By

Peras al vino tinto

peras-al-vinoEsta receta de peras al vino tinto supone la segunda ocasión en la que colaboro con el blog de arte “Mirar un cuadro” de Iker Landeta e Itziar Martija, que llevan un espacio semanal del mismo nombre en el programa Graffiti de Radio Euskadi donde nos enseñan a interpretar obras de arte famosas.

La anterior oportunidad en la que aunamos cocina y arte fue la receta de copa de melón con uvas, inspirada en el cuadro de MurilloDos niños comiendo melón y uvas“.

Baco de Caravaggio

En esta oportunidad se trata de estas peras al vino tinto, que he elaborado tomando como referencia el “Baco” de Caravaggio.

El cuadro data de 1593 según explica Iker en su post. Sobre una mesa de piedra frente al joven Baco hay una jarra grande de cristal con vino tinto; con su mano izquierda ofrece al espectador un cáliz o copa de vino llana y ancha, aparentemente invitando al espectador a unirse a él.

La fruta que aparece minuciosamente pintada (uvas, peras, manzanas, membrillos, ciruelas…), según los críticos más serios, simboliza la fugacidad de las cosas mundanas porque varias piezas aparecen “tocadas”.

Con estos ingredientes, el Dios del vino y las peras como representación de la fugacidad mundana, parecía casi inevitable no acercarse a la receta de peras al vino tinto 🙂

PERAS AL VINO TINTO

 

INGREDIENTES: (6 raciones)

 

· 6 peras conferencia de buen tamaño

· 750 ml. de vino tinto

· 250 ml. de agua

· 500 gr. de azúcar

· peladura de limón

· canela en rama

peras-al-vino-tinto-1

ELABORACIÓN:

Receta tradicional y sencilla, de fácil elaboración y bonita presentación. En un recipiente mezclamos el vino, agua, azúcar, la canela y la peladura de limón. Removemos con una espátula y reservamos.

Pelamos las peras con ayuda de un pelador de patatas respetando el tallo y cortamos una pequeña base en el otro extremo, para mantenerlas de pie. (este paso se puede evitar si elegimos peras que tengan un buen “culo”, que sean bien anchas por la parte inferior). Las introducimos en la mezcla anterior para posteriormente ponerlas a cocer a fuego lento.

peras-al-vino-tinto

***deberemos elegir una cazuela en la que nos quepan las peras justas, que no queden huecos porque con el líquido tienden a moverse y subirse a la superficie. Tampoco pasa nada porque la cocción se haga con las peras “flotando”, siempre y cuando respetemos una cocción lenta, sin muchos borbotones que nos puedan romper las peras.

Una vez que las peras resulten tiernas (dependerá de la intensidad del fuego y del tamaño de las peras, pero a título orientativo, viene a llevarnos unos 45 minutos aprox.), se sacan a un bol de cristal o similar. El líquido resultante se deja a fuego lento para que coja densidad. Cuando la haya alcanzado, dejamos enfriar y seguidamente las bañamos.

Si se quieren conservar es aconsejable que estén completamente cubiertas por el líquido de cocción.

Se pueden servir a temperatura ambiente o bien frías. Con ayuda de una manga, hacemos botones de nata sobre el jarabe de pera a la hora de servirlas. Otra forma de servirlas es con arroz con leche.

peras-al-vino-1

By

Strudel de manzana

_DSC0659_phixr

El Apfelstrudel o strudel de manzana es un postre típico tradicional de la cocina austriaca y del sur de Alemania, cuyos orígenes podrían remontarse a antiguas recetas de las cocinas bizantina, armenia o turca.

Con un poco de pericia y práctica llegarás a elaborar, en un momentito, una masa estupenda  para hacer el strudel, y tendrás un postre ligero, sabroso y elegante.

STRUDEL DE MANZANA

 

INGREDIENTES:

MASA:

· 300 gr. de harina

· 1 yema de huevo

· 40 ml. de aceite de girasol

· 10 gr. de sal

· de 120 ml. a 150 ml. de agua

RELLENO:

· pan rallado

· 4 manzanas reineta o golden

· 50 gr. de azúcar mezcladas con 2 cucharaditas de canela.

