By

Tarta unicornio

Print Friendly

Tenía muchas ganas de hacer una tarta de unicornio. Sobre todo, después de verlas en infinidad de blogs americanos. Están de moda, ya que no son excesivamente difíciles de hacer y puedes hacer tantos diseños como tu imaginación te permita.

Con unas buenas recetas de bizcochos, de cremas de relleno y un buttercream adecuado, si tienes buena mano con la manga pastelera para la decoración, puedes hacer verdaderas preciosidades. Yo, reconozco, que la manga pastelera no es mi fuerte… (tendré que ensayar algo más, ¡supongo que es cuestión de práctica!), para ser la primera que hago, no estoy descontenta del todo, pero tengo que perfeccionar mi técnica para la próxima vez.

Como reseñable, os quiero recomendar el bizcocho de chocolate… es la primera vez que lo hago y me ha gustado mucho. Además, no lleva apenas grasa y queda jugoso, nada seco. (es el único que no he calado con almíbar). La receta del bizcocho de chocolate la tomé de éste blog ” A cozy kitchen”, os lo explico más abajo, para que lo podaís usar en alguna de vuestras elaboraciones. Yo, no será la última vez que lo use, porque me ha gustado ¡y mucho!

TARTA UNICORNIO

INGREDIENTES:

Frosting ligero de chocolate negro

Mermelada de mora

Colorante en pasta color rojo

  • Decoración: buttercream (frosting), fondant, sprinkles, …

ELABORACIÓN:

                ***Para elaborar  una tarta de 20 cm. de diámetro.

Vamos a realizar 3 bizcochos diferentes, con 3 texturas también diferentes. (también podríais elaborar la misma masa de bizcocho para hacer todas las capas y quitaros de complicaciones). En esta ocasión, quería hacer bizcochos que fuesen del mismo color que el utilizado en la decoración exterior de la crema de mantequilla, es decir, rosa, de chocolate y de color crema.

El bizcocho de claras de huevo y vainilla, podéis verlo pinchado sobre la receta. Se elabora igual, sólo que al final se le añade una pequeña cantidad de colorante en pasta rojo (para que nos salga de color rosa).

Receta de bizcocho de chocolate especiado:

INGREDIENTES:

  • 125 gr. de harina corriente
  • 185 gr. de azúcar
  • 55 gr. de cacao puro 100%
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de “todo especias” speculoos
  • ¾ de cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de sal
  • 90 ml. de leche
  • 90 ml. de agua
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

ELABORACIÓN:

Por un lado, mezclamos en un bol, la harina, el azúcar, el cacao, la canela, las especias speculoos, el bicarbonato, la levadura y la sal.

Por otro lado, mezclamos la leche, el agua, el huevo, el aceite y el extracto de vainilla hasta que esté todo bien mezclado.

Mezclamos a baja velocidad, los ingredientes líquidos sobre los sólidos; mezclamos bien hasta que esté todo perfectamente combinado. Una vez que lo tenemos, echamos la mezcla en un molde redondo de 20 cm.  que habremos engrasado con mantequilla, luego cubierto la base con papel de hornear y otra vez, mantequilla.

**Es conveniente utilizar un molde que no sea desmontable, y en caso de serlo, cubrirlo bien con papel de horno en las juntas para que no se salga la masa por las juntas, ya que es bastante líquida.

Se hornea unos 30 minutos a 175 grados con horno precalentado previamente. Hasta que al comprobar con un palillo, éste salga limpio.

Receta de bizcocho genovés:

   INGREDIENTES:

  • 4 huevos
  • 120 gr. de azúcar
  • 4 gr. de sal fina
  • 120 gr. de harina de repostería (floja)
  • Esencia de vainilla (para darle sabor, opcional)

ELABORACIÓN:

En un robot de cocina tipo kitchen Aid o similar ponemos los huevos (que deberán estar a temperatura ambiente), añadimos la sal y comenzamos a batir con el batidor de globo (necesitamos airear mucho la masa), cuando empieza a espumar, añadimos el azúcar , subimos la velocidad del batidor y mantenemos batiendo unos 10 minutos. Deberemos obtener una crema blanquecina, que hayan montado perfectamente los huevos con el azúcar, que haya tripicado el volumen. Añadimos a esencia de vainilla (para darle sabor, también puede ser limón, … lo que más nos apetezca).

***Este paso es importantísimo, dependiendo del montado de los huevos, el resultado será una masa aireada, esponjosa y mullida o si lo hacemos mal, un bizcocho apelmazado, que apenas sube en el horno.

Tamizamos la harina (también imprescindible), con un colador fino. Lo tamizamos sobre la crema de huevos y comenzamos a mezclar con una espátula de silicona, suavemente, con movimientos envolventes, mezclando solamente hasta que desaparezca la harina en la crema. Conviene batir lo justo, para no bajar la mezcla y que no queden grumos de harina en la mezcla.

***Debemos tener en cuenta que este bizcocho no lleva impulsor o levadura, por lo que, todo lo que crezca y aumente en el horno, será debido al aire que le aportamos al elaborar la masa. Por lo que deberemos ser extremadamente cuidadosos a la hora de preparar la masa.

La crema resultante la vertemos sobre un molde de 20 cm. que habremos engrasado con mantequilla y harina y horneamos en horno precalentado (también paso imprescindible) a 175 grados, con calor arriba-abajo, hasta que está hecho, unos 30 minutos.

