Archivo de la categoría: uruguay

El poema. Rafael Courtoisie, uruguayo

A esta puta fiesta de la vidaFOTO.Rafael Courtoisie 1

Nos hacen entrar sin invitación

Y nos echan contra nuestra voluntad.

Dan vinagre para brindar aguas servidas

Canapés de estiércol

Tajadas de limón

Gajos de luna con semillas.

No dientes: piedras en la sonrisa.

M√ļsica y palos

Besos de Judas,

Melodías rotas como un vidrio.

A esta puta fiesta las mujeres traen hijos como príncipes.

Los ancianos de la tribu sentados en torno al fuego

Se cagan de frío.

El reuma les oxida deseos y caderas por igual.FOTO.Rafael Courtoisie 2

Llueve de vez en cuando y no hay techo.

El piso se abre.

Surgen grietas en la madrea de los sue√Īos

Agujeros,

Larvas de la nada en cada viga que sostiene el mundo.

La fiesta dura lo que un lirio

O un velorio.

Es una ceremonia rara.

Tiene instantes y horas.FOTO.Rafael Courtoisie 3

No es sencillo saber si dura m√°s un minuto o un a√Īo.

Pasan las cosas.

Un mago tramposo transforma el vino bueno en agua sucia.

Los sordos cantan.

La lluvia se levanta.

Carreras de paralíticos.

Aplausos de mancos.

Tangos de mudo.

Pero la noche acaricia

Acaricia

Y est√° completamente desnuda.

Este poema se titula Otra parranda, y es uno de los poemas de Rafael Courtoisie, un poeta uruguayo nacido en Montevideo en 1958. Parranda es el título del poemario que contiene este poema, y que fue premiado con el Premio Casa de América de Poesía Americana en 2014. Ha sido profesor de literatura en universidades americanas e inglesas. Ha escrito poemas, cuentos y novelas. Ha obtenido cantidad de premios y reconocimientos. Sus trabajos han sido traducidos a varios idiomas, entre otros al inglés y francés.

Goizalde Landabaso

El poema. Cristina Peri Rossi, uruguaya

No quisiera que lloviera
te lo juro
que lloviera en esta ciudadFOTO.Cristina Peri Rossi
sin ti
y escuchar los ruidos del agua
al bajar
y pensar que allí donde estás viviendo
sin mí
llueve sobre la misma ciudad
Quiz√° tengas el cabello mojado
el teléfono a mano
que no usas
para llamarme
para decirme
esta noche te amo
me inundan los recuerdos de ti
disc√ļlpame,
la literatura me mató
pero te le parecías tanto.

Cristina Peri Rossi
(Di√°spora, 1976)

Cristina Peri Rossi es una escritora uruguaya nacida en Montevideo en 1941. Es hija de italianos exiliados, estudi√≥ m√ļsica y biolog√≠a pero se gradu√≥ en literatura comparada. Huy√≥ de la dictadura uruguaya y se exili√≥ en Catalu√Īa. De donde tambi√©n tuvo que huir en la √©poca del franquismo. Estuvo en Par√≠s viviendo y a√Īos despu√©s volvi√≥ a Catalu√Īa. Public√≥ su primer libro de relatos en 1963, Viviendo. Desde entonces ha publicado unos 37 libros entre relatos, poes√≠a y novela. Ha obtenido muchos premios en Uruguay. Le gusta mucho la m√ļsica italiana, y le apasiona Barcelona, Berl√≠n, San Francisco, New York y Montevideo. Le gusta el f√ļtbol, los d√≠as grises, Baudelaire, la √≥pera y el cine europeo. Odia las corridas de toros.

Goizalde Landabaso

Los raros. El talentoso Felisberto Hern√°ndez

‚ÄúAl lado de un jard√≠n hab√≠a una f√°brica y los ruidos de las m√°quinas se met√≠an entre las plantas y los √°rboles. Y al fondo del jard√≠n se ve√≠a una casa de p√°tina oscura. El due√Īo de la ‚Äúcasa negra‚ÄĚ era un hombre alto. Al oscurecer sus pasos lentos ven√≠an de la calle; y cuando entraba al jard√≠n y a pesar del ruido de las m√°quinas, parec√≠a que los pasos masticaran el balasto. Una noche de oto√Īo, al abrir la puerta y entornar los ojos para evitar la luz fuerte del hall, vio a su mujer detenida en medio de la escalinata; y al mirar los escalones desparram√°ndose hasta la mitad del patio, le pareci√≥ que su mujer ten√≠a puesto un gran vestido de m√°rmol y que la mano que tomaba la baranda recog√≠a el vestido.‚ÄĚ

LIBRO.Las hortensiasAsí comienza Las hortensias de Felisberto Hernández.

Les confieso de entrada que esta intrigante novela corta es lo primero que he le√≠do del uruguayo Felisberto Hern√°ndez. Y les puedo asegurar ya que me ha parecido un escritor espl√©ndido, poseedor de una prosa evocativa, misteriosa, de gran resonancia po√©tica. Felisberto Hern√°ndez es, adem√°s,¬† uno de esos raros autores que posee la capacidad de mostrar la importancia de los objetos inertes que nos circundan, y su influencia, a veces determinante, en nuestras vidas. As√≠, en este turbador relato asistimos a la destructiva relaci√≥n que mantiene Horacio, hombre rico y caprichoso, con una serie de mu√Īecas de tama√Īo natural, las ‚ÄúHortensias‚ÄĚ del t√≠tulo, que un artesano a su servicio construye para alimentar sus fantas√≠as de exc√©ntrico coleccionista y que provocan celos conyugales y escenas dram√°ticas.

Junto a tan singular planteamiento, hay muchos elementos sorprendentes en este original relato que lo hacen inolvidable: adem√°s del malsano v√≠nculo de Horacio con sus amantes inanimadas destaca tambi√©n la conflictiva relaci√≥n del protagonista con los espejos, inc√≥modos testigos de realidades cambiantes; resulta asimismo importante la intrigante presencia de los sonidos de fondo: el ruido de esa f√°brica cercana, propiedad de Horacio, que lo ha acunado desde siempre, o el piano, que le acompa√Īa en la composici√≥n de las artificiosas escenas con sus mu√Īecas. Y por √ļltimo, la nocturnidad del paisaje, que contribuye a dar el tono a la narraci√≥n.

Aunque todav√≠a poco conocido en el estado, se ha considerado a Felisberto Hern√°ndez uno de los maestros de la literatura fant√°stica en Argentina y Uruguay, y as√≠ lo han reivindicado Onetti, Cort√°zar y Borges. Pero en Las hortensias el tono es m√°s on√≠rico, m√°s simb√≥lico o surrealista, que puramente fant√°stico: parece que el autor quisiera hacernos testigos del sue√Īo morboso de Horacio, que poco a poco va perdiendo la capacidad de discernir lo artificial de lo natural hasta desembocar en la locura.

Las escasas ediciones espa√Īolas de este relato las public√≥ Lumen en los a√Īos 70 y 80, aunque hay editoriales americanas como Stockcero o Cuenco de Plata con impresiones m√°s recientes. Si les gusta tanto como a m√≠, les recuerdo que tienen disponible en C√°tedra otro de sus mejores libros de cuentos, de sugestivo t√≠tulo Nadie encend√≠a las l√°mparas. Pero probablemente sea este relato que hoy hemos comentado, Las hortensias, el que mejor representa el universo singular de un escritor que no se parece a nadie: Felisberto Hern√°ndez.

Javier Aspiazu

Las √ļltimas novedades de febrero de 2012

314_GM24827.jpgGONÇALO M. TAVARES

Aprender a rezar en la era de la técnica (MONDADORI)  325 páginas

Gon√ßalo M. Tavares (1970) es portugu√©s, tiene un talento para la fabulaci√≥n asombroso y es muy popular en su pa√≠s, sobre todo por dos series, la del barrio y la de los ‚Äúlibros negros‚ÄĚ. La editorial Mondadori lanz√≥ las dos series a la vez. La primera la inaugur√≥ con El se√Īor Valery, la segunda con Un hombre: Klaus Klump. Dos series, dos caras que reflejaban la realidad del mundo, los polos positivos y negativos, la comedia y la tragedia. Ahora vuelve a nuestras librer√≠as con una novela publicada originalmente en 2007 en la que habla de las relaciones de poder, de la enfermedad y la muerte.¬† Lenz Buchmann es un cirujano que en la Europa de entreguerras act√ļa como un Dios omnipresente sin tener consideraci√≥n hacia la vida de sus pacientes. Un hombre al que se le queda corta la Medicina y decide volcarse en la Pol√≠tica con resultados desastrosos. Un portento.

DANIEL CHAVARR√ćAuntitled

Allá ellos (TXALAPARTA)   477 páginas

Nos entusiasma la literatura cercana, entretenida, militante, guasona y profundamente vitalista del uruguayo afincado en Cuba, Daniel Chavarr√≠a (San Jos√© de Mayo, 1933). Inolvidables son las historias contadas en novelas como La sexta isla, All√° ellos, Adi√≥s muchachos, Una pica en Flandes √≥ Lo que dura, dura (reeditada por Txalaparta como Pr√≠apos), adem√°s de su extraordinaria autobiograf√≠a novelada Y el mundo sigue andando. Ahora llega hasta nosotros una novela publicada a comienzos de los noventa. All√° ellos es un libro total que atraviesa todo el siglo XX desde Europa hasta Am√©rica, desde √Āfrica hasta Asia. Y lo hace a trav√©s de personajes secundarios de la Historia que nos ense√Īan a desentra√Īar mejor los grandes acontecimientos. Mundo global contado desde la universalidad de la experiencia personal. Desbordante creatividad, maestr√≠a literaria.

LIBRO.Fuga para un pianistaESTHER ZORROZUA

Fuga para una pianista (ALBERDANIA)     267 páginas

Piano, piano, sigue ascendiendo la carrera literaria de la bilba√≠na Esther Zorrozua. Licenciada en Filolog√≠a Rom√°nica, con un doctorado sobre la obra de Vargas Llosa, esta profesora de instituto ha publicado innumerables relatos y cuatro novelas, La Casa de la Galea, Bilbao, ciudad abierta, A contraluz y ahora Fuga para un pianista. En ella se cuenta la peculiar relaci√≥n entre un anciano que cree ha llegado el momento de morir y su cuidador, un peruano que lleg√≥ a nuestro pa√≠s en busca de un futuro mejor. Esteban le pide a Hamlet que le ayude a dejar esta vida ‚Äúdignamente‚ÄĚ porque cree que ya no puede dar m√°s de s√≠. Enfrente se encuentra con los m√©dicos, m√°s partidarios de las leyes que de la vida y las dudas del propio Hamlet que proviene de un mundo donde la vejez es un valor y no una carga. Una novela poderosa, sustentada en un inspirador h√°lito √©tico.

GIANI STUPARICHLIBRO.Guerra del 15

Guerra del 15 (MINÚSCULA)     195 páginas

Hace 65 a√Īos se public√≥ en Italia una luminosa novela, La isla, una obra maestra atemporal que present√≥ en castellano la editorial Min√ļscula y con la que descubrimos al escritor triestino Giani Stuparich (1891-1961). Hablaba de un hombre que se sent√≠a morir, un padre que quer√≠a recuperar los paisajes y el tiempo de la infancia, y que quer√≠a hacerlo con su hijo, para transmitirle su legado. Luego llegar√≠a otra peque√Īa joya, Un a√Īo de escuela en Trieste. Y ahora se edita Guerra del 15, donde Stuparich narra sus experiencias como soldado italiano durante la Primera Guerra Mundial. El libro est√° basado en las notas que el autor tom√≥ durante los¬† primeros meses de la guerra en el noroeste italiano, en las sangrientas batallas de las trincheras del Isonzo. Un libro sencillo que contrapone las soflamas patri√≥ticas a la realidad brutal de la vida de un joven voluntario. Poes√≠a y tragedia