Archivo de la etiqueta: recomendaciones

Pandora, redescubriendo el viejo talento de Henry James

El epitafio escrito en la l√°pida de Henry James, en el cementerio de Cambridge, dice lo siguiente: ‚ÄúNovelista, ciudadano de dos pa√≠ses, int√©rprete de su generaci√≥n en ambos lados del oc√©ano‚ÄĚ. Conviene recordar que este c√©lebre autor naci√≥ en Nueva York en 1843, pero se nacionaliz√≥ brit√°nico en protesta por la no intervenci√≥n de su pa√≠s en la primera guerra mundial junto a los aliados. Subrayo este apunte biogr√°fico porque pasa del avatar personal a tener gran importancia en Pandora, la novela breve que la editorial Impedimenta ha recuperado recientemente. De hecho, estamos ante una nouvelle que pone de manifiesto el contraste entre, como se√Īala la traductora de este libro, Lale Gonz√°lez-Cotta, ‚Äúla ingenuidad americana y el sofisticado resabio del Viejo Continente‚ÄĚ.

Pero vayamos al argumento: el conde Otto Volgelstein es un diplom√°tico alem√°n recientemente designado para un puesto en la embajada de Washington. ELIBRO.Pandoran el barco que le lleva a su destino americano conoce a Pandora Day, una joven resuelta, risue√Īa, educada y hermosa por la que se siente inmediatamente atra√≠do. Sin embargo, el hecho de que la joven no perteneciera a la buena sociedad, el car√°cter pusil√°nime de sus padres, la poca ortodoxia de sus hermanos, y los consejos de otra dama que conoce a bordo, hacen que le tenga tanta prevenci√≥n a Pandora que, a pesar de que mantienen alg√ļn encuentro superficial, no intimen en absoluto. El conde, adem√°s de las distancias sociales que establece, parece demasiado racional para romance y no deseaba en absoluto casarse con una chica del pa√≠s de las oportunidades. ‚ÄúLe parec√≠a, a su vez, -leemos- estar en riesgo permanente de contraer matrimonio con aquella joven americana. Era una amenaza ante la cual uno jam√°s pod√≠a bajar la guardia, como suced√≠a con el ferrocarril, con el tel√©grafo, con el descubrimiento de la dinamita, con el rifle Chassepot, con el esp√≠ritu socialista‚Ķ‚ÄĚ

Pero a pesar de todas sus prevenciones, prejuicios y recelos, el conde no olvida del todo a Pandora y cuando se reencuentra con ella al cabo de un par de a√Īos, en una fiesta de la alta sociedad, poco menos que cae rendido a sus pies. Hay que destacar que la joven se ha convertido en alguien muy popular y admirado y que encarna un prototipo de mujer por el que Estados Unidos, optimista tras la Guerra de Secesi√≥n, parece sentirse fascinado: el de la joven hecha a s√≠ misma.

En cualquier caso, más allá de la posible disección de la naturaleza del amor, lo destacable es el retrato social, la confrontación cultural entre uno y otro lado del océano y la excelsa forma de narrar de este escritor eterno. Pandora está escrita desde una tercera persona omnisciente que, sin embargo, parece distanciarse de las emociones. El texto acusa la densidad habitual del autor neoyorquino pero deslumbra por la profundidad psicológica que imprime a sus personajes. Las descripciones son soberbias y algunos diálogos o reflexiones resultan cómicos si no abiertamente hilarantes. En definitiva, o sustancialmente hemos cambiado muy poquito o sobre este tipo de obra no pasa el tiempo, o ambos preceptos juntos, porque la lectura es, sin duda, gozosa.

Txani Rodríguez

Romped, romped la urna serenamente

LIBRO.La urna rota‚ÄúPero la corrupci√≥n va m√°s all√° de la esfera monetaria, erosionando el propio tejido social. Un ambiente de corrupci√≥n genera frustraci√≥n y apat√≠a, lo que se traduce en una sociedad civil d√©bil. Hay menos asociaciones, menos ciudadanos participativos, menos intereses articulados que puedan convertir sus demandas en pol√≠ticas y controlar a los poderes p√ļblicos. En contextos de corrupci√≥n extrema en los que los sobornos sean lo habitual o la cercan√≠a al poder pol√≠tico lo conveniente para hacer negocio, esto se traduce en una mayor desigualdad entre ricos y pobres. ¬†Por √ļltimo, ¬†pero no menos importante, la corrupci√≥n tambi√©n tiene un clar√≠simo impacto medioambiental. (Para constatar sus efectos basta con pasearse por gran parte del litoral espa√Īol.)

Nuestra sugerencia es doble: fomentar la participaci√≥n en pol√≠tica y al mismo tiempo, tratar de que √©sta est√© bien informada a la hora de tomar decisiones. Hace falta participaci√≥n porque hay mucho que hacer. Hemos visto que las instituciones generan equilibrios que no nos satisfacen, una pol√≠tica que no nos gusta. Ante esto, s√≥lo la pol√≠tica puede sanar la pol√≠tica. Lo que nosotros hacemos es un llamamiento directo a la participaci√≥n de la ciudadan√≠a. No condicionamos cu√°l es el medio de hacerlo ni el lugar m√°s adecuado para ello. Eso es una reflexi√≥n estrictamente personal. Sin embargo, hemos visto c√≥mo la falta de implicaci√≥n ciudadana ha sido uno de los elementos que han condicionado la presente situaci√≥n de Espa√Īa. Una implicaci√≥n sostenida en el tiempo, articulada y orientada a conseguir transformaciones pol√≠ticas. Cambiar esta situaci√≥n es perfectamente posible‚ÄĚ.

Estos son dos p√°rrafos del ensayo titulado La urna rota, cuyo subt√≠tulo es La crisis pol√≠tica e institucional del modelo espa√Īol, obra firmada por el grupo Politikon y editada en Debate.¬†El colectivo Politikon est√° formado por un grupo de j√≥venes profesores de Sociolog√≠a, Derecho, Ingenier√≠a o Historia. En esta obra analizan los principales problemas de la sociedad espa√Īola, puestos en evidencia, especialmente a partir de 2008. La corrupci√≥n, el sistema electoral, el sistema de partidos, las estructuras de poder, el trabajo pol√≠tico, son analizados de forma clara pero no superficial, de modo que queda a la vista la poca validez de las soluciones que muchas veces tan alegremente se proponen. Es decir, no es f√°cil encontrar soluci√≥n a casi ninguno de los problemas mencionados si no es por medio de un compromiso social profundo y sostenido. La democracia no es un regalo sino un logro conseguido a trav√©s de muchos a√Īos de trabajo sostenido y un logro que siempre hay que vigilar ante cualquier ataque e incluso ante supuestas defensas de la misma bajo las que pueden esconderse intentos de socavarla.

Esta obra contribuye a que no partamos de cero a la hora de buscar soluciones y evitemos dar golpes de ciego ante una labor larga y ardua para la que es imprescindible un debate informado para hacer política, a poder ser, basada en la evidencia.

Jokin Aldazabal

Viaje con nosotros. Oscar Lobato y los piratas modernos

No s√© resistirme a las aventuras mar√≠timas, en los libros y en la pantalla, enti√©ndanme. Es una cuesti√≥n que viene de mi infancia en que recorr√≠ los siete mares acompa√Īando a Stevenson, Salgari, Sabatini y Conrad, y por debajo a Julio Verne, y se me qued√≥ el salitre en el cerebro. De todas las singladuras aventureras prefiero las de piratas, que suman a la excitaci√≥n de la aventura el tir√≥n de lo prohibido. Me gustan estas andanzas, menos las de la saga cinematogr√°fica de Piratas del Caribe que ha llegado a desperdiciar las peripecias de la estimable novela de Tim Powers titulada En costas extra√Īas en el cuarto episodio de la serie. Me gusta especialmente, por poner un caso, Hurac√°n en Jamaica de Richard Hughes y su excelente adaptaci√≥n a la pantalla realizada por Alexander McEndrick y titulada aqu√≠ Viento en las velas.

Todo esto sirve para decir que a m√≠ me llega una novela de piratas y me pongo a leerla inmediatamente. Es lo que me ha pasado con La fuerza y el viento de Oscar Lobato. De acuerdo, la vida ha cambiado y la literatura tambi√©n. Ya no podemos desplegar las velas y disparar ca√Īonazos, pero los piratas actuales, retratados en este libro, todav√≠a practican el abLIBRO.La fuerza y el vientoordaje y han sustituido las pesadas bolas por sofisticados misiles. Quiz√° est√©n pensando en los piratas que secuestran pesqueros y abordan cargueros, pero lo que ha hecho Oscar Lobato es actualizar el viejo esp√≠ritu, crear unos personajes a los que la vida lleva a actuar como corsarios y a asaltar naves que un misterioso contratador les indica para conseguir jugosos botines, y poner al d√≠a el vestuario y la situaci√≥n socio-pol√≠tica. Digamos que esta es la base sobre la que se asienta esta voluminosa novela que recorre m√°s de treinta a√Īos de historia y m√ļltiples escenarios.

Lobato conoce bien los hechos que narra porque algunos le han tocado vivirlos como periodista y, los inventados, han sido dotados de verosimilitud hasta extremos enfermizos en un af√°n porque todo resulta plausible. Lo mejor es que lo consigue y, adem√°s, todo resulta emocionante. Aunque hay un personaje principal en el relato, ese pirata dispuesto a salir adelante como sea, enamorado del mar, de la navegaci√≥n, de la seguridad econ√≥mica, iniciador de m√ļltiples aventuras, negocios, empe√Īos, le acompa√Īan en papeles importantes sus compa√Īeros de diferentes andanzas; el marinero eficaz siempre seguro, necesario para abordar con seguridad sus peligrosas actividades; el vividor que solo piratea de manera circunstancial porque lo suyo es el amor y el arte, vamos que trabaja en el cine y gracias a ello seduce a m√ļltiples damas, y que llega a conocer a Juan Luis Galiardo, un personaje m√°s de la novela.

Hay que reconocer que Oscar Lobato se ha trabajado bien La fuerza y el viento. La acci√≥n no decae en ning√ļn momento, las peripecias resultan cre√≠bles, los personajes est√°n bien dise√Īados y progresan adecuadamente. Esta es una buena novela de aventuras. No es poca cosa, pero, adem√°s, es una acerada visi√≥n sobre varias d√©cadas todav√≠a no explicadas totalmente. Una de mis mejores lecturas de verano.

Félix Linares

Chernóbil en la memoria de Ander Izagirre

El 26 de abril de 1986 se escribió una de las páginas más negras de la historia de la humanidad: ese día tuvo lugar el accidente nuclear de Chernóbil. En el libro Txernobil txiki bat etxe bakoitzean el escritor y periodista Ander Izagirre recrea las horas y los días posteriores al desastre y también nos muestra la situación actual de la zona, que el donostiarra tuvo ocasión de visitar.

Este libro publicado por Gaumin, una editorial dirigida por el escritor Fernando Morillo, nos habla del viaje que Julia Bondarenka, una profesora que aquel 26 de abril ten√≠a 13 a√Īos realiza a la tierra donde creci√≥ 28 a√Īos despu√©s del accidente. Ella va acompa√Īada por Igor Balantxu, antiguo soldado y actualmente chofer de una organizaci√≥n sin √°nimo dLIBRO.Txernobil txiki bat etxe bakoitzeane lucro.

En Txernobil txiki bat etxe bakoitzean Izagirre relata cómo la cotidianidad, la tranquilidad, se rompió en mil pedazos y para siempre en unas pocas horas. Sabemos que durante las primeras horas las autoridades soviéticas trataron de ocultar la magnitud de la tragedia. Durante los primeros días apenas dieron indicaciones y la información se dio con cuenta gotas, algo que tuvo graves consecuencias. En esta historia se habla también de héroes anónimos, de cantidad de personas que entregaron su vida para contener el desastre. Del mismo modo, y como reverso triste, se nos cuenta cómo después los supervivientes que ayudaron en aquellos  momentos y que pusieron en juego su salud recibieron muy poco por parte de las autoridades llegando incluso a tener problemas para encontrar un empleo.

Ander Izagirre nos pasea por el Chernóbil de la actualidad, mucho más ajetreado de lo que cabría imaginar, ya que hay muchas personas trabajando allí, en tareas de mantenimiento y seguridad. Pero también nos lleva a Prípiat, una ciudad fantasma, abandonada totalmente.

Bien, pues este interesante trabajo ha sido escrito siguiendo los criterios del sistema de ‚Äúlectura f√°cil‚ÄĚ. Este formato est√° dirigido a personas con dificultades lectoras o de comprensi√≥n. Tal y como expuso Morillo el objetivo es que los j√≥venes amen y disfruten de la literatura, que no la sientan como una obligaci√≥n. Bienvenido, pues, este sistema.

Txani Rodríguez

El retorno sangriento de Jon Ayaramandi

Hace dos a√Īos nos sorprendi√≥ a todos, a este lado y al otro de la frontera, la irrupci√≥n de un novelista franc√©s llamado Frantz Delplanque. Solo sab√≠amos de √©l que era un hombre dedicado a la gesti√≥n cultural, trabaja en este campo en el ayuntamiento de Montpellier, y que se defin√≠a como lector compulsivo. Su debut literario se produjo con una novela que era un pu√Īetazo en el bajo vientre. Se titulaba Un gramo de odio y en ella presentaba a uno de los personajes de novela negra m√°s fascinantes de los √ļltimos tiempos, el asesino a sueldo Jon Ayaramandi.

En aquella novela el sicario vasco aparec√≠a disfrutando pl√°cidamente de su jubilaci√≥n en su Pa√≠s Vasco natal en el pueblecito costero de Largos cerca de Baiona la capital de Iparralde. Ayaramandi, que no aparenta la edad que tiene -68 a√Īos en la primera novela y 69 en la actual-, gracias a un f√≠sico impresionantemente trabajado, es un tipo erudito. Lee mucho y le gusta con locura la m√ļsica anglosajona que escucha a todas horas. Tiene memoria musical. Recuerda canciones a mansalva y tiene una para cada momento. Adem√°s es un tipo que tiene una gran vida interior. La conocemos porque la historia est√° narrada en primera peLIBRO.Elvis √≥ la virtudrsona.

En Elvis √≥ la virtud, tras las vicisitudes del primer libro y la riada de muertos que provoc√≥ el rescate de Al, el doctor al que persegu√≠a la mafia y del que estaba enamorado su protegida Perle, Ayaramandi ha recuperado la placidez. Pasa el rato con la hija de Perle, Luna, a la que considera su nieta, y con su amigo Jean-Luc el due√Īo del bar Cap‚Äôtain, y se atisba en el horizonte cercano un idilio con Mylene, peluquera despampanante y amiga de Perle.¬† Pero nadie ha dicho que todo vaya a ser f√°cil. Porque la situaci√≥n empieza a complicarse pronto cuando alguien comienza a matar uno a uno a los componentes del grupo de rock del grupo Fucking Puppets que lidera Valentin, amigo de Ayaramandi y su ch√≥fer cuando ejerc√≠a de asesino profesional. ¬ŅQui√©n est√° tras los asesinatos? ¬ŅAlguien que sabe del pasado de Ayaramandi y Valentin? ¬Ņ√ď alg√ļn descerebrado que no soporta las divertidas irreverencias, poco amigas del poder econ√≥mico y pol√≠tico, del grupo de Valent√≠n?

La historia se ve aderezada con la aparición de nuevos y jugosos personajes, como ese hermano gemelo de Burger, el asesino al que mató Ayaramandi en la primera novela, y que es más de lo que parece (un sacerdote entregado a su pasión educadora); ó como Marc-Aurèle Cassou, el corrupto consejero de desarrollo sostenible del consejo general de los Pirineos Atlánticos. Además reaparecen otros personajes secundarios jugosos como el ex jefe de Ayaramandi, el culto y sagaz Marconi, y Paco el jefe del clan gitano que tiene que volver a echar una mano a nuestro héroe.

La novela transcurre a mil por hora entre persecuciones, canciones escuchadas con el volumen a tope, asesinatos salvajes, torturas inenarrables, algunos polvos inolvidables, fiestas vividas al límite (¡Ay, esas dionisiacas fiestas de Baiona!) y un envidiable sentido del humor, a veces irónico, a veces sarcástico, aunque siempre coloreado de una exquisita ternura.

Frantz Delplanque completa adem√°s el esquema narrativo con cap√≠tulos en los que se recuerdan algunos casos de Ayaramandi cuando estaba en activo, casos que el protagonista va escribiendo y guardando a buen recaudo, bajo amenaza de ser publicados en caso de que su ex jefe Marconi, quiera enviarle al otro barrio. Por cierto, asesinatos que nuestro h√©roe no tuvo ning√ļn problema moral en cometer, porque los consideraba parte de su profesi√≥n. Eso s√≠, hab√≠a un c√≥digo: nunca mataba por cuestiones racistas y nunca a ni√Īos.

Como dec√≠amos en la rese√Īa de hace a√Īo y medio, larga vida a Jon Ayaramandi. Novelas para pas√°rselo en grande.