                MONTAJE DE LA TARTA

  • Los bizcochos los elaboramos el día anterior, para que se asienten y sea más fácil cortarlos. Una vez horneados y fríos, los cubrimos con plástico de cocina y reservamos hasta el día siguiente.
  • Las decoraciones de fondant (el cuerno , los ojos y las orejas) las hacemos el día anterior para que se endurezcan. Las dejamos secar con un palillo en medio (en el caso de las orejas) y una brocheta de madera (en el caso del cuerno). Os pongo un enlace  donde podéis ver un tutorial para hacer los elementos de fondant (orejas, ojos y el cuerno).
  • También podemos dejar hecho el almíbar el día anterior, una vez frío, lo metemos en la nevera en un biberón de cocina y reservamos hasta el día del uso.
  • El día que vamos a montar la tarta, primero cortamos los bizcochos para quitarles la “barriguita” que les haya podido salir durante el horneado. Dejándolos totalmente lisos.
  • Preparamos la buttercream o frosting que sea de nuestro gusto. Yo, en mi caso, me decanto por el frosting especial de chocolate blanco y el frosting especial de chocolate negro , que me parece la opción menos dulce y más equilibrada para rellenar y cubrir la tarta.

**En esta ocasión, he preparado doble receta de frosting de chocolate blanco para elaborar esta tarta, ya que va rellena, cubierta y decorada con frosting.

A la hora de hacer el frosting, le añadimos una pequeña gota de colorante en pasta rojo para que nos tiña el frosting y nos quede de un rosa muy suave. Luego, retiramos una porción y le añadimos más colorante, para darle un tono rosa fuerte (para la decoración)

Preparamos una receta de frosting de color marrón, haciéndola con chocolate fondant derretido y frío(150 gr).

Reservamos una parte de frosting de color blanco, sin teñir y lo metemos en una manga pastelera con boquilla rizada.

Reservamos también una parte de frosting de chocolate negro y metemos en una manga.

  • Colocamos el bizcocho de claras y vainilla en la base (sobre un cartón de pastelería), lo calamos con almíbar de vainilla y encima colocamos una porción de buttercream de chocolate negro que extendemos por toda la superficie del bizcocho.

  • Sobre la crema, colocamos el bizcocho de chocolate especiado y calamos (opcional) con almíbar. Volvemos a echar frosting (esta vez de color rosa suave) cubrimos con el bizcocho genovés (que como me quedó bastante alto) lo dividí en 2 partes.
  • calamos el bizcocho genovés con almíbar y echamos una porción de buttercream rosa claro. Encima le he echado una capita de mermelada de mora. Sobre este relleno, ponemos la última capa de bizcocho genovés.
  • Cubrimos los laterales y la superficie con una capa relativamente fina de frosting (para igualar los bizcochos y atrapar las migas que puedan salirse de los bizcochos), llevamos a la nevera a enfriar durante media hora.
  • Pasado el tiempo, sacamos la tarta de la nevera, y cubrimos con una capa generosa de frosting, alisamos con paleta o rasqueta lo mejor posible. Una vez hecho, metemos en la nevera unos 15 minutos.

  • Procedemos a decorar el pastel. Para ello colocamos el cuerno y las orejas y los ojos. A partir de ahí comenzamos a hacer rosetones con las cremas reservadas. Hacemos la crin hacia un lado de la tarta… dejando volar nuestra imaginación. Colocamos sprinkles, corazoncitos…al gusto.
  • Una vez terminada la decoración, reservamos en la nevera para que se endurezca.
  • La sacaremos de la nevera 1 hora aprox. antes de su consumo, para que se vaya atemperando las cremas y se suavice.

Te puede interesar...

Crema de almendra Esta crema nos sirve como relleno de  muchas preparaciones, por ejemplo para rellenar tartas de...
Tarta Tatin Os presento la tarta que he hecho esta mañana: Es la tarta tatín (de manzana, claro) la he copiado...
Tarta de chocolate con flores en fondant Esta tarta ha servido para festejar el cumpleaños de una adolescente de 14 años. Estas edades son...
Tarta de queso y fresas Aprovechando que ya se termina la temporada de fresas, os muestro esta tarta de queso clásica cubierta...

3 Responses to Tarta unicornio

  1. charo says:

    qué preciosidad de tarta!!! te ha quedado perfecta, me encanta el resultado

  2. Susana says:

    Hola, soy adicta a tu blog, es maravilloso…aunque no me atrevo con todo ni mucho menos …pero cuando veo estas tartas tan preciosas siempre me surge misma pregunta….como trasladas esa tarta al plato definitivo de servir??

    • Onega says:

      Hola Susana, gracias por visitar mi blog y que te guste mi trabajo me gusta todavía más. En cuanto a tu pregunta…yo siempre pongo una base de cartón de pastelería 1 cm. más pequeño que el diámetro de la tarta. sobre ese cartón de pastelería voy colocando los bizcochos y sus rellenos y cuando ya lo tengo todo acabado, con mucho cuidado y dos espátulas de pastelería bien largas que tengo, las paso por debajo de la tarta (cogiendo el cartón) y con mucho tiento, la ayuda de alguien de mi familia para que me sujete el plato de servir y me ayude a colocarla más o menos en el centro… es un momento “crucial” pero hasta la fecha no se me ha caído nunca… eso sí, rezando un poco y cruzando los dedos…
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *