el cargo con pesar y recelo, y con el temor de que se descubra su condici√≥n de ap√≥stata. Durante sus estudios ha renegado del cristianismo, la religi√≥n oficial del Imperio, y ha abrazado la fe de los dioses paganos. Y en esta situaci√≥n de incertidumbre, con la misi√≥n de proteger la frontera del Rhin y librar a las Galias de la amenaza b√°rbara, Juliano empieza su mandato. Al principio todo son dudas y vacilaciones, pero el joven C√©sar demuestra pronto su inteligencia y capacidad y comienza a recorrer el camino que le convertir√° en el emperador conocido como Juliano, el ap√≥stata. Hace frente con eficacia a las hordas de los alamanes y se gana el respeto de la tropa con su presencia en el frente de batalla.

Estamos ante la primera entrega de un fresco histórico que lleva la firma del autor flamenco Ken Broeders. Con buen ritmo narrativo y dominio del dibujo y el color, Broeders ilustra paisajes, edificios, vestimentas y sucesos de una época lejana pero que sigue teniendo un atractivo indiscutible. Apóstata, un cómic más que recomendable, fue publicado originalmente en la lengua de Flandes, el neerlandés, y ahora podemos disfrutar de su versión en castellano gracias a la editorial Yermo. No os lo perdáis.

I√Īaki Calvo

La segunda entrega de novedades de septiembre de 2015

LIBRO La cigarra del octavo díaMITSUYO KAKUTA

La cigarra del octavo día     (GALAXIA GUTENBERG)   236 páginas

Mitsuyo Kakuta (Yokohama, 1967) es un fenómeno en Japón. Publicada en 2007, La cigarra del octavo día vendió más de un millón de ejemplares, dio lugar a una serie de televisión y a un largometraje. Antes, otra de sus novelas, La chica de la otra orilla, se alzó con el prestigioso premio literario Naoki. Estamos hablando por tanto de una escritora que vende mucho, pero a la que los críticos respetan también mucho. La cigarra del octavo día cuenta la historia de Kiwako, una mujer que vive frustrada por no haber sido madre. Un día entra en la casa de los vecinos y sin pretenderlo siquiera, por impulso, se lleva al bebé de la familia. Comienza una huida a ciegas. Se lee con un nudo en la garganta.

IBAN PETITLIBRO Anotaciones circulares

Anotaciones circulares       (EXPEDICIONES POLARES)   171 páginas

Expediciones polares es una nueva editorial afincada en Donostia, que debuta con la publicación de la primera novela del donostiarra Iban Petit (1978), uno de los responsables de la propia editorial. Petit es conocido por su trabajo como gestor cultural. Es codirector, por ejemplo, del festival Dock of the Bay. Anotaciones circulares cuenta la historia de la relación entre Marcos y Alline. Marcos aborrece su vida; quiere cambiarla y ser escritor. Alline es una artista que en principio nada tiene que ver con el mundo de Marcos. Juntos se descubrirán y descubrirán lo que de verdad quieren ser. Una novela elegante que habla del amor y de cómo afrontar los problemas de la vida.

LIBRO Fabi√°n y el caosPEDRO JUAN GUTI√ČRREZ

Fabián y el caos                 (ANAGRAMA)         235 páginas

El escritor cubano Pedro Juan Guti√©rrez (Matanzas, 1950) es una fuerza de la naturaleza. Durante los primeros a√Īos de su vida trabaj√≥ en todo tipo de oficios. En 1978 se sac√≥ el t√≠tulo de periodismo y a partir de entonces no dej√≥ de escribir. La publicaci√≥n de la Trilog√≠a sucia de La Habana, la primera entrega del Ciclo de Centro Habana, le convirti√≥ en una estrella por su realismo autobiogr√°fico y naturalista. Fabi√°n y el caos cuenta la historia de amistad entre Pedro Juan, alter ego del autor, y su amigo de la infancia Fabi√°n. El primero es un mujeriego encantador; el segundo un homosexual que acab√≥ en las c√°rceles castristas. Una historia de amistad improbable y duradera. Un Bukowski caribe√Īo.

JESSIE BURTONLIBRO La casa de las miniaturas

La casa de las miniaturas     (SALAMANDRA)     443 páginas

De la brit√°nica Jessie Burton (1982) la solapilla del libro dice que estudi√≥ en Oxford y que ha trabajo de actriz y como secretaria de direcci√≥n en la City. Luego hemos averiguado que La casa de las miniaturas es su primera novela. La acci√≥n nos traslada a la ciudad de √Āmsterdam. Estamos en 1686 y un comerciante acomodado regala a su joven esposa, reci√©n llegada del campo, una r√©plica de su propia casa en miniatura, que la esposa deber√° ir poblando con las figuras de una desconocida miniaturista. Pero lo que parece un inocente pasatiempo va a ir revelando los secretos de la casa y de la familia del comerciante acomodado. Una de suspense, fanatismo religioso y corrupci√≥n. Por cierto, estas miniaturas existen.

LIBRO Arenas movedizasHENNING MANKELL

Arenas movedizas               (TUSQUETS)         374 páginas

Hace muchos tiempo que el sueco Henning Mankell (Estocolmo, 1948) dej√≥ de escribir las novelas negras protagonizadas por Kurt Wallander. Muchos de sus lectores le abandonaron por ello. Craso error, porque la serie de novelas publicadas despu√©s, entre ellas las que transcurren en √Āfrica, son de una calidad notable. Ahora le ha llegado el turno a Mankell de mirarse a s√≠ mismo. El detonante, un c√°ncer que desvel√≥ el a√Īo pasado. Arenas movedizas es una autobiograf√≠a sin orden ni concierto. El libro est√° plagado de flashes sobre el pasado del autor: un d√≠a en el colegio cuando era peque√Īo, una visita al Museo Brit√°nico, una lectura sobre la isla de Pascua, una reflexi√≥n sobre las arenas movedizas… Y en medio el intento de responder a algunos preguntas universales: ¬Ņqu√© somos?, ¬Ņc√≥mo nos enfrentamos a la muerte?, ¬Ņqu√© mundo dejaremos en herencia?, ¬Ņen qu√© creemos y por qu√©? Grande, muy grande.

La vida nos arrolla, Karmele Jaio

‚ÄúOrain hilak ditugu./ Hildako lagunak, /Hildako ama edo aita./ Orain badakigu/ zer egin behar den,/ nora deitu,/ zenbat balio duen/ lore-koroa batek.‚ÄĚ Estos versos, que abren el libro de poes√≠a de Karmele Jaio, nos sit√ļan ya frente a la voz que recorre este trabajo; una voz que nos habla desde la madurez, desde la experiencia; la voz de alguien que ha vivido y ha sufrido por ello. La vida, tal y como se refleja con gran sensibilidad en Orain hilak ditugu, conlleva siempre una carga de despojo y brinda un cat√°logo de soledades que se enriquece con los a√Īos. Desde esa certeza se ha escrito este poemario que se construye desde la cotidianidad. Las historias, porque en todas estas piezas hay una historia, transcurren en las cocinas de los pisos, en los balcones donde se cuelga la ropa, en las calles del barrio. Cualquier objeto, unas zapatillas de casa, y cualquier acci√≥n aparentemente trivial -pelar una pera-, pueden inspirar y desatar una emoci√≥n po√©tica.LIBRO Orain hilak ditugu

La fuerza de la vida, su capacidad arrolladora y la escasa capacidad que tenemos para escapar de sus dictados, se aprecia con claridad en poemas como Bandera zuria, en el que la narradora recuenta todas las ocasiones que ha visitado un hospital concreto, siempre el mismo, y las razones que suscitaron esas visitas, razones que se parecen a las de muchas otras personas, pero que conforman una existencia singular. La idea de que hay que acciones que por mucho que se repitan, por mucho que parezcan desproveerse de toda √©tica, siguen resultando extraordinarias se aborda tambi√©n en el poema Historia: ‚ÄúEz dut itunik sinatu,/ ez dut Nobel Saria merezi./ Baina umeari f√°rdela aldatzen diodan bitartean,/ badakit/ Historia idazten ari naizela.‚ÄĚ