Enrique Martín

Wenguang Huang, un peque√Īo guardia rojo

El peque√Īo guardia rojo es el primer libro del escritor, periodista y traductor Wenguang Huang, quien emigr√≥ a Estados Unidos con veinticinco a√Īos para estudiar un doctorado. Y aunque a partir de ah√≠ se asent√≥ en Norteam√©rica, donde ha colaborado en distintos medios de comunicaci√≥n, viaja a China con frecuencia, donde creci√≥ Huang en los a√Īos sesenta, en plena revoluci√≥n cultural.

El argumento principal de este libro autobiogr√°fico recae en el deseo de la abuela del narrador de ser enterrada en su aldea natal, junto a su marido. Este anhelo que en principio no tendr√≠a por qu√© revestir mayores inconvenientes se convierte sin embargo en un problema de primer orden para la familia Huang y es que los entierros se hab√≠an prohibido en la ciudad de Xian donde viv√≠an. El r√©gimen mao√≠sta hab√≠a impuesto la ordenanza de la cremaci√≥n porque entend√≠an que el terreno que se empleaba para los cementerios se pod√≠a utilizar con fines agr√≠colas o pLIBRO.El peque√Īo guardia rojo 2ara construir edificaciones. Adem√°s, argumentaban que los funerales tradicionales eran muy caros y estaban cargados de tradiciones budistas o tao√≠stas contrarias al comunismo. No cumplir con la ordenanza de cremaci√≥n pod√≠a tener consecuencias. De este modo, el conflicto est√° servido: por un lado se encuentra el deseo de la abuela y por otro las reticencias del padre del narrador, inc√≥lume miembro del partido.

Finalmente, y a pesar de las complicaciones, deciden respetar el deseo de la abuela. El padre invertir√° los pocos ahorros de los que dispone en un ata√ļd que el joven Wenwang, el narrador de este libro, tendr√° que custodiar. Y lo har√° durante veinte a√Īos porque la matriarca de la casa no cede a la muerte tan pronto como ella tem√≠a.

A partir de ese hilo argumental, que permite al autor contraponer la tradici√≥n con el radical af√°n modernizados de Mao, Huang describe las profundas transformaciones experimentadas por China. Describe, a trav√©s de la cotidianidad, la penetraci√≥n de aquel r√©gimen totalitario en todas las parcelas p√ļblicas y privadas de los ciudadanos chinos. Pero ante todo, El peque√Īo guardia rojo es¬† una historia familiar, una historia jalonada por episodios muy tr√°gicos, como los relacionados con la hambruna que azot√≥ el pa√≠s entre 1958 y 1961. Y es tambi√©n reflejo del amor que el autor siente por sus padres y el respeto por las ense√Īanzas que le legaron y que configuraron su personalidad.

El peque√Īo guardia rojo est√° escrito en un estilo casi confidencial, bastante propio del g√©nero autobiogr√°fico. El libro, que es, de verdad, delicioso, se lee r√°pidamente. Eso s√≠, aqu√≠ y all√°, en los peri√≥dicos y desde la propia editorial, se ha destacado que estamos ante una obra de humor. A m√≠ me ha divertido el planteamiento, cercano al humor negro, y tambi√©n algunos di√°logos y situaciones, pero no dir√≠a que este libro est√© ‚Äúlleno de humor‚ÄĚ. En todo caso, eso es lo de menos. Lo importante es que es una lectura gozosa con la que adem√°s, se aprende mucho.

Txani Rodríguez

Tractatus. El debut poético de Jule Goikoetxea

Zure buruaz beste egiten duzunean

Zentzuaren logikak agindu du.

Zure buruaz beste egiten ez duzunean

Biziraupen logikak irabazi du.

 

Zentzuaren logika nagusi balitz

Humanitatea ez litzateke existituko

Beraz eskerrak

Zor zaizkionak baino ez.

LIBRO.TractatusJule Goikoetxearen lehenengo poema liburua Tomasi eskainitako dago. Ez dakigu nor ote den Tomas. Badakigu hasierako berbetan aipatzen duela. Eta azkeneko hitzak, NON ZAUDE TOMAS, berarentzat direla.

Lehenengo poema liburu honetan esaldi bikainak aurkitu ditut: KOLONIZATUA DAUKAT IMAJINAZIOA… POBREZIA BESTERIK EKOIZTEN EZ DUEN MEKANISMOA DA KAPITALA… EZ NAIZ ZURE, EZ ZENUKE JAKINGO ZER EGIN HORRENBESTE DISIDENTZIAREKIN… edota, ORAIN ORDEA BALIO TAXOLOGIKORIK GABEKO ANIMALIA ZARA ZU ERE.

Onartu behar dut izan direla poema zenbait baten baino gehiagotan irakurri behar izan ditudanak, eta ulertu ez ditudanak ere bai. Eta akorduan izan dut aspaldiko literatura irakaslea; poemak disekzionatzen zituen berak, hoztasun ikaragarriarekin egiten zuen, laborategi bateko saguak bailira lez. Eta beti iruditzen zitzaidan zatiketa horretan, txikitasun horretan, poemak indarra galtzen zuela. Ez ditut disekzionatu.

Barra batean enkoadraturik

Disolbatzen da arratsaldea;

Argi mehe baten pean

Elkarrizketa merkez

Trago koma irri batetan.

Burutazio hordiek

Eskasiaren sen on batez

Mugitu gabe sahiesten dituzte

Absurdua, luxua eta arrazoia.

 

Asmo pildatsuek laguntzen dute

Arretarik ezean hazitako desioa,

Baina haur eszena hutsalez

Eta ardi aroko etorkizunaz

Gizendutako orainaldi honi kateatua da

Obrero eta exiliatuarena den

Gehiengoaren bizitza.

Ironia, mina, poza, desioa, sexua, musika, maitasuna eta bere hutsa; eta bere gabezia…

GUREA DENA LARRUZ ORDAINTZEN DA, esaten du esaldi ederretako batekin. Tractatus, Tomas Goikoetxeari eskainitako mundu bat.

Goizalde Landabaso

Bevilacqua y Chamorro siguen en la brecha

Lorenzo Silva es un escritor popular, un escritor muy le√≠do y tambi√©n muy premiado. Un escritor que tiene una pl√©yade de incondicionales. Muchos de ellos ligados a una serie de novela negra protagonizada por dos guardias civiles, el brigada Bevilacqua y la sargento Chamorro. Un autor √ļnico que tiene dos de los premios literarios m√°s importantes de Espa√Īa (el Planeta y el Nadal) por dos entregas de su serie polic√≠aca. Los cuerpos extra√Īos es la octava historia en la que se narran las aventuras y desventuras criminales y personales de sus populares personajes.

En esta novela, como en las dos anteriores, la crisis econ√≥mica espa√Īola y la corrupci√≥n est√°n muy presentes. Los dos investigadores y parte de su equipo son trasladados de Madrid al Levante espa√Īol para investigar el asesinato de una joven alcaldesa de un municipio valenciano donde muchos de sus dirigentes tuvieron que dimitir √≥ les hicieron dimitir por sus trapicheos con los grupos de poder econ√≥mico y con las mafias locales e internacionales. La muerte de la alcaldesa parece que tiene que ver m√°s con su vida personal (a pesar de estar casada coLIBRO.Los cuerpos extra√Īosn un buen tipo y ser madre de un ni√Īo de corta edad, le van las aventuras sexuales fuera del matrimonio con hombres y mujeres) que con su actividad pol√≠tica, pero evidentemente nada es lo que parece y enseguida se vislumbran oscuros intereses cremat√≠sticos. La alcaldesa podr√≠a haber sido asesinada por oponerse a algunos negocios sucios. Pero ¬Ņqui√©n est√° detr√°s de su muerte, alg√ļn grupo externo √≥ alguien de su entorno?¬† Bevilacqua y Chamorro tendr√°n que moverse con pies de plomo, porque pisar los callos de pol√≠ticos con muchos contactos puede hacerte la vida imposible, si no tienes los paraguas apropiados, a saber unos jefes con coraje √≥ un juez con √©tica profesional.

Lorenzo Silva es un profesional de la escritura y eso se nota para bien. No da puntadas sin hilo, todo est√° perfectamente medido, hasta los parones que provoca la investigaci√≥n policial, que el autor tan bien conoce, le dan el ‚Äútempo‚ÄĚ preciso a la narraci√≥n. El autor desvela lo que tiene que desvelar y va perfilando poco a poco a cada personaje ocasional seg√ļn va a avanzando la investigaci√≥n criminal, hasta el punto de que el propio lector tiene la sensaci√≥n de formar parte del equipo de Bevilacqua y Chamorro. Como es habitual en sus novelas, el escritor nos ir√° dando claves tambi√©n de la evoluci√≥n de la vida personal de sus protagonistas, de sus peque√Īos fracasos sentimentales y de sus momentos de solidaria camarader√≠a que nunca traspasar√°n el l√≠mite de lo permitido entre un superior y un subordinado, aunque √©stos sean amigos.

Que nadie deje de leer esta novela porque se sienta fuera del mundo de los dos personajes principales, porque el escritor da los datos precisos, un par de pinceladas, al principio del libro, para que los no habituales puedan hacerse una idea bastante exacta de las circunstancias vitales y profesionales de los protagonistas. Unos protagonistas metidos en el marasmo de la corrupción y la violencia con el coraje y la ética suficiente para intentar salir indemnes. Aunque esto sea imposible, porque lo normal es que uno vaya dejando girones de sí mismo cada vez que se enfrente a las maldades y miserias del ser humano.

¬ŅCu√°ntas novelas quedar√°n de Bevilacqua y Chamorro? Esperemos que muchas porque nos hemos encari√Īado con ellos y porque sus historias nos han servido para conocer mejor el a veces truculento paisaje de la vida social espa√Īola de los √ļltimos quince a√Īos.

Enrique Martín

Cuentos dist√≥picos espa√Īoles, una notable selecci√≥n

¬ŅSe acuerdan de cuando las distop√≠as consist√≠an en grandes cat√°strofes, fen√≥menos derivados del desastre ecol√≥gico o de objetos celestes que ca√≠an sobre nuestras cabezas o de mutaciones animales, que sum√≠an a la Tierra en el caos y obligaban a los seres humanos a luchar por su supervivencia en ambientes muy degradados? Bien, pues olv√≠dense porque la realidad se ha ido imponiendo y ahora la especulaci√≥n sobre el futuro es mucho m√°s cercana, mas real y habla de cosas que ya conocemos. Es cierto que la ciencia-ficci√≥n ha ido desapareciendo del mercado como si no nos interesara lo que ocurrir√° dentro de muchos a√Īos, pero, a cambio, tenemos bastantes ejemplos de cosas que pasar√°n pr√≥ximamente y bas√°ndose en cuestiones muy cotidianas. Y as√≠ Ricard Ruiz Garz√≥n, escritor, aficionado a la narrativa especulativa y responsable de la colecci√≥n Fantascy, ha reunido en un solo volumen, Ma√Īana todav√≠a, doce relatos escritos por autores espa√Īoles, LIBRO.Ma√Īana todav√≠aalgunos muy famosos dentro del g√©nero, otros grandes vendedores de novela juvenil y al fin, un par de representantes del mainstream que se han dado alg√ļn paseo por la especialidad.

El resultado, como siempre pasa con las antologías, es irregular, pero podemos decir que la media es muy alta. No hay aquí historias malas, las hay buenas y muy buenas. En ellas encontraremos advertencias sobre el peligro de algunos elementos muy comunes entre nosotros, como los móviles, las redes sociales o la corrección política; también indagaciones sobre cómo pueden influir, en el futuro, las corrientes sociales de ahora mismo, como la emigración o el control de la natalidad; y definitivamente lanza agudas miradas sobre asuntos como el islamismo, el cambio climático, el tratamiento de las enfermedades, el deterioro social, el desgaste de la cultura, el miedo al futuro.

Los responsables de los cuentos son todos reputados autores del g√©nero como Elia Barcel√≥, a la que se le quedan cortas las p√°ginas que encuadran su vistazo general al futuro de dentro de setenta a√Īos; Juan Miguel Aguilera que mezcla g√©neros para conseguir sus prop√≥sitos, y los alcanza con sobresaliente; Javier Negrete que sorprende con una novela corta con mucho de cotidiana, mucho de literaria y mucho mas de humor√≠stica, especialidad que no esper√°bamos en √©l, pero si en la obra de F√©lix J. Palma y no nos defrauda este con sus instrucciones para cambiar el mundo; Emilio Bueso y Susana Vallejo nos dejan unas oscuras visiones del porvenir y en la misma onda est√° Juan Jacinto Mu√Īoz Rengel; los veteranos Rosa Montero y Jos√© Luis Moreno se comportan como se espera de ellos; y Marc Pastor, posiblemente el m√°s desconocido del equipo, se ocupa de un escenario convencional de hielo y miedo al exterior, pero sabe darle el toque adecuado. Rodolfo Mart√≠nez, stajanovista de la escritura nos deja un thriller repleto de impactos y Laura Gallego¬†a la que se le siguen notando las formas de la novela juvenil consigue interesarnos desde la primera p√°gina dado el inter√©s del tema y la velocidad de la narraci√≥n. Antolog√≠a ejemplar pues, reuni√≥n de talentos, visiones sombr√≠as del futuro, un libro necesario.

