Category Archives: austria

El tocho. La se√Īorita Else, del austr√≠aco Arthur Schnitzler

‚ÄúSe acab√≥ el resplandor en los Alpes. La tarde no es ya maravillosa. El paisaje es triste. No, el paisaje no, pero la vida es triste. Y yo sigo sentada tranquilamente en el alf√©izar. Y van a encarcelar a pap√°. No. Nunca jam√°s. No puede ser. Yo lo salvar√©. S√≠, pap√°, te salvar√©. Unas palabras dichas con mucha desenvoltura. Al fin y al cabo, yo soy as√≠, ‚Äúanimosa‚ÄĚ. Ja. Ja, tratar√© al se√Īor Dorsday como si fuera para √©l un honor prestarnos dinero. Y la verdad es que lo es. Se√Īor Von Dorsday, ¬Ņtendr√≠a un momento para m√≠? Acabo de recibir una carta de mam√°, est√° en un aprieto moment√°neo, o m√°s bien pap√°. ‚ÄúPero naturalmente, se√Īorita, con el mayor placer. ¬ŅDe qu√© cantidad se trata?‚ÄĚ Si no me fuera tan antip√°tico. Tambi√©n su forma de mirarme. No, se√Īor Dorsday, no me creo su elegancia ni su mon√≥culo ni su nobleza. Podr√≠a comerciar igual con ropa vieja que con cuadros antiguos‚ÄĚ.

Este es un fragmento de La se√Īorita Else de Arthur Schnitzler. Surgido de la burgues√≠a jud√≠a que hizo de Viena el principal centro cultural europeo a fines del siglo XIX, Schnitzler ejerci√≥ como m√©dico antes de dedicarse por completo al teatro convirti√©ndose en el m√°s prestigioso dramaturgo austriaco (con obras como La ronda, que escandaliz√≥ por su cruda descripci√≥n del comercio sexual). Iniciado el siglo XX, Schnitzler se volc√≥ tambi√©n en la narrativa dejando algo m√°s de cincuenta obras, casi todas ellas breves.

La se√Īorita Else se public√≥ en 1923, en plena madurez del autor. Como ya hizo en otra de sus novelas m√°s conocidas, El teniente Gustl, Schnitzler se sirve aqu√≠ otra vez de un continuado mon√≥logo interior, solo interrumpido por di√°logos¬† ocasionales, para reflejar la subjetividad de la joven Else y contar su historia. Hija de un conocido abogado vien√©s, muy aficionado al juego, Else pasa una temporada en un hotel cercano a los Alpes, junto a su t√≠a, cuando un telegrama repentino de su padre le ruega encarecidamente que pida prestados treinta mil florines al vizconde Dorsday, residente en el mismo hotel. A pesar de la repugnancia que siente, accede a ayudar a su padre, pero el arist√≥crata, admirador de la belleza de Else, pone como condici√≥n verla desnuda.

A partir de ah√≠ el mon√≥logo, se convierte en una especie de delirio l√ļcido, que nos reservar√° alguna que otra sorpresa, hasta llegar a un desenlace en exceso melodram√°tico, producto de una intriga algo forzada en su √ļltimo transcurso. Pero m√°s que la trama lo importante en esta novela es el estilo, el logrado experimento formal que culmina el autor con ese mon√≥logo interior mantenido con admirable coherencia a lo largo de todo el relato.

Como sus contempor√°neos, Virginia Woolf o James Joyce, Schnitzler intenta mostrar con la mayor verosimilitud la psicolog√≠a de su personaje, a trav√©s de los vaivenes continuos, en forma de pensamientos fugaces o recurrentes, que caracterizan la corriente de conciencia de la valiente se√Īorita Else. Conocemos as√≠ la intimidad, los deseos y contradicciones de esta hermosa joven, y a trav√©s de ella, nos hacemos una idea de la morbosa y opresiva sensualidad de la √©poca. El resultado es un relato de ritmo febril y lectura absorbente que encontrar√°n en las editoriales Sirmio y Acantilado. La se√Īorita Else de Arthur Schnitzler.

Javier Aspiazu

Los raros. La convivencialidad, de Iv√°n Illich

‚ÄúDebemos constituir ‚Äďy gracias a los progresos cient√≠ficos lo podemos hacer- una sociedad post-industrial en que el ejercicio de la creatividad de una persona no imponga jam√°s a otra, un trabajo, un conocimiento o un consumo obligatorio. En la era de la tecnolog√≠a cient√≠fica, solamente una estructura convivencial de la herramienta puede conjugar la supervivencia y la equidad. La equidad exige que, a un tiempo, se compartan el poder y el haber. Si bien la carrera por la energ√≠a conduce al holocausto, la centralizaci√≥n del control de la energ√≠a en manos de un leviat√°n burocr√°tico sacrificar√≠a el control igualitario de la misma a la ficci√≥n de una distribuci√≥n equitativa de los productos obtenidos… Para ser posible dentro de la equidad, la supervivencia exige sacrificios y postula una elecci√≥n. Exige una renuncia general a la sobrepoblaci√≥n, la sobreabundancia y al superpoder, ya se trate de individuos o de grupos‚ÄĚ.

