By

Corbatas de Unquera

DSC_0127_phixr

Este dulce de hojaldre es típico de Unquera, pequeña localidad al este de Cantabria, fronteriza con Asturias. Las corbatas de Unquera son muy apreciadas en la zona como una muestra de la gastronomía autóctona.

Con un buen hojaldre, una glasa real y unas almendras picadas, elaboraremos unas estupendas corbatas en un periquete. Si compras el hojaldre ya elaborado (en mi caso, de la marca Belbake, de venta en el Lidl) no tardarás nada en tener preparado un estupendo dulce para el café. Es facilísimo de hacer. No tiene ninguna complicación, así que no tenéis excusa para intentar prepararlas.

CORBATAS DE UNQUERA

 

INGREDIENTES: ( para 24 corbatas)

 

· 2 planchas de hojaldre (del Lidl)

· 1 clara de huevo

· 100 gr. aprox, de azúcar glass

· chorrito de zumo de limón

· almendra en crocanti

DSC_0137_phixr

ELABORACIÓN:

Primeramente, elaboraremos una glasa con la clara de huevo y el azúcar glas, para ello, echamos la clara en un bol y añadimos el azúcar, con un tenedor batimos bien (como si se tratase de tortilla o como para montar claras a punto de nieve), hasta lograr una “pasta” blanca, brillante y espesa. Añadimos el chorrito de limón y seguimos batiendo. La textura que deberemos conseguir es algo consistente, como si se tratase de cola blanca de carpintero, más o menos.

En caso de que nos quede demasiado líquida, le añadiremos azúcar glas hasta lograr la consistencia deseada y si está demasiado sólida, le podemos añadir unas gotitas más de zumo de limón.

Cuando tengamos la glasa lista, la reservamos y comenzamos a preparar las corbatas.

Extendemos el hojaldre que viene enrollado, nos queda un rectángulo que dividiremos en dos partes y sacaremos 6 corbatas de cada parte. Por lo que nos saldrán 12 piezas de cada plancha de hojaldre.

Cogemos cada tira y le damos una vuelta en el centro, colocamos todas las tiras en una placa de horno que previamente habremos cubierto con papel de horno y extendemos la grasa cubriendo cada lado. Espolvoreamos la almendra crocanti encima y horneamos.

Para hornear estas piezas de hojaldre, habrá que prestar especial atención a la temperatura del horno y a su tiempo.

Este tipo de piezas requiere una temperatura alta y no muy prolongada en el tiempo. En mi caso, he precalentado el horno a 225º durante 15 minutos con calor arriba-abajo-turbo (para que esté bien caliente a la hora de introducir la bandeja) y una vez que he metido la bandeja, lo he bajado a 190º con calor abajo-turbo durante 12 minutos. Hasta que veamos que la glasa adquiere un tono tostado y el hojaldre está dorado.

*** estos datos del horno son a título orientativo, cada uno deberá vigilar el hojaldre en su horno (ya que no todos se comportan igual) y sacarlos cuando veáis que las corbatas están bien horneadas y doraditas.

*** Se hornean en dos tandas, cada plancha de hojaldre requiere una bandeja de horno.

DSC_0129_phixr

By

Bizcobolas

SPA52856_phixr

Una buena solución para dar salida a esos recortes de bizcocho que nos sobran de otras preparaciones (aparte de comérnoslos tal cual), es preparar unas sencillas bizcobolas. Se trata de juntar restos de bizcocho desmigado con algún ingrediente untuoso y a partir de ahí, dejar volar nuestra imaginación y formar pequeños bocados decorados al gusto de cada uno.

Quedan muy bien para las largas sobremesas de estas Navidades. Seguro que sorprenden. Una maestra en el arte de las bizcobolas es Bakerella (no dejéis de admirar la cantidad y variedad de bizcobolas que prepara), incluso os puede servir de inspiración. Yo, os presento unas muy sencillas pero vistosas, aptas para cualquier mano inexperta.

SPA52863_phixr

BIZCOBOLAS

 

INGREDIENTES:

· Recortes de bizcochos

· Queso crema tipo Philadelphia

· Chocolate de cobertura

· Decoración al gusto: chocolate blanco, glasa real…

SPA52881_phixr

ELABORACIÓN:

En primer lugar, desmigaremos los recortes de bizcocho que nos hayan sobrado de otras preparaciones. Lo mejor es hacerlo con un robot de cocina, hasta dejarlo en polvo.

Una vez que tengamos las migas, las ponemos en un bol, e iremos añadiendo queso crema en cantidad suficiente como para formar una masa compacta. La cantidad de queso dependerá de varios factores como por ejemplo, el tipo de bizcocho utilizado (unos absorben más cantidad de líquido, otros son más compactos y necesitarán más queso para obtener la textura de masa ideal). Por lo tanto, se deberá hacer “a ojo”. Añadiendo el queso poco a poco hasta lograr una bola de la cual se puedan hacer bolitas de un tamaño “cómodo” , por ejemplo: 20 ó 25 gr. Y que no pierdan la forma al modelarlas. (es fácil saber el momento en el que debes dejar de añadir queso, cuesta más explicarlo que comprobarlo).

Moldearemos los trozos como si fuesen albóndigas. También se le puede añadir, aparte del queso, cualquier ingrediente untuoso, por ejemplo, leche condensada, algún sabor (vainilla, limón…).

Por otro lado, derretiremos chocolate de cobertura al baño maría o en el microondas, se le puede añadir un poquito de leche o nata para hacerlo un poco más líquido. Bañamos las bolas con el chocolate y las dejamos secar sobre una bandeja. Una vez que se haya endurecido la cobertura, decoramos al gusto, bien con chocolate blanco, con glasa real blanca o de colores, con fondant…

*** es conveniente derretir bastante chocolate de cobertura, para que a la hora de bañar las bizcobolas, se cubra toda la bola y quede lisa y brillante.

*** también se les puede colocar un palito (tipo chupa-chups) y dejarlas secar clavando el palillo en un corcho.

SPA52867_phixr

By

Galletas de jengibre como en Shrek: Gingerbread men cookies

DSC_0085_phixr

Con estas galletas especiadas, típicas de navidad en Centro Europa, doy comienzo a una serie de recetas navideñas que os voy a ir enseñando a lo largo de este mes, para ver si os animáis y las  ponéis en práctica durante estas fechas. El resultado salta a la vista, quedan unas galletas muy simpáticas, a las que usando un poco de imaginación se les puede vestir de una forma sencilla y llamativa. O simplemente, dejándolas tal cual, resultan preciosas. Seguro que os acordáis de ellas, porque aparecía un personaje como esta galleta en la película “Shrek”.

Para hacerlas he utilizado un cortapastas muy original, solamente con presionar la masa, salen marcados como en la foto de arriba. También he utilizado una mezcla de especias “speculoos” que es una maravilla y les da un sabor muy especial, regalo de mi amiga Clemenvilla, cuyo blog  “Bocados de cielo” os recomiendo visitar.

La receta que he utilizado en esta ocasión, está inspirada en la que nos enseña “Trotamundos” del blog  Food&Cook, su autora elabora unas galletas realmente espectaculares y maravillosas, así que no puedo dejar de recomendar una visita por su blog, si es que todavía no lo conocéis.

SPA52831_phixr

GINGERBREAD MEN (Galletas de jeginbre)

 

INGREDIENTES:

· 750 gr. de harina

· 230 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

· 220 gr. de azúcar moreno

· 340 gr. de melaza /sirope

· 1 huevo grande

· 1 cucharada sopera de speculoos *

o

· 1 cucharadita de canela, 2 cucharadita de jengibre, 1 cucharadita de clavo.

· ½ cucharadita de bicarbonato

· ½ cucharadita de sal

*Speculoos: mezcla de especias ( jengibre, cardamomo, nuez moscada, clavo, canela y pimienta blanca), muy utilizada en Bélgica para elaborar unas galletas crujientes y deliciosas.

ELABORACIÓN:

En primer lugar, se tamizan la harina, las especias o speculoos, el bicarbonato y la sal.

Por otro lado, se mezclan y baten (preferentemente con un procesador de alimentos o varillas eléctricas) la mantequilla a punto de pomada y el azúcar, hasta lograr una masa esponjosa y fluida. Una vez que tenemos la mantequilla en este punto, le añadimos el huevo batido y seguimos mezclando hasta que esté perfectamente integrado. Seguidamente, añadiremos la melaza o sirope, poco a poco, en forma de hilillo hasta unirlo perfectamente.

Tendremos una especie de crema fluida , se le añaden los ingredientes secos que previamente hemos tamizado. La forma de unirla es con una rasqueta de pastelería, tenedor o cuchara de palo, no batiendo, sino mezclando la harina con el resto hasta lograr una masa homogénea , donde todos los ingredientes estén bien mezclados. Se junta la masa con las manos hasta lograr una bola compacta.

SPA52795_phixr

*** es conveniente dividir la masa en 4 partes (ya que sale mucha cantidad) y cada parte extenderla entre dos plásticos film para llevarla a la nevera a que se endurezca. Deberá permanecer unas horas hasta que quede dura y después se puedan modelar las figuras sin dificultad.

