Archivo de la etiqueta: recomendaciones

Juan Gabriel Vásquez, las malas reputaciones

Un tipo reflexiona mientras le limpian los zapatos. Va camino a un acto donde le convertirán, más si cabe, en una gloria nacional. Tiene poder, tiene prestigio, tiene dinero y todo gracias a sus caricaturas políticas que encumbran o destrozan a sus conciudadanos. Juan Gabriel Vásquez es muy bueno trazando retratos de gente compleja, gente con poder, gente con problemas, gente con conciencia, gente sin escrúpulos. Hay de todo en la obra de Vásquez que ya nos deslumbró con Los informantes (sus primeras novelas Persona y Alina, suplicante nunca vieron la luz entre nosotros) que era una disección de su país, Colombia, de su presente y su pasado o “de aquellos polvos estos lodos”, para pasar después a publicar una novela conradiana (antes había dedicado un estudio a Joseph Conrad) en homenaje a uno de sus escritores favoritos, Historia secreta de Costaguana,LIBRO.Las reputaciones que es bastante más que una novela de aventuras que recrea una historia, y muchísimo más que la imitación de un novelista. El ruido de las cosas al caer, además de proporcionarle algunos premios y reconocimiento en Estados Unidos, por ejemplo, evidenció que era posible hacer literatura de altura con cuestiones casi periodísticas.

Y en esas estábamos cuando nos deja esta novela breve sobre un tipo que se interroga sobre la fama y lo que conlleva, trata de saber si se ha merecido lo que le ha tocado vivir y si, después de todo, lo que él recuerda es verdaderamente lo que pasó. Cuando el hombre tiene limpios sus zapatos le pregunta al limpiabotas por un caricaturista histórico al que cree que se parece en proyección social y en valía profesional. El buen lustrador, que ha hecho muy bien su trabajo, dice no conocerle. Y así, con ese baño de realidad, nuestro protagonista se dirige a la fiesta donde será entronizado como titán de lo político y figura insustituible en el entramado social. Juan Gabriel Vásquez es un escritor, no solo novelista, preciso. Raramente adorna en exceso sus relatos. No lo necesita porque estos suelen tener la fuerza suficiente para mantener al lector en tensión. Pero es que, además, parece elegir las palabras adecuadas en cada momento para describir y reflexionar y dialogar y fascinar. No hace falta más.

La primera parte de Las reputaciones es una obra maestra de concisión y eficacia y profundidad y colorido y de todo lo que hace grande a la literatura. Después el protagonista se encuentra con una sombra de su pasado y tiene que recordar lo que pasó una noche en que se presentó en su casa uno de los humillados y ofendidos por su trabajo. Y se lo cuenta a sí mismo. Y está bien. Pero, quizá porque al autor le parece que la narración se le está quedando corta o porque no encuentra el tono adecuado para contar esta sórdida historia o porque quiere profundizar mucho y no tiene la broca adecuada, se estanca, trastabilla, aunque para el final consigue recuperar el equilibrio y redondea la faena. El protagonista de Las reputaciones que ya venía algo dañado a la novela descubrirá que, después de todo, la vida siempre puede ser peor y que somos nosotros mismos quienes la hacemos así. No esperen salir contentos de esta lectura, pero a través de ella habrán recibido una lección de humanidad y además habrán podido disfrutar de una escritura exquisita, la de Juan Gabriel Vásquez a quien ya deberían ustedes conocer. ¿A qué están esperando?

Félix Linares

Juan Carlos Márquez: viaje inquietante, fotos deslumbrantes

Lobos que reclaman la noche es el nuevo trabajo de Juan Carlos Márquez, publicado en una colección muy cuidada que lanzaron hace poco los de Tropo Editores. Se trata de una serie de libros en los que la fotografía tiene tanto protagonismo al menos como la narrativa. La combinación de los dos elementos ofrece, sin duda, un resultado muy atractivo.  Por lo tanto, diremos que se trata de un libro que nos gusta desde el punto de vista estético y, una vez leído, podemos afirmar que también nos gusta su contenido.LIBRO.Lobos que reclaman la noche

Antes de entrar al detalle, tenemos que decir que las fotografías son de Agurtxane Concellón que en 2013 fue finalista de los Premios Sony World Photography Awards. La serie de imágenes que ilustran Lobos que reclaman la noche está realizada en Noruega, el país donde actualmente reside Agurtxane. Se trata de fotografías hechas en lugares nevados, un tanto inhóspitos. Son instantáneas luminosas, casi cegadoras de tanta nieve, a perros, trineos, a personas y encierran algo amenazante. Así mismo, la historia que ha escrito Juan Carlos Márquez también está atravesada por una rara inquietud. El lector empezará a temer pronto que pase algo y será ese miedo, precisamente, lo que mantenga la tensión en esta novela breve.

La historia se articula en torno a un viaje al antiguo pueblo minero de Roros, un lugar que según dice uno de los personajes todo el mundo debería visitar al menos una vez en la vida. Los participantes deben hacer ese viaje como se hacía antiguamente: vestidos con pieles, a bordo de trineos tirados por perros… Los personajes de Lobos que reclaman la noche participan en esa carrera. Por un lado tenemos a una pareja que espera a su primer hijo, a un viudo que extraña mucho a su mujer, y a un hombre enfermo que viaja con su nieto. Será el personaje del nieto, que emprende ese viaje a regañadientes, quien nos recuerde, a través de detalles como el uso del teléfono móvil  que la historia transcurre en el siglo XXI. El vínculo entre todos ellos, será un perro. El viudo cree que uno de los husky que tira del trineo de la pareja es su perro Odd, que le fue robado hace tiempo.

Los acontecimientos se precipitan hasta un final que no podemos adelantar pero que sí advertimos que nos dejará fríos como la nieve. Para resumir queremos destacar que la historia de Márquez se resuelve muy bien por si misma pero se ve muy realzada por las fotografías de Concellón, que nos sitúan perfectamente en los parajes nórdicos, en la dureza del camino; unas fotografías que nos transmiten frío y nos deslumbran con la luz dolorosa del invierno.

Txani Rodríguez

Sara Herrera Peralta, poesía de la rutina parisina

Saber

Que en cada trayecto

Las madres,

Las viudas,

Las hermanas,

Las hijas,

Tuvieron la obligación

De demostrar.

Suplicar

Más azúcar, más pan, más agua,

Para las madres,

Las viudas,

Las hermanas,

Las hijas

Y el futuro.

LIBRO.Quien mire hacia abajo, pierdeSara Herrera Peralta es una andaluza nacida en 1980 en Jerez de la Frontera. Este es su octavo poemario. Lleva más de cinco años viviendo en París, y se podría decir que en este poemario, línea a línea, es París quien aparece. En sus esquinas, en sus paradas de autobús ó en sus viajes en metro.

Todo es tan real como la vida misma… -dice la autora- y el fin va llegando/ sin llegar nunca a su fin”. Y es que a veces los trayectos en metro pueden ser infinitos, y no llevarnos a ninguna parte.

Hay algo de cansancio, de desesperanza, de tristeza en estos poemas, que a veces intentan levantar la cabeza, y mostrar algo de felicidad que pronto descarta. “Querer llegar a la meta llenos de horror y alguna esperanza”.

¿Cuántos mundos existen dentro de este mundo? ¿Cuántos universos conserva bajo tierra el metro? Y Sara Herrera Peralta, se va encontrando con niños que lloran… mujeres asustadas… enfermos de cáncer… con locos que saben abrazar de verdad. Ó simplemente, son seres humanos que a veces no saben cómo sobrevivir.

Decir velocidad

Es decir nada.

Tenemos el aspecto

De mujeres y hombres fracturados

Buscando lejos

Otros cielos

Otros techos.

Quien mire hacia abajo,

Pierde,

Dijo el revisor.

Y nadie se atrevió

A mover el cuello.

Cada vez que el vigilante llega,

Los malos se esconden

Y los buenos son aún más buenos.

La multitud es el preludio

De lo manso,

El festín de cualquier hombre

Con poder y acomplejado.

Son los poemas que nacen de la rutina, de una rutina que ahoga y que a veces saca la cabeza para respirar.

Goizalde Landabaso

Maribel Medina y la lacra del dóping

Maribel Medina es una recién llegada al mundo literario. Nació en Pamplona en 1969. Iba para astrofísica, pero las circunstancias de la vida la llevaron a cursar la carrera de geografía e historia. Después trabajó como lectora para una editorial y ejerció como profesora de matemáticas e historia. Actualmente vive en la capital navarra, aunque ha viajado mucho, y ha residido, junto a su familia, en la India y Nepal. Desde 2011 preside la ONG Internacional Women’s Time cuyo lema es «Mujer + Educación = Desarrollo».

Maribel empezó escribiendo cuentos infantiles, pero debuta ahora en la novela con Sangre de barro, que está inspirada en el conocimiento del mundo del deporte profesional que ha adquirido a través de su marido, un ex deportista de élite llamado Andrés MartLIBRO.Sangre de barroínez Modrego. La novela es un thriller que tiene como protagonistas a un agente de la Interpol y a una médico forense que, con el paisaje de los Alpes de fondo, investigan una serie de muertes de jóvenes atletas de élite en un centro de alto rendimiento deportivo en Suiza. Unas muertes que apuntan a la lacra del doping.

La narración se fija ante todo en la adulteración que se ha hecho del deporte en los últimos tiempos. Como dice la escritora “el mercado se ha tragado el deporte, y vemos cada vez menos talento y menos esfuerzo. Esta es la era de la tecnología y el espectáculo. Los mercenarios tienen copado el Olimpo desde donde nos miran mientras el público aplaude”. Y es que “el tráfico de sustancias dopantes mueve más dinero que la cocaína”. Y el problema es que en el fondo nadie quiere acabar con ello. Ni los atletas que así consiguen resultados rápidamente, y algunos salir de la miseria; ni las federaciones y las organizaciones de eventos deportivos que ven como el dinero entra a espuertas; ni los aficionados que solo quieren que ganen los suyos; ni los gobiernos, porque cada vez que un atleta gana una medalla el orgullo nacional y la autoestima colectiva se incrementan y eso acaba dando votos. A pocos les importa que los limpios no ganen y que algunos deportistas queden en el camino.

Denuncia aparte, el libro funciona como un perfecto ejemplo de novela negra de hoy. Dos investigadores atractivos con sus propios problemas personales (él dando tumbos en el amor y ella desesperada por ser madre), una trama enrevesada repleta de falsos inocentes y malvados de manual, un ligero toque fantástico con locura al fondo, una acción que se mueve entre varios países y un ritmo narrativo que va enloqueciendo según nos aproximamos al final. Un final que deja cerrada la historia principal, pero en la que quedan abiertos tantos flecos que no sería de extrañar que viéramos en un plazo de tiempo no muy lejano en nuestras librerías una nueva novela protagonizado por nuestros dos héroes. Seguiremos de cerca a Maribel Medina, nos ha entretenido mucho con su primera entrega literaria para adultos.

Enrique Martín

Garbiñe Ubeda, a la búsqueda de un pasado y su verdad

Hobe isilik es la ópera prima de la escritora Garbiñe Úbeda. Pero si bien es cierto que esta es su primera incursión en la narrativa de ficción, también lo es que la tolosarra ya había trabajado y publicado la crónica y el ensayo.

La protagonista de esta novela es Bakartxo, una joven en busca de su abuelo, anarquista, que huyó a Francia en el periodo en el que terminaba la Guerra Civil española y comenzaba la Segunda Guerra Mundial. hobe isilik AZALA.inddHobe isilik comienza con la explicación de cómo o por qué Bakartxo necesita un buen día empezar a investigar la historia de su familiar, del que apenas sabe nada.  Y la verdad es que las razones  de esa búsqueda son originales y válidas. Las pesquisas que hace Bakartxo sobre la vida de su abuelo empiezan a arrojar cierta luz cuando una de sus tías le deja, una vez superadas las reticencias iniciales, unas cartas que escribió su abuelo. Pero  profundizar en esa investigación, como suele suceder con cualquier investigación, conllevará misterios y secretos, en lo de los secretos tenéis que permitirme que no abunde para no estropearos la lectura. Pero recordad el título Hobe isilik.

Esta novela, escrita de manera efectiva y sin filigranas, mereció  la beca Agustín Zubikarai, que conceden de manera conjunta  el ayuntamiento de Ondarroa y la editorial Elkar. Hobe isilik es, en todo caso, merecedora de esa distinción porque la historia además de la trama principal, muy cinematográfica, guarda pasajes muy literarios y emotivos. Uno de ellos es el momento en el que al cumplir 75 años regalan al padre de Bakartxo un tren de juguete. Yo creo que en ese momento, en esa escena, se cuenta sin contar todo aquello de lo que nos despoja una guerra. La autora lanza una mirada comprensiva e inteligente sobre las personas que padecieron la dureza de aquellos días, como Aurora, la abuela de Bakartxo. Por otro lado, Garbiñe también se detiene en lo que la procedencia,  los apellidos vascos (o la ausencia de los mismos)  significaba  en la época en la que Bakartxo iba a la ikastola.

Por todo lo dicho, podemos concluir que Hobe isilik es una novela bien escrita, entretenida y dueña de esa rareza dorada que transmite aquello que está escrito desde una veta de verdad.

Txani Rodríguez

Lecturas de fin de semana. De matar a Rajoy y otras ficciones

Ver este libro en la librería y sentir el deseo irresistible de comprarlo fue todo uno. De entrada hay que aclarar dos cosas. La primera, que se trata de una novela de ficción incluída dentro de una colección dedicada al género negro. Y la segunda que el Juan Carlos Pérez de la foto no es el ex cantante de Itoiz, sino un escritor canario nacido en La Graciosa en 1962. Solo sabemos de él que ha pasado por un sinfín de oficios y, como dice la reseña que aparece en una de las solapillas del libro, no ha publicado –aunque suponemos que los ha escrito- los libros LIBRO. Yo maté a RajoyViaje alrededor de un ombligo, Entre tú yo solo hay tres puntos suspensivos y Crónica de un sueño en su mortaja. Muchos sentido del humor.

Dicho esto hay que decir que Yo maté a Rajoy tiene más de retrato social de nuestros tiempos que de relato criminal ó de género negro. Y es que la historia gira en torno a Juan Carlos Pérez –sí, el protagonista se llama como el autor-, un cincuentón divorciado y con dos hijos al que al volver de un viaje le comunican que va a ser despedido. Juan Carlos trabaja como empleado laboral, no funcionario, en el ayto de su pueblo. Sus compañeros del sindicato le dicen que han hecho todo lo que han podido, pero que ante el recorte propuesto por el responsable político de turno le ha tocado la china. Nuestro hombre se va poco a poco encolerizando con aquellos que son los responsables de todo lo que ha sucedido (la crisis, la corrupción, los recortes sociales…) y pone en el punto de mira al presidente del gobierno, el señor Rajoy. Y entonces toma la decisión: matará al máximo culpable de todo esto, como escarmiento y como aviso a todos los demás. Juan Carlos es un consumado tirador, al que enseñó a disparar su padre, aunque es incapaz de matar a una mosca. La oportunidad le llegará al saber por su ex mujer (importante militante del partido en el poder) que Rajoy visitará el pueblo en breve. Y todo se desencadena.

Una novela que se lee de un tirón, porque el lector está ansioso por saber si el autor se atreverá a hacer lo que quizás más de uno ha pensado miles de veces en realizar: cargarse a los responsables de todo este desatino. Un descenso a los infiernos con la redención en una acción desesperada.

Enrique Martín

Carlos Zanón, novela negra pura

Se publica este título en una colección de novelas negras, así que debe pertenecer al género. Desde luego policiaco no es, porque policías no aparecen por aquí, criminal sí de alguna manera algo difusa y no diré más, y negro, sí creo que negro este relato lo es bastante. Su título lo dice casi todo, el protagonista fue importante, o él así lo cree, mucho tiempo atrás, pero ahora, al borde los cincuenta, está obligado a volver a casa, a la de su padre, y enfrentarse a todos los conflictos que dejó atrás y creía superados. Pero aquel que creyó ser Johnny Thunders carga con demasiados engaños: no te preocupes, yo controlo; voy a recuperar a mis hijos; con un poco de dinero arreglo esto; necesito una ayuda, una pequeña ayuda; me voy a ir lejos y voy a dejar a esta pandilla de desgraciados atrás. LIBRO.Yo fui Johnny ThundersLas cosas, claro, rara vez ocurren como se espera y las dificultades que hay que vencer son cada vez más grandes.

No entraré en los diferentes episodios que protagoniza nuestro hombre porque hay que mantener también aquí la ficción del suspense, pero si comentaré la sabiduría del autor al saber orquestar estos materiales y colocarlos en su orden y tiempo adecuados; al dotar a la novela de unos personajes secundarios tan potentes que, en ocasiones, eclipsan al protagonista; al conseguir que el lector se olvide de que está ante una novela negra y simplemente disfrute con la lectura. También es cierto que, a veces, Zanón pierde la medida en los capítulos introspectivos, quizá en su afán de aclarar las motivaciones de sus creaciones, y que, quizá llevado por el entusiasmo y la visceralidad, se olvida de la gramática y comete pequeños errores. Pero el lector, al menos yo, está tan atrapado por las andanzas de estos personajes que le perdona todo y, además, acaba pensando en cómo pueden ser sus próximos trabajos, que es lo que puede escribir Zanón de aquí a unos años.

Tengan en cuenta que esta es solo su tercera novela, aunque ya ha demostrado su valía y las características de su ficción, que cada vez parece que lo es menos, y que resulta ser un autor crítico, incluso  enfadado, con la sociedad actual, que sabe que apenas hay posibilidades de redención y que, a pesar de todo, algo tendremos que hacer. Si todavía no conocen a Carlos Zanón pueden empezar por Yo fui Johnny Thunders y recuperar después sus dos títulos anteriores. Están en la misma colección.

Félix Linares

Penelope Fitzgerald novela al poeta Novalis

La flor azul, publicada en 1995, está considerada la más perfecta obra de Penelope Fitzgerald. Lo cierto es que los más prestigiosos escritores británicos sienten devoción por ella.  El Reino Unido está viviendo un auténtico revival gracias a la reedición de toda su obra. Por estos lares, somos muchos los que empezamos a descubrirla gracias a Impedimenta  que ya ha publicado con anterioridad otros títulos de Fitzgerald como El inicio de la primavera o La Librería.

La flor azul se alzó con el National Book Circle Critics Award (una liza en la que se impuso a Philip Roth y Don Delillo). Sin duda, aunque esta autora no publicó nada hasta los 58 años podemos afirmar que la suya es una de las propuestas literarias más interesantes del pasado siglo XX. LIBRO.La flor azulPero centrémonos ya en la novela que os queremos recomendar esta semana. La flor azul está protagonizada por Friedrich von Handerberg. El es un joven sajón, muy brillante que, en contra de la voluntad de su severo padre, ha estudiado dialéctica y matemáticas. Fritz, que así lo llama su círculo más cercano, adora además la poesía y vive de una forma apasionada, propia del romanticismo. Pero pronto se verá obligado a aceptar un trabajo que no desea como inspector de minas de sal. Esa desabrida tarea le conducirá, sin embargo, al amor. En un viaje de trabajo, se detendrá -acompañado del recaudador de impuestos que lo tutela en los negocios- en la casa solariega de un risueño militar. Allí, de manera instantánea se enamorara perdidamente de Sophie, una niña de doce años. Este acontecimiento crucial sucede bien avanzada la lectura, cerca ya de la página cien. Pero no pasa nada porque hasta ese momento, Fitzgerald mantiene absorto con la descripción de numerosos personajes, con sus observaciones, con la fuerza de los diálogos y con el retrato de la sociedad  de Sajonia (actualmente Alemania) en el siglo XVIII.

Si digo que Fritz se convertirá en un poeta romántico que será conocido como Novalis no adelanto nada que no se diga en la contraportada. Tampoco que el joven se obsesionará y verá en sueño la flor azul que luego se convertirá en símbolo del romanticismo. Sobre la historia de amor no puedo adelantar gran cosa aunque ya os imaginareis que no estará libre de dificultades. Un crítico del The Independent dijo que La flor azul es “una novela sobre la juventud, la esperanza, el idealismo, la imaginación (…). Fitzgerald –añade acertadamente- fue una gran novelista cómica con una visión trágica de la vida”. La flor azul, la que sería la última novela de esta soberbia autora inglesa, es un libro hermoso, lúcido y ambicioso. Algo fuera de lo común.

Txani Rodríguez

Lecturas de fin de semana. Graeme Simsion busca esposa

Una novela muy curiosa y que ha tenido un gran éxito en los países anglosajones. Esta escrita por Graeme Simsion, un neozelandés que reside en Australia y que tras hacerse millonario en negocios de Internet se dedica ahora a la literatura. El proyecto esposa fue primero un guión que después se convirtió en novela, novela que se está traduciendo a más de treinta lenguas y que finalmente será llevada al cine.