· 50 gr. de almendra fileteada (opcional)

· 1 puñado de pasas de corinto

 

PARA LA CUBIERTA:

· mantequilla derretida

· azúcar glas

_DSC0664_phixr

ELABORACIÓN:

Para formar la MASA, tamizar la harina en un cuenco, a continuación agregar el agua y la sal, añadir la yema de huevo a la mezcla de agua y harina. Seguidamente, verter el aceite por encima. Formar una masa homogénea, , mezclando bien a mano o todavía mejor con un gancho amasador en un robot de cocina tipo Kitchen Aid.

Una vez que tengamos la masa, sacarla a la encimera (espolvoreada con un poco de harina) y continuar amasando con las manos hasta que tenga un aspecto homogéneo, nos quede una masa lisa y elástica.

Formar una bola con la masa, envolverla con un film transparente y dejar la reposar a temperatura ambiente durante 30 minutos.

_DSC0599_phixr_DSC0604_phixr_DSC0611_phixr

Pasado ese tiempo, extender la masa tan fina como nos sea posible sobre un paño de cocina espolvoreado de harina. Cubrir la lámina de masa con un paño y dejarla reposar 5 minutos más. Transcurrido ese tiempo, extender la masa por todos lados con el dorso de las manos enharinad, trabajando desde el centro de la masa hacia fuera.

La masa está suficientemente extendida si puede leerse una receta a través de ella. Recortar los bordes gruesos de la masa y proceder a rellenar la masa.

Para RELLENAR la masa, espolvorear con pan rallado, repartir las manzanas cortadas en gajos finos por encima del pan rallado, dejando un reborde de unos 3 cm. de ancho sin rellenar por los cuatro lados. Encima de la manzana distribuir las pasas de corinto, la almendra en láminas (opcional), y espolvorear con el azúcar mezclado con la canela. Seguidamente proceder a formar el strudel.

_DSC0614_phixr_DSC0617_phixr_DSC0623_phixr

Para MONTAR el strudel, doblar uno de los rebordes laterales sobre el relleno, después hacer una doblez de los dos laterales y enrollar el strudel con cuidado, ayudándonos del paño de cocina para darle forma de “brazo de gitano”, dejando la costura en la parte de abajo.

Colocar el strudel en una bandeja de horno previamente forrada con papel de horno o silpat. Hornear a 170º con calor arriba-abajo durante 40 minutos aproximadamente, hasta que veamos que está horneado, pintando la masa dos veces durante todo el horneado con mantequilla derretida.

Una vez horneado, sacar del horno y dejar entibiar en la propia bandeja. Una vez frío, espolvorear la superficie con azúcar glas.

***Se puede comer tanto frío como tibio.

***Se puede acompañar con una crema inglesa de vainilla, una bola de helado de nata o incluso con nata montada.

***Con estas cantidades salen 2 strudel de buen tamaño.

_DSC0701_phixr

By

Pestiños especiales de almendra

_DSC0507_phixr

Esta receta es de esas que haces con mucho cariño, ya que son “tesoros”  que pertenecen a tradiciones familiares muy arraigadas en ciertas zonas. Esta receta de  pestiños vienen desde Cádiz, se elaboran en época navideña y forman parte de la repostería navideña más tradicional de una familia muy especial para mí.

A los ingredientes habituales de los pestiños, se le añade algún otro, como la almendra, especias,  esencias… que hace que nos queden unos pestiños tan  especiales como para otorgarles la categoría de “navideños”.

PESTIÑOS ESPECIALES DE ALMENDRA

 

INGREDIENTES:

· 1,5 kg. De harina

· 1 vaso de los de agua (tipo Nocilla) de almendra tostada y molida.

· 1 cucharada sopera de canela

· 3 cucharadas soperas (no colmadas) de ajonjolí (semillas de sésamo) tostado y molido

· ralladura de 1 limón pequeño

· 2 vasos de aceite de oliva suave o girasol llenos hasta arriba

· 1 puñado generoso de matalauva ( granos de anís verde).

· 2 vasos de vino blanco fino (tipo Montilla, Moriles, Fino de Jerez…)

· 1 pellizco de sal

· Para bañar o “enmelar”: 1 tarro grande de miel

_DSC0519_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, tostar las almendras bien en el horno o en la sartén (es aconsejable utilizar almendra de la variedad marcona). Luego, molerlas hasta dejarlas en polvo. Debemos moler la cantidad necesaria para lograr un vaso de los de nocilla lleno. También tostaremos el ajonjolí o sésamo y lo reduciremos a polvo (con el molinillo de café se hace muy bien).