Félix Linares

Sjón, un islandés mediterráneo

Sj√≥n (Reykiavik, 1962), seud√≥nimo de Sigurj√≥n Birgir Sigurdsson, y que significa ¬ęvisi√≥n¬Ľ, es uno de los m√°s populares escritores de Islandia. Y no solo eso porque Sj√≥n es un m√ļsico reconocido que ha escrito temas para Bj√∂rk, y compuso las canciones de la pel√≠cula Bailar en la oscuridad de Lars von Trier. Incluso ha cantado con otro grupo island√©s internacionalmente conocido los Sugarcubes. Pero, m√ļsica aparte, son sus libros de poemas, novelas y cuentos para ni√Īos los que le han encumbradi y le han granjeado un √©xito de cr√≠tica y p√ļblico inapelable. En castellano la editorial N√≥rdica hab√≠a publicado ya El zorro √°rtico, Premio de Literatura del Consejo N√≥rdico, y Maravillas del crep√ļsculo, una extraordinaria novela que recreaba la vida de un pensador y protocient√≠fico island√©s que vivi√≥ entre los siglos XVI y XVII, Jon Gudmundsson el Erudito. Un personaje que se mantuvo fiel a sus ideas y que denunci√≥ los excesos de una clase dirigente, islandesa y danesa –Islandia pertenec√≠a al reino de Dinamarca-, que utiliz√≥ la religi√≥n como forma de enriquecerse. Este fil√≥sofo, que muri√≥ exiliado en una isla pedregosa y g√©lida, denunci√≥ as√≠ mismo la matanza de unos balleneros vascos que naufragaron en Islandia, en uno de los sucesos m√°s ignominiosos de la historia de la isla.LIBRO.Navegantes del tiempo

En Navegantes del tiempo el protagonista es un tipo muy diferente. Se llama Valdimar Haraldsson y es un excéntrico intelectual, bastante adocenado, que nos narrará de manera entusiasta el viaje de su vida, el que realizará en barco en 1949 desde Islandia hasta el Mar Negro, pasando por Turquía. Un viaje que ha sido posible gracias a la amistad que Haraldsson tuvo con el hijo del armador ya fallecido. El viaje acaba transformándose en un juego de espejos, en un buque que paradójicamente, casi no se mueve a lo largo de la narración, porque una serie de acontecimientos inesperados le dejará anclado en un fiordo noruego mientras esperan la estiba de un cargamento de papel.

El juego de espejos se produce por las noches, durante las cenas, cuando el segundo oficial llamado C√©neo, narra sus aventuras a bordo del Argos. S√≠, el Argos, el m√≠tico barco de los argonautas que capitane√≥ Jas√≥n en busca del vellocinio de oro. Gracias a los dioses C√©neo sobrevivi√≥ a la aventura y se convirti√≥ en una especie de inmortal que fue dando tumbos por el mundo. C√©neo cuenta a la tripulaci√≥n e invitados del barco moderno las aventuras de aquellos argonautas y en especial su estancia en la isla de Lemnos habitada solo por mujeres que les proporcionaron innumerables placeres, sin saber que pod√≠an acabar como los hombres que anta√Īo habitaban la isla, muertos. Y mientras C√©neo cuenta sus historias, estas se van colando poco a poco en la cotidianidad del barco donde solo habita una mujer, la mujer del mayordomo, que a veces es arisca y otras, sol√≠cita.

Sj√≥n encuentra una forma muy ingeniosa de recrear los mitos cl√°sicos, los mitos griegos, y darles una lectura contempor√°nea sin renunciar a la esencia de los mismos, a saber: el tr√°gico final, la aventura sin premio, la inutilidad de la gloria, el compa√Īerismo sin contraprestaciones, el amor abocado al fracaso, la inevitabilidad del destino… Aunque para que todo no suene tan terrible el autor nos regala bastantes muestras de humor, muy ir√≥nico, en las que se r√≠e incluso de la esencia del hombre del norte, ese que dice que ‚Äúse es m√°s inteligente cuanto m√°s pescado comes‚ÄĚ. Un autor que no deber√≠a pasar desapercibido.

Enrique Martín