Archivo de la etiqueta: agujero negro

El Agujero Negro. Amor

Entró en la cafetería y comprendí que era el amor de mi vida. No hizo falta que me hablara ni que supiera nada en absoluto sobre quién era. Algo había en aquella figura, en aquella mirada, en aquella sonrisa  que me decía, que me gritaba… soy para ti…

Bueno, pues así, hasta treinta veces en una tarde.

Roberto Moso

El Agujero Negro. Fe

Un día perdió la fe.

Al despertarse, por la mañana reparó en que no le apetecía en absoluto seguir defendiendo su causa. Que en realidad todo era una milonga, que llevaba años dándose de cabezazos contra un muro. Que todo era una estúpida mentira.

Pero no dijo nada. ¿Qué otra fuente de ingresos podría encontrar a su edad?

Roberto Moso

El Agujero Negro. Proceso

Fue un proceso muy rápido. En el plazo de apenas un mes, su viejo partido de izquierdas le empezó a parecer vacio, demagógico, mezquino. Los discursos conservadores le empezaron a resultar atractivos y se sorprendió dándoles la razón a menudo. Cada día se despertaba con una nueva sentencia firme: “El colectivismo es antinatural”, “estamos financiando a demasiados vagos”, “la mejor política económica es la no-política económica”, “el fraude fiscal es casi una obligación”.

Y apenas hacía un mes, que le había tocado la lotería.

Roberto Moso

El Agujero Negro. Mofa

Poco después de su nombramiento recibió aquel envío inusitado: una enorme cesta repleta de artículos carísimos. Supuso que se trataba de un error y lo comentó con sus compañeros. La mofa fue tan intensa y tan duradera que a partir de aquel día, y hasta su detención, todo le pareció normal.

Roberto Moso 

El Agujero Negro. Primera vez

La primera vez que vi una foto de los Beatles me parecieron unos idiotas. ¿Por qué llevaban ese pelo tan largo? Años después yo mismo lo llevaba, más largo si cabe…

La primera vez que vi a la Lucia Bose con el pelo azul me pareció una estúpida. ¿A quien quería epatar con eso? Años después veo a montones de señoras con el pelo de colores y me hace gracia. Yo mismo me lo voy a pintar de azul.

La primera vez que vi a alguien hablar por un móvil, me pareció gilipollas. Ya ves, ahora yo mismo voy por la calle hablando con un auricular.

Hoy he visto porno en Internet por primera vez y era algo… asqueroso.

Roberto Moso

El Agujero Negro. Smart-Phone

Saqué mi teléfono del bolsillo decidido a llamar, pero entonces vi que tenía un Whatsapp. Era de mi grupo del mus, Txomin nos convocaba para jugar esa misma tarde y de paso nos enviaba el enlace a una página de noticias falsas muy divertidas. Recordé que mi hijo es muy aficionado a esas bobadas y decidí mandárselo por correo electrónico. Entonces vi que en la bandeja de entrada  tenía un mensaje urgente del curro. Me pedían un teléfono que yo tengo en la agenda… Me dirigí a buscarlo y entonces vi el aviso: era el cumpleaños de mi cuñado. Joder, volví al Whatsapp para felicitarle, que él nunca se olvida de mi cumple…

Total, que para cuando llegaron los bomberos, yo ya estaba muerto.

Roberto Moso      

El Agujero Negro. Roble

El roble se sabe robusto, noble, prestigioso, longevo, con una madera magnífica y una corteza rica en elementos curativos. Se erige ufano entre todos esos árboles que le rodean. Tan vulgares.

Pobre roble presuntuoso. Desconoce que en realidad, es un mermado e insignificante bonsay.

Roberto Moso