Cuenta la historia de un tipo, Don Tillman, que está empeñado en encontrar a la esposa perfecta. LIBRO.El proyecto esposaPero tiene un problema, sus relaciones no pasan de la primera cita. Tillman, que es profesor de Genética en una universidad, es un tipo muy inteligentes, pero obsesivo con sus rutinas y que es incapaz de entablar una relación amistosa con nadie. Además para él no existe la palabra ironía, porque todo lo que se dice solo puede tener un sentido, lo que le incapacita también para la mayoría de las bromas. Harto del rechazo de las féminas decide pasará a la acción elaborando un prolijo y profundo cuestionario con el que pretende encontrar a la mujer que puede adaptarse perfectamente a su vida. En el experimento le ayudarán los dos únicos amigos que tiene, Gene Barrow, jefe del departamento de psicología de la universidad en la que trabaja, un auténtico calavera, un viejo verde, y su mujer abnegada la psicóloga clínica Claudia Barrow.  Desde el primer momento se verá que el Proyecto Esposa será más complicado de lo que Don cree y más cuando se cruce en su vida Rosie Jarman, una camarera divertida, atrevida y desprejuiciada, a la que Don ayudará a encontrar a su padre biológico.

Una novela tremendamente divertida que, a la manera de La fiera de mi niña, la maravillosa película de Howard Hawks interpretada por Cary Grant y Katherine Herpburn, juega con la atracción entre los extremos y las calamidades que se producen hasta que esa relación aparentemente imposible llega a buen puerto ó no. Por el medio todo tipo de catástrofes, dislates, malentendidos y sucesos con mayúsculas: el Incidente Chaqueta, la Cena del Balcón, el Proyecto Padre ó la Situación Rosie. Entrañable y con dos protagonistas, sobre todo él, que quedarán en el recuerdo.

Enrique Martín

Gracias a Dios, de nuevo la chifladura de James Thurber

James Thurber (1894-1961) es un escritor gracioso. No en el sentido de graciosete, de chiste fácil e imagen contundente, sino en el de “gracioso de humor inteligente, fino y tierno, no exento de una cierta sorna, crueldad y mala leche”. Fue un escritor que se curtió en el cuento, en el mundo de la mítica revista The New Yorker de los años cincuenta. Allí publicó casi toda su obra, que luego fue recogida en antologías que adquirieron justa fama y popularidad. Algunas de esos libros se han traducido al castellano y publicado recientemente como ¿Es necesario el sexo? , Carnaval, Los 13 relojes  y, seguramente el más famoso, La vida secreta de Walter Mitty y otras historias. LIBRO.La Maravillosa OLa historia de Walter Mitty ha sido llevada al cine dos veces, una en 1947 protagonizada Danny Kaye y la última hace tan solo unos meses con Ben Stiller en el papel principal.

La Maravillosa O narra la historia de un grupo de piratas comandados por Littlejack, que tiene un mapa del tesoro y un loro, y el siniestro señor Black, el capitán del barco y de su malencarada tripulación. Al llegar a la isla donde teóricamente se encuentra el tesoro, la encuentran habitada por gente encantadora, entre ellos el señor Andrews, el poeta y la señorita Andrea, la que encuentra un libro de magia. Los piratas se sienten engañados cuando los habitantes de la isla les aseguran que en su país no existe ningún tesoro. Enrabietados y enfadados deciden ponerlo todo patas arriba: registran casas y campos, cavan en bosques y prados, secan torrentes y pozos, levantan suelos y tejados… y deciden destruir, como venganza, la letra O. Como lo oyen, la letra O. Y emiten una ley, tras hacerse con el poder y ayudados por el inefable Hyde, un jurista del lugar que odia a sus convecinos, que obliga “a tachar ó borrar la O de todas las palabras que la lleven en libros, signos ó carteles”. De tal manera que deben imprimirse nuevos libros y pintar nuevos carteles sin la letra O. Y cuando el tesoro sigue sin aparecer, la ley se cambiará para eliminar todo lo que suene ó tenga una O. Hasta que la gente se harta y entra en escena un castillo mágico que aparece unos días cada cien años.

La historia, que llega escasamente a las cien páginas, es entrañable, y le sirve a Thurber para escribir una hermosa fábula sobre la estupidez humana y sobre la necesidad de luchar por la libertad, por el derecho a soñar y por el amor. Alguien ha dicho que James Thurber escribía cuentos para niños, que disfrutaban los adultos. No iban nada desencaminados porque sus historias están repletas de claves que solo un lector adulto puede desentrañar. Lectura elegante para disfrutar de lo lindo.

Enrique Martín