Archivo de la etiqueta: recomendaciones

Lecturas de fin de semana. La China de Mo Yan

  • Menéame0

El escritor chino Mo Yan (Gaomi, 1955) fue galardonado el año pasado con el Premio Nobel de Literatura. No era un autor desconocido entre nosotros porque la editorial Kalia había publicado en castellano alguno de sus más importantes libros como Las baladas del ajo, La vida y la muerte me están desgastando y sobre todo, su gran éxito, Grandes pechos, amplias caderas. También está publicada en castellano Sorgo rojo, historia más conocida por la versión cinematográfica que realizó Zhang Yimou.

Ahora llega uno de sus últimos trabajos, Cambios (Seix Barral). Se trata de un relato autobiográfico que procede de un encargo. La prestigiosa editorial india Seagull pidió a varios escritores famosos que vivían ó habían vivido en regímenes comunistas que analizaran el comunismo en sus rLIBRO.Cambiosespectivos países. Casi todos optaron por escribir ensayos. Mo Yan sin embargo decidió tratar el asunto como si fuera una novela de no ficción y utilizó su propia vida para que los lectores pudieran hacerse una idea de cómo es vivir bajo un régimen comunista.

En realidad el libro es la historia de tres personajes desde que se conocen en la escuela a los catorce años, hasta la actualidad. Uno de ellos es el propio escritor que se presenta a sí mismo como un joven tímido y poco agraciado al que le gusta escribir y que no sabe que va a ser de su vida. El joven Mo trabajará de campesino, de obrero y finalmente ingresará en el ejército, donde su nivel cultural le convertirá en profesor-instructor y sus novelas le llevarán a la fama. Otro protagonista es su compañero He Zhiwu, un rebelde patológico, que irá de chanchullo en chanchullo hasta convertirse en millonario del régimen. Y la tercera pata de este banco es la hermosa y distante Lu Wenli, a la que los dos anteriores aman en secreto, una mujer que tiene un gran futuro por delante y a la que sin embargo la vida acabará devorando.

Mo Yan demuestra que es un escritor sobresaliente, que sabe moverse entre tres historias que se alejan y se acercan en medio de los avatares por los que atraviesa la China comunista desde principios de los sesenta hasta nuestros días. Un país, según el escritor, donde la gente lo ha pasado muy mal, pero donde es posible prosperar; donde ha habido errores, pero se han podido superar. En la China de Mo Yan no hay persecuciones políticas (solo algunas actuaciones contra algunas personas que han hecho “algo”), no hay conculcaciones de los derechos humanos, no hay protestas sociales y por no haber no hay casi ni corrupción, solo “ayuditas” de los que están arriba a los que están abajo a cambio de favores. Eso sí, China ha cambiado mucho y su sociedad y sus gentes también.

Gran escritor Mo Yan, gran narrador de historias, un creador de personajes potentes y emotivos, y aún así un escritor del régimen.

Enrique Martín

Laurence Cossé, crimenes y pasión literaria

  • Menéame0

La buena novela (Impedimenta), una obra firmada por Laurence Cossé ha sido definida por Le Figaro como una trepidante fábula sobre la literatura y las pasiones que despierta. Sin duda, la frase es ajustada, pero podemos añadir que esa fábula, que toma la forma de una novela policíaca, reflexiona de forma crítica sobre nuestros modelos culturales.

Pero vayamos a la trama. Van es un lector empedernido que ha hecho bastante dinero con la venta de cómics: “Ningún librero leía tanto como él. Trabajaba seis meses de cada doce, y pasaba el resto del tiempo leyendo compulsivamente”. LIBRO.La Buena NovelaDel encuentro de Van con la seductora Francesca, una aristócrata amante de la literatura, surgirá la idea de montar una librería única en la que solo se venderán obras maestras. Ese establecimiento se llamará La buena novela. Al poner en marcha el proyecto, los dos socios acuerdan que un comité  de sabios, famosos escritores, seleccione el fondo bibliográfico de la librería. Se decide que para evitar presiones  ese comité sea secreto.

Y así de paso –señala Francesca- nuestros seleccionadores serán de verdad sinceros. Si no hubiera secreto les resultaría muy difícil no incluir en su selección los libros de sus amigos, o los de los jurados de los premios literarios en los que participaran”.

Sucede que la puesta en marcha de esa librería desata envidias y peligrosas pasiones. Tanto es así que la novela arranca con una serie de accidentes que sufren unos personajes que, pronto lo sabremos, forman parte del comité de selección. La intriga está, por tanto servida.

No es nuestra intención destripar el argumento más allá de lo hasta ahora apuntado, pero sí podemos añadir que las conversaciones sobre literatura que se mantienen en sus páginas son otro de los atractivos de esta historia que declara su amor por los libros en frases como la siguiente: “En las novelas no hay solo situaciones excepcionales, decisiones de vida o muerte, grandes pruebas… También están las dificultades corrientes, las tentaciones, las decepciones banales. Al leer una novela, cualquiera, uno se pregunta: ¿y yo, qué habría hecho yo? Es lo que uno se debe preguntar. Escúchame bien: es una manera de aprender a vivir. Habrá adultos que digan que no, que la literatura no es la vida, que las novelas no enseñan nada. Están equivocados. La literatura informa, instruye y guía”.

Txani Rodríguez

Kevin Powers, desnudando la guerra de Irak

  • Menéame0

La literatura antibélica estadounidense tiene una larga trayectoria. Stephen Crane dejó un panorama desolador de la Guerra Civil estadounidense en La roja insignia del valor. Adiós a las armas de Ernest Hemingway retrataba con crudeza el adiós a la inocencia de un joven idealista durante la I Guerra Mundial. Kurt Vonnegut desmontó el heroísmo de la II Guerra Mundial en Matadero Cinco. Y en Las cosas que llevaban los hombres que lucharon Tim O’Brien desnudaba la Guerra del Vietnam. Así que no es de extrañar que le haya llegado el turno a la Guerra de Irak. El encargado de desmenuzarla con su primera novela ha sido Kevin Powers (Richmond, 1980), otro ex combatiente, que estuvo en Irak en 2004 y 2005.

Los pájaros amarillos (Sexto Piso) narra la historia de amistad entre dos soldados, el “veterano” de veintiún años Bartle y el joven Murphy de dieciocho, protector y protegido por mor de las órdenes de un sargento de su compañía, el duro y fiable Sterling, con el que todos quieLIBRO.Los pájaros amarillosren estar en combate. Nada más comenzar la novela sabemos que Murphy ha fallecido, aunque no sabemos cómo. La novela nos narra alternativamente lo que sucede con Bartle una vez abandonado el ejército y lo que sucedió en aquellos días en que los dos amigos combatieron en las calles de Al Tafar en la provincia iraquí de Nínive enrolados en un pelotón de infantería.

El retrato de la historia en el campo de batalla es duro, inquietante y poético. La violencia estalla tras horas y días de tedio y contemplación. La tensión se hace a veces insufrible. El espíritu se corrompe. Cuando alguien muere, das gracias a Dios por no ser tú el cadáver que contempla con estupor y pena todo tu pelotón. Pero, paradójicamente, el paisaje de la primavera iraquí puede inspirar los pensamientos más hermosos. La guerra no es hermosa, evidente, pero tiene momentos de increíble belleza.

El retrato del regreso del soldado es desolador. Nadie entiende tu sufrimiento, solo alguien que haya pasado por lo que tú has pasado. El tedio de la vida civil –nunca pasa nada aparentemente extraordinario, no estalla una bomba de mortero, no te encuentras en tu camino una bala perdida- crea un vacío alrededor del retornado, una náusea que en muchos casos conduce a la locura, a la psicosis antisocial. Aunque el paso del tiempo te hará comprender que, como dice la novela, “todo el dolor es el mismo. Solo cambian los detalles”.

Un libro que te revuelve las entrañas, escrito con un dominio del lenguaje y de la composición poética inusuales en una primera novela. Una narración que se mueve entre el relato autobiográfico, la crónica cuasi periodística, la reflexión íntima y la novela de intriga, una intriga que se resuelve magistralmente en los dos últimos capítulos. Kevin Powers. No olviden su nombre, dará que hablar.

Enrique Martín

Lecturas de fin de semana. Patrick Ness, la novela juvenil adulta

  • Menéame0

La literatura juvenil hace tiempo que rompió su techo. Algunos de los libros más importantes del género son leídos sin problemas por los adultos. Hay quien dice que es porque la masa lectora se ha infantilizado, otros aseguran que la presión de lo joven en los medios de comunicación es abrumadora y hay quien afirma que los adultos se interesan más por lo que leen sus hijos. Fuera como fuese ahí están los éxitos entre los lectores menos jóvenes de libros como los de la saga Harry Potter, El curioso incidente del perro a medianoche, El niño con el pijama de rayas ó El mundo de Sofía, por citar unos pocos.LIBRO.Un monstruo viene a verme

Ahora llega otros de esos libros que siendo literatura para jóvenes puede gustar a mucha gente. Se titula Un monstruo viene a verme (Debolsillo)y lo ha escrito el estadounidense Patrick Ness que partió de una idea que tuvo la escritora Siobhan Dowd y que ésta no pudo plasmar por su muerte prematura a causa del cáncer. La novela está protagonizada por un adolescente llamado Conor. Vive en Inglaterra con su madre divorciada. Su padre se ha trasladado a Estados Unidos y ha formado una nueva familia. A Conor le atormenta desde hace un tiempo una terrible pesadilla. En ella sale de un bosque oscuro y ve como su madre está a punto de caer por un precipicio, pero en el último momento consigue agarrarla por los brazos. Antes de saber si la salva ó cae al vacío se despierta angustiado. Un día tras despertarse de esta pesadilla recibe la visita de un monstruo gigantesco con forma de árbol que le anuncia que le va a contar varias historias que pueden solucionar sus problemas. El más gordo, que su madre está enferma de cáncer.

Es una historia dura, pero narrada con garra y con un halo poético  hermosísimo que queda todavía más resaltado por las maravillosas ilustraciones en blanco y negro de Jim Kay que dan a la historia un peculiar aire gótico. Una historia que nos habla de un adolescente doblemente desnortado, por su propia condición de adolescente –todo es abrumador y el mundo de los adultos es desconcertante- y por la enfermedad que sufre su madre. Pocas veces hemos encontrado un acercamiento a este asunto del cáncer tan impactante y desgarrador, pero a la vez tan sincero y valiente. La novela emociona “hasta las cachas”, como se decía antes, y hace que comprendamos perfectamente la rabia atormentada y descontrolada del protagonista a través de dos mundos el real y el onírico. No es de extrañar el éxito que este libro ha tenido en el mercado anglosajón.

Enrique Martín

Kirmen Uribe y Mussche, realidad y literatura

  • Menéame0

En el año 1937,  19.000 niños partieron desde el puerto de Bilbao a distintos pueblos de Europa. Aquellos hechos dramáticos revisten, sin duda, de una enorme potencia literaria; sin embargo,  Uribe no se va a  limitar a escribir una crónica de aquel triste éxodo. La mayor inquietud del escritor de Ondarroa es reconstruir la vida del escritor belga Robert Mussche, una de las muchas personas que, mayormente por principios, decidió acoger a uno de aquellos niños vascos, en concreto, a Karmentxu, una niña de nueve años que lleva la alegría a su casa.LIBRO.Mussche Kirmen Uribe ofrece pinceladas sobre las vidas de los exiliados, unas vidas en las que sus lugares de origen siguen presentes y cuyo recuerdo se alimenta con actos como el festival de canciones y danzas vascas que en 1938 acogió el Teatro Royal. Pero como decíamos el protagonista de la novela es Robert Mussche, un joven de enormes inquietudes intelectuales que se vio obligado a renunciar a su sueño de estudiar una carrera tras sufrir su padre un accidente laboral. En aquellos años de estudio, el mejor amigo de Robert es Herman Thiery, un joven acomodado, con quien mantiene una relación tan intensa que a veces parece ir más allá de la amistad.

Si bien esta novela es en su estructura y su intención más clásica, digamos, que Bilbao–New York-Bilbao, Uribe recurre de nuevo a la metaficción para trasladar en su relato las entrevistas que mantuvo en Gante con Carmen Mussche, la hija de su protagonista. A través de ella y de los libros y documentos que le muestra, vamos conociendo a un héroe discreto, uno de los muchos que dejó aquella época siniestra. Sabemos que estuvo en España durante la guerra civil, que formó parte de la resistencia contra los nazis… y lo que es más importante, gracias a la capacidad de Kirmen, conocemos sus sentimientos y sus motivaciones.

Mussche (Susa) es una novela entretenida, emocionante y compacta. Tal vez esta última característica se deba a que dejando aparte el proceso de documentación y las correcciones, fuera escrita “de manera orgánica”, como dice el propio Kirmen, en tan solo dos meses. Lo que duró su estancia en un centro cultural de San Francisco.

Txani Rodríguez

William Boyd ó cuando el best-seller se transforma en literatura

  • Menéame0

William Boyd es, posiblemente, el mejor de los desconocidos autores de potenciales best-sellers. Quiero decir que el señor Boyd escribe novelas muy entretenidas, sobre temas que aparentemente interesan a mucha gente, repletas de personajes atractivos, narradas con intensidad y con un manejo de los elementos ejemplar. Y abundan en ellas las historias de amor, y las trepidantes acciones y los detalles de humor. Sin embargo sigue sin tener el reconocimiento que merece. Al menos entre nosotros. En Inglaterra le han elegido para que escriba la próxima novela de James Bond, así que, seguramente, los lectores que le descubran tras su presumible éxito, podrán preguntarse ¿quién es este tío? y opinar que están, simplemente, ante un correcto autor de novelas de acción. No dejen que les pase.LIBRO.Esperando el alba

William Boyd debutó con Un buen hombre en África, quizá alguien recuerde su adaptación cinematográfica con Sean Connery en el reparto, donde se contaban, con buen humor británico las desventuras de un cónsul desbordado por el color local. Como nieve al sol, su siguiente novela, venía a contar un episodio bélico con ironía y sentido crítico. Barras y estrellas, sí, esa cuya adaptación al cine se tituló aquí Un señorito en Nueva York, traspasaba las tribulaciones del protagonista despistado al profundo sur de Estados Unidos, a pesar del título. Y después llegaría Las nuevas confesiones, donde Boyd daba un repaso al siglo pasado a través de la figura de un cineasta. Si las novelas anteriores eran buenas, esta era, directamente, una obra maestra. Tiene el dudoso honor de ser uno de los libros menos vendidos de la editorial que lo publicó. ¿Por qué? No podemos entenderlo. Boyd narra estupendamente, sus historias son siempre interesantes, sus personajes creíbles, sabe manejar la intriga, cuenta muchas cosas con la medida justa y cada frase tiene encanto o al menos interés.

Las novelas posteriores de William Boyd son igualmente atractivas: Playa de Brazzaville, La tarde azul, Armadillo, Las aventuras de un hombre cualquiera, Sin respiro, Bambú, Tormentas cotidianas y ahora Esperando al alba (Duomo). Sin destripar nada, espero, les cuento de qué va.

Poco antes de la I Guerra Mundial el protagonista vive una aventura amorosa con una artista, las consecuencias de esta aventura le llevarán a ser perseguido por las autoridades y más tarde a ser reclutado por el servicio secreto británico, que le llevará primero a las trincheras y después a ejercer de espía, y hasta de asesino, a enfrentarse a una conspiración, a perseguir a traidores, a encontrarse a miembros de su propia familia implicados en el asunto. Todo esto, y mucho más, como algunos personajes secundarios impagables, contado en trescientas y pico páginas. Se me ocurre que quizá a Boyd le falta definición. No hace novelas humorísticas, ni de acción, ni melodramas, ni negras, y el lector no sabe qué hacer con él. Pero puedo recomendar leerlo, simplemente, y no tratar de clasificarlo, para que sepan si les gusta. Y disfrutar de todas las cosas que cuenta, que son muchas e interesantes. No hay una página innecesaria en las novelas de este hombre, ni una línea, ni una palabra, es la narración llevada a sus dimensiones adecuadas. No sé que mas decir. Salvo pedirles, por favor, que lo prueben. Y así se disiparán todas sus dudas. Es por su bien.

Félix Linares

Lecturas de fin de semana. Bilbao Belle Epoque, según Gonzalo Garrido

  • Menéame0

De un tiempo a esta parte se han puesto de moda en España las novelas de suspense, con crímenes incluidos, que acontecen en los primeros años del siglo XX, en los años que van desde el 1900 hasta la Guerra Civil. Novelas que acontecen en lugares como Madrid y Barcelona donde el combate social entre la nueva burguesía y los desarrapados del mundo era auténticamente feroz. Tarde ó temprano esa moda debía llegar a Euskadi y un ejemplo de este subgénero es Las flores de Baudelaire (Alrevés) del bilbaíno Gonzalo Garrido.LIBRO.Las flores de Baudelaire

Garrido nos lleva al Bilbao de 1917. La capital vizcaína ha dejado de ser aquel pequeño pueblo de comerciantes que se aglutinaba en torno al Casco Viejo y ha empezado a expandirse hacia el Ensanche donde se instalan las mansiones de los nuevos magnates, enriquecidos con la minería y el hierro. En esa ciudad, convulsionada por los enfrentamientos entre obreros -que piden mejoras en sus condiciones laborales y mejores salarios- y policías al servicio del poder y sacudida por los ecos de la matanza de los campos de combate de la Primera Guerra Mundial, acontece un crimen horrible: el brutal asesinato de la hija menor de Fran Kruger, uno de los hombres más poderosos de Bilbao, que maneja a su antojo la economía y la política locales. El suceso atrae a Alfredo Maldonado, propietario de un estudio fotográfico y reportero gráfico casual. Con la colaboración de sus dos ayudantes, Joan y Mario, el listillo y el bruto, se adentrará en una espiral de horrores y secretos que le llevará a un asesino inesperado.

Gonzalo Garrido hace una gran radiografía de una ciudad en crecimiento. Las indagaciones del detective aficionado nos llevarán a todos los escenarios posibles, uno por capítulo, (mansiones, pisos modestos, hoteles de mala muerte, cafés, cobertizos mineros, tiendas, teatros, tugurios, redacciones, manicomios, lupanares, juzgados, bufetes, librerías, consulados…) y nos pondrán en contacto con los tipos que habitan la ciudad. Una novela que atrapa desde el primer momento y que da otra visión de la historia. Una novela que está gustando mucho.

Enrique Martín

José María Merino, el magistral cuentista vocacional

  • Menéame0

Venir ahora a celebrar la obra de José María Merino sería como seguir asombrándose cada mañana por la luminosidad del sol. Sus escritos han sido largamente aplaudidos con todo merecimiento y está considerado uno de los maestros indiscutibles del cuento, aunque también ha cultivado la novela, el ensayo y la literatura juvenil. Sin embargo y a pesar de  que, como decía, nada nuevo vamos a añadir respecto a la calidad de su trabajo, nos ha llamado la atención la antología que de sus relatos ha publicado la editorial Páginas de EsLIBRO.La realidad quebradizapuma bajo el título La realidad quebradiza. Se trata de la segunda entrega de la colección Vivir del cuento que se estrenó con una recopilación de los mejores textos de Hipólito G. Navarro.  El espíritu de esta nueva línea es ofrecer cuidadas selecciones de los mejores cuentistas españoles y latinoamericanos del momento. Cada antología está precedida por un estudio firmado por algún escritor que haya despuntado en el género y se cierra con una entrevista inédita.  En esta ocasión, el artífice de la selección de los cuentos “más poderosos, imaginativos y deslumbrantes” es Juan Jacinto Muñoz Regel. En su personal introducción condensa la trayectoria y las inquietudes de Merino, y el conjunto de los textos pretende, entre otras cosas, conformar un breve catálogo de las principales inquietudes fantásticas del autor, junto a  sus visiones interplanetarias y futuristas.  Y algunas de esas inquietudes, según Muñoz Regel, serían la metamorfosis, el fantasma, el doble, las anomalías espacio- temporales, los universos paralelos, la metaficción y sus bucles, el poder mágico de algunos objetos y lugares o la creación de inteligencia artificial. Los cuentos de Merino están hechos de memoria, de curiosidad, de emociones, de excelencia formal y de desbordante imaginación. Precisamente, en la estupenda entrevista que cierra el libro, el leonés afirma que la realidad es muy rara. Habrá que tenerlo en cuenta ya que la observación la realiza alguien acostumbrado a explorar sus límites.

Txani Rodríguez

Xuan Bello, el esplendor de la literatura en lengua asturiana

  • Menéame0

Este libro habla de muchas cosas. Y de todas ellas habla muy bien. Habla de lo cercano y lo lejano, de la aldea y la ciudad, del verano como patria, del pasado como país extranjero, de la vida como batalla perdida, de los cuentos escritos, de lo cascarrabias que nos volvemos cuando nos vamos haciendo mayores.

Este libro habla del terruño y el nacionalismo, de caminos por recorrer, de escribir para que no se pierda, de la nieve y la memoria, de la defensa de las pequeñas lenguas, de lugares a los que dedicar un poema, de la obligación de continuar las cosas y de la importancia de irse de vez en cuando.

En este libro se reflexiona sobre la incomodidad de no estar en el sitio en el que hay que estar, sobre la nostalgia del mar, sobre la lejanía de la muerte durante la infancia, sobre el pLIBRO.La nieveeligro de conseguir los sueños, sobre los vascos, los gallegos y los asturianos, sobre la Asturias apartada de todo, sobre el vacío, la luna y los lunáticos y sobre lo pequeño que es ahora el mundo.

En este libro se reflexiona sobre las bendiciones del otoño, sobre las Navidades y el deseo de estar con los de casa, sobre amar al 60%, sobre el temor y la pasión a los viajes, sobre la muerte de una amiga, sobre la posibilidad de tener “otra vida”, sobre la observación de los cielos, sobre las utopías cotidianas y sobre las malas compañías y la envidia.

En este libro hay muchos lugares: Paniceiros, Braga, Oviedo, Roma, Lisboa, Nueva York, París, Maryland, Oporto, Mallorca… Y también abundan los escritores: Eugenio de Andrade, Chesterton, Dino Buzzati, Robert Graves, Chaucer, Gabriel Aresti, Javier Almuzara, Hilario Barrero, Ruy Cinetti, Fernando Pessoa, Alicia Castro, Fulgencio Argüelles, Josep Pla

En La nieve y otros complementos circunstanciales (Xordica) hay un escritor y un hombre. Hay una persona que se pregunta por la vida, por la literatura, por el tiempo que pasa y por el que vendrá, que despotrica algo –con razón- y añora mucho. Se llama Xuan Bello y escribe en una lengua, el asturiano, que algunos iletrados ni consideran lengua. Una lengua en la que Bello escribió un libro hermosísimo que emociona cuando lo lees y cuando tiempo después recuerdas los buenos momentos que nos proporcionó, Historia Universal de Paniceiros.

Xuan Bello es un poeta que escribe en prosa, un ciudadano comprometido con sus gentes y su lengua, un artesano (que palabra más exacta para definir lo que hace) del arte de juntar palabras. Cuando le leemos nos hace sentirnos en casa, aunque el oficio no le salga gratis: “Escribo para inventarme, para mudar de camisa como las serpientes. Y duele, claro que duele”. Muchas gracias por el esfuerzo y por la hospitalidad.

Enrique Martín

Lecturas de fin de semana. El regreso de la magia de Alessandro Baricco

  • Menéame0

El escritor italiano Alessandro Baricco (Turín, 1958) entró en nuestras vidas con una breve novela, Seda, que cautivó a todo tipo de públicos. Una historia de amor imposible que acontecía en el Japón aislado del siglo XIX entre una mujer nipona y un mercader francés que intentaba comprar gusanos de seda para criarlos en la vieja Europa. La sutileza de la escritura y la belleza trágica de la historia nos subyugaron. Después pasó lo que pasó. Se publicaron dos libros anteriores del autor, bastante notables –Tierras de cristal y Océano Mar- y toda su producción posterior que cada vez nos interesó menos. Maquetaci—n 1Y de repente el año pasado apareció Mr Gwyn (Anagrama) y los críticos dijeron que la magia de Baricco había vuelto. Ahora la tenemos aquí en castellano.

Mr Gwyn es una novela que te atrapa desde el primer momento con la historia de un escritor famoso que decide dejar de escribir. No lo hace porque haya perdido la inspiración, lo hace porque quiere dedicarse a otra cosa, porque quiere dejar de estar ante los focos, dejar de ser el centro de atención. Pero hay un problema, solo sabe hacer una cosa, escribir, y tiene que encontrar la manera de utilizar su don sin volver a publicar más libros, para ganarse la vida. Y entonces decide convertirse en “escritor de retratos”. Y se ofrece como si fuera un pintor. La idea es pasar horas y horas encerrado en una habitación con una persona hasta descubrir su esencia y plasmarla en unas cuartillas.

El resultado es subyugante. La novela se centra en la primera parte en las andanzas del escritor y en la segunda en las peripecias de su ayudante, una mujer obesa, que le sirve como conejillo de indias, como primera prueba del experimento. La relación entre Jasper Gwyn y Rebecca es de lo más poético y excitante que el lector ha leído en mucho tiempo. Pero también son sumamente atractivas las relaciones de Jasper con su representante literario y amigo y con la “señora del fular impermeable”, una anciana que se convierte en confidente del escritor.

Búsqueda del propio yo, thriller emocional, reflexión sobre la literatura como profesión, historias de amor y deseo… Una joya.

Enrique Martín