Churros tradicionales

  • Menéame0
  • &description=Pinterest" data-pin-do="buttonPin" data-pin-config="beside">

DSC_0122_phixr

Deliciosos, apetitosos y ligeros, los auténticos churros son una estupenda golosina  para consumir a cualquier edad, en toda ocasión, solos o acompañados con café, chocolate, leche…; en el desayuno, merienda o postre.

Además son de preparación sencilla y rápida, contando con la ayuda de una churrera (de venta en cualquier ferretería y a un precio económico) tardarás unos 10 minutos en tenerlos listos. ¡qué más se le puede pedir!

Los churros se elaboran con una pasta hecha a base de harina de trigo, moldeada en una churrera y frita en aceite bien caliente.

Esta receta (que funciona perfectamente) es la que venía en la caja de mi churrera.

CHURROS (Receta tradicional)

 

INGREDIENTES:

· 1 taza de harina de trigo

· 1 taza de agua

· 1 pizca de sal

DSC_0128_phixr

ELABORACIÓN:

Poner el agua salada a calentar. Por otro lado, poner la harina en el recipiente en el que se vayan a hacer la masa de los churros.

Verter el agua hirviendo sobre la harina y con una cuchara de madera, remover hasta que se moje toda la harina, o sea, que no quede harina suelta; (Una docena de vueltas es suficiente, se tarda menos de 1 minuto).

No importa si queda algún grumo, ya que desaparecerán con la presión en el interior de la churrera.

La pasta debe resultar espesa, nunca blanda, ni líquida.

Una vez que tenemos la masa lista, la metemos en la churrera para dar a la masa forma de churro. Sobre la encimera de granito, vamos haciendo tiras largas con la churrera, formando los churros. Después los cortamos del tamaño que queramos.

Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite de girasol y vamos echando los churros (no conviene echar muchos en cada tanda, para que no baje la temperatura del aceite y nos queden bien hechos y crujientes).

Una vez dorados y crujientes, se sacan, depositándolos en un colador para que pierdan el exceso de aceite y después se colocan sobre papel absorbente.

Se sirven los churros en una fuente espolvoreados con azúcar fina.

*** Consumir preferentemente en caliente, que es cuando conservan todas sus propiedades de sabor, aroma y digestibilidad.

***También se pueden ir echando los churros directamente de la churrera al aceite caliente, pero considero que hay más riesgo de que salpique el aceite al caer el churro, además, controlas mejor la fritura si tienes los churros previamente formados. De esta forma, sólo tienes que concentrarte en la fritura.

*** Otra ventaja de dar la forma de churro sobre una encimera, es que de esta manera se va enfriando la masa y no se abren ni estallan durante la fritura.

*** La cantidad de masa se puede aumentar o disminuir, siempre en la misma proporción, la taza que utilices para calcular la harina, tiene que llevar el mismo volumen de agua.

*** Si se desea, los churros se pueden congelar en crudo. Para ello, ponerlos en una bandeja, dejándolos separados para que no se peguen entre sí. Una vez la pasta esté dura, podrán almacenarse en bolsas. No es necesario descongelar para freírlos. (como las croquetas).

***Hay algunas variantes sobre la fórmula tradicional, tales como sustituir parte del agua por leche, añadir mantequilla o huevos… pero considero que la fórmula sencilla es la más recomendable.

DSC_0132_phixr