Alcanzada cierta edad, se comprende a veces que lo extraordinario se parece mucho a un lunes por la ma√Īana, a la rutina, a hacer lo de siempre. El poema que le√≠amos al comienzo de este comentario, uno de los mejores de la colecci√≥n, se centra en el valor de nuestras zonas de confort, de nuestras zonas de seguridad ‚Äďla casa, el marido, los hijos- , pero advierte de que a veces una mirada puede hacer que todo se tambalee: la mirada de alguien que nos guste y que nos haga ver que de mantener la vista en sus ojos un poco m√°s puede dar al traste con nuestra magn√≠fica y aburrida existencia. No es el √ļnico poema en el que se traslada esta sensaci√≥n de deseo prohibido, de insatisfacci√≥n. Puede ser tambi√©n porque pronto aprendemos que no se puede tener todo y que para tener algo ‚Äďestabilidad emocional, por ejemplo- hay que sacrificar muchas cosas.

Orain hilak ditugu est√° dividido en cuatro partes; la primera es m√°s introspectiva; en la segunda habla sobre las relaciones personales y sobre el deseo; la tercera, mira hacia fuera, hacia la sociedad; y la cuarta parte, es un canto a la vida, de alguna manera. A la vida, en fin, que nos hace acumular derrotas y p√©rdidas, pero este poemario, de rima y composici√≥n libres, en el que hay poemas inolvidables y mucha musicalidad, parece decirnos que no debemos caer en el cinismo ni en la sensaci√≥n de que estamos ya de vuelta de todo. La vida es lo que es, y duele, es cierto, pero es lo √ļnico que hay y los que seguimos aqu√≠ debemos celebrarla.

Txani Rodríguez

El concurso del 19 de septiembre de 2015

¬ŅQuieres conseguir libros gratis? Lo tienes muy f√°cil. Escucha el enigma que plantea Txani Rodr√≠guez cada semana, descubre el nombre de un autor y el de su libro, y env√≠anos la respuesta a nuestra direcci√≥n. La digital es pompas@eitb.eus y la postal ‚ÄúPompas de Papel. Radio Euskadi. Capuchinos de Basurtu 2, Bilbao-48013‚ÄĚ. Entre todas las respuestas acertadas sortearemos lotes de libros para tres oyentes. Hasta que recibamos las primeras respuestas de los nuevos concursos vamos desvelando nuevos nombres de los ganadores del concurso del verano. Os ped√≠amos que nos hablarais de vuestras lecturas en tiempo de ocio. La nueva tacada de lotes de libros ha sido para Lourdes Sodupe, Roberto Torres y Ana Ansa Erice. Ya pod√©is resolver otro enigma de la temporada. Pincha y suerte.

Poetas, poetas, poetas

FOTO Poes√≠aSegunda entrega de la nueva temporada de Pompas de Papel. Charlamos con Eduardo Vaquerizo, uno de los grandes del fant√°stico espa√Īol, que nos presentar√° su novela Nos mienten. El t√≠tulo lo dice todo. Tambi√©n hablamos de un libro que ha despertado un gran inter√©s: Ve y pon un centinela, la novela perdida, o as√≠, de la estadounidense Harper Lee. Dedicamos adem√°s mucho tiempo a la poes√≠a con Orain hilak ditugu el primer poemario de la alavesa Karmele Jaio y con Los est√≥magos de la madrile√Īa Luna Miguel, que ha entrado en el mundo l√≠rico como un cicl√≥n. Y, c√≥mo no, hay tiempo para una recomendaci√≥n comiquera, rese√Īas de novedades, el espacio para la creaci√≥n y el habitual concurso para conseguir libros por la cara.

S√°bados a las cuatro de la tarde y domingos a las doce de la noche, Pompas de Papel, el club de los libros de Radio Euskadi. Pincha y disfruta del programa.