Por otro lado, templaremos en un cazo el vino blanco con la sal. También calentamos el aceite y cuando esté bien caliente, echamos el anís verde y retiramos del fuego. Dejamos que el aceite coja el gustillo del anís.

En un bol amplio, ponemos 1 kg. De harina, echamos el aceite bien caliente (colado, sin los granos de anís) y removemos; Se echa el vino templado, la canela, la ralladura de limón, la almendra molida y el ajonjolí. Amasamos todo bien y vamos añadiendo el medio kilo de harina restante, según vayamos necesitándolo. Quizás no necesitemos añadir toda la harina, eso lo iremos viendo en la masa, cuando logremos una masa que se despega de las manos y es apta para extender.

_DSC0583_phixr

Cogemos trozos de masa, la estiramos bien fina con el rodillo y hacemos cuadrados (depende un poco del tamaño que queramos hacer los pestiños. Yo he optado por hacerlos pequeños, de bocado), doblamos dos extremos opuestos y presionamos bien para darle forma típica de pestiño. Conviene presionar bien las juntas para que no se abran durante la fritura.

Procederemos a freírlos, para ello, calentamos abundante aceite de girasol en una sartén o cazo y vamos friéndolos por tandas en aceite caliente. Una vez fritos, los sacamos a un colador grande para que se escurran y después los pasamos a una bandeja con papel absorbente de cocina para eliminar el exceso de grasa.

Una vez terminada de freir toda la masa, procederemos a “enmelar” los pestiños, para ello, ponemos en un cazo una proporción de 2 partes de miel por una de agua, llevamos al punto de ebullición y quitamos la espuma que se forma ( la impurezas), bajamos el fuego al mínimo y sumergimos los pestiños de uno en uno. Sacamos inmediatamente y colocamos en rejillas para que se escurran y se enfríen.

Se guardan en latas. Duran varias semanas en perfecto estado.

***Es conveniente extender muy fina la masa, cuanto más fina se hace, queda mejor

***Si le añades bolitas de colores quedan unos pestiños mucho más navideños .

***Sale mucha cantidad, yo he hecho la mitad de la receta.

_DSC0542_phixr

By

Bolitas de masa frita tipo rosquillas (Muzenmandeln)

_DSC0301_phixr

Estas pequeñas bolitas de masa fritas son un pecado tremendamente adictivo, empiezas por una y… ¡Ya no puedes parar! 😉 Pero es que están tan ricas que merece la pena probarlas.

Superfáciles de hacer, se asemejan a la masa de las rosquillas pero no saben igual, tienen algo que las diferencia, quizá la mantequilla, el tamaño exacto de masa que fríes… No lo sé. Sólo puedo decir que están riquísimas.

La receta alemana está extraída del libro “Backen macht freude” del Dr. Oetker (me lo traje de mi visita a Munich) y la verdad es que todo lo que he probado del libro, sale genial. Ya os iré poniendo todas las cosas que he preparado, porque son a cual mejor. En el  libro las llama “Muzenmandeln” porque les da forma con un cortador especial con forma de almendra. Como yo no dispongo de ese “cacharrito”, las he hecho con un cortador de tamaño parecido y me han quedado con forma de bola, de ahí que las haya bautizado con ese nombre.

Os animo a probarlas, porque es una receta de las de tener en la recámara… ¡Ya me lo diréis!

_DSC0322_phixr

_DSC0316_phixr

BOLITAS DE MASA ALEMANAS

 

INGREDIENTES:

· 325 gr. de harina de todo uso

· 1 ½ cucharadita de las de té de levadura tipo Royal

· 100 gr. de azúcar

· 1 cucharadita de las de té de extracto de vainilla u otro aroma al gusto.

· 2 huevos tamaño “M”

· 1 pizca de sal

· 100 gr. de mantequilla o margarina a punto pomada

· Para freir: aceite de girasol

· Para rebozar (opcional): azúcar y canela

_DSC0368_phixr

ELABORACIÓN:

Para hacer la masa de las bolitas, en primer lugar, juntaremos la harina con la levadura y la mezclaremos bien. Añadimos el resto de ingredientes y amasamos (bien a mano, o todavía mucho mejor con un aparato amasador (tipo Kitchen Aid o similar), primeramente amasamos a velocidad baja y seguidamente aumentamos la velocidad y mantenemos unos minutos hasta formar una masa compacta, donde todos los ingredientes estén bien mezclados y unidos. (Nos quedará una masa bastante espesa, de textura como la de las rosquillas).

Una vez que tengamos la masa lista, la sacamos del robot amasador y con las manos, terminamos de unir y formamos un rollo. La extendemos sobre la encimera de trabajo.

En caso de hacerlo manual, se hace de la misma manera, se echan los ingredientes en un bol amplio y se amasan y mezclan, primero con un tenedor  después a mano, hasta formar una bola.

_DSC0255_phixr

***Para no tener que añadir más harina y así no alterar las proporciones de la receta, es conveniente extenderla sobre una lámina de silicona, plástico film o similar, para que se nos quede pegada. De todas formas, es una masa que se trabaja muy bien, no queda nada pegajosa debido a la cantidad de grasa que lleva (mantequilla).

Extendemos la masa con un rodillo, dejándola de 1 cm. de grosor aproximadamente. Cortamos la masa con un cortador pequeño (del tamaño aproximado de una almendra) y sacamos tantas piezas como nos permita la masa.

***Los recortes se vuelven a unir, volvemos a estirar y seguimos cortando hasta terminar con toda la masa.

En este punto, procederemos a freir las piezas. Para ello, calentamos aceite de girasol en una sartén o cazo.

***Yo prefiero hacerlo en un cazo pequeño, con poco diámetro para que haya bastante aceite, ya que las bolitas deben flotar en el aceite para que se hagan bien. Primeramente van al fondo, después se hinchan (aumentan mucho su volumen) y suben a la superficie. Es importantísimo que las bolas naden en el aceite, se fríen mucho mejor, cojen menos aceite y el acabado es mucho mejor. Así que no seáis roñosos con el aceite si quereis que os queden perfectas.

El punto de calor del aceite es también un factor muy importante para que nos queden bien. Ya que deberá estar lo suficientemente caliente para que se hagan bien por dentro y se doren por fuera. Si tenemos el fuego demasiado fuerte, se queman rápidamente por fuera, sin darle tiempo a que se hagan por dentro. Un truco para saber el punto correcto del aceite, es introduciendo una cubierto de madera en el aceite, si salen burbujas, quiere decir que ya está a punto para freir.

_DSC0272_phixr

***He observado que estas bolitas se doran rápidamente (creo que es debido a la mantequilla que lleva entre sus ingredientes), también se hacen bastante rápidamente por dentro, por lo que hay que prestar especial atención a la fritura para obtener un resultado perfecto.

Una vez que las tenemos doradas, las sacamos del aceite (a mí me gusta colocarlas primero en un colador grande –para que pierdan el exceso de aceite-) y después las ponemos sobre papel absorbente de cocina.

Se pueden dejar así, tal cual, o bien se pueden rebozar en una mezcla de azúcar y canela para darles un plus de dulzor y sabor. De ambas maneras están realmente ricas.

***Salen unas 50 piezas

***Se asemejan a la masa de las rosquillas, pero son diferentes, muy ricas.

***Es importante hacer las formas de 1 cm. de espesor, ya que de esta manera la fritura es la correcta, porque crecen mucho en el aceite.

***Advertencia: Una vez que empiezas con ellas no podrás comer sólo una.

_DSC0332_phixr

By

Torrijas de Semana Santa

DSC_0185_phixr

Con el pan especial para torrijas o tostadas que os enseñé la semana pasada, he elaborado estas deliciosas torrijas. El resultado es magnífico, quedan soberbias… y está mal que yo lo diga, pero es que es así. Juzgad por vosotros mismos…

TORRIJAS DE SEMANA SANTA O TOSTADAS DE CARNAVAL

INGREDIENTES:

· Pan especial para torrijas (pinchad sobre la palabra para ver la receta)

· 1 litro de leche

· 6 huevos

· 2 cucharadas soperas de azúcar

· azúcar y canela para rebozar

· extracto de vainilla, limón…(opcional)

DSC_0211_phixr

ELABORACIÓN

Se baten los huevos en un recipiente amplio y se le añade la leche fría y el azúcar, se bate bien hasta que quede todo perfectamente mezclado.

