Archivo de la categoría: poesía

El poema. Ibon Zubiela, vasco

Hoy es uno de esos lunes de marioneta rota

y resaca abstemia,

en los que acurrucada por los pliegues del tiempo

solo cabe aceptar el sometimiento

de la subjetividad inhibida

sabiéndote vacía, frustrada,

con la expulsión pospuesta

de amenazas veladas a media voz;

Toque de queda

estallando antes tus ojos

con el dolor de las cenizas de todas las puñaladas

que acusan desde el pasado,

contra la lluvia incrédula,

alquimista que dobla los relojes y  truca los semáforos

bajando la cabeza.

Hoy es uno de esos lunes en que no logro

amortizar la humanidad,

y casi todos mis sueños se rompen con tus pasos..

Este poema se titula Noviembre y está en el último poemario publicado por Ibon Zubiela bajo el título Presunción de conciencia. Zubiela es un escritor bilbaíno que nació en 1975, y tiene ya varios libros publicados. Entre ellos 75 ausencias, recuerdos y utopías o El ruido del deshielo. Ha participado en varios encuentros poéticos. Es habitual escuchar su voz recitando poesías, y siempre está cercano a este género literario que podríamos decir que es la literatura con mayúsculas.

Goizalde Landabaso

 

El poema. Seamus Heaney, irlandés

Esna egon izan ez banintz galdu egingo nuen.

Haizea altxatu

eta zirimolak egin zituen teilatua atabalkatuz

astigar zuriaren hostoekin,

eta jaikiarazi egin ninduen,

nigan zen guztia pixkanaka esnatuz,

bizi eta taupakari alanbre-hesi elektriko bat bezala:

esna egon izan ez banintz galdu egingo nuen,

ustekabean eta ia-ia era arriskutsuan

etorri eta joan egin zen,

etxera itzultzen den animalia bat bezala.

Orduan hain haize erauntsi mezularia

Igaro zen bestela bezala.

Gehiago ez itzultzeko.

Ezta orain ere.

Hauxe da SEAMUS HEANEYk idatzitako poema, eta Xabi Bordak euskaratu duen. Kaleratu berri dira Munduko poesía kaieratik beste hiru zenbaki. Seamus Heaney, Xabi Bordak euskaratutakoa; Chuya Nakahara, Hiromi Yoshidak itzulia, eta Rosalia de Castro, Koldo Izagirrek euskaratua. Seamus Heaney Irlandan jaio zen 1939an eta 2013an hil zen Dublinen. Nobel Literatura saria eman zioten 1995ean. Oxford Unibertsitateko poesia  katedraduna izan zen, eta Estatu Batuetako Harvard-en ere izan zen katedradun. Ez dago berak idatzitako liburu askorik euskaraturik, Luigi Anselmik eta Patxi Ezkiagak itzulitako liburu bana, eta Susa argitaletxearen abaroan kaleratutako poesía bilduma honi esker, bere poesiaren hautaketa egin eta euskaratu du  Xabi Borda idazleak.

Goizalde Landabaso

El poema. Miguel Sánchez-Ostiz, navarro

Te quemo la casa porque te duele,

Porque sé dónde te duele,

Porque te duele como a mí, mi lugar en el mundo,

Nuestro lugar en el mundo.

Te quemo la casa

Para perpetuar las generaciones de ofensa y agravio

Que no cesan.

“Habiendo sido saqueada y quemada mi casa

En acción de guerra…” escribían los míos,

Los tuyos,

Los nuestros.

Te quemo la casa porque no me gustas.

La casa, el escenario de tu vida y de tu muerte.

Te quemo la casa, la mesa, la cama, el papel,

Tu poca historia.

Te quemo tus pies en la tierra,

Algo más abajo que tus pies incluso.

Te niego que puedas defender la casa de tu padre,

La casa que tu quieras,

Tu propia casa.

Te quemo la memoria de tu estirpe

De tu linaje

De tus generaciones.

Y el que fue escenario de tus días mejores

Lo convierto en albergue de humos y de zarzas.

No eres de los nuestros.

Este es un poema de Miguel Sánchez-Ostiz, uno de los que conforma el poemario Fingimientos y desarraigos. Este poemario recoge todos los poemas escritos por Sánchez-Ostiz de 2001 a 2017. Anteriormente ya publicó otro poemario que recogía los poemas escritos entre 1979 y 1999. A pesar de que también escribe poesía, Sánchez-Ostiz es más conocido como ensayista y novelista. Es uno de los escritores vascos más interesantes de nuestro panorama. Por un momento ha abandonado las novelas, y las historias basadas en hechos históricos para dar espacio a sus poemas. El libro lo ha publicado la editorial Pamiela.

Goizalde Landabaso

El poema. Martin Bidaur, vasco

Heriotzaz lagun zaharrez bezala

mintzatu edo idazteagatik ere,

beti harrapatzen nau ezustean

norbait galtzearen kolpeak.

Berriro sekula topatzeko aukerarik gabe.

Lagun zaharrik ez dut,

ez naiz haietaz mintzatzen.

Oroitzapen guztiak sutan gordetzen dira,

errautsa arnasten dut airea baino.

Bihotzak badaki errautsekin zer egin.

Ez dut idazten.

Isilik gelditzen naiz.

Ez naiz mintzatzen.

Isilik ibiltzen naiz.

Baina ezin gogoa apaldu.

Ez dago akaberarako prestatzerik;

garaia heldu artean ezin

bakerik adostu galerarekin.

Nola luzatzen ote du hildakoak eskua?

Beharbada ez zaio inori axola.

Hauxe da Martin Bidaurrek idatzitako poema bat. Susa argitaletxeak kaleratu berri duen poema liburua da. Martin Bidaurren lehenengo poema liburua da. Bera ibilia da literaturarekin lotutako gazte bandekin, Itu bandarekin batez ere, eta honek kaleratzen zuen aldizkarian, Lekore aldizkarian,  irakurri ahal izan ditugu bere poemetako zenbait. Duela hilabete batzuk Errime taldearekin kaleratu du poesia eta musika uztartzen dituen lana. Martin Bidaur 1996an jaio zen Okzitaniako Tolosan, Touloussen, beste izen batekin, Peru Iparragirre izenarekin. Hauxe da bere lehenengo poema liburua, esan bezala, Susa argitaletxearekin kaleratutakoa eta Itzulera izena daukana.

Goizalde Landabaso

El poema. Martxel Mariskal, vasco

Ozenegi dago musika,

gertuegi dago eguzkia.

Zure begiek hitz gehiegi egiten dute esaten dutenerako.

Zure begiek negar gehiegi egiten dute sentitzen dutenerako.

Laburregia da bizitza,

gozamenean dabilenarentzat.

Astunegi doa bizitza,

sufrimenduaren gatibuarentzat.

Kirrinkari datoz soinuak ;

erregarri daude argiak.

Nekatu egiten nau zure energiak,

baina ez zure asperdurak bezainbeste.

Haurregiak dira helduak,

eta helduegiak haurrak.

Gehiegizkoa da hau dena.

Demasekoa zait ahalegina.

Laiak arrastaka bizkar gainean,

pianoaren hortz-hagin hautsiak baratzean.

Apalegi dator kantua,

lehorregi gure esperantza.

Martxel Mariskalen poema bat da hau.  Azken Zakatzak liburuan agertzen den poemetako bat. Susa argitaletxean kaleratu zuen duela hilabete batzuk egilearen lehen poema liburua. Aurretiaz bazuen idatzia beste eleberri bat Hiru argitaletxearekin: Me llamo Ezekiel y así será siempre. Bera, Hondarribiakoa, idazle, musikari eta letra egilea da. Beti Mugan taldean baxu jole gisa aritu zen, eta ostean, Lisabö taldearen abestietako askoren letra egitea izan zen.

Goizalde Landabaso

El poema. Rupi Kaur, canadiense

Salir del vientre de mi madre

fue mi primer acto de desaparición.

Aprender a empequeñecer por una familia

a la que le gusta da invisibilidad de sus hijas

fue el segundo.

El arte de estar vacío

es simple:

creerles cuando dicen

que no eres nada

repetírtelo a ti misma

como un deseo

no soy nada

no soy nada

no soy da

tan a menudo.

La única razón por la que sabes

que sigues viva es

por el peso de tu pecho.

Este es un poema de la escritora indú nacionalizada canadiense Rupi Kaur. Una escritora que nació en la ciudad india de Punjabi, pero que siendo muy pequeña, con cuatro años, emigró a Toronto en Canadá que es donde se ha criado. De pequeña se refugiaba en la pintura y en el dibujo. Comenzó a escribir para hacer frente a los traumas de la vida, y acabó estudiando escritura en la Universidad Waterloo de Ontario. Ha llegado a nuestras manos un poemario escrito y dibujado por ella titulado Otras maneras de usar la boca.

Goizalde Landabaso

El poema. Irati Iturritza, navarra

Algunos días  quedo reducida a una palabra

Diferente cada vez

Y dejo de existir

Si nadie la pronuncia.

Imagínalo:

Parar a desconocidos por la calle

Pedirles que griten la palabra

Que me griten.

Imagínate asumir

Que hay palabras

Innombrables y palabras

Que nadie querrá nombrar.

