Archivo de la etiqueta: recomendaciones

Los microrrelatos argentinos de Ana María Shua

  • Menéame0

Contra el tiempo es el título de la antología de relatos de Ana María Shua que ha editado recientemente la editorial Páginas de Espuma.  Aunque esta escritora argentina ha publicado novela, poesía y relato, aquí se le conoce, sobre todo, por sus microcuentos. Por eso celebramos la irrupción de esta colección que nos brinda la oportunidad de conocer mejor la obra de quien está considerada maestra del género hiperbreve.LIBRO.Contra el tiempo

En Contra el tiempo, que recopila dieciséis relatos, se advierten algunas constantes que merece la pena destacar. Una de ellas es la habilidad de la autora para manejarse tanto en el realismo como en la fantasía y, lo que es más interesante aún, en un terreno híbrido y fronterizo. En ocasiones, lo más inquietante del relato solo se sugiere, y queda en manos del lector darle forma o no. Buen ejemplo de ello es Como una buena madre, una historia con tintes autobiográficos en la que no sabemos si Shua nos está narrando el mal día de una madre o algo verdaderamente terrible.

La muerte y la enfermedad son otros elementos sobresalientes en estos relatos en los que predomina el conflicto. Días de pesca, donde el eco del fallecimiento del padre de la autora está muy presente, ilustra a la perfección la preocupación de la autora por estas temáticas.  La insistencia en estos elementos se explica con una frase que defiende la autora: donde la felicidad empieza, la narración termina. Sin embargo, a pesar de la dureza de sus temáticas, el humor  y lo absurdo están muy presentes en estas narraciones.

La antología, dirigida por Samanta Schweblin, se cierra con una entrevista inédita a Ana María Shua que junto al prólogo redondea el acercamiento a sus cuentos que propone Contra el tiempo.

Txani Rodríguez

Patricio Pron, exuberante e inteligente talento literario

  • Menéame0

Patricio Pron es un escritor argentino que vive en España. Ha publicado, con éste, cuatro libros de relatos y cinco novelas, la última es la aclamada El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia. Es un escritor de enorme talento. Cuando lees por primera vez uno de sus libros te das cuenta. “Estamos ante un escritor”, te dices. “Un tío con ideas, que tiene claro lo que quiere contar y cómo hacerlo”, sentencias.

La vida interior de las plantas de interior reúne doce relatos, doce historias repletas de personajes solitarios, que saben que son uno con su destino, a pesar de que puedan estar rodeados de miles de individuos con circunstancias que les puedan afectar y amargar la existencia. Hay, por ejemplo, un jurado literario que se topa con un cuento extraordinario y un autor apabullante. Hay un perro, que sabLIBRO.La vida interior de las plantas de interiore que es un ser único, porque es el perro de Picasso. Hay un viajero que va de Amsterdam a Madrid y viceversa en busca de un amor en tránsito. Hay una mujer que deambula por el mundo huyendo de un pasado en el que fue actriz porno. Hay un niño que contempla un terrible accidente de tráfico y que acaba autolesionándose gravemente. Hay una trompetista en busca de un bajista al que encuentra para perderlo de manera cruel. Hay una dependienta de una floristería que se enamora de un cliente que ha perdido su cartera. Y hay incluso un escritor en pleno bloqueo que se va a vivir a un edificio donde también vive un escritor famoso. Además hay dos historias circulares realmente bellas, una que acontece un día cualquiera (el sábado 27 de marzo de 2010) y en el que se encadenan acontecimientos sorprendentes y otra que toma como referencia a una peluca que flota en la Gran Mancha de Basura del océano Atlántico.

En los cuentos de Patricio Pron la sorpresa no está al final, sino en el desarrollo de las historias. El asombro aparece cuando leemos las primeras líneas del relato. Puede haber “golpe de efecto”, pero no es necesario. Es la mirada la que hace que la cotidianidad se vuelva extraña, la que hace brotar coincidencias asombrosas. Una mirada ingeniosa, juguetona, irónica, a veces terrible y a veces dulce. Una mirada que se apoya en un gran dominio de las palabras y en un ritmo natural del fraseo, un ritmo nada impostado. Y con un mensaje final, a pesar del tono de las historias, claramente esperanzador: en la mano de cada uno está virar la trazada de nuestra vida, aunque existan muchos escollos en el camino que nos puedan hacer zozobrar.

Patricio Pron, talento en bruto en fase de refinamiento. Este escritor nos va a dar muchas alegrías.

Enrique Martín

Erri De Luca, el arte de restituir el nombre de las cosas

  • Menéame0

Erri De Luca (Nápoles, 1950) es uno de las grandes escritores italianos de hoy. A pesar de que se le ha traducido con asiduidad, no es muy popular entre nosotros. Y es una lástima porque De Luca además de resultar siempre interesante por los temas que aborda es un autor muy entretenido, un autor que además nos toca la fibra sensible y nos hace reflexionar sobre el mundo que nos rodea. Curiosamente no se dedicó a escribir y publicar hasta pasados los cuarenta, tras haber tenido una agitada vida que le llevó a participar en los movimientos estudiantiles del 68 y a militar en un famoso grupo de izquierda radical, Lotta Continua. Sus postulados progresistas le han llevado a predicar con el ejemplo. Ha sido camionero, camarero, mozo de almacén y albañil, y se construyó junto a varios colegas su propia casa. Su firma es habitual en los medios de comunicación italianos donde ha escrito de política y asuntos sociales y también de alpinismo que es una de sus pasiones. Es conocida su adoración por las lenguas, lo que le llevó a aprender de forma autodidacta el hebreo y el yidish, como homenaje a todos aquellos judíos europeos que perdieron la vida durante el Holocausto nazi, un asunto del que ha escrito mucho. Precisamente El crimen del soldado va de la Segunda Guerra Mundial, de las víctimas, dLIBRO.El crimen del soldadoe los criminales y de la culpa no asumida.

La novela tiene un arranque curioso. Un hombre, que se parece mucho al escritor, descansa en un refugio de montaña, mientras traduce del yidish y repone sus fuerzas. Al entrar ha sonreído a una mujer que le miró con dulzura. Su concentración se rompe cuando la mujer comienza a discutir con un hombre mayor que le ha mirado con sorpresa. Los dos salen y se suben a un coche blanco. Tiempo después, cuando el traductor sale del refugio y conduce montaña arriba se encuentra con una caravana que observa el fondo de un pavoroso desfiladero. Allí yace destrozado un coche blanco. Y es entonces, después de este extraño prólogo, cuando comienza la novela, cuando la mujer que miró al traductor cuenta en primera persona su peculiar historia. Tenía una madre y un abuelo. Desconocía a su padre. Hasta que un día la madre abandonó a hija y abuelo, pero antes de marcharse le contó la verdad de la historia: su abuelo es su padre y su nombre no es su verdadero nombre porque el padre reencontrado es en realidad un nazi que huye de la justicia. Curiosamente su madre sabía la historia y a pesar de todo le amó. Curiosamente la hija, que aborrece a los nazis a su depravada ideología, decide quedarse con el padre y no marcharse con la madre. El padre, antes abuelo, trabaja de cartero y no habla para que sus víctimas no puedan identificarle por la voz. No se considera un criminal, solo un hombre que cumplió con su deber y que es perseguido tan solo porque fue derrotado (de ahí el título, El crimen del soldado: “el crimen del soldado es la derrota”). Pero el criminal está obsesionado con su derrota y la achaca al hecho de que los judíos les ganaron al final, porque no entendieron su auténtica esencia que se encontraba en la cábala. Y el criminal, perseguidor de judíos, se vuelve en su vejez un obseso perseguidor de las fuerzas proféticas de la cábala, de su maravillosa y secreta combinación de números y letras. Y así el extraño comienzo con el traductor que observa a la pareja y traduce del yidish cobra todo su sentido y más cuando la joven cree encontrar en el hombre que tiene a su lado a alguien que iluminó su infancia.

Es asombrosa esta novela que en tan solo 110 páginas recrea un mundo y una catarata de emociones. Una novela donde todos son observadores y donde todos son observados. Donde se reivindica el papel de la escritura, porque como dice De Luca “corresponde a los escritores, restituir el nombre de las cosas” en un tiempo en el que las palabras están manchadas de mentiras. Soberbia.

Enrique Martín

La lucha contra el dolor de Melanie Thernstrom

  • Menéame0

“¿Qué es entonces el dolor? El dolor es una experiencia que cuando se vive, no ofrece ninguna duda. Puedes dudar y preguntarte: ¿Esto que siento es amor?, pero nunca: ¿Esto que siento es dolor? La incertidumbre frente a esta pregunta sólo puede tener respuesta negativa. Como señala Wittgenstein:Si alguien afirma no saber si lo que siente es dolor u otra cosa, uno tiende a pensar que ese alguien no sabe lo que significa la palabra dolor. Entonces, si su significado es tan claro, ¿por qué es tan difícil definir el dolor? ¿El dolor es una sensación, una emoción o una idea? ¿Es un producto de la biología o de la cultura? Si ante todo es un fenómeno biológico, ¿por qué parece variar tanto de persona a persona y de cultura en cultura? Si ante todo es un fenómeno cultural, ¿por qué es tan universal? En todos los idiomas modernos y antiguos, existe una o varias palabras para el dolor de cabeza. Cuando el babilonio antiguo describe el dolor de cabeza que ha tomado su cuerpo por atuendo, sabemos perfectamente a qué se refiere”.

LIBRO.Las crónicas del dolorEste es un fragmento de Las crónicas del dolor de Melanie Thernstrom que ha publicado la editorial Anagrama. Convendrán conmigo en que no es un tema habitual el del dolor.  El dolor físico, no el existencial. Y dentro de este, más especialmente, el dolor crónico. Siendo algo tan antiguo, tan universal, tan extendido, el dolor no ha concitado los acuerdos que se podrían esperar en cuanto a su origen, interpretación y tampoco su tratamiento. La autora, siguiendo el hilo de su propio dolor crónico, nos lleva de la mano para hacernos partícipes de las muchas aproximaciones que podemos hacer hacia el tema del dolor. Fisiología, Psicología, Sociología del dolor. Pero también historia del dolor y su tratamiento.

No olvida, evidentemente, el tratamiento que las diversas religiones han dado al dolor, ni la crueldad que especialmente mujeres y pueblos indígenas han sufrido a través de los tiempos.  La analgesia ocupa parte importante del relato, pero se centra en el dolor crónico y la incluso actual impotencia para hacerle frente. Es verdad que las diferentes aproximaciones psíquicas y farmacológicas ayudan a afrontar mejor los síndromes dolorosos, pero la esperanza se cifra actualmente en los futuros frutos de la monitorización de la actividad cerebral, esperando que su plasticidad pueda ser utilizada en bien del paciente. La autora consigue atraparnos y suscitar un inesperado interés con su historia del dolor y sus  historias  o crónicas del dolor.

Jokin Aldazabal

Garazi Goia, de exilios forzados y exilios forzosos

  • Menéame0

Tras su debut en la editorial Alberdania con Bi hitz, una primera novela que hablaba sobre el desamor y que fue traducida después al castellano bajo el título de Dos palabras, la escritora Garazi Goia presenta Txartel bat (des)herrira, esta vez en la casa Elkar. Esta autora de Segura, licenciada en ingeniería de Telecomunicaciones, reside actualmente en Londres, donde trabaja para la BBC. En Inglaterra pretxartel bat AZALA.inddcisamente recaló uno de los personajes más importantes de esta novela: Peru. Él, como tantos otros niños durante el periodo negro de la guerra civil, se refugió allí y allí permaneció más tiempo del programado en un principio. Por otro lado encontramos a Ibai, un joven de 30 años, que decidió marchar, o escapar, de su pueblo para llevar a cabo una huida imposible: dejar atrás nuestro pasado. No queremos avanzar demasiados detalles del libro pero sí podemos decir que en ese pasado hay tragedia, culpa, dudas y preguntas sin respuesta.

Ambos personajes, a quienes separan la edad y las vivencias, coincidirán en la cafetería donde trabaja Ibai y los unirá el destierro que ambos viven. En el caso de Peru, el destierro no fue su opción; en el de Ibai, la elección fue propia. Sin embargo ambos deben enfrentar el peso del pasado y no pueden dejar de preguntarse cómo habrían sido sus vidas si no se hubieran dado algunas circunstancias concretas.

Aunque la autora no ha querido perfilar una novela histórica y a pesar de que los personajes son ficticios, Garazi Goia sí se ha documentado prolijamente para escribir esta novela que cuenta también con localizaciones reales. Ese esfuerzo otorga fuerza, profundidad y verosimilitud a los protagonistas de esta historia sobre los que la autora pone el foco alternamente en los capítulos que conforman este libro, con un toque lírico , donde resuena fuerte el ruido de la guerra, el del pasado, pero donde también se escucha nítida la melodía del amor.

Txani Rodríguez

Santiago Roncagliolo y el patético y divertido muñidor de telenovelas

  • Menéame0

Es difícil para un autor escribir libros diferentes. Lo más sencillo es dejarse llevar, sabiendo además que el lector medio agradece que le narren siempre el mismo cuento. Pero hay quien se empeña y es capaz de salir con buena nota del esfuerzo. Santiago Roncagliolo es uno de ellos. Ha escrito teatro, novela, cuento, ensayo, reportaje, siempre con solvencia, siempre con altísimo nivel. Títulos como El príncipe de los caimanes, Crecer es un oficio triste, Pudor, Abril rojo, Memorias de una dama ó Tan cerca de la vida, por acercarnos solo a su narrativa, esconden historias muy diferentes. Historias de crecimiento, historias sentimentales, políticas, futuristas, retratos complejos, hilarantes, reales. Roncagliolo es bueno.LIBRO.Oscar y las mujeres

En Óscar y las mujeres (Alfaguara) ha utilizado un recurso algo sobado: los culebrones televisivos y su presumible rico mundo de tópicos y personajes descabellados. Óscar es guionista, un escritor metido en problemas, empezando por el hecho de que es incapaz de plasmar sus tramas románticas con el mínimo acierto si no está enamorado. Y su mujer acaba de abandonarle. Óscar quiere escribir y le sale mal, tiene una vecina que le atormenta con los más variados sistemas, un productor que está en la ruina, una estrella que resulta ser una pésima actriz, otra actriz que resulta ser una envidiosa y manipuladora, un hijo que aparece en determinado momento que va a añadir algunos problemas a la vida de su padre. Y con esos mimbres trenza un capazo que sustenta con soltura todo el entramado de esta novela que divierte mucho y que está tan bien escrita como las anteriores, es decir muy bien.

Tiene sin embargo Óscar y las mujeres dos pequeños problemas. El primero es de credibilidad. Y es que Óscar escribe los guiones como si fuera una novela. Y son medios que no tienen nada que ver. Entiendo que es más agradecido, desde el punto de vista literario, manejar las ridiculeces en una narración y no tener que forzar el humor en el dialogo, pero eso le resta credibilidad a la novela, aunque estamos hablando de culebrones, no nos pongamos exquisitos. El segundo problema es que no aprovecha la característica más destacada de la narración por episodios: la obligación de colocar un “cliffhanger” al final de cada capítulo, uno de esos momentos de tensión que obligan al lector, y al telespectador, a seguir la siguiente sección con gran interés. Y más teniendo en cuenta que esta novela fue publicada por entregas en Internet antes de presentar la edición en papel. Pero, como si el mismo autor se hubiera dado cuenta de estos fallos, con el avance de la novela, va subsanando estos detalles: aumentan los diálogos en los guiones y los momentos en que el protagonista se queda colgado al final de cada episodio. Es decir la novela, que comienza de manera algo desmañada, va creciendo conforme se suceden las páginas e, incluso, parece que el escritor le va tomando la gracia al asunto y las andanzas de Óscar se vuelven más ocurrentes.

Quizá tengamos la tentación de considerar Óscar y las mujeres una obra menor, algo ligero, en la obra de Roncagliolo, pero escribir bien una novela, cualquier novela, siempre es una tarea difícil de llevar a buen puerto. Y porque nos riamos mucho en esta no debemos considerar que estamos ante un momento bajo en la obra del peruano. Se la ha trabajado. Y mucho. Y eso es algo que deberíamos agradecerle leyéndole. Si quieren empezar por cualquiera de las otras mencionadas, estupendo, estamos seguros de que acabarán llegando a Óscar y las mujeres.

Félix Linares

Lecturas de fin de semana. Dolores Redondo, suspense en el Baztan

  • Menéame0

Dolores Redondo sorprendió a propios y extraños hace unas semanas por la espectacular campaña de marketing en la que se vio implicada la publicación de su segunda novela El guardián invisible. La donostiarra afincada en la ribera navarra saltó a las primeras páginas de los diarios como el nuevo fenómeno literario de la novela negra en Europa. Los derechos de su libro, sin siquiera haber salido al mercado, se nos decía, habían sido comprados para su traducción a diez lenguas e incluso los derechos cinematográficos habían sido adquiLIBRO.El guardián invisibleridos por el productor de las películas de la trilogía Milennium de Stieg Larsson. El libro se ha convertido ya en un best-seller.

¿Qué es El guardián invisible? Pues de entrada, un buen producto de entretenimiento. Estamos ante una novela negra en la que una esforzada y atribulada inspectora de policía se enfrenta a un asesino en serie que aterroriza una comarca rural, utilizando algunos elementos que le relacionan con las leyendas y la mitología de la zona. Dicho así, una historia más, que sin embargo para nosotros tiene el atractivo de que todo sucede en casa. La inspectora, Amaia Salazar, es miembro de la policía foral navarra, la acción se concentra en el valle del Baztán y más concretamente en Elizondo y su entorno, y el asesino, que mata adolescentes casi niñas, parece un renacido basajaun, curiosamente en la mitología vasca el duende bueno del bosque, el que cuida de la naturaleza. La inspectora, que vive en Pamplona, es sin embargo natural del Baztán y arrastra una terrible historia de la infancia que, cómo no, tendrá mucho que ver finalmente con el desenlace del caso.

Dolores Redondo sabe combinar bien todos los elementos de la historia -lo criminal, lo costumbrista, los infiernos personales, la investigación policial, lo fabuloso- y rodear a la protagonista, dueña y señora de la historia, de interesantes secundarios. Si la novela se hubiera aligerado unas cien páginas, hay algunas secuencias repetitivas, estaríamos ante una gran novela de género. Aún así el resultado es atractivo y por momentos adictivo. Veremos que da de sí la trilogía de Amaia Salazar.

Enrique Martín

Juan Pedro Aparicio, niños siniestros, amores tórridos y otros misterios

  • Menéame0

El viajero de Leicester (Salto de Página) es el título de la inquietante nueva novela del escritor castellano Juan Pedro Aparicio. Estamos ante una historia angustiosa, pegajosa, compacta, alucinada y adictiva donde el género fantástico, la literatura de fantasmas y la filosofía convergen. El planteamiento es el siguiente: un ciudadano español coincide casualmente con un compatriota en el tren de Londres a Leicester. Este le relata una historia que no podrá olvidar. En Lot, un trasunto de León, conoció a Cristina, el amor de su vida. LIBRO.El viajero de LeicesterTras pasar una tórrida noche de San Juan con ella, desaparece. Durante las horas que han pasado juntos, han tenido que huir de un tenebroso grupo de niños, asesinos y siniestros, que aseguran que el territorio de la noche les pertenece. Uno de los personajes de esta claustrofóbica trama asegura que esos niños odian a los adultos porque ellos jamás llegarán a serlo. Por todo ello, cuando al día siguiente su amada no está y su lugar en la cama lo ocupa una niña ensangrentada, el protagonista de la historia, Vidal Ocampo, teme que los niños la hayan secuestrado o asesinado. Por la ciudad, donde pasado, presente y futuro parecen mezclarse caóticamente, se pasean además los antiguos Reyes de Castilla, tartanas y conocidos de la infancia. En su relato se cruzarán el enigmático Viranda, el niño Dani, Don Millán… personajes todos bien definidos. Y como si de un personaje más se tratara, la luz. El maestro del cuento José María Merino se refiere a ella en el prólogo a este libro como “una iluminación cárdena, inclemente, que da a los lugares y a los sucesos aire de permanente alucinación”.

Hay que destacar que Aparicio rinde homenaje al nórdico Emanuel Swedenborg. De hecho, El viajero de Leicester se abre con la siguiente cita de este autor: “Sin dos soles, el uno vivo y el otro muerto, no habría creación”. Como no queremos destripar la novela, que también conlleva una buena dosis de intriga, solo diremos que la referencia es importante. Swedenborg, de hecho, reaparece al final del libro, cuando los viajeros ya se han separado, en un capítulo final que ilumina hacia atrás y que, en cierto modo, redondea, explica y, a mi entender, sobreexplica, esta trama, por lo demás, subyugante.

Txani Rodríguez

Alan Benett, inglés irreverente y desternillante

  • Menéame0

El británico Alan Bennett es un escritor muy especial. Curtido en el mundo del teatro, como dramaturgo y como actor, le conocimos por estos lares cuando se publicó en castellano la novela breve Una lectora nada común. En ella se jugaba, con mucha gracia y mala uva, con la figura de la Reina Isabel de Inglaterra que cambiaba radicalmente de vida tras aficionarse a la lectura y comprobar que “ahí afuera” había un mundo que iba más allá del de los apretones de manos y las inauguraciones de ferias rurales y periodos legislativos. Posteriormente llegaron Con lo puesto, La ceremonia del masaje y La dama de la furgoneta. Y ahora Anagrama publica Dos historias nada decentes, un libro en el que se reúnen una novela breve y un relato largo publicados originalmente en los años 2010 y 2011. Son dos historias tienen un sustrato común. Las dos ofrecen una reflexión divertida y poco convencional sobre las relaciones sexuales y el amor. LIBRO.Dos historias nada decentes

En la novela breve titulada La señora Donaldson rejuvenece nos encontramos con una viuda cincuentona, la señora Donaldson del título que, obligada por la exigua pensión que le dejó su marido al morir, trabaja en un hospital representado ante los estudiantes de medicina el papel de enfermos de todo tipo, para que ellos sepan cómo afrontar los problemas. Como el dinero sigue siendo escaso, se ve en la necesidad de alquiler habitaciones de su casa. Su vida anodina cambia radicalmente cuando la enamorada pareja de inquilinos que viven con ella le confiesan que no pueden pagar la renta y le ofrecen a cambio un espectáculo: contemplar cómo hacen el amor, a la manera de una obra de teatro. A la apocada señora se le abrirá un mundo inesperado. Al final resulta que los normales no lo son tanto y los que parecen muy lanzados son tipos bastante acomplejados.

En el relato largo titulado La ignorancia de la señora Forbes se nos cuenta como Betty, feucha y rica, se casa con el guapo Graham, gay secreto, para escándalo de su madre la señora Forbes que siempre esperó para su hijo una mujer más bella, acorde a la hermosura de su vástago. Sorprendentemente la relación entre Betty y Graham se consolida, así como la de la propia Betty con su suegro, el señor Forbes. Estos dos últimos tendrán que hacer frente al chantaje que sufre el guapo Graham de uno de sus amantes, un policía líder de la comunidad gay. Al final resulta que los feos son los listos y los listos los tontos a los que los feos acabarán salvando.

Alan Bennett vuelve a demostrar que es uno de los grandes escritores humorísticos del continente y que su humor, como debe ser, se atreve con todo, hasta con aquello que parece más sagrado. Lo más curioso es que su mirada, aún siendo inmisericorde sobre las lacras de nuestra sociedad, es bastante amable y tolerante con los comportamientos humanos. En sus libros hasta los más tontos y engreídos pueden tener su oportunidad para la felicidad. Las dos historias tienen momentos antológicos como las representaciones de las enfermedades ante los estudiantes de medicina ó la descripción de la primera noche de amor entre la feucha e inteligente Betty y el guapo y corto Graham. Por cierto a Bennett se le nota que es dramaturgo porque sus diálogos suelen ser chispeantes, diabólicamente veloces y muy vitalistas. Si quieren pasar un buen rato y después quedarse pensando un momentito sobre la estupidez de nuestros comportamientos e hipocresías no dejen de leer a Alan Bennett.

Enrique Martín

La extraordinaria mirada de Miren Agur Meabe

  • Menéame0

Les confesaré que me ha gustado tanto Kristalezko begi bat que me resulta complicado reseñarlo, parece raro pero así es. Las lecturas extraordinarias suelen enmudecernos temporalmente. Pero me repondré a este proceso para explicarles que estamos ante un libro que tiene algo de dietario nutrido por el reflejo de la propia autora. Por el reflejo, insisto. No podemos adscribirlo al género autobiográfico porque, como la propia Meabe advierte, aunque el personaje es ella misma no lo es del todo. Estaríamos, más bien, ante una autoimitación. Estos ejercicios literarios entroncan con una manera de contar muy actual en la que se da relevancia a las obsesiones o neurosis propias: piensen en Roth, en Irving, en AusterLIBRO.Kristalezko begi bat

Kristalezko begi bat transcurre prácticamente en su totalidad durante los meses de septiembre a noviembre de 2011. Se trata de una temporada que la autora-personaje pasó en Las Landas, en una casa prestada a la que acudió para tratar de restañar la herida profunda que le provocó una ruptura amorosa. Hasta allí llegó también con un propósito literario: escribir al menos una página diaria de este texto que ahora nos ocupa. La narración es poco autocompasiva y traslada dolor pero anuncia un nuevo orden vital, vinculado al deseo de ser la única dueña de su presente y de su futuro.

El ojo de cristal que da título al libro  tiene, como señala Meabe, una dimensión real, autobiográfica, y otra metafórica. De hecho, podríamos interpretar este libro como la extirpación de algo dañino y la posterior generación de una prótesis con la que seguir adelante. Quiero resaltar que la autora vuelve una y otra vez sobre el tema del ojo de cristal y que todas esas aproximaciones, médicas, históricas, literarias, íntimas resultan interesantes. Aparecen también otros temas explorados con anterioridad por Miren Agur Meabe como la memoria, la temprana pérdida de su madre, o la sexualidad. Y no ya por lo que cuenta, sino por cómo lo cuenta, es innegable la perspectiva de género. Está claro que es una mujer quien desnuda su alma en este relato.

Como hemos dicho, la escritura de este texto está influida por motivaciones personales, íntimas, terapéuticas, como prefieran. Pero no crean por ello que el libro no tiene interés formal o estilístico. Es justo lo contrario: Kristalezko begi bat tiene un ritmo magnífico, un lenguaje extraordinario, muy cuidado, y una belleza conceptual, un juego de ideas y elementos, que lo sitúan a veces muy cerca de la prosa poética y lo emparentan con el potente universo propio que la lekeitiarra ya nos había mostrado en sus poemas.

Txani Rodríguez