By

Galletas de jengibre como en Shrek: Gingerbread men cookies

DSC_0085_phixr

Con estas galletas especiadas, típicas de navidad en Centro Europa, doy comienzo a una serie de recetas navideñas que os voy a ir enseñando a lo largo de este mes, para ver si os animáis y las  ponéis en práctica durante estas fechas. El resultado salta a la vista, quedan unas galletas muy simpáticas, a las que usando un poco de imaginación se les puede vestir de una forma sencilla y llamativa. O simplemente, dejándolas tal cual, resultan preciosas. Seguro que os acordáis de ellas, porque aparecía un personaje como esta galleta en la película “Shrek”.

Para hacerlas he utilizado un cortapastas muy original, solamente con presionar la masa, salen marcados como en la foto de arriba. También he utilizado una mezcla de especias “speculoos” que es una maravilla y les da un sabor muy especial, regalo de mi amiga Clemenvilla, cuyo blog  “Bocados de cielo” os recomiendo visitar.

La receta que he utilizado en esta ocasión, está inspirada en la que nos enseña “Trotamundos” del blog  Food&Cook, su autora elabora unas galletas realmente espectaculares y maravillosas, así que no puedo dejar de recomendar una visita por su blog, si es que todavía no lo conocéis.

SPA52831_phixr

GINGERBREAD MEN (Galletas de jeginbre)

 

INGREDIENTES:

· 750 gr. de harina

· 230 gr. de mantequilla a temperatura ambiente

· 220 gr. de azúcar moreno

· 340 gr. de melaza /sirope

· 1 huevo grande

· 1 cucharada sopera de speculoos *

o

· 1 cucharadita de canela, 2 cucharadita de jengibre, 1 cucharadita de clavo.

· ½ cucharadita de bicarbonato

· ½ cucharadita de sal

*Speculoos: mezcla de especias ( jengibre, cardamomo, nuez moscada, clavo, canela y pimienta blanca), muy utilizada en Bélgica para elaborar unas galletas crujientes y deliciosas.

ELABORACIÓN:

En primer lugar, se tamizan la harina, las especias o speculoos, el bicarbonato y la sal.

Por otro lado, se mezclan y baten (preferentemente con un procesador de alimentos o varillas eléctricas) la mantequilla a punto de pomada y el azúcar, hasta lograr una masa esponjosa y fluida. Una vez que tenemos la mantequilla en este punto, le añadimos el huevo batido y seguimos mezclando hasta que esté perfectamente integrado. Seguidamente, añadiremos la melaza o sirope, poco a poco, en forma de hilillo hasta unirlo perfectamente.

Tendremos una especie de crema fluida , se le añaden los ingredientes secos que previamente hemos tamizado. La forma de unirla es con una rasqueta de pastelería, tenedor o cuchara de palo, no batiendo, sino mezclando la harina con el resto hasta lograr una masa homogénea , donde todos los ingredientes estén bien mezclados. Se junta la masa con las manos hasta lograr una bola compacta.

SPA52795_phixr

*** es conveniente dividir la masa en 4 partes (ya que sale mucha cantidad) y cada parte extenderla entre dos plásticos film para llevarla a la nevera a que se endurezca. Deberá permanecer unas horas hasta que quede dura y después se puedan modelar las figuras sin dificultad.

SPA52802_phixr

***No conviene tocar o manipular demasiado la masa con las manos (nunca amasar), para que la masa no adquiera liga y luego se nos encoja durante el estirado y horneado, quedando unas pastas duras y correosas.

Una vez que la masa esté lo suficientemente dura como para cortar las galletas en diferentes formas y sin problemas, terminaremos de extender las “láminas de masa” del grosor deseado, lo haremos con un rodillo y las dejaremos de un grosor de 0´5 cm aprox. para que no queden ni demasiado gordas, ni demasiado finas.

Sacaremos la masa de la nevera de una en una, para evitar que se nos caliente.

Para extender la masa , lo haremos sobre una lámina de silicona o silpak, (para que no se nos pegue la masa y no tengamos que añadir harina adicional a la masa) y por la parte de arriba, en contacto con el rodillo, lo haremos con un plástico film, de esta forma, evitaremos que se nos quede la masa pegada al rodillo.

Tendremos preparada una bandeja de horno forrada con papel de horno e iremos traspasando las galletas cortadas. Este proceso hay que hacerlo rápidamente para evitar que se nos caliente la masa y sea más difícil cortar y formar las galletas.SPA52806_phixr

Los recortes que nos queden, los juntaremos con las manos (sin amasar, sólo juntar) y la llevaremos a la nevera, para que se enfríen y volver a estirarlas para seguir formando galletas.

Procederemos a hornearlas. Este proceso es muy importante para obtener una buena galleta. Cada uno deberá hacer la prueba en su horno (mejor probar al principio con un par de galletas, para ajustar tiempos y temperatura).

A modo de orientación, yo, precaliento el horno a 180º durante 15 minutos con calor arriba-abajo-turbo, introduzco la bandeja en el horno y cambio a calor arriba-abajo (sin turbo, para que no reseque ni endurezca las galletas) y horneo durante 10/12 minutos.

Aunque parezcan blandas, pasado ese tiempo, es conveniente sacarlas, ya que se endurecen cuando se enfrían, si las dejamos más tiempo, corremos el riesgo de que nos queden unas galletas muy duras.

Una vez fuera del horno, pasarlas a una rejilla para que terminen de enfriarse.

*** para hacer más bandejas, yo, lo que hago es, que mientras se está horneando una bandeja, voy cortando y colocando otra tanda de galletas, para introducirla en el horno, según sale la anterior, de esta forma, no pierdo tiempo y horneo unas 4 bandejas seguidas.

SPA52837_phixr

Una vez frías, se procede a decorarlas, las posibilidades son infinitas, tantas como nos los permita nuestra imaginación. Se pueden decorar con glasa real. (como en este caso he hecho yo) de manera muy sencilla, pero muy vistosa. También se pueden decorar con fondant (si nos queremos entretener un poquito más) o dejarlas sin nada (que también quedan muy bien).

DECORACIÓN EN GLASA REAL:

INGREDIENTES:

· 100 gr. de azúcar glass

· 1 cucharada de clara de huevo

· unas gotas de aroma o saborizante

ELABORACIÓN:

Se bate la clara de huevo hasta que espume y casi esté montada y se va añadiendo azúcar glass tamizada, se añade gradualmente, poco a poco hasta lograr una textura idónea para formar contornos. Nos debe quedar una masa firme, para que al delinear contornos no se nos mueva y se deforme.

La forma de hacerlo, con pequeñas cantidades como esta, es en un bol pequeño y mezclar con un tenedor hasta que esté bien disuelