Archivo de la etiqueta: recomendaciones

Nothomb, siempre Nothomb

No hagáis caso de esta crítica, recomendación mejor, no es objetiva. No lo puede ser porque el que la hace es un ferviente admirador, un acólito convencido, un discípulo militante de la belga Amélie Nothomb (Kobe, Jaón, 1967). Todo lo que escribe me parece bien. Creo que no hay ningún libro malo en su extensa bibliografía y creo que la mayoría de sus novelas y relatos autobiográficos rozan la excelencia. Ya sé que sus detractores podrán decir, y con razón, que se repite en la construcción de sus novelas (dos personajes que hablan y hablan, que están enfrentados y que al final salen por peteneras), que retuerce la historia para estar presente en el relato como personaje (actuación más acusada en sus últimos libros),  que roza el esperpento (y la caricatura) y que además siempre, siempre, aparece en las portadas de sus libros (¡esas fotos tan excéntricas!).  Ya lo sé, pero no me importa. Maquetación 1Me gustan sus rarezas, me gustan los enfrentamientos de sus personajes, me gustan sus diálogos electrizantes e ingeniosos, me gusta su mala leche, me gusta su retorcido sentido del humor, me gusta su sentido de la provocación, me gusta lo irreverente y heterodoxa que es y me gusta que le importe un pimiento ser políticamente correcta.

La entrega anual de Amélie Nothomb se centra en la figura de Barba Azul, el hombre que asesinaba a sus esposas. En este caso el Barba Azul contemporáneo es un aristócrata español de cuarenta y cuatro años, más bien feo aunque resultón, ultracatólico, sociópata, extremadamente amable y gran cocinero. Elemirio Nibal y Milcar, que así se llama en realidad el sujeto ha puesto en alquilar, a un precio irrisorio, una de las habitaciones de su inmensa mansión en la parte más noble de París. Ocho mujeres han pasado por esa habitación y nunca más se supo de ellas. Al anuncio que aparece en la prensa, y a pesar de que los rumores sobre las desapariciones se han extendido por la capital francesa, se presentan decenas de mujeres. No les importa lo que vaya a suceder, siempre que puedan vivir en el lujo y disfrutar del amor del dueño de la casa. Don Elemirio solo pone una condición a la elegida, no entrar nunca en un cuarto cerrado. La elegida será Saturnine, una joven belga de veinticinco años, que trabaja como profesora sustituta en la Escuela del Louvre. Saturnine se presenta para salir del infecto apartamento de su amiga Corinne y del sofá donde duerme. No siente ninguna atracción por el aristócrata, pero poco a poco, gracias al intercambio de puyas dialécticas se producirá un acercamiento que el lector esperaba desde el principio. Aunque claro, tratándose de una novela de Nothomb, nada es lo que parece y el doble final nos dejará anonadados y divertidos a partes iguales.

Otro estupendo libro de la escritora belga afincada en París, su vigesimoprimera novela. Un libro repleto de platos deliciosos, historias eruditas, humor corrosivo, diálogos chispeantes, amores corteses, maldades de fábula y deliciosa manzanas envenenadas. Pero no me hagan mucho caso, porque soy un acólito nothombiano, y los acólitos no son de fiar. Ustedes se lo pierden.

Enrique Martín

Peter Cameron, un estadounidense casi británico

Coral Glynn es una novela de Peter Cameron, un escritor norteamericano que ha firmado libros tan recomendables como Algún día este dolor te será útil. La historia arranca con la llegada a una elegante casa de campo inglesa de una joven enfermera llamada Coral. Su tarea será cuidar de la dueña de la propiedad, la señora Hart, que está muriéndose. En la casa viven otras dos personas: el hijo de la enferma, Clement, un militar convaleciente aún de las heridas de la segunda guerra mundial; y la cocinera, una mujer esquinada que lleva muchos al servicio de la familia. La vida de Coral en la húmeda Hart House se consagra al cuidado de la señora, y solo se permite tomar una copa de brandy con el comandante algunas noches y  dar un paseo por un bosque cercano de vez en cuando.  LIBRO.Coral GlynnAllí, en ese bosque, se encuentra un mal día con unos niños un poco inquietantes de los que volverá a tener noticia avanzada la lectura.