Se colocan las rebanadas de pan especial para tostadas en una fuente rectangular una al lado de otra y se va vertiendo la leche poco a poco sobre las tostadas, mejor hacerlo con una cuchara sopera, para que se empapen bien. Se dejan unos 10 minutos, recogiendo, incluso, la leche del fondo de la fuente y volviéndola a echar encima de cada rebanada de pan.

DSC_0233_phixr

Se escurren las rebanadas con cuidado (aunque aguantan muy bien el empapado, son bastante fáciles de manipular) y a partir de ahora existen 2 opciones, bien se pueden rebozar en azúcar y freir. (tendremos torrijas con una textura caramelizada), aunque tendremos que cambiar el aceite con frecuencia, ya que se quema bastante, o bien, se fríen tal cual (después de escurrirlas) y se espolvorea azúcar y canela una vez que las tengamos fritas y las hayamos colocado sobre un papel absorbente de cocina para quitar el exceso de grasa.

Se pueden comer tanto en caliente, como templadas o frías; De cualquiera de las maneras, resultan exquisitas.

DSC_0227_phixr

By

Intxaur saltsa (Sopa dulce de nueces)

DSC_0817_phixr

La Intxaur saltsa, que en algunas ocasiones podéis ver escrita también “intxaursalsa” (no gramaticalmente correcta en euskara, pero sí utilizada) es una sopa dulce de nueces que formaba parte inexcusable de las cenas de Navidad en el País vasco, sobre todo en los caseríos y medios rurales, cuando la iglesia católica consideraba todavía la Nochebuena como día de vigilia, lo que acarreaba la consiguiente abstinencia de carnes.

Antiguamente, se elaboraba bien con leche o bien con caldo de bacalao, y para darle color (según cada receta particular) se le solía añadir huevos o simplemente migas de pan de maíz. Las nueces, se molían finamente bien en un almirez para que soltaran todo su aceite o sobre la mesa con una botella a modo de rodillo. Esta es una las recetas de Navidad más entrañables de los postres vascos navideños que rescata el recuerdo del hogar de antaño.

INTXAUR SALTSA

INGREDIENTES:

· 250 gr. de nueces pelada

· 1 litro de leche entera

· 250 gr. de azúcar

· 1 rama de canela

DSC_0827_phixr

ELABORACIÓN:

Aplastar con un martillo de madera, rodillo o mortero las nueces hasta conseguir una pasta fina. (Antiguamente este proceso se realizaba entre dos trapos finos de hilo)

Por otro lado, hervir la leche con el palo de canela, una vez que hierve, retirar la rama de canela y agregar las nueces y el azúcar.

Poner a cocer a fuego suave, aproximadamente durante 30 minutos, hasta que nos quede una crema ligera. Removemos de vez en cuando, para evitar que se nos pegue. Si vemos que está demasiado ligera dejamos cocer un poco más y si queda muy espesa, aligeraremos con algo más de leche antes de sacar del fuego hasta conseguir el punto de espesor deseado.

Una vez en su punto, retiramos del fuego y distribuimos en cuatro recipientes.

*** La Intxaur Saltsa o intxaursalsa se puede comer tanto tibia como fría.

*** Una vez fuera del fuego, se espesa algo más.

DSC_0806_phixr

By

Compota de Navidad

DSC_0142_phixr

En estas fechas, todo el mundo se encuentra inmerso en los preparativos navideños. Parte importante de estos festejos son los menús para estos días tan señalados, por eso, a partir de ahora,  voy a ir poniendo una serie de postres tradicionales vascos de Navidad.

Quiero comenzar con una compota navideña, postre que no falta en muchísimos hogares vascos para celebrar los principales días de la Navidad. Al menos en mi casa siempre está presente, por la parte navarra de la familia, que incluso le da un particular nombre: “Manzanate“.

Existen muchas variantes en la forma de elaboración, tantas como hogares en las que se realiza. Yo os dejo esta versión, la mía. Una mezcla de esa fórmula tradicional navarra y de algunas variantes introducidas.

COMPOTA NAVIDEÑA

 

INTRODUCCIÓN:

La compota de fruta, es la cocción en almíbar (agua y azúcar) junto con especias al gusto, que variarán según la zona, de una o varias frutas troceadas.

Estas frutas pueden ser frescas o secas, o una mezcla de ambas (entonces se denominará “compota navideña”).

El punto de cocción de la fruta dependerá de cada uno, desde la cocción “al dente” casi dura y dejando enteros trozos de las frutas hasta dejarla hecha casi puré y “requemándola” para que le dé un sabor acaramelado.

Dependerá también del gusto personal la adición de algún licor, normalmente al finad de la cocción y en pequeña cantidad.

DSC_0153_phixr

INGREDIENTES:

· 1 kg. de manzanas ( reineta o golden)

· 1 kg. de peras de invierno (conferencia)

· 200 gr. de ciruelas pasas

· 150 gr. de orejones de albaricoque

· 150 gr. de higos secos

· 150 gr. uvas pasas

· 1 palo de canela

· piel de limón

· 400 gr. de azúcar

· anises en grano

· canela en polvo

· cardamomo (opcional)

· 750 ml. de agua

ELABORACIÓN:

Se pela la fruta y se trocea. Se puede cascar como si fuesen patatas, o darle forma, bolas, dados, etc.

Se pone la fruta en una cazuela de tamaño apropiado junto con el azúcar , la canela, las especias utilizadas y la cáscara de limón.

*** Para que no nos aparezcan los anises ni la piel del limón en la compota, lo que hago es hacer un atillo con una gasa limpia, en la que pongo los anises, el cardamomo y las pieles del limón, se ata bien y se introduce el saquito en la cazuela, cuando termina la cocción solamente hay que retirarlo.

Se cubre con el agua. La cantidad de agua puede variar entre 750 ml. a 1 litro (dependiendo si nos gusta un poco más líquido o no).

Se deja cocer suavemente ( es importante que la cocción sea lenta y suave, NO a borbotones), hasta que la fruta esté blanda y el conjunto haya espesado. Este proceso nos llevará algo más de una hora.

Una vez fría, se puede conservar bien tapada en la cámara por lo menos 5 ó 6 días.

*** La compota se toma fría o caliente según gustos, y si se desea se puede espolvorear con almendras.

*** En mi caso la dejo tal cual y está riquísima.

*** La compota es típica de Navidad, pero se puede consumir en cualquier fecha del año.

DSC_0167_phixr

By

Empanadones de calabaza

DSC_0209_phixr

Los empanadones de calabaza son un dulce típico de la repostería aragonesa, junto con los sequillos, farinosos y otras muchas delicias. Esta receta, concretamente, viene directamente de Binéfar, población situada al este de la provincia de Huesca. En cada pueblo o comarca aragonesa se elaboran los empanadones de forma diferente, con pequeñas variaciones en sus recetas, dependiendo del lugar donde se preparen.

Esta receta de empanadón, en concreto, se elabora a partir de una masa de pan azucarada, resultando una masa húmeda que contrasta maravillosamente con el relleno de calabaza. El toque de canela y anís aporta a la masa un perfume y aroma delicioso.  Esta receta es ideal para hacerla en esta época del año (principios de otoño), donde las calabazas están en  pleno esplendor.

DSC_0239_phixr

EMPANADONES DE CALABAZA

 

INGREDIENTES: (para 4 unidades)

 

PARA LA MASA:

· 1 kg. Aprox. de harina común

· 170 gr. de aceite templado

· 170 gr. de leche

· 170 gr. de azúcar

· 250 gr. de agua hervida con 35 gr. de anís.

· 25 gr. de levadura fresca de panadero

· 1 chorretón de anís

· colorante de paellas (opcional)

PARA EL RELLENO:

· 2 kg de calabaza rallada

· azúcar para espolvorear

· canela en polvo.

DSC_0298_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, prepararemos la masa de los empanadones, para ello, calentamos en un cazo el aceite hasta que esté templado. Aparte, hervimos el agua con el anís y dejamos templar.

Mezclamos todos los ingredientes líquidos con una batidora de varillas hasta que estén todos bien homogéneos. Es decir, mezclamos el aceite, el agua anisada, la leche, el chorretón de anís y también añadimos el azúcar.

Deshacemos la levadura de panadero en la harina, frotando la levadura con la harina como si fuesen migajas y para que quede bien distribuida por la harina.

Ahora, se va incorporando la harina a la mezcla líquida, primero con las varillas y cuando ya no se pueda continuar, utilizando las manos. Amasamos hasta lograr una masa elástica, uniforme y brillante.

*** No echamos toda la harina de golpe, dejamos un poco en reserva y la vamos añadiendo poco a poco. Depende de la harina utilizada, unas veces necesitaremos un poco más y otras un poco menos ya que cada una absorbe diferente cantidad de líquido. Incorporamos la harina hasta que veamos que ya tenemos el punto en la masa.

Una vez que tenemos la masa en su punto, la dejamos reposar en un recipiente amplio, bien resguardada de corrientes de aire, tapada con un paño de cocina y mejor todavía si la ponemos cerca de una fuente de calor.

Tenemos la masa levando unas 2 horas aproximadamente hasta que haya aumentado su tamaño al doble.

Aprovechamos ese tiempo para preparar el relleno. Se rallan 2 kg de calabaza (medio kg para cada una). Se puede hacer con una mandolina, dejando lascas muy finas, como para tortilla; Yo, la he rallado como si fuera zanahoria rallada. Se coloca en un bol y añade azúcar para que macere. Se deja todo el tiempo macerando y al final, se escurre concienzudamente (ya que suelta mucho líquido) para que no nos moje demasiado la masa.

Una vez que la masa ha doblado el tamaño, la sacamos del recipiente con cuidado y la desgasificamos con suavidad, dividimos en 4 trozos (unos 500 gr. aprox, cada una). Formamos unas bolas, las tapamos de nuevo con un paño de cocina y dejamos reposar unos minutos (para que pierdan la elasticidad del desgasificado).

Seguidamente, tomamos una pieza y procedemos a darle forma, para ello, con un rodillo de cocina damos forma de circunferencia a la masa, con un diámetro aproximado de 25 cm. Rellenamos media circunferencia con la calabaza, teniendo la precaución de no llegar hasta el borde, para poder hacer bien el cierre. Espolvoreamos azúcar y canela por encima de la calabaza y cerramos con la mitad que tenemos sin rellenar, formando una especie de empanadilla gigante. Sellamos bien la empanada para que no se salga el relleno y colocamos en la bandeja del horno.

DSC_0199_phixr

Pincelamos la superficie de la empanada con aceite de oliva virgen y espolvoreamos azúcar encima. Se le hacen unos orificios en la superficie para que no se infle al cocerla en el horno y se mete al horno.

HORNEADO:

He horneado los 4 empanadones a la vez, para ello, he utilizado las dos bandejas del horno, colocando 2 empanadones en cada una.

En mi caso, he precalentado el horno a 200º con calor arriba-abajo-turbo durante 15 minutos, he metido las bandejas y he bajado la temperatura a 160º con calor abajo.turbo.

Las he tenido 45/50 minutos, teniendo la precaución de cambiar las bandejas de posición a media cocción. Se sacan cuando veamos que han tomado un tono dorado.

*** En total, he utilizado unos 600 gr. de azúcar, o sea, para la masa, la maceración, la mezcla con la calabaza y la superficie. Me parece una cantidad suficiente, si te gusta más dulce, puedes añadir más, pero a mí me parece que queda bien así.

*** Recuerda que las masas con relleno húmedo son más crujientes el mismo día de su elaboración y luego se suelen reblandecer. Conservan su delicioso sabor, pero varía su textura.

*** El aspecto del relleno de calabaza puede ser más o menos anaranajado o caramelizado, y asemejarse más o menos al cabello de angel dependiendo de la receta de empanadón que se use.

DSC_0279_phixr

By

Arroz con leche

DSC_0121_phixr

El arroz con leche es junto con las natillas y el flan un postre de toda la vida. De esos que siempre hemos visto hacer en casa, con mucho mimo, cuidado y tiempo. Existen un montón de versiones, tantas como cocineros que lo preparan. Esta es la manera en que lo hago yo. Cuando preparo arroz con leche, procuro utilizar leche de caserío para que salga todavía más cremoso y sabroso.

ARROZ CON LECHE

 

INGREDIENTES:

· 1 litro de leche entera

· 100 gr. de arroz bomba

· 150 gr. de azúcar

· piel de 1 limón

· canela en rama

· canela en polvo

DSC_0203_phixr

ELABORACIÓN:

Se pone en un cazo la leche junto con la piel del limón (sólo la parte amarilla) y el palo de canela. Se pone a fuego fuerte hasta que rompa a hervir.

Por otro lado, lavaremos el arroz bajo el chorro del grifo (esto se hace para quitarle un poco el almidón), este paso lo podemos omitir.

Una vez que hierve la leche, se echa el arroz y se baja el fuego, revolvemos y mantendremos el arroz en la leche a una temperatura baja, para que se vaya haciendo poco a poco. Es conveniente remover frecuentemente el arroz, para que nos quede más cremoso.

Al cabo del tiempo (aproximadamente 1 hora) comprobaremos si el arroz está ya bien cocinado. Tendremos la precaución de no dejar que se seque totalmente, que no se quede sin líquido, si fuera así, añadiremos algo más de leche, pero en mi caso, no ha sido necesario.

5 minutos antes de retirar el arroz del fuego, añadiremos el azúcar y removeremos para que se disuelva totalmente.

Retiraremos del fuego el arroz con leche, quitamos el palo de canela y las pieles del limón y volcamos el arroz con leche en 4 cuencos.

Dejamos enfriar y a la hora de servir adornamos con canela molida.

*** Cuanto más “natural” sea la leche, nos quedará un arroz más cremoso y rico.

*** Si una vez frío el arroz con leche, le ponemos una capa de azúcar grano en la parte superior y quemamos con soplete o quemador, entonces se dice que es arroz con leche a la Asturiana.

DSC_0190_phixr

By

Torrija de arroz con leche y helado de limón

DSC_0045_phixr

Este postre me enamoró desde el momento en que lo ví. La receta la tomé del cocinero asturiano Javier Loya y la verdad es que casa estupendamente la mezcla de arroz con leche y helado de limón. Me parece una manera original de comer el arroz con leche o de degustar una torrija.

TORRIJA DE ARROZ CON LECHE Y HELADO DE LIMÓN

 

INGREDIENTES: (para 4 personas)

· 4 bolas de helado de limón

· 4 cucharadas de arroz inflado

· canela en polvo

Para la torrija:

· 1 litro de leche

· 55 gr. de arroz

· 180 gramos de azúcar

· 2 ramas de canela

· la piel de 1 limón

· 2 cucharaditas de anís

· 4 rebanada de pan de Brioche.

 

Para el toffé:

· 325 gr. de azúcar

· 100 gr. de nata

DSC_0058_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, cocer el arroz en la leche a fuego muy lento con el azúcar, la canela y la piel de limón. Dejarlo al fuego hasta lograr un arroz con leche en el que haya espesado adecuadamente la leche. Una vez que lo tenemos, retiramos los palos de canela y la piel del limón y trituramos con la batidora eléctrica hasta dejarlo convertido en una crema.

Por otro lado, habremos hecho un pan de brioche ( pinchad sobre la receta para ver su elaboración). Cortar en raciones el pan, quitarle la corteza y mojarlo en el arroz con leche. Dejar reposar unas 12 horas aproximadamente para que se empape bien el pan.

Pasado ese tiempo, escurrir la torrija y caramelizar con un soplete. Para ello, echaremos una buena cantidad de azúcar sobre la parte superior de la torrija y daremos fuego hasta lograr que se caramelice.

Para hacer el toffé, pondremos el azúcar al fuego en seco y añadiremos la nata. Mezclamos bien, dejaremos que se reduzca a fuego lento hasta que esté algo espeso.

Espolvorearemos canela en polvo sobre el arroz inflado.

Montaje del plato:

En un plato, haremos una espiral o gotearemos el centro de cada plato con unos hilos de toffé . Colocaremos una torrija en el centro y a su lado una bola de helado de limón. Echaremos unos granos de arroz inflado.

*** Este postre es bastante laborioso, ya que en mi caso, he elaborado yo misma tanto el pan de brioche como el helado de limón. Se puede simplificar bastante si utilizamos un pan especial para torrijas y helado de compra.

DSC_0027_phixr