SPA52802_phixr

***No conviene tocar o manipular demasiado la masa con las manos (nunca amasar), para que la masa no adquiera liga y luego se nos encoja durante el estirado y horneado, quedando unas pastas duras y correosas.

Una vez que la masa esté lo suficientemente dura como para cortar las galletas en diferentes formas y sin problemas, terminaremos de extender las “láminas de masa” del grosor deseado, lo haremos con un rodillo y las dejaremos de un grosor de 0´5 cm aprox. para que no queden ni demasiado gordas, ni demasiado finas.

Sacaremos la masa de la nevera de una en una, para evitar que se nos caliente.

Para extender la masa , lo haremos sobre una lámina de silicona o silpak, (para que no se nos pegue la masa y no tengamos que añadir harina adicional a la masa) y por la parte de arriba, en contacto con el rodillo, lo haremos con un plástico film, de esta forma, evitaremos que se nos quede la masa pegada al rodillo.

Tendremos preparada una bandeja de horno forrada con papel de horno e iremos traspasando las galletas cortadas. Este proceso hay que hacerlo rápidamente para evitar que se nos caliente la masa y sea más difícil cortar y formar las galletas.SPA52806_phixr

Los recortes que nos queden, los juntaremos con las manos (sin amasar, sólo juntar) y la llevaremos a la nevera, para que se enfríen y volver a estirarlas para seguir formando galletas.

Procederemos a hornearlas. Este proceso es muy importante para obtener una buena galleta. Cada uno deberá hacer la prueba en su horno (mejor probar al principio con un par de galletas, para ajustar tiempos y temperatura).

A modo de orientación, yo, precaliento el horno a 180º durante 15 minutos con calor arriba-abajo-turbo, introduzco la bandeja en el horno y cambio a calor arriba-abajo (sin turbo, para que no reseque ni endurezca las galletas) y horneo durante 10/12 minutos.

Aunque parezcan blandas, pasado ese tiempo, es conveniente sacarlas, ya que se endurecen cuando se enfrían, si las dejamos más tiempo, corremos el riesgo de que nos queden unas galletas muy duras.

Una vez fuera del horno, pasarlas a una rejilla para que terminen de enfriarse.

*** para hacer más bandejas, yo, lo que hago es, que mientras se está horneando una bandeja, voy cortando y colocando otra tanda de galletas, para introducirla en el horno, según sale la anterior, de esta forma, no pierdo tiempo y horneo unas 4 bandejas seguidas.

SPA52837_phixr

Una vez frías, se procede a decorarlas, las posibilidades son infinitas, tantas como nos los permita nuestra imaginación. Se pueden decorar con glasa real. (como en este caso he hecho yo) de manera muy sencilla, pero muy vistosa. También se pueden decorar con fondant (si nos queremos entretener un poquito más) o dejarlas sin nada (que también quedan muy bien).

DECORACIÓN EN GLASA REAL:

INGREDIENTES:

· 100 gr. de azúcar glass

· 1 cucharada de clara de huevo

· unas gotas de aroma o saborizante

ELABORACIÓN:

Se bate la clara de huevo hasta que espume y casi esté montada y se va añadiendo azúcar glass tamizada, se añade gradualmente, poco a poco hasta lograr una textura idónea para formar contornos. Nos debe quedar una masa firme, para que al delinear contornos no se nos mueva y se deforme.

La forma de hacerlo, con pequeñas cantidades como esta, es en un bol pequeño y mezclar con un tenedor hasta que esté bien disuelto el azúcar. Para cantidades mayores, se suele utilizar una batidora eléctrica de varillas. Si se va a dar color, o sabor, una vez que tenemos las glasa hecha, se le añaden unas gotas de colorante o de sabor.

· La glasa se puede guardar en la nevera antes de usar si la cerramos herméticamente.

· Una vez que hemos decorado las galletas con glasa, no se pueden meter en la nevera, ya que la glasa se reblandece y nos estropea todo el dibujo.

· Para delinear los contornos es ideal utilizar unas mangas pasteleras con boquillas muy estrechas (del nº 1), como yo no tengo, lo he hecho con una jeringuilla (en plan casero). Os comento esto para que veais que tampoco hay que tener de todo, por supuesto que queda mucho más profesional con las boquillas o biberones, pero si no hacemos muchas galletas decoradas y nos queremos dar el gusto de probarlas, como material, solamente necesitaremos un cortador, rodillo, papel de horno y jeringuilla.

DSC_0084_phixr