Estos son fragmentos de La convivencialidad de Iv√°n Illich. Ensayista austriaco establecido en M√©xico, de ampl√≠sima formaci√≥n intelectual, Iv√°n Illich ejerci√≥ como sacerdote y profesor universitario antes de secularizarse y dedicarse por completo al an√°lisis cr√≠tico de la sociedad contempor√°nea. Probablemente m√°s conocido para el gran p√ļblico por La sociedad desescolarizada, el c√©lebre ensayo que dedic√≥ a la instituci√≥n educativa, su abanico de intereses fue muy diverso, y tambi√©n se extendi√≥ al estamento m√©dico, con otro pol√©mico libro titulado N√©mesis m√©dica o a la gesti√≥n igualitaria de la energ√≠a, que abord√≥ en Energ√≠a y equidad.

Pero sin duda, el t√≠tulo que hoy les proponemos, La convivencialidad, publicado en 1973, es su obra m√°s importante, aquella en la que expone las fallas de nuestra sociedad y propone alternativas para transformarla. A su juicio, vivimos en una sociedad burocratizada en la que el saber se confunde con el curr√≠culum acad√©mico, el cuidado de la salud con la instituci√≥n m√©dica o el ejercicio del poder con la actividad pol√≠tica, convirtiendo a la poblaci√≥n en in√ļtil y dependiente en todos estos campos. Adem√°s, el objetivo de esta civilizaci√≥n es el crecimiento ilimitado de la producci√≥n industrial y, por lo tanto, est√° condenada al agotamiento energ√©tico y a la autodestrucci√≥n.

Frente a ella, Illich propone una sociedad desprofesionalizada en la que todos compartamos el poder y el saber. Y plantea alternativas para la supervivencia, que a su juicio, pasan por el control demográfico y la adopción de formas de producción alternativas a la industrial, que utilicen herramientas convivenciales: una tecnología a escala humana que, en lugar de avasallar y programar al individuo, saque el mejor partido de nuestra energía e imaginación, fomentando la autonomía y expandiendo el radio de acción personal.

Escrito por uno de los pensadores m√°s l√ļcidos del siglo XX, este ensayo imprescindible, adelantado a los planteamientos ecologistas m√°s consecuentes y a la teor√≠a del decrecimiento, nos propone, en definitiva, todo un programa de acci√≥n para iniciar la transici√≥n social y energ√©tica, que nos espera en las pr√≥ximas d√©cadas, si queremos preservar la vida en el planeta en el marco de una sociedad equitativa. La convivencialidad de Iv√°n Illich.

Javier Aspiazu

Los raros. El peso falso, del extraordinario Joseph Roth

libro-el-peso-falso‚ÄúHab√≠a una vez en el distrito de Zlotogrod un inspector llamado Anselm Eibenstchutz. Su funci√≥n consist√≠a en verficar las pesas y medidas de los vendedores de todo el distrito. Por ello, a intervalos determinados, Eibenstchutz va de una tienda a otra para examinar las varas, las balanzas y las pesas. Lo acompa√Īa un guardia de la gendarmer√≠a armado de punta en blanco. De esa forma hace saber el Estado que est√° dispuesto a castigar a los falsarios, en caso necesario por las armas, siguiendo las Sagradas Escrituras que dicen que un falsario es lo mismo que un ladr√≥n.‚ÄĚ

As√≠ comienza El peso falso de Joseph Roth. De entre todos los escritores surgidos en el seno del imperio austroh√ļngaro, que desarrollaron su labor en el periodo de entreguerras, cuando dicho imperio ya hab√≠a desaparecido, es seguramente Joseph Roth el que mayor proyecci√≥n ha alcanzado debido al encanto y a la calidad de su obra. Roth viaj√≥ por todo el continente ejerciendo de corresponsal, pero se sinti√≥ siempre desterrado de la Europa de su juventud (algo que se puede apreciar especialmente en su obra m√°s conocida: La marcha Radetzky). Como un exiliado vivi√≥, primero en Berl√≠n y luego en Par√≠s, donde cre√≥ un universo literario de excombatientes, refugiados, desertores, contrabandistas y humildes aldeanos jud√≠os, que no ha perdido su vigencia e inter√©s desde su temprana muerte a causa del alcohol en 1939.

Estos datos pueden servir como pistas para explicar el sentimiento de fatalidad y el ambiente patibulario, aunque el autor lo adorne con frecuentes toques l√≠ricos en la descripci√≥n de la naturaleza, predominantes en esta sorprendente novela de madurez que hoy comentamos, El peso falso, publicada en 1937.¬† Como en otras de sus obras, Roth sit√ļa la acci√≥n en un territorio fronterizo entre el imperio austro-h√ļngaro y el ruso, donde el personaje protagonista, Anselm Eibenstchuz, antiguo suboficial del ej√©rcito austriaco desempe√Īa sin mucha convicci√≥n el oficio¬† de inspector de pesas y medidas. Ha adoptado esta nueva profesi√≥n para contentar a su esposa, a la que realmente ya no ama, pero no deja de a√Īorar la vida de cuartel, mucho m√°s sencilla y ordenada. El pueblo de Zlotogrod est√° lleno de comerciantes falsarios que desconf√≠an y se burlan de la autoridad, lo que pone en continuos aprietos al honesto y severo Eibentschutz. Para colmo, descubre que su mujer le enga√Īa, con lo que su universo se desmorona. Encontrar√° consuelo a su amargura en la Taberna de la Frontera, dudoso establecimiento al que acuden los desertores del ej√©rcito ruso introducidos clandestinamente por el contrabandista Kapturak, personaje recurrente en la obra de Roth. En la taberna trabaja la hermosa gitana Euphemia, de la que el inspector se enamora, y desde ese momento, sus valores y su vida toda sufrir√°n una transformaci√≥n radical.