Los acontecimientos se precipitan cuando fallece la señora Hart. Esa misma noche, el solitario comandante Clement le pedirá matrimonio a la no menos solitaria Coral Glynn, de quien pronto sabremos que arrastra un pasado doloroso.  Es cierto que el compromiso se gesta con rapidez y que parece ser hijo del miedo a lo soledad; sin embargo, también es verdad que el comandante busca la compañía de Coral desde el principio, y también lo es que a ella Clement le parece un hombre educado y muy guapo. De todas formas, sucederán cosas que harán que esta historia de amor se vea condicionada casi desde su gestación.

Sin pretender destripar la trama, podemos adelantar que la historia experimenta un nuevo punto de giro al descubrirse un truculento asesinato. El esclarecimiento de este hecho añadirá aún más interés a una novela en la que la condición humana, sus recovecos, sus grandezas y miserias, es la gran protagonista. Cameron demuestra en Coral Glynn que sabe construir muy bien sus personajes, que actúan, que dialogan, que callan, y que por todo ello toman fuerza desde las primeras páginas. Además, las descripciones de la casa y del bosque sitúan perfectamente la historia.

Esta es una de esas novelas que no se abandonan una vez abiertas, un libro que nos procurará una lectura adictiva que desembocará en un final con sorpresa. Poco más se puede pedir, la verdad.

Txani Rodríguez

Lecturas de fin de semana. Sepetys colorea los sueños

La escritora estadounidense Ruta Sepetys (Detroit, 1967) se dio a conocer en muchos países con la publicación de su primera novela, Entre tonos de gris En ella contaba la historia de superación ante las adversidades de una adolescente en plena Segunda Guerra Mundial. La novela se inspiraba en las desventuras de su propio padre, emigrante lituano en Estados Unidos, que sufrió la represión estalinista sobre los lituanos en 1940, cuando él y miles de sus conciudadanos fueron traslados a campos de concentración en Siberia, a los terribles gulags donde bastantes encontraron la muerte.LIBRO.El color de los sueños

Ahora Sepetys regresa con una novela muy diferente, El color de los sueños, diferente en cuanto al paisaje y las circunstancias de los protagonistas principales. Y es que la acción nos lleva al Nueva Orleans de 1950 para contarnos, eso sí, otra historia de crecimiento y superación, la de una chica de diecisiete años, hija de una prostituta, que sale adelante gracias a su esfuerzo y a la ayuda de la madame del burdel donde su madre trabaja. La joven se llama Josie Moraine y su madre Louise es una bala perdida que no piensa en otra cosa que en ganar dinero y gastarlo al momento. La madame, Willie Woodley, se apiada de ella y la coloca en una librería de viejo junto a un viejo amigo.

Hay dos cosas que sobresalen en esta enternecedora novela. Por un lado el retrato de personajes que se hace, desde los principales, Josie y Willie, hasta los secundarios: los chicos que rondan a Josie, las prostitutas del burdel que forman como una familia e incluso la estirada clase alta que mira por encima del hombro a todos sus vecinos. Y por otro la vida descripción que se hace del Barrio Francés de Nueva Orleans, de sus casas de citas, sus viejos comercios, los tugurios donde se toca el blues, sus supersticiones, sus fiestas, sus procesiones…

Una novela muy documentada en el que la pasión por los libros y el conocimiento se convierte en el acicate para que una chica sin futuro, pueda labrarse un camino hacia la independencia personal y la libertad.

Enrique Martín

La poesía naturalista de Jabi Santa Cruz

Maitemindu zelarik ehiztaria

Ohetik jeiki gabe igarotzen zituen orduak

Harik eta eguzkiak goi-goia jo arte,

Harik eta uso-mandoak Obabara joan arte,

Bizitza ihes zihoakiola

Ohartu ere gabe.

LIBRO.Baso ilun itoanAitortu behar dut Jabi Santa Cruzen liburua aurreritziz beterik hartu nuela. Ni ez naizelako ehiza-zale; eta ehizagintza niretzat gauza arrotza izateagaz batera, beti izan duelako piztikeriatik asko. Batere ehiza-zale ez den lagun batek bultzatuta ekin nion irakurketari. Gustatu zitzaion. Eta Blas de Otero poesia lehiaketako epaimahaiari ere gustatu zitzaion, lehenengo saria eman baitzioten.

Kontuak kontu, irakurketari ekin nion. Liburu bizia aurkitu dut. Biziaren zentzu zabalean, izan ere, bizitzeko grina, desira, beharra dago liburuko bazter orotan. Mina, basakeria, maitasuna eta damu apur bat… koktel berezia da liburu honena. Min ematen diote egileari lagunen heriotzek, min ematen dio txoriaren heriotzak, hamar urteko “piztia” zenean ikasi zuen (berak aitortuta) ehiztariaren pena zein ote zen. Min ematen dio eguzkia joateak. Min ematen dio lainoak. Baina zoriontasunik ere bada. Izan ere, hauxe da Jabier Santa Cruzek zoriontsu egiten duen mundua. Eta mundu honen ikuskera, bere-berea den ikuskera azaltzen du poemotan.

Baso ilun itoan maite duzun horrek gorrotoaren haritik tiraka hasiko balitz,

Baso ilun itoan hilko duzun horrek mendekua borobiltzeko aukera izango balu…

Baso ilun itoan hil berri duzun hori berpizteko ahalmena izango bazenu…

Ezina ezina da. Bizirik uztea zure esku dago, ordea:

Bizirik bi-biak,

Baso ilun itoan.

Galeper, usoa, usapal, txolarre, txinbo,gabirai, kalapitxi, bele, oilagorra, birigarro… Asko dira berton agertzen diren txoriak. Basoa ere ageri da; landarak. Natura… urtaroak, denboraren joana, malenkonia apurra, iraganmin asko. Egileak miresten du natura, maite du. Gustatu zaidan poema batek oihartzun egiten du nire buruan…

Tiro hotsa laburra ohi da.

Haren oihartzuna,

Amaigabea.

Goizalde Landabaso

David Levien, otra promesa del negro estadoundiense

Afortunadamente para los aficionados a la novela negra todavía quedan escritores por descubrir. Y la colección Roja y Negra de Random House Mondadori, dirigida por Rodrigo Fresán, no ceja en su empeño de presentárnoslos. David Levien es un desconocido, en realidad tampoco tiene una larga trayectoria, esta es su tercera novela, pero es la que empieza la serie del detective Frank Behr y ya sabemos lo mucho que gustan los personajes fijos protagonizando aventuras sin pausa. Es curioso porque el autor no parece particularmente interesado en crear un personaje permanente, quizá solo ocurre que descubierto las posibilidades de un detective con tanta fuerza que ha decidido quedarse con él. Digo esto porque Frank no aparece hasta recorrido un buen número de páginas de Ciudad del sol y luego no toma un protagonismo tan destacado como se puede esperar de alguien con intención de perpetuarse.LIBRO.Ciudad del sol

Les cuento: un adolescente desaparece, repartía periódicos a bordo de su bici como cada mañana, pero un día no regresa a casa. Los padres denuncian la desaparición, la policía no se esfuerza demasiado, hay tantas personas desaparecidas. Durante un año asistimos a la desintegración de la pareja, al deterioro de sus relaciones, a los efectos sobre su trabajo, sobre su salud. Y entonces alguien les recomienda que recurran a un detective. Y ahí aparece Frank Behr, no es un héroe tal y como cabe esperar, es un tipo conflictivo con muchas cicatrices, que solo puede aportar su persistencia y ninguna promesa. Seguramente están pensando que tampoco es una novela tan diferente a otras que ya conocen, pero les diré que es tan poderoso el ambiente, el dolor, la desesperación, la ira de los padres, la ausencia del hijo, los primeros pasos de la investigación, los ambientes sórdidos en los que se desarrollan, los personajes secundarios, los sucesivos culpables que van apareciendo, que, al menos en la primera parte, es difícil abandonar la lectura. No les cuento más.

Pero tengo un problema con la novela. Me gusta mucho por los motivos apuntados, además de su correcta escritura y el trazado de los personajes y el equilibrio entre la tensión y la violencia, pero me parece todavía una novela de alguien que está buscando su estilo, de alguien que escribe queriendo gustar al lector antes que escribir lo que le sale de las tripas. Cuando Levian solucione estos pequeños problemas estamos seguros de que creará grandes obras del género. Ahora es una promesa, pero con el tiempo nos dará grandes satisfacciones, seguro. Pero en realidad esto pasa frecuentemente con los autores de novela negra y sus series protagonizadas por un personaje. Comienzan flojos, crecen en calidad y conocimiento del público, se hacen famosos, sus novelas empiezan a publicarse entre nosotros por el cuarto, quinto o sexto título, luego hay que recuperar los anteriores y nos volvemos locos para encajar todos los datos, mientras se hacen más evidentes las carencias de los comienzos. Por eso apreciamos a la colección Roja y Negra, porque nos presenta a futuras estrellas a las que podemos seguir desde el principio. Es el caso de Ciudad del sol, una buena novela escrita por David Levien, un futuro excelente novelista.

Félix Linares

Jon Arretxe y el detective Toure de Bilbao la Vieja

612 euro es la nueva novela de Jon Arretxe y la segunda que protagoniza Toure, un africano de Burkina Faso que vive en el bilbaíno barrio de San Francisco. Se gana la vida como puede y se presenta como detective, de poca monta, eso sí. También asegura ser adivino y echador de cartas aunque en realidad más que ningún tipo de don lo que tiene es bastante cara. Toure tiene que sobrevivir. Por eso, en las primeras páginas de esta novela, lo vemos haciendo de toro de fuego y cabezudo en las fiestas de Rekalde. También canta en un coro, pero en verano, que es cuando transcurre esta historia, todo está bastante parado. 612 euro arranca cuando Toure se encuentra en la puerta de sus casa con Cisse, un tipLIBRO.612 euroo que dice ser su hermano y con un niño que le presenta como sobrino. Los esquemas familiares africanos son distintos de los nuestros y eso hace que  aunque Toure desconfíe y no sea capaz de saber si le une algún vínculo real a ese hombre,  les deja dormir en su habitación más que nada porque se compadece del pequeño. Pero hace bien en no fiarse. Desde las primeras páginas, el lector sabe que Cisse y su hijo han llegado en autobús desde París, que el pequeño ha viajado dentro de una bolsa en el maletero y que durante el trayecto ha ido abriendo el equipaje y robando lo que podía. Por otro lado, a Toure le encargan un nuevo caso: una señora del barrio le llama porque quiere recuperar una serie de objetos que le han robado.

Las cosas se complicarán pero este es el punto de partida de una novela que convierte el barrio donde transcurre en un personaje más. Para escribir esta historia, así como hizo con la anterior, con 19 kamara, Jon Arretxe pasó largas temporadas en Bilbao La Vieja. Allí estableció contacto con las distintas asociaciones de la zona y pudo conocer el día a día de personas no muy distintas de su Toure. De ese modo, Arretxe consigue describir muy bien la vida de un barrio donde conviven distintas culturas. La marginalidad y el conflicto social están presentes en la novela pero Arretxe no ha querido renunciar al humor. La picaresca es para sus personajes un modo de salir adelante. Además, hay guiños divertidos a otros escritores como Eduardo Mendoza o Javier Abásolo.  Sin duda, 612 euro tiene elementos suficientes para garantizar una lectura agradable. La atmosfera de la novela es, como decíamos, extraordinaria  y los personajes están bien trabajados. Especialmente, los de Toure y el niño. Por todo ello, resulta recomendable esta historia publicada por Erein tanto en euskera como en castellano. Así que no hay excusa.

Txani Rodríguez

Lecturas de fin de semana. Mikel Alvira y la Transición

El escritor navarro Mikel Alvira (Iruña, 1969) se ha hecho muy popular en los últimos tiempos con novelas como El silencio de las hayas, Cuarenta días de mayo ó Llegará la lluvia. Sus historias se muestran cercanas a los lectores porque muchos de ellos se identifican con los problemas de sus personajes, con los paisajes donde viven.

Con su nueva novela, En la tierra de los nombres propios, ha vuelto a pulsar la tecla de la empatía. En ella nos traslada a los últimos años del franquismo, a la transición y a los primeros años de la democracia. Casi toda la acción transcurre en Navarra y está centrada en una familia que vive en un caserío cercano a Pamplona, una familia que ha comenzado a trabajar fuera de casa, abandonando así las labores tradicionales del campo y la ganadería. nombres propios AZALA.inddUna familia compuesta por los padres y tres hijos, el menor con síndrome de down que es el personaje sobre el que giran los acontecimientos.

El éxito del libro es que nos hace transitar por el mundo convulso de la Transición con los ojos de la gente corriente, de gente con sus ideas, pero que no está especialmente significada políticamente. El padre trabaja en una fábrica de “hombre para todo”; la madre se ocupa de las labores de la casa; la hija mediana Julia –otra gran protagonista- es profesora y quiere hacer psicología; el hermano mayor iba para pelotari pero acaba conduciendo camiones; y el hermano pequeño, Peio, es el que siempre tiene que estar en casa porque es el que sufre el síndrome de down. Un síndrome que en aquella época  se consideraba un “estigma”, un castigo del cielo porque “algún pecado se había cometido”.

Por la novela transitan las primeras huelgas, las redadas de la brigada político-social, la batalla dentro de la Iglesia entre curas pogres y carcas, el combate de las mujeres que buscaban un nuevo papel en la sociedad, los atentados de ETA, la lucha política, la democratización de la enseñanza, la crisis económica… Y con este paisaje de fondo un puñado de personas que intentan encontrar la felicidad. Unos personajes que funcionan como arquetipos con los que identificarnos. Un poderoso retrato social.

Enrique Martín

La mejicana Sabina Berman y la autista Karen Nieto

Sabina Berman es una prestigiosa escritora, dramaturga, narradora, periodista, ensayista y directora de cine y teatro nacida en 1955, que ha recibido importantes galardones dentro y fuera de su país, México. Una mujer que reflexiona en su trabajo sobre la diversidad y la dominación y que aboga por desconfiar de los discursos oficiales y por practicar una cierta forma de subversión ante las injusticias. Berman se dio a conocer hace un par de años con una novela La mujer que buceó dentro del corazón del mundo, que se convirtió en un best-seller internacional. El éxito de aquel libro radicaba en su protagonista, un extraordinario personaje llamado Karen Nieto, una bióloga autista que narraba en primera persona su extrañeza ante el mundo, su ascenso en el negocio de la pesca –hasta convertirse en millonaria- y el nacimiento en ella de una conciencia ecologista que le hace cambiar de vida.LIBRO.El dios de Darwin

Berman recupera en El dios de Darwin a Karen para hacerla protagonizar una especie de thriller científico y filosófico en el que tiene que lidiar con una confabulación de las religiones monoteístas, con el amor físico (un paso de gigante para una autista), con el asesinato de un viejo colega y compañero de universidad y con el descubrimiento de unos supuestos escritos de Charles Darwin, el creador de la teoría de la evolución, en los que el científico inglés supuestamente volvería a encontrarse con Dios y lo pondría en el centro de la creación, algo que él negó siempre en vida y por lo que sus detractores le llamaron el “asesino de Dios”, el hombre que desbarató la idea de la creación tal como se narraba en la Biblia.

La novela sigue teniendo como gran protagonista a Karen Nieto, un personaje que sigue creciendo ante nuestros ojos y que, a pesar de que considera al resto de los humanos como “primates parlantes” que no hacen otra cosa que “blablablear” sin sentido, comienza a interactuar con ellos para su sorpresa (¡Oh, el amor y la amistad!). En el libro se habla mucho de la moral y se contrapone la moral religiosa a la natural, una que emana de la naturaleza y que nos debe enseñar a los humanos a comportarnos entre nosotros mismos y con otros seres del planeta Tierra. Un planeta dominado por fundamentalismos que imponen la visión del mundo a la sociedad humana y que no dejan margen para el disidente al que se puede llegar a asesinar impunemente en nombre de Dios. Un planeta y una sociedad humana dominada por el capitalismo materialista, “una de las doctrinas más pobres que hayan regido ningún grupo humano”, según dice Karen y, creemos, la propia autora.

Sabina Berman vuelve a hacer el milagro de meternos en la mente de una persona que ve el mundo de manera muy diferente a cómo lo vemos el resto, lo que provoca la sonrisa y hasta la carcajada del lector cuando la protagonista nos muestra nuestras desnudeces y las estupideces que cometemos. Una novela aparentemente naif que esconde una ácida visión del mundo y sus lacras, y en la que se viene a concluir que no hay que fiarse de nadie y menos de los poderes establecidos.

Enrique Martín

La historia de una casa familiar, por Daniel Gascón

Daniel Gascón empezó a escribir esta autobiografía indirecta en la casa de sus abuelos, en un entresuelo situado en el chaflán de la Avenida Goya y la Calle del Carmen, en Zaragoza. Cuando buscaba piso con su novia, les surgió la oportunidad de instalarse allí. Para Gascón, al margen de las visitas periódicas,  fue la segunda vez que vivía allí de continuo. Cuenta que le gustaba trabajar en el salón de ese entresuelo. Por lo visto, cuando hicieron la casa, “los constructores aprovecharon para rebañar un trozo de la calle. Los inspectores no se dieron cuenta hasta mucho más tarde. No quisieron, o no pudieron, tirar el edificio donde ya vivía gente.” “Cuando escribía en el salón –confiesa – me gustaba pensar que estaba en la calle”. Sin embargo, este texto no mira tanto al exterior sino al interior, a la historia de puertas para adentro de su familia.244_GM27408.jpg

Para llevar a cabo esa tarea, el entresuelo de Zaragoza resulta muy adecuado: por ese piso han desfilado un buen número de tías, de primos, cuñados…  Da la sensación de que también recalaba por allí  todo el mundo que llegara a la ciudad desde el pueblo de la familia materna de Gascón.  “Toda la casa tenía esa disposición geológica: estaban nuestras cosas, pero también las de quien habían vivido allí antes”, escribe Gascón. Él mismo, al igual que su hermana Aloma Rodríguez, se instaló allí cuando era estudiante. Con un hilo colorista y firme, Entresuelo hilvana las vidas de los bisabuelos con las de los bisnietos. Nos habla de cómo se ganaban la vida sus familiares, de cómo se conocieron, de cuáles fueron sus propósitos, de cómo eran sus principios… Gascón nos confiesa su miedo a las ratas, relata  sus primeros escarceos amorosos en el entresuelo y nos cuenta cosas tan curiosas como que a su padre, por cierto, el escritor Antón Castro, hubo una época en la que siempre le perseguía un pato.

Pero aquí no quería escribir sobre lo que recuerdo, sino sobre cosas de las que ya no me acuerdo”, advierte Gascón.  Por eso,  se apoya  en conversaciones  y documentos familiares. El relato adquiere cierta dimensión social porque al mismo tiempo que nos habla de los habitantes del entresuelo,  podemos seguir el curso de los cambios que la sociedad ha experimentado en las últimas décadas: “Tres de los hijos de mi abuela se casaron por el juzgado. Mis abuelos no fueron a la boda de mi madre que se casó embarazada y por lo civil. Nueve años después, asistieron a la boda de su hija menor, que también se casó embarazada y por el juzgado”.

Entresuelo es un libro muy bien escrito, en el que las anécdotas y los recuerdos se deslizan con gracia. Por eso, la historia de la familia de Daniel Gascón acaba por interesarnos tanto. Por eso, y porque en algunos aspectos, podría ser la historia reciente de cualquier familia.  Una vez concluida la lectura, se tiene la sensación de que nos hemos paseado en zapatillas de casa por el tumultuoso piso de los abuelos de este escritor aragonés. También de zascandilear por Eljuve, con nuestros propios pantalones cortos, y de saborear, qué se yo, un buen plato patata con borraja.

Txani Rodríguez

La vida literaria de George R.R. Martin

Sabemos que ustedes conocen a George R.R. Martin porque no hay nadie que haya leído un libro en los últimos diez años que no conozca al autor de Canción de hielo y fuego o Juego de tronos que es como quedará para la historia gracias a la influencia de la televisión. A pesar del éxito televisivo las novelas han sido también muy leídas y apreciadas porque tienen  virtudes que son imposibles de trasladar a la pantalla, por ejemplo el implacable sentido narrativo del autor que siempre sabe cuando dar un giro, añadir un elemento nuevo, sorprender al lector. Como esto de saber contar parece que viene de serie el bueno de George ya tenía un altísimo nivel de calidad desde sus primeros escritos.

A todos aquellos que solo han leído las andanzas pseudomedievales de los Stark y compañía les diremos que pueden encontrar lo más granado de su producción en la misma editorial que ha publicado estas. LIBRO.Híbridos y engendrosEntre sus títulos más destacados mencionaremos Muerte de la luz, su primera novela; Sueño del Fevre, una narración moderna de vampiros escrita antes de True Blood y Crepúsculo; Refugio del viento, en colaboración con Lisa Tuttle o, en otra editorial, Los viajes de Tuf, una serie de relatos con un protagonista muy curioso. Lo que nos lleva a una trilogía donde Martin cuenta su vida y nos va dejando aquellas piezas de su literatura que cree merecedoras de ser conocidas por la posteridad.

El primer volumen se titula Luz de estrellas lejanas  y contiene sus primeros escritos, alguno verdaderamente tópico y algo vergonzoso si no fuera porque se aprecian en él las buenas maneras narradoras del autor. Digamos que en ese volumen, además de dos obras maestras como Una canción para Lya  y El camino de la cruz y el dragón, se incluye un buen puñado de narraciones interesantes quizá demasiado deudoras de su primera novela ya que algunas de ellas parecen pruebas de creación de mundos que después serán explorados en la narrativa larga. Pero en Híbridos y engrendros, el segundo volumen, nos encontramos ya con el George R.R. Martin que domina con maestría todos los resortes de su oficio y que muestra una imaginación desatada para la invención de tramas y la creación de mundos. Comienza con una selección de seis relatos a mitad de camino entre el terror y la ciencia ficción, donde figura Los reyes de arena, el escalofriante El tratamiento del mono y el superlativo El hombre de la casa de la carne, pasa después a las aventuras de Tuf del que selecciona dos experiencias, alguna con diferencias con el relato que conocíamos, y termina con un par de ejemplos de sus guiones para televisión. Porque George se pasó diez años en Hollywood, ganando bastante dinero pero frustrándose en el fondo al no poder sacar adelante proyectos personales, aunque en algunas series le pagaban muy bien por someterse a la dictadura de las productoras. No es de extrañar que, al término de esa etapa funesta, el hombre saliera con tantas ganas de contar cosas que comenzara a escribir Canción de hielo y fuego.

George R.R. Martin es un magnífico escritor, sabe elegir la palabra adecuada para colocarla después de la palabra perfecta que ha utilizado antes, tiene tomada la medida a la narración y sabe cuando es necesario impresionar al lector, tiene un sentido del ritmo como pocas veces habrán leído y es capaz de crear las historias más delirantes y convertirlas en relatos realistas. Sinceramente no conozco un caso igual. Pero ya saben que los fans somos muy poco críticos. Por encontrar alguna pega a estas antologías podría decir que la mayor parte de los cuentos han sido publicados en otros volúmenes, pero para aquellos que nunca había ido más allá de la obra más conocida de Martin son unos libros imprescindibles para conocerle en profundidad. Y para disfrutar. Y, diré más, he leído los cuentos que no conocía, y los guiones lógicamente, pero me ha gustado mucho releer aquellos que ya conocía. Y no soy de mucho leer de nuevo. Yo de ustedes, de verdad, me haría con la Autobiografía literaria de  George R.R. Martin. Ya estoy esperando el tercer tomo.

Félix Linares