Este es un poema de Irati Iturritza, una escritora nacida en Iruñea en 1997 y que acaba de publicar un libro de poemas, su primer libro de poemas, Brazos cortos con la editorial La Bella Varsovia. Este libro, tierno a ratos, pero sobre todo oscuro y con un espíritu derrotado, es la primera obra de una autora que muestra un mundo sin aditivos, sin edulcorantes, con una mirada distante y a veces caústica. Solo tiene veinte años y parece que arrastra varias vidas tras de sí. Es un poemario con mucha fuerza, y que atrapa. Hasta ahora había participado en actividades literarias colectivas, y como decimos, gracias a la editorial La Bella Varsovia, ahora podemos leer una selección de los poemas escritos por Irati Iturritza.

Goizalde Landabaso

 

El poema. Murilo Mendes, brasileño

Mi lengua rompió mi pelo delicado 

hasta erizarte los huesos 

de esas piernas tuyas 

que invenciblemente me abrazaron. 

Y el hombre del taxi volandero 

que arrasaba las calles 

buscando un hotel 

se fue de los espejos despreció los silbatos los semáforos 

eligió otros rumbos y a la puerta de su casa nos puso exactamente. 

Ah Erótica mía 

recuerdas que bajamos 

repletos de música y zumbidos 

tú ibas saltando en un zapato mío 

yo tenía en el pecho tu suéter de miel. 

El señor del taxi 

nos trajo dos copas amarillas de ron: 

después que bebimos 

supo desnudamos con un gesto 

de hambre global. 

Erótica mía 

nos condujo a su cama 

de ropas alteradas 

periódicos cenizas cuerpo en soledad. 

Y así fue Erótica mía 

que ejercimos nuestra esgrima inevitable 

en aquel territorio 

sin noche ni sol. 

El señor del taxi observaba la espuma furiosa 

que rompía las puertas 

y rasgaba la pared. 

Nos esperó sentado 

en su barco de ruedas 

como un almirante 

besado por el mar. 

El poeta de hoy es un brasileño llamado Murilo Mendes. Nació en Brasil en 1901 y falleció en Lisboa 74 años después. Fue un poeta modernista, que comenzó a escribir sus poemas en los años 20 del siglo pasado, a pesar de que la literatura nunca fue su modus vivendi. Él era un funcionario que trabajó en diferentes menesteres, hasta que se marchó a Roma a vivir en 1957 donde impartió clases de literatura brasileña. Fue uno de los grandes poetas brasileños, publicó muchísima poesía, y también escribió muchos artículos relacionados con las artes plásticas.

Goizalde Landabaso

El poema. Agron Tufa, albanés

Deseo febril de lluvias cinematográficas.

La soledad trabaja como un reloj

Para bien practicar toda suerte de vicios virginales de la carne

Aunque afuera

La espiral del otoño hace osados números

Y por los mil derrumbes lívidos del horizonte

Tañen las campanas lengua afuera.

Hasta en las hojas nuevas te guardo a ti, amor,

-Elemento fiel,

Por más que inviolable en mi código-

Órgano mío externo.

Parcialmente

Existe la posibilidad definitiva

De dar por terminado el cuadro en negativo.

Felices sean las criaturas por la trascendencia

Repudiadas.

 

La soledad trabaja como un reloj;

Incluso en las horas húmedas

Es sorda a los sobreentendidos

Y ante todo no tiene una idea exacta

De los hechos en general,

Ni tampoco acerca del hecho

De lo importante que resulta el almidón.

El poeta de hoy se llama Agron Tufa y nació en Albania en 1967. Estudió literatura en la Universidad de Tirana, pero siguió sus estudios en Moscú, donde se especializó en traducción, sobre todo en la obra de Brodsky. Volvió a Albania, fue editor de El Aleph, director de una revista literaria, y ahora imparte clase en la universidad de la capital albanesa, donde estudió. Desde finales de los noventa publica fundamentalmente poesía y sigue traduciendo. Además de a Brodsky ha traducido a otros escritores rusos, como Pasternak y Platonov.

Goizalde Landabaso

El poema. Lisel Mueller, estadounidense

A veces, cuando la luz incide en extraños ángulos
y te devuelve a la infancia

deambulando por una mansión desvencijada
totalmente oculta bajo viejos sauces

o un convento abandonado que guardan la cicuta
y abetos gigantescos erguidos flanco a flanco,

de nuevo sabes que allende ese muro,
bajo la indómita cabellera de los sauces

persiste algo secreto,
tan maravilloso y peligroso

que si te adentraras y contemplaras
morirías, o serías feliz por siempre.

Este poema titulado A veces, cuando la luz, traducido del inglés al castellano por Antonio Mengs, lo escribió Lisel Mueller, una poeta nacida en Alemania, en Hamburgo, en 1924 pero nacionalizada estadounidense, pues emigró a Estados Unidos con su familia a los 15 años. En 1981 obtuvo el National Book Award, y en 1997 ganó el Pulitzer de poesía. Trabajó durante muchos años en la Universidad de Chicago, y ha escrito cantidad de poemarios. Actualmente vive en Illinois.

 Goizalde Landabaso