Hasta ahí el argumento, en el que todavía abundan sorpresas y personajes pintorescos. Por lo que respecta al lenguaje, Roth se muestra como un consumado estilista, utilizando en ocasiones recursos poéticos como el de repetir frases, con variaciones graduales, para dar mayor  énfasis al texto. En general, su prosa es tersa y siempre fluida, con frases cortas, gráficas y efectivas, que hacen de la lectura un verdadero placer. Ediciones Siruela publicó en 2003 esta hermosa parábola sobre el trastorno a que puede inducir la pasión amorosa, cuyo título es El peso falso, de Joseph Roth.

Javier Aspiazu

La segunda entrega de novedades de noviembre de 2016

libro-el-gigante-enterradoKAZUO ISHIGURO

El gigante enterrado                      (ANAGRAMA)       364 páginas

Aunque naci√≥ en Nagasaki, Jap√≥n, en 1954, Kazuo Ishiguro es un autor brit√°nico por los cuatro costados. Lo demuestra en las tem√°ticas elegidas para sus novelas m√°s famosas, muy ligadas a la II Guerra Mundial y al an√°lisis de los lazos afectivos en la sociedad inglesa, como P√°lida luz en las colinas, Los restos del d√≠a, Los inconsolables, Cuando fuimos hu√©rfanos o Nunca me abandones. En El gigante enterrado fija la vista en la Inglaterra de la Alta Edad Media. Del paso de los romanos solo quedan las ruinas y Arturo y Merl√≠n son leyendas del pasado. Distribuidos en peque√Īas aldeas y en un paisaje yermo, sajones y brit√°nicos conviven con muchos problemas. En una de esas aldeas vive una pareja de ancianos, que han perdido parte de la memoria debido a ‚Äúla niebla‚ÄĚ, y que deciden salir a buscar a su hijo cuya partida no recuerdan. Por el camino se unir√°n a un guerrero saj√≥n, a un joven herido y a un viejo Sir Gawain, el √ļltimo de los caballeros. F√°bula, √©pica y viaje inici√°tico.

PATRICIA ENGELlibro-vida

Vida                                             (ALFAGUARA)       176 páginas

Patricia Engel es una joven autora estadounidense de origen colombiano criada en New Jersey. Su debut literario, Vida, cosech√≥ grandes elogios de la cr√≠tica y fue finalista del Pen/Hemingway Book Award. Su novela, No es amor, es s√≥lo Par√≠s, recibi√≥ bastantes galardones. Sus libros, escritos en ingl√©s, han sido traducidos a varios idiomas. Licenciada por la Universidad de Nueva York, la autora imparte clases de escritura creativa en la Universidad de Miami. Vida re√ļne ocho cuentos que casi conforman una novela, porque est√°n narrados por la misma persona, Sabina, una joven nacida en Norteam√©rica, hija de emigrantes colombianos, como la autora. Son cuentos que nos hablan del desconcierto de una persona que vive entre la nostalgia de sus padres y la necesidad de hacerse un hueco en la sociedad en la que naci√≥ y en la que vive. El barrio, las amistades dif√≠ciles, los amores precarios… Sutileza y humor.

libro-el-camino-del-perroSAM SAVAGE

El camino del perro                      (SEIX BARRAL)      150 páginas

El escritor estadounidense Sam Savage (Camden, 1940) se hizo muy famoso hace unos a√Īos cuando public√≥ la novela Firmin, la historia de una rata erudita y amante de la lectura que viv√≠a en una vieja librer√≠a de Boston, y que manten√≠a una relaci√≥n de amistad con su h√©roe, el librero, y con un escritor de ciencia-ficci√≥n fracasado. Luego llegaron El lamento del perezoso y Cristal, que no tuvieron tanto impacto. Ahora publica El camino del perro, que ha recibido excelentes cr√≠ticas. Es una reflexi√≥n sobre la vida y el arte que tiene como protagonista a un pintor menor, cr√≠tico y mecenas que reflexiona sobre su carrera. Un tipo bastante rebotado con el mundo que tras reconocer sus querencias y sus errores encontrar√° una raz√≥n para vivir el presente, porque quiz√° la vida, como el arte, no tenga por qu√© medirse por el √©xito, sino por la capacidad que tengamos de convivir con nuestros errores y fracasos. Sabio.

VALERIE FRITSCHlibro-jardin-de-invierno

Jardín de Invierno                              (ALIANZA)      147 páginas

La escritora austr√≠aca Valerie Fritsch (Graz, 1989) es fot√≥grafa de profesi√≥n, pero ha publicado sus textos desde muy joven en revistas literarias, antolog√≠as e incluso han sido le√≠dos en la radio. Tambi√©n ha escrito guiones para el cine y el teatro. Public√≥ su primera novela en 2012, pero fue con la segunda, Jard√≠n de Invierno, con la que obtuvo el a√Īo pasado premios y el reconocimiento de cr√≠ticos y lectores. El mundo est√° a punto de deshacerse. Se anuncia la llegada del apocalipsis. Anton Invierno vive en la ciudad, criando p√°jaros en una azotea, pero sue√Īa con volver al jard√≠n de la casa de su familia, de la casa de su abuela. Quiz√°s haya llegado el momento del retorno. Y entonces, en medio del caos y la muerte, surge lo inesperado, conoce a Frederike y surge entre ellos el amor. Y ella seguir√° a Anton hasta el final. Una novela que ah sido calificada de ‚Äúpo√©tica y despiadada‚ÄĚ. Ganas.

libro-mis-momentosANDREA CAMILLERI

Mis momentos                                      (DUOMO)      215 páginas

Parece que a Andrea Camilleri (Porto Empedocle, 1925), el creador del comisario Salvo Montalbano, le ha llegado la hora de echar un vistazo a su vida. Hace bien poco, por ejemplo, public√≥ Mujeres, libro en el que repasaba, en clave medio documental, medio ficci√≥n, la relaci√≥n que hab√≠a mantenido con las mujeres. ¬†Ahora aparece este Mis momentos en el que relata en breves cap√≠tulos los encuentros que ha tenido a lo largo de su vida con todo tipo de personas, algunas famosas, algunas an√≥nimas, y desde su juventud hasta nuestros d√≠as. Entre los famosos, gente como Pasolini, Malraux, Tabucchi o Primo Levi. Entre los desconocidos, el subteniente Campagna, Lucio, la Sarduzza, Don Sas√† o David, m√°s conocido como Pippo. Encuentros que, como dice Camilleri, provocaron ‚Äúuna suerte de iluminaci√≥n en mi interior‚ÄĚ. Elegante.

Los raros. El testigo ocular, del austríaco Ernst Weiss

libro-el-testigo-ocular‚ÄúEl destino me eligi√≥ para jugar un papel de cierta importancia en la vida de una persona poco corriente, llamada a provocar en Europa despu√©s de la Guerra Mundial, imponentes cambios e inconmensurables sufrimientos. Con posterioridad, me pregunt√© a menudo qu√© me hab√≠a movido entonces, en el oto√Īo de 1918; me pregunt√© si hab√≠a sido la curiosidad ‚Äďes decir, la principal caracter√≠stica del m√©dico investigador- o una especie de endiosamiento, el deseo de confundirme con el destino, aunque s√≥lo fuera una vez‚ÄĚ.

As√≠ comienza El testigo ocular de Ernst Weiss, novela publicada de forma p√≥stuma en 1963, m√°s de dos d√©cadas despu√©s de la muerte del autor, quien prefiri√≥ suicidarse, como otros intelectuales y escritores jud√≠os, antes de caer en manos de los nazis. Weiss era s√ļbdito en el momento de su nacimiento del imperio austro-h√ļngaro, aunque fue siempre un escritor de expresi√≥n alemana, como sus amigos Stefan Zweig o Franz Kafka. El testigo ocular es, en primer t√©rmino, una novela de aprendizaje, el relato de la formaci√≥n de un car√°cter, el del personaje narrador, austero y espartano, adjetivo este √ļltimo que emplea a menudo para definir su conducta; un car√°cter que se refleja en la misma cadencia de la prosa, muy fluida pero muy sobria al mismo tiempo, casi sin met√°foras o comparaciones po√©ticas, pero capaz de expresar con emoci√≥n y especial intensidad las vivencias m√°s terribles.

Al igual que el autor, con quien comparte muchos rasgos biogr√°ficos, el personaje protagonista de El testigo ocular es un m√©dico, en este caso alem√°n, que participa como voluntario en la Primera Guerra Mundial y que tras ser desmovilizado se especializa en psiquiatr√≠a. Entre sus pacientes se encuentra un individuo intolerante y manipulador, el cabo A. H., al que cura de su ceguera hist√©rica por medio de la hipnosis. Lo que permitir√° a ese mismo sujeto, sugestionar pocos a√Īos despu√©s a toda Alemania, embarc√°ndola en su locura sangrienta. El cabo A. H., como habr√°n adivinado, es Adolf Hitler, cuyo desequilibrio ps√≠quico ha sido consignado por el psiquiatra en un diario que guarda en un lugar seguro. La recuperaci√≥n del diario por los nazis, le acarrear√° la persecuci√≥n y el exilio.

Ernst Weiss confes√≥ que escribi√≥ esta novela a toda prisa en 1938, con la esperanza de ganar un premio literario, y que no qued√≥ del todo satisfecho del resultado. Por eso redact√≥ una segunda versi√≥n de la misma, hoy perdida. Aun as√≠, El testigo ocular, tal y como la conocemos, es una novela impactante, muy estimable, a la que su tono objetivo, despojado de cualquier ret√≥rica, confiere a√ļn mayor autenticidad. Posee, adem√°s, el atractivo a√Īadido de convertir a Hitler en un personaje literario, algo ins√≥lito, aunque su principal valor, en mi opini√≥n, se encuentra en el doloroso testimonio que aporta de una √©poca convulsa, la de la Rep√ļblica de Weimar y el posterior ascenso del nazismo al poder.

Ediciones Siruela tuvo el acierto de verter al castellano en 2003 la m√°s popular de las novelas de Ernst Weiss: El testigo ocular.

