Archivo de la categoría: poesía

El poema. Lana Derkac, croata

El tiempo hincha el silencio
y me asienta en el polvo como a una carta
Vivo con el polvo
Hasta firmamos
mutua pertenencia, especie de contrato
En la mañana el polvo y yo
detenidos en las fracciones del lunes
parece que ayunamos
a turno
Pero es completamente móvil
su eterna bandera
Piensas ¿quién fue
el que clasificó el polvo en las recámaras?
El polvo es persistente e infinito
De nada te vale esperar su desaparición
al fin del milenio
porque se multiplica
Todos los estados son suyos
a pesar de todo, su himno es inaudible

Lana Dercak es una poeta croata nacida en 1969 en Pozega. Junto a la poesía también ha probado con otro tipo de géneros literarios. Ha recibido varios premios, y sus textos han sido publicados a una docena de idiomas. Este poema, Contrato con el polvo, ha sido traducido al castellano por Zeljka Lovrenic.

Goizalde Landabaso

El poema. Margie Cronin, autraliana

II

Si tú has muerto y no me he dado cuenta
pregúntale la hora al reloj embarazado.

Francia, en primavera, consigue sus hojas desde los cines.

El ciego perseguido por las abejas
debería hacer su hogar en la madera quieta.

Si el amarillo se acaba, deberíamos hacer el pan con risa.

III

Te digo la rosa no está desnuda, ni tampoco vestida
aunque sólo es deshojada por el corazón humano.

Los árboles cubren sus sabias raíces porque ellas sólo
deben crecer.

Sólo las calles más nuevas escuchan la penumbra
de los autos que están siendo robados.

¿Hay algo más triste en el mundo
que un tren inmóvil en la lluvia?
Una madre.

IV

En el cielo hay una iglesia para cada esperanza
y en cada esperanza no satisfecha hay una iglesia.

Los tiburones no atacan a las sirenas
porque ellos también desean un calorcito.

Sí, ¿el humo habla con las nubes pero no siempre silba?

Si deberían nuestros deseos regarse con el rocío.
Si es verdad que queremos el mañana.

V

Cuando la tortuga habló, el camello guardó su naranja
dentro de su cascarón.
El camello en su propia joroba menea cinco
frutas distintas.

El peral tiene más hojas que todos
los libros escritos hasta ahora,
aunque menos, que los libros que aún no se han escrito.

Las hojas cometen suicidio cuando se sienten amarillas
porque sólo tienen ojos metafísicos para mirar el sol.

VI

El sombrero de la noche vuela lleno de agujeros
porque la oscuridad engaña a la luz.

Pasando al lado del fuego las viejas cenizas susurran:
“las manos de mi padre”

Las nubes lloran y crecen felices
cuando miran al río sonreír.

En el eclipse, los pistilos del sol
arden para vigilar las hojas.

Hay suficientes abejas en un día para toda una semana.

Este poema se titula Respondiendo a las preguntas de Pablo Neruda, ha sido escrito por la poeta Margie Cronin, una poeta australiana nacida en 1963. Estudió arte y leyes en la universidad, y es a las leyes a las que dedica su tiempo laboral, pero siempre tiene algo de tiempo para la poesía. Encontró una manera de aunar sus dos actividades, y realizó un estudio sobre la relación entre la literatura y la ley. Tiene varios poemarios publicados. Este poema lo ha traducido Juan Garrido.

Goizalde Landabaso

El poema. Martxel Mariskal, vasco

Ur azpian ari naiz malkoak ezkutatzen

Ur azpian izate ezpalduari eusten

Akiduraren esanahi berriak ikasten

Ikasitakoa ordu geldietan onartzen.

 

Sufrimendua ari naiz laztantzen

Arrain txikia bailitzan

Haren hezurrak ni banan-banan zulatzen.

Baina horrela dira lasaitzen

Zumezko nire esku hauek.

 

Zer diozu, ama? Zer diozu?

Zure arrangura dut entzuten

Zure kezka egunero sumatzen.

Baina bizi naiz, ama,

Ari naiz bizitzen.

 

Gatzezko ánfora naiz Itsaso gurean

Uneoro sendabelarrak eta ukenduak

Bilatzen eta nire mami-mamian landatzen.

Bizkar gainean daramat berunezko kupula

Ez naiz halere buztinaren antzera desegingo

Jarraitzen dut ni neu izaten.

 

Zer diozu, ama ? Zer diozu ?

Gor nago eta dena entzuten

Nire buru barneko oinazean.

 

Zer diozu, ama? Zer diozu?

Ur azpian ari naiz malkoak ezkutatzen

Akiduraren esanahi berriak ikasten.

Hauxe da Martxel Mariskalek Susa argitaletxearekin kaleratu berri duen Azken Zakatzak poema liburutik ateratako Ex anima poema. Martxel Mariskal 1964an jaio zen Hondarribian. 2002. Urtean eleberria kaleratu zuen Me llamo Ezequiel y así será siempre izenarekin. Bere izena, beharbada ezaguna egingo zaizu, 80ko hamarkadan Beti Mugan musika taldeko kide izan zelako eta taldeak abesten zituen kantu askotako egilea izan zelako. Ez soilik Beti Mugan, Lisabo, Dut, Sagarroi edota JP Lohian taldeen letra asko ere egin izan ditu. Esku artean daukagun liburu latz, gordin eta batzuetan itogarri hau kaleratu duen lehenengo poema liburua izan da.

Goizalde Landabaso

El poema. Flavia Company, argentina y catalana

: Un surco

no es lo que debe seguirse

: es lo que hay que abrir,

acaso hundirse

entera

: tomar aire

para después soplarlo

contra el fango

en lugar de masticarlo

como si fuera alimento

sin perder el aliento

otra vez

: no es tan fácil respirar

aquí

con tanta gente observando

y esperando y opinando

: alrededor.

Alrededor es la extensión

infinita

: está en todas partes,

lo ves y me miras.

Este es un poema escribo por Flavia Company, una escritora argentina nacida en Buenos Aires en 1963. Ha escrito varias novelas y varios libros de cuentos y micro cuentos. También ha escrito poesía y algunos de sus poemas están en diferentes antologías. Su obra ha sido traducida a diferentes idiomas. Actualmente vive en Barcelona e imparte clases, entre otras, en la Universidad Pompeu Fabra. Este poema está, junto a otros escritos por ella, en una antología titulada Mujer Lenguaje Poesía publicada por la editorial Stendhal Books.

Goizalde Landabaso

El poema. Juan Kruz Igerabide, vasco

Txoriak kantari

zure ezpainen zirrikituan.

Ilargia ageri zen

zure begi ninietan.

Zure begi-titietan

edoski nituen neureak.

Zure ahots rock-metalikoa

sehaska-kanta bat zen

ene belarri jaioberrietan.

Betileei akordeak atera zenizkien,

eta zure doinuarekin bat egin nuen

ozeano baten bila.

Gero elkarrekin kantatu zenuten

zuk eta nire hatzek.

Eta,

han egonik,

ez geunden han

Hauxe da Juan Kruz Igerabide idazleak egindako poema bat. Maite poemak hasiberrientzat izeneko liburuan sartu du, Denon Artean argitaletxeak kaleratu du. Bertan agertzen da Gitarrarekin kantuan. Egia esan poesian murgiltzeko ahalegin eta aukera bikaina da poema liburu honek eskaintzen diguna. Esango nuke edozeinentzat dela balekoa, baina batez ere, gazteentzat. Maitasuna, sexua, erakarpena, sentsualitatea… denak du lekua Juan Kruz Igerabideren liburu honetan. Adunan jaio zen Igerabide 1956an. Hamaika liburu idatzitakoa da, eta gaur egun Mikel Laboa Katedraren zuzendaria da.

Goizalde Landabaso

El poema. Jose Luis Otamendi, vasco

nik diot…

orogenesia eta fotosintesia

baino garrantzitsuago dela

zure hagineko mina.

nik diot…

ez daukadala eskubiderik neuretzat

edozein pertsonari dagokiona baino eskatzeko.

nik diot…

inoren izena zaintzeko egin dezakedan guztia

egiten ez badut,

txango ustela izango dela mundualdi hau;

baga bat zerbait hobearen esperantza higatzen

porrot unibertsalaren uhinetan.

nik diot…

usainak, zauriak, pentsamenduak,

lekukoak direla inportanteak

inorekin zer banatua izateko

zerbait kontatzeko ulu gertuegien itzalpeko gauetan.

nik diot…

maitasunak duela munta behinena,

mende erdi joan zaidala birundaka hori zer den ikasten

nik diot…

sentimendu kontrajarrien desordena honetan

gertaeren norabide eta larderia orokorraren aitzinean

gogaideak egin edo asmatu eta

amore ez ematea dela funtsezkoena,

ez amiltzea konstelazioen isiltasunaren azpian,

herioren zemai handinahiak entzuten

minutu bat ez galtzea.

nik diot…

jainko ez izatearen bakardadea

eramangaitza bezain ederra dela.

nik diot…

zure ezpainen ukitu batengatik nagoela hemen

ez dakit zenbat milioi jenderen artean.

nik diot…

ez garela kukuak geure izena soilik kantatzeko.

Poema honen izena Atlantikoaren aurrean da, eta Jose Luis Otamendik idatzitakoa da. Susa argitaletxearekin 2014an kaleratutako azken liburuan dago, Kapital publikoa. Poeta da batipat Otamendi, literaturan idatzi diren poema ederrenetarikoak daude. Lur bat zure minari edota Bakarrik bahago neguan dira idatzitako liburuetako batzuk. Bere poemak inspirazio iturri izan dira zenbait musikarirentzat, esaterako, Bide ertzean taldearentzat. Hasierako diskoetan, batez ere, Jose Luis Otamendiren poema bilduma azaltzen zen. Bere lanik gehienak Susa argitaletxeak kaleratu ditu.

Goizalde Landabaso

El poema. Alberto Santamaría, español

A la luz de lo visto,

un cuerpo danza alrededor de un vaso de agua.

El agua es un estado.

Ella guarda en su casa la carne de un ciprés,

la resina del amor lo llamaba.

Le da vértigo subir a lo alto de sus labios para decir,

vestida de turrón en verano,

que está sola,

que no hay camino más azul que la línea que divida la sed.

Pero alguien entra —quietos—

y se detiene al borde de los congelados.

Congelados los ojos de las cigalas

son un vago recuerdo de la vida.

El humo helado asciende,

se dibuja en su frente,

lenta línea humilde en el tiempo que imita la suave luz del crocante.

Leve contorno.

De vaho nace ahora un beso,

del salto y de los guisantes

crece la historia de otro tiempo.

El vaho es un estado.

La carnicería es un purgatorio.

Pasea así, delicada,

ante los vinos.

Las etiquetas marcan años y lugares.

Qué límite da forma al tiempo

y al sabor,

en qué lugar del paraíso detener los pies,

callarse,

beber.

Reír al contemplar que el pavo caduca el día de tu cumpleaños.

La risa es un estado.

Vuelvo hacia el desierto que mis manos forman al oler su edad callada.

Sólo eco.

En lo alto la humedad talla figuras blandas,

vagas sombras (sombras, sombras, sombras, dijo Pepe),

que en su gesto nos observan,

nos muerden.

Viven el idioma sacro de la sal,

estigmas de un cuerpo vendido.

Una fregona, despeinada en su abandono,

soporta el grito de la puerta de emergencia.

Estoy aquí entre alcachofas y sandías,

para hacer de mi cuerpo el límite de tu sed.

Estoy aquí,

en la negra soledad del chocolate.

Lo repito.

Grito.

Deseo.

A la luz de lo visto,

un cuerpo danza y lejana suena la melodía cierta de su condena:

debe haber un diablo entre nosotros.

Este es un poema de Alberto Santamaría, un poeta español nacido en Torrelavega en 1975. Es doctor en filosofía y en su trabajo hacen apariciones estelares elementos filosóficos. Así ocurre también en su último poemario El huésped esperado, publicado por la editorial La Bella Varsovia. Poemas que beben de la vida, de la realidad del autor, y que entran en las heridas sin miedo y con contundencia. Este poemario es una recopilación de la poesía escrita por el autor entre 2004 y 2016. En paralelo a su trayectoria poética ha publicado varios ensayos relacionados con la filosofía, el arte y la cultura en general.

Goizalde Landabaso

El poema. Catarina Nunes de Almeida, portuguesa

Con seguridad una palabra

no es un lugar habitable.

Si buscas dentro de una palabra

verás la muerte como no fue.

Quizás en las arterias encuentres aún

corrientes salinas

un silencio salino

pero nunca el fresco insomnio

los estuarios inundados de sangre

navegados

sin ningún peso.

No busques

tú sabes

el poema es agua

indiferente para tus dedos.

Este es un poema de la poeta portuguesa Catarina Nunes de Almeida, nacida en 1982 en Lisboa. Es una representante de la nueva poesía portuguesa. Fue docente en la Universidad de Pisa, en Italia donde vivió durante un par de años. Prefloración fue su primer trabajo publicado, y recibió uno  de los primeros premios del Premio da Poesía Daniel Faria y también el premio PEN Club Portugal. Su segundo libro se tituló La metamorfosis de las plantas de los pies. Luego han llegado otro par de poemarios.  Este poema es uno de los que aparece en una antología publicada por la editorial La Lucerna. La edición y traducción de este trabajo lo ha realizado Marta López Vilar, y su título es Por la carretera de Sintra. Antología de la poesía portuguesa contemporánea.  Junto a la mencionada se pueden leer poemas de Rui Almeida ó Ruy Ventura.

Goizalde Landabaso

El poema. Lars Huldén, finlandés

Me preguntan, no inesperadamente

por qué escribo.

Sé lo que debería contestar:

Escribo porque amo

a la humanidad y quiero

que mejore la situación de los hombres y que puedan vivir juntos

en paz, libertad e igualdad.

Con mis poemas quiero en la medida

de mi escaso talento, contribuir a alcanzar

esa noble meta.

Pero contestar de esa manera

sería pura palabrería.

Escribir es hundir la mano

en tinta, en alquitrán o en tinta de imprenta

y estamparla en una pared

por amor a la impresión,

por el sólo motivo de la impresión

de su mano.

Lo más negro que hay

donde hundir la mano

es la miseria del mundo.

Este poema, Me preguntan, no inesperadamente, lo escribió el finlandés Lars Huldén. Nació en 1926 y falleció el pasado octubre con 90 años. Nació en una zona rural, y cuando marchó a la capital, a Helsinki para estudiar la carrera se quedó a vivir allí. Fue filólogo, e impartió la docencia. En cuanto a la literatura publicó mucho, sobre todo poesía. Es un escritor que escribió fundamentalmente en sueco. Escribió siempre en un idioma con pocos hablantes en el mundo, y al parecer, a él también le preguntaban a menudo qué es lo que sentía como poeta al escribir en una lengua minoritaria. Cosa a la que siempre respondía de manera parecida: “lo mismo que el resto de los poetas”. Es difícil encontrar a estos poetas y su trabajo, y gracias a los traductores podemos conocer el trabajo de estos escritores. En este caso el traductor ha sido Francisco J. Uriz.

Goizalde Landabaso

El poema. Karmelo C. Iribarren, vasco

Al otro lado del cristal

una lluvia fina, persistente,

de marzo, acuchillaba

la oxidada luz de la tarde.

Salvo un viejo medio dormitando

en un rincón, no quedaba nadie

en el bar. Entonces, en un momento

—no sé por qué, ni creo que importe

demasiado, el caso es que sucedió—,

puse mi mano sobre la tuya

y te dije que te quería.

Luego pasó todo muy rápido:

a ti se te llenaron los ojos de lágrimas,

el camarero se me quedó mirando,

tuvimos que largarnos de allí.

Este es un poema de Karmelo C. Iribarren, un poeta nacido en Donostia en 1959 con muchos poemarios a sus espaldas, y una manera de mirar la cotidianeidad muy peculiar. Sus poemas bailan entre la derrota, el desamparo y una forma de estar un tanto ácida que hace que con pocas palabras retumbe una imagen. Entre los poemarios que tiene publicados tiene uno titulado Seguro que esta historia te suena que recoge todos sus poemarios. Karmelo C Iribarren es un poeta esencial que ha sabido recoger el espíritu de las calles vacías de las ciudades, de los días de lluvia, de la frustración en las miradas, incluso, a veces, del amor.

Goizalde Landabaso