Category Archives: poesía

El poema. Murilo Mendes, brasileño

Mi lengua rompió mi pelo delicado 

hasta erizarte los huesos 

de esas piernas tuyas 

que invenciblemente me abrazaron. 

Y el hombre del taxi volandero 

que arrasaba las calles 

buscando un hotel 

se fue de los espejos despreció los silbatos los semáforos 

eligió otros rumbos y a la puerta de su casa nos puso exactamente. 

Ah Erótica mía 

recuerdas que bajamos 

repletos de música y zumbidos 

tú ibas saltando en un zapato mío 

yo tenía en el pecho tu suéter de miel. 

El señor del taxi 

nos trajo dos copas amarillas de ron: 

después que bebimos 

supo desnudamos con un gesto 

de hambre global. 

Erótica mía 

nos condujo a su cama 

de ropas alteradas 

periódicos cenizas cuerpo en soledad. 

Y así fue Erótica mía 

que ejercimos nuestra esgrima inevitable 

en aquel territorio 

sin noche ni sol. 

El señor del taxi observaba la espuma furiosa 

que rompía las puertas 

y rasgaba la pared. 

Nos esperó sentado 

en su barco de ruedas 

como un almirante 

besado por el mar. 

El poeta de hoy es un brasileño llamado Murilo Mendes. Nació en Brasil en 1901 y falleció en Lisboa 74 años después. Fue un poeta modernista, que comenzó a escribir sus poemas en los años 20 del siglo pasado, a pesar de que la literatura nunca fue su modus vivendi. Él era un funcionario que trabajó en diferentes menesteres, hasta que se marchó a Roma a vivir en 1957 donde impartió clases de literatura brasileña. Fue uno de los grandes poetas brasileños, publicó muchísima poesía, y también escribió muchos artículos relacionados con las artes plásticas.

Goizalde Landabaso

El poema. Agron Tufa, albanés

Deseo febril de lluvias cinematográficas.

La soledad trabaja como un reloj

Para bien practicar toda suerte de vicios virginales de la carne

Aunque afuera

La espiral del otoño hace osados números

Y por los mil derrumbes lívidos del horizonte

Tañen las campanas lengua afuera.

Hasta en las hojas nuevas te guardo a ti, amor,

-Elemento fiel,

Por más que inviolable en mi código-

Órgano mío externo.

Parcialmente

Existe la posibilidad definitiva

De dar por terminado el cuadro en negativo.

Felices sean las criaturas por la trascendencia

Repudiadas.

 

La soledad trabaja como un reloj;

Incluso en las horas húmedas

Es sorda a los sobreentendidos

Y ante todo no tiene una idea exacta

De los hechos en general,

Ni tampoco acerca del hecho

De lo importante que resulta el almidón.

El poeta de hoy se llama Agron Tufa y nació en Albania en 1967. Estudió literatura en la Universidad de Tirana, pero siguió sus estudios en Moscú, donde se especializó en traducción, sobre todo en la obra de Brodsky. Volvió a Albania, fue editor de El Aleph, director de una revista literaria, y ahora imparte clase en la universidad de la capital albanesa, donde estudió. Desde finales de los noventa publica fundamentalmente poesía y sigue traduciendo. Además de a Brodsky ha traducido a otros escritores rusos, como Pasternak y Platonov.

Goizalde Landabaso

El poema. Lisel Mueller, estadounidense

A veces, cuando la luz incide en extraños ángulos
y te devuelve a la infancia

deambulando por una mansión desvencijada
totalmente oculta bajo viejos sauces

o un convento abandonado que guardan la cicuta
y abetos gigantescos erguidos flanco a flanco,

de nuevo sabes que allende ese muro,
bajo la indómita cabellera de los sauces

persiste algo secreto,
tan maravilloso y peligroso

que si te adentraras y contemplaras
morirías, o serías feliz por siempre.

Este poema titulado A veces, cuando la luz, traducido del inglés al castellano por Antonio Mengs, lo escribió Lisel Mueller, una poeta nacida en Alemania, en Hamburgo, en 1924 pero nacionalizada estadounidense, pues emigró a Estados Unidos con su familia a los 15 años. En 1981 obtuvo el National Book Award, y en 1997 ganó el Pulitzer de poesía. Trabajó durante muchos años en la Universidad de Chicago, y ha escrito cantidad de poemarios. Actualmente vive en Illinois.

 Goizalde Landabaso

El poema. Pako Aristi, vasco

Eta besapean hartu, tolestu

eta eraman nahi banauzu,

orri zimurretan haurrek

margotzen duten eguzkia bezala:

edo horman zintzilikatu duzun

argazkitik begiratzea nahi baduzu,

samur eta goibel:

txanpon bihurtu nahi banauzu,

txantiloi,

zure esperientziaren

oroigarri –sexurik onena

izan zenuen garaikoa-;

nigandik urrun joan nahi baduzu,

ni bezelako veste batzuen

bila bada ere;

arnasa hartu, gorputz

eta haragi berrien azalak

dasta nahi badituzu, ongi da,

ez baldintzarik

ez ezer ez dizut eskatuko.

Aski dut goizeko

zure lehen pentsamendua

eta gaueko “maite zaitut”

isil bat,

arku horren koordenadetan

eroso eseri,

orekari bi korapilo egin

eta bizitza hau

-beti egin dudan gisan-

firin-faran igarotzeko

zu gabe.

Hau Pako Aristik idatzitako Agurra poema da. Susa argitaletxearekin iaz kaleratutako Arrotz eta eder poema liburuan ageri den poema da. Pako Aristi 1963an jaio zen Urrestillan, eta eskarmentu handiko idazle eta kazetaria da. Denetarik idatzi du idazle gisa: poema Liburuak, eleberriak, saikera, biografiak, haur literatura, artikuluak… denetarik, esan bezala. Rikardo Arregi kazetaritza sariak irabazi zituen 1992an eta 1993an. Jario eta hizkuntza ederra darabiltza beti idazleak, eta poema liburu honeran ere, irudi ederrrak sortu ditu hitz soilekin.

Goizalde Landabaso

El poema. Catalina Garcés, colombiana

De una extraña sustancia

estamos hechos, como imanes,

queremos vivir cuerpo a cuerpo

para buscar respuestas

en un precario hibernar juntos.

Adoptamos nombres,

hablamos con símbolos

y diariamente trabajamos en cosas

que nos deforman

intentando un equilibrio

entre el amor y la gran obra,

o simplemente seguimos espejismos

que dejan nuestros muertos

como estrellas ya desaparecidas

que brillan en la noche.

 

Sin movimiento,

así comienzan nuestros días

en un estatismo voluntario,

que nos obliga a nacer.

Este es un poema sin título escrito por Catalina Garcés, una escritora colombiana nacida en Medellín en 1981. Desde 2015 vive en Euskadi, y dirige el Club de Lectura de Literatura Latinoamericana en las bibliotecas de Vitoria-Gasteiz. Ha trabajado durante toda su, corta vida laboral, alrededor de la literatura y de las bibliotecas. Durante cinco años fue editora del programa Palabras rodantes, un proyecto cultural en el que se publicaron textos de literatura universal.  Este poema está en el poemario Hasta que desaparezca el nombre.

Goizalde Landabaso

El poema. Lila Biscia, argentina

una vez construí una casa.

las ventanas estaban orientadas al sur.

al sur los patos migran.

la casa

tenía las puertas sostenidas por grullas.

las grullas no migran más que hacia las esquinas

sé sobre esquinas lo mismo

que sobre patos.

sé que las grullas tienen cuerpo de origami

y que los patos

esconden el placer de la pérdida entre las plumas.

la casa la construí

en la certeza de que algún día

quedaría vacía           que yo

quedaría vacía.

Este es un poema de Lilia Biscia, una poeta argentina nacida en Buenos Aires en 1976. La poesía entró en su vida casi de casualidad. Estudió letras y psicología en la Universidad de Buenos Aires, y en esa universidad sigue trabajando como productora editorial. En 2015 publicó su primer trabajo, Tierra animal, y de este poemario hemos extraído este poema titulado Casa.

Goizalde Landabaso

El poema. Jon Barberena, navarro

Inoiz baino handiagoa somatzen dut balkoia,

beti amestu baino inoiz izan ez genuen terrazaren hedadura hartzeraino.

Hutsunean sortutako ilusio optikoa.

 

Urterik urte zaindu zenituen geranioak

idortu, zimeldu eta zurekin batera hil ziren.

Bota ditugu lorontziak zakarretara

iragana birziklatu daitekeelakoan

edo agian galdutakoa berreskuratu nahian.

 

Huts-hutsa gelditu da balkoia

barneko gela mobleztatuak bezala.

Besteak bezain hutsak.

 

Eta nik geranioen artetik, kezkati,

kanporantz begira ikusiko zaitut

berandutzen naizenetan,

hutsunean sortutako ilusio optikoaren menpe

dauden begi triste hauekin.

Hauxe da Etxeko kalerie izeneko poema, Jon Barberenak idatzitako Izoztu zitzaigun negu hura poema liburuan. Liburu honetan Iruñea Hiria 1go Nazioarteko Poesia sariketa irabazi zuen egileak.  Elizondon jaio zen 1979an. Gizarte eta kultur antropologian lizentziatua da eta Heziketa Fisikoan diplomatua. Nafarroan euskara eta literatura irakasle ari da egun. Osterantzeko literatura jardunetan ere izan da; bertsoetan batik bat, eta baita poema eta musikaren inguruan. Poema liburua Denon Artean argitaletxeak kaleratu du.

Goizalde Landabaso

El poema. Lana Derkac, croata

El tiempo hincha el silencio
y me asienta en el polvo como a una carta
Vivo con el polvo
Hasta firmamos
mutua pertenencia, especie de contrato
En la mañana el polvo y yo
detenidos en las fracciones del lunes
parece que ayunamos
a turno
Pero es completamente móvil
su eterna bandera
Piensas ¿quién fue
el que clasificó el polvo en las recámaras?
El polvo es persistente e infinito
De nada te vale esperar su desaparición
al fin del milenio
porque se multiplica
Todos los estados son suyos
a pesar de todo, su himno es inaudible

Lana Dercak es una poeta croata nacida en 1969 en Pozega. Junto a la poesía también ha probado con otro tipo de géneros literarios. Ha recibido varios premios, y sus textos han sido publicados a una docena de idiomas. Este poema, Contrato con el polvo, ha sido traducido al castellano por Zeljka Lovrenic.

Goizalde Landabaso

El poema. Margie Cronin, autraliana

II

Si tú has muerto y no me he dado cuenta
pregúntale la hora al reloj embarazado.

Francia, en primavera, consigue sus hojas desde los cines.

El ciego perseguido por las abejas
debería hacer su hogar en la madera quieta.

Si el amarillo se acaba, deberíamos hacer el pan con risa.

III

Te digo la rosa no está desnuda, ni tampoco vestida
aunque sólo es deshojada por el corazón humano.

Los árboles cubren sus sabias raíces porque ellas sólo
deben crecer.

Sólo las calles más nuevas escuchan la penumbra
de los autos que están siendo robados.

¿Hay algo más triste en el mundo
que un tren inmóvil en la lluvia?
Una madre.

IV

En el cielo hay una iglesia para cada esperanza
y en cada esperanza no satisfecha hay una iglesia.

Los tiburones no atacan a las sirenas
porque ellos también desean un calorcito.

Sí, ¿el humo habla con las nubes pero no siempre silba?

Si deberían nuestros deseos regarse con el rocío.
Si es verdad que queremos el mañana.

V

Cuando la tortuga habló, el camello guardó su naranja
dentro de su cascarón.
El camello en su propia joroba menea cinco
frutas distintas.

El peral tiene más hojas que todos
los libros escritos hasta ahora,
aunque menos, que los libros que aún no se han escrito.

Las hojas cometen suicidio cuando se sienten amarillas
porque sólo tienen ojos metafísicos para mirar el sol.

VI

El sombrero de la noche vuela lleno de agujeros
porque la oscuridad engaña a la luz.

Pasando al lado del fuego las viejas cenizas susurran:
“las manos de mi padre”

Las nubes lloran y crecen felices
cuando miran al río sonreír.

En el eclipse, los pistilos del sol
arden para vigilar las hojas.

Hay suficientes abejas en un día para toda una semana.

Este poema se titula Respondiendo a las preguntas de Pablo Neruda, ha sido escrito por la poeta Margie Cronin, una poeta australiana nacida en 1963. Estudió arte y leyes en la universidad, y es a las leyes a las que dedica su tiempo laboral, pero siempre tiene algo de tiempo para la poesía. Encontró una manera de aunar sus dos actividades, y realizó un estudio sobre la relación entre la literatura y la ley. Tiene varios poemarios publicados. Este poema lo ha traducido Juan Garrido.

Goizalde Landabaso

El poema. Martxel Mariskal, vasco

Ur azpian ari naiz malkoak ezkutatzen

Ur azpian izate ezpalduari eusten

Akiduraren esanahi berriak ikasten

Ikasitakoa ordu geldietan onartzen.

 

Sufrimendua ari naiz laztantzen

Arrain txikia bailitzan

Haren hezurrak ni banan-banan zulatzen.

Baina horrela dira lasaitzen

Zumezko nire esku hauek.

 

Zer diozu, ama? Zer diozu?

Zure arrangura dut entzuten

Zure kezka egunero sumatzen.

Baina bizi naiz, ama,

Ari naiz bizitzen.

 

Gatzezko ánfora naiz Itsaso gurean

Uneoro sendabelarrak eta ukenduak

Bilatzen eta nire mami-mamian landatzen.

Bizkar gainean daramat berunezko kupula

Ez naiz halere buztinaren antzera desegingo

Jarraitzen dut ni neu izaten.

 

Zer diozu, ama ? Zer diozu ?

Gor nago eta dena entzuten

Nire buru barneko oinazean.

 

Zer diozu, ama? Zer diozu?

Ur azpian ari naiz malkoak ezkutatzen

Akiduraren esanahi berriak ikasten.

Hauxe da Martxel Mariskalek Susa argitaletxearekin kaleratu berri duen Azken Zakatzak poema liburutik ateratako Ex anima poema. Martxel Mariskal 1964an jaio zen Hondarribian. 2002. Urtean eleberria kaleratu zuen Me llamo Ezequiel y así será siempre izenarekin. Bere izena, beharbada ezaguna egingo zaizu, 80ko hamarkadan Beti Mugan musika taldeko kide izan zelako eta taldeak abesten zituen kantu askotako egilea izan zelako. Ez soilik Beti Mugan, Lisabo, Dut, Sagarroi edota JP Lohian taldeen letra asko ere egin izan ditu. Esku artean daukagun liburu latz, gordin eta batzuetan itogarri hau kaleratu duen lehenengo poema liburua izan da.

Goizalde Landabaso