Javier Aspiazu

Los raros. El barón Bagge, de Lernet-Holenia

libro-el-baron-bagge‚ÄúEn efecto, cada uno de nosotros solo tiene que ver consigo mismo. Nadie puede ayudar a otro y, por lo menos as√≠ lo siento, cada uno est√° solo, muy solo, y hasta irremediablemente solo. En √ļltima instancia, no hay ninguna relaci√≥n verdadera entre los seres humanos. Y es que tampoco puede haberla. Uno es siempre para el otro un motivo y nada m√°s. Un motivo para odiar o un motivo para amar. Pero el amor y el odio nacen en nosotros, nos dominan y vuelven a dejarnos solos. No se teje ning√ļn hilo verdadero que una a un ser humano con otro. Todo lo que uno puede llegar a ser para otro es tan s√≥lo una excusa, m√°s bella o m√°s fea, de los propios sentimientos.‚ÄĚ

Este es un fragmento de El barón Bagge de Alexander Lernet-Holenia, un escritor vienés, de origen aristocrático, autor de una vasta y exitosa obra de más de cien títulos, entre poesía, novela y teatro. Sin embargo, su difusión fuera del mundo germano ha sido escasa, y en castellano, hasta el momento, solo hay traducidas cinco novelas suyas, entre las que sobresale El barón Bagge publicada originalmente en 1936.

Marcado por el declive del imperio austroh√ļngaro y por la guerra, en el curso de su carrera literaria, prolongada hasta los a√Īos 70 del pasado siglo, Lernet-Holenia recibi√≥ la influencia de uno de los grandes autores del g√©nero fant√°stico, Leo Perutz, al que consider√≥ amigo y maestro. As√≠, en esta novela corta que hoy comentamos, El bar√≥n Bagge, hay claras alusiones autobiogr√°ficas y citas precisas a la realidad, pero, como ocurre en muchas narraciones fant√°sticas, el texto poco a poco, se va escorando a un territorio nebuloso, fronterizo entre la realidad y el sue√Īo.

El bar√≥n relata su participaci√≥n como teniente de dragones del ej√©rcito austriaco en una de las m√ļltiples escaramuzas de la batalla de los C√°rpatos, una de las m√°s largas y cruentas de la I Guerra Mundial. Su escuadr√≥n de 120 jinetes, mandado por el col√©rico capit√°n Semler, est√° en misi√≥n de reconocimiento por el norte de Hungr√≠a en el invierno de 1915. El primer encontronazo con la infanter√≠a rusa se resuelve con un √©xito casi milagroso. Pero a partir de entonces, el enemigo desaparece misteriosamente y los acontecimientos se precipitan de forma inexplicable. En el pueblo de Nagy-Mihaly, donde recala el escuadr√≥n, el bar√≥n conoce a Charlotte con la que se casar√° en el brev√≠simo espacio de tres d√≠as, antes de continuar la marcha que les separar√° para siempre. El avance de los exhaustos jinetes entre la niebla, por interminables llanuras nevadas, buscando a un enemigo inexistente, fantasmal, est√° evocado con maestr√≠a, creando una sensaci√≥n de alucinada incertidumbre, disuelta en el sorpresivo final, impregnado de cierto fatalismo rom√°ntico que dota a√ļn de mayor encanto a la novela.

La depurada capacidad descriptiva del autor, su potente imaginaci√≥n, y su pericia para crear un desasosegante clima de extra√Īamiento de la realidad, son los mayores aciertos de esta breve novela, excelente ejemplo de la mejor literatura fant√°stica centroeuropea. Encontrar√°n El bar√≥n Bagge de Alexander Lernet-Holenia, en ediciones Siruela.

Javier Aspiazu

La tercera entrega de las novedades de octubre de 2016

libro-el-interprete-del-dolor-2JHUMPA LAHIRI

El intérprete del dolor                      (SALAMANDRA)        221 páginas

Con esta novela debut√≥ en 1999 la escritora hind√ļ-estadounidense Jhumpa Lahiri (Londres, 1967), y con ella gan√≥ al a√Īo siguiente el premio Pulitzer. Es una autora de un gran prestigio literario, a pesar de que no ha publicado mucho: otro libro de relatos (Tierra desacostumbrada) y dos novelas (El buen nombre y La hondonada). Todos son libros estupendos. El int√©rprete del dolor (que fue publicado en el a√Īo 2000 por Ediciones del Bronce con el t√≠tulo de Int√©rprete de emociones) re√ļne nueve cuentos que nos hablan de los ciudadanos hind√ļes marcados por la emigraci√≥n y el desarraigo. Algunas de las historias transcurren en la India, otras en Estados Unidos y hay varias con los personajes viajando de un sitio a otro. Un libro muy hermoso y conmovedor que habla de la fragilidad del ser humano y de las relaciones personales.

JOHN McGAHERNlibro-entre-todas-las-mujeres

Entre todas las mujeres                           (MEETTOK)         278 páginas

John McGahern (Dubl√≠n, 1934-2006) es uno de los maestros de la literatura irlandesa de la segunda mitad del siglo XX. Lo afirman autores como John Banville o Colm Toibin. Su debut en 1965 estuvo marcado por el esc√°ndalo, porque su novela The Dark (La oscuridad) fue repudiada por la Iglesia Cat√≥lica por sus cr√≠ticas a esta instituci√≥n, lo que conllev√≥ su despido como profesor y su marcha a Londres primero y a Par√≠s despu√©s. Una experiencia que el autor narr√≥ diez a√Īos despu√©s en The Leavetaking (La despedida). Entre todas las mujeres, finalista del Booker, en 1990 cuenta la historia de Moran, un viejo ex combatiente de la Guerra de la Independencia (1919-1921), cat√≥lico y autoritario, que vive retirado en el campo en perpetua lucha contra todos y contra s√≠ mismo. Excelente traducci√≥n y pr√≥logo de √Āngel Erro.

libro-si-quieres-puedes-quedarte-aquiTXANI RODR√ćGUEZ

Si quieres, puedes quedarte aquí   (TRES HERMANAS)         194 páginas

Txani Rodr√≠guez (Llodio, 1977) es colaboradora de Pompas de Papel y una excelente escritora. Ha publicado un par de libros infantiles en euskera, ha escrito los guiones de varios comics, tambi√©n para el p√ļblico menudo, y los aficionados adultos hemos podido disfrutar con el libro de cuentos El coraz√≥n de los aviones y las novelas Lo que ser√° de nosotros y Agosto. Ahora publica en la exquisita editorial Tres Hermanas su tercera novela. Si quieres, puedes quedarte aqu√≠ es una novela que habla del amor y el desamor, del desamparo y del reencuentro con uno mismo. Andrea la protagonista vive una historia de amor con Gonzalo, una historia t√≥xica. De repente se encuentra abandonada en un paraje rural entre una naturaleza amenazante (los animales no son como los de Disney) y personajes tan perdidos como ella. De c√≥mo encontrar la salida.

THOMAS RAABlibro-silencio

Silencio. Historia de un asesino                        (ROCA)         366 páginas

El escritor y m√ļsico austr√≠aco Thomas Raab (Viena, 1970) se ha convertido en un fen√≥meno de la novela criminal en los pa√≠ses de lengua alemana. La mayor parte de su √©xito lo ha conseguido con¬† las aventuras del restaurador Adrian Metzger. En Silencio, novela autoconclusiva fuera de esta serie y que ha conseguido un √©xito arrollador, cuenta la historia de Karl Heidemann un joven que desde ni√Īo no soportaba estar con otras personas por lo que viv√≠a pr√°cticamente en el s√≥tano de su casa. Hasta que descubri√≥ que su ‚Äúansia‚ÄĚ se calmaba matando. Cuando su padre descubre que su hijo es el asesino que ha aterrorizado el pueblo, Karl no tiene m√°s remedio que huir a la ciudad. All√≠ con diecis√©is a√Īos se convierte en un asesino en serie dif√≠cil de descubrir. Porque Karl tiene un excepcional o√≠do que le permite acercarse a sus v√≠ctimas sin ser descubierto. Impresiona.

libro-queriamos-un-calatravaLLÀTZER MOIX

Queríamos un Calatrava                        (ANAGRAMA)          309 páginas

El periodista Ll√†tzer Moix (Sabadell, 1955) que fue durante veinte a√Īos responsable de la informaci√≥n cultural en La Vanguardia de Barcelona y es uno de los m√°ximos divulgadores y estudiosos de la arquitectura espa√Īola, realiza un exhaustivo estudio sobre la obra del arquitecto Santiago Calatrava y sobre por qu√© de ser una de las estrellas de la arquitectura mundial pas√≥ a convertirse en un apestado. Porque la mayor√≠a de las obras de Calatrava tuvieron problemas en su construcci√≥n y en su mantenimiento posterior. En algunos casos se transformaron en un infierno para lo que mandaron realizarlas. Tenemos dos ejemplos muy cercanos: el puente Zubi Zuri en Bilbao (todo el mundo se resbalaba) y el aeropuerto de Loiu (goteras y corrientes de aire a gog√≥). La conclusi√≥n del autor: que sobre el papel las obras quedaban fant√°sticas (enamoraban), pero sobre el terreno se volv√≠an irrealizables y tremendamente caras. El libro de un periodista de investigaci√≥n.

El tocho. Las l√ļcidas y tristes memorias de Stefan Zweig

LIBRO El mundo de ayer‚ÄúSi busco una f√≥rmula pr√°ctica para definir la √©poca de antes de la Primera Guerra Mundial, la √©poca en que crec√≠ y me cri√©, conf√≠o en haber encontrado la m√°s concisa al decir que fue la edad de oro de la seguridad. Todo en nuestra monarqu√≠a austriaca casi milenaria parec√≠a asentarse sobre el fundamento de la duraci√≥n, y el propio Estado parec√≠a la garant√≠a suprema de esa estabilidad‚Ķ‚ÄĚ

Así comienza El mundo de ayer de Stefan Zweig. Este escritor austríaco, poseedor del don de la amenidad y autor de una vasta obra novelística y biográfica, consiguió la más admirable de sus creaciones con estas Memorias de un europeo, como subtitula el libro que hoy comentamos: El mundo de ayer, todo un clásico de la literatura autobiográfica, publicado de forma póstuma en 1942.

Zweig, hijo de un acaudalado industrial textil de origen jud√≠o, recuerda la Viena de su adolescencia en la √ļltima d√©cada del siglo XIX, la devoci√≥n por la cultura, en especial por la m√ļsica y el teatro, caracter√≠stica de una ciudad en cuyos caf√©s, los verdaderos centros de ense√Īanza de los j√≥venes inquietos, se pod√≠an consultar los principales diarios y revistas art√≠sticas y cient√≠ficas de toda Europa. Mientras Freud creaba el psicoan√°lisis o el poeta Von Hoffmansthal asombraba con su precocidad, por las calles de esa misma Viena finisecular desfilaban miles de prostitutas, y los/las j√≥venes viv√≠an su sexualidad oprimidos por una moral hip√≥crita. Surg√≠an, adem√°s, los primeros precedentes del nacionalismo pangermanista, con la fundaci√≥n del agresivo Partido Nacional-Alem√°n, o se iniciaba el movimiento sionista con Theodor Herlz, redactor del peri√≥dico que public√≥ el primer art√≠culo de Zweig.

√Čste recuerda con nostalgia la libertad de movimientos que se disfrutaba en la √©poca previa a la contienda. Zweig pudo viajar por las principales ciudades europeas y los Estados Unidos sin necesidad de ning√ļn documento de identidad o pasaporte. Fue la Primera Guerra Mundial, con sus grandes movimientos de refugiados y minor√≠as nacionales desplazadas, la que impuls√≥ a los estados a crear estos sistemas de control. Zweig, por cierto, nunca comparti√≥ la locura b√©lica que se apoder√≥ de casi toda Europa, y su pacifismo, expresado p√ļblicamente y en sus escritos, le oblig√≥ a exiliarse a Zurich. Tras la Gran Guerra la inflaci√≥n se dispar√≥ hasta l√≠mites nunca imaginados.

Ante esta situaci√≥n extrema, al comprobar que el dinero no ten√≠a ning√ļn valor estable, recuerda el autor c√≥mo los j√≥venes optaron por volver a los valores eternos: la amistad, el amor, el arte, todo lo que hace la vida m√°s intensa y hermosa. Sin embargo, ya a inicios de los 20, cuando Zweig resid√≠a en Salzburgo, un vecino no demasiado lejano, un tal Adolf Hitler, protagonizaba incidentes violentos en la cercana ciudad de Munich. Tras esto, el ascenso del nazismo y la anexi√≥n de Austria supusieron la condici√≥n de ap√°trida para Zweig y la prohibici√≥n de sus libros, lo que le llev√≥ de nuevo al exilio, esta vez en Brasil. Y poco despu√©s, aunque esto, l√≥gicamente, ya no aparece en sus memorias, al suicidio.

Este es el apretado resumen de un libro inolvidable, una lección de historia y humanismo expresada con hondura y sencillez ejemplares. Encontrarán El mundo de ayer de Stefan Zweig en la editorial Acantilado.

Javier Aspiazu

Ingeborg Bachmann, poesía poderosa

LIBRO Poesia kaieraOrain gerra ez dute deklaratzen,

Jarraitu baizik. Eskandaluzkoa

Egunerokoa bihurtu da. Borrokatik urrun

Dabil heroia,. Su-zelairaino

Eraman dute makala.

Pazientzia da eguneko uniformea,

Merezimendua, esperantzaren

Bihotz gaineko izar ziztrina.

 

Beste ezer gertatzen ez denean

Ematen dute,

Tiro-hotsak mututzen direnean,

Etsaia ikusezina bihurtzen denean,

Eta betiereko armamentuarekin itzalak

Zerua estaltzen duenean.

 

Ematen dute

Banderak abandonatzeagatik,

Lagunen aurrean adorea erakusteagatik,

Sekretu duintasun gabeak haizatzeagatik

Eta agindu orori

Men ez egiteagatik.

Poema honek Egunero izena dauka eta austriar poeta batek idatzi zuen, Ingeborg Bauchmann-ek. Susa argitaletxeak kaleratu ohi duen Poesia kaiera bildumako azken aletako bat da Ingeborg Bauchmann. 1926an Austrian jaiotako idazlea da Bauchman, Gruppe 47 taldeko kidea. Bertan ezagutu zituen, besteak beste; Paul Celan eta Gunter Grass. XX.mendean alemanieraz idatzi zuen idazle garrantzitsuenetakoa izan zen.

Dozena bat poema liburu kaleratutakoa da. Horietatik sailkapena egin eta Kaiera honetan sartu ditu Nagore Tolosa itzultzaileak. Idazlearen poema sorta ederra ageri da liburu honetan. Nik eskertuko nuke edizio elebiduna eta orrialdeko poema bana agertzea, baina herreskan agertzen dira poemak, eta irakurketarako oxijeno barik uzten dizu batzuetan.

Irudi ederrak lortzen ditu Bauchmannek hitzekin. Natura asko, gaua, auzi existentzialen bat, maitasuna, iragan perfektua… badu pasarte bat Joseba Sarrionandiak Ibaizabal ibaiari idatzitako poema gogora ekarri didana. Bauchmannenak honela dio:

Non Moldavaren, Danubioren

Ta haurtzaroko ibaiaren artean,

Guztiak dakien zerbait nitaz.

Sarrionandiak ere iraganera, haurtzarora begiratzen du poemarekin:

Ez da Danubioa deitzen,

Ez da Missisipia,

Ibaizabal deitzen da gure sorterriko ibaia.

Han ibiltzen nintzen, aintniza.

Ingeborg Bauchmann ezagutzeak merezi du. Kaiera hau bere literaturan sartzeko bide bat izan liteke.

Goizalde Landabaso

La √ļltima entrega de novedades de febrero de 2014

LIBRO.Una novela vienesaDAVID VOGEL

Una novela vienesa        (MINÚSCULA)    327 páginas

David Vogel (1891-1944) escribi√≥ su obra en hebreo y en yid√≠sh. Naci√≥ en Ucrania, vivi√≥ en Lituania y acab√≥ en Viena donde se nacionaliz√≥ austr√≠aco. Perteneci√≥ al gran c√≠rculo de escritores vieneses de entreguerras que conformaron Joseph Roth, Stefan Zweig, Arthur Schnitzler y Franz Werfel. Cuando estall√≥ la II Guerra Mundial y viv√≠a en Par√≠s fue encarcelado por austr√≠aco; en 1944 fue enviado por los nazis a Auschwitz por jud√≠o. Esta novela ha sido descubierta recientemente y saludada como un cl√°sico. Vogel narra su experiencia reci√©n llegado a Viena como emigrante, su protecci√≥n por un hombre de negocios, su estancia en un hogar burgu√©s y sus amor√≠os con la se√Īora de la casa y su hija adolescente. Lolita ‚Äúavant la lettre‚ÄĚ.

ENRIQUE VILA-MATASLIBRO.Kassel no invita a la lógica

Kassel no invita a la lógica       (SEIX BARRAL)    300 páginas

Vuelve el gran Vila-Matas (Barcelona, 1948). El autor de libros tan estupendos como Suicidios ejemplares, Bartleby y compa√Ī√≠a, El mal de Montano, Dublinesca √≥ Doctor Pasavento nos regala uno de esos artefactos literarios en los que es dif√≠cil distinguir la ficci√≥n de la realidad. En la novela (?) un escritor que se parece mucho al autor es contratado por la Documenta de Kassel, la feria de arte contempor√°neo de Alemania, para convertirse en una instalaci√≥n art√≠stica viviente. Deber√° sentarse a escribir cada ma√Īana en un restaurante chino de las afueras. Lo que parece un engorroso encargo acaba convirti√©ndose en fuente de vitalidad y optimismo. Una forma de reflexionar sobre el mundo y sobre la esencia de la escritura.

LIBRO.La parte inventadaRODRIGO FRES√ĀN

La parte inventada         (RANDOM HOSUE)   566 páginas

Otro libro en el que es dif√≠cil distinguir entre realidad y ficci√≥n. Rodrigo Fres√°n (Buenos Aires, 1963), ese gran escritor argentino que vive en Barcelona desde hace quince a√Īos, siempre intenta sorprender al lector. Tiene una imaginaci√≥n tan desbordante que siempre encuentra mimbres para hacerlo como ha quedado demostrado en obras como Vidas de santos, Esperanto, La velocidad de la cosas y Jardines de Kensington. En La parte inventada un escritor (¬Ņel autor?) intenta escribir su propia historia, √≥ reescribirla. Es un escritor que intuye que su momento de gloria ha pasado y que, como no tiene nada que perder, ha decidido contar toda la verdad, su verdad. ¬ŅDietario? ¬ŅFicci√≥n? A qui√©n le importa.

J. G. BALLARDLIBRO.Cuentos completos

Cuentos completos          (RBA)     1275 páginas

¬ŅQu√© se puede contar a estas alturas de un autor como James Graham Ballard (1930-2009)? Nacido en China por los negocios de su padre, fue internado en un campo de concentraci√≥n por los japoneses durante la II Guerra Mundial, experiencia que qued√≥ recogida en sus memorias y en la novela El imperio del sol. De vuelta al Reino Unido trabaj√≥ como periodista hasta que se hizo escritor. De su pluma han salido maravillas como El mundo sumergido, La sequ√≠a, Crash, La exhibici√≥n de atrocidades √≥ El mundo de cristal. Pero adem√°s de novelista fue un gran escritor de cuentos. Public√≥ catorce vol√ļmenes recopilatorios. Cuentos que se aventuran por territorios inexplorados y que crean atm√≥sferas sorprendentes y obsesivas. Lo m√°s.

RH27972.jpgDAVID BYRNE     

C√≥mo funciona la m√ļsica¬†¬†¬†¬†¬† (RESERVOIR BOOKS)¬†¬† 377 p√°ginas

El m√ļsico escoc√©s nacionalizado estadounidense David Byrne (Dumbarton, 1952) fue el l√≠der de Talking Heads. Cuando se disolvi√≥ demostr√≥ una capacidad camale√≥nica: discos en solitario, colaboraciones con Brian Eno, m√ļsica para el teatro y el cine, producciones de Word Music, m√ļsica electr√≥nica… Hace dos a√Īos public√≥ este libro en el que explica c√≥mo ve el mundo de la m√ļsica. Un libro divulgativo y literario en el que se habla de la historia de la tecnolog√≠a de la m√ļsica, se repasan las corrientes musicales del siglo XX, se cuentan retazos autobiogr√°ficos y se analiza el presente y el futuro de la industria musical. Un texto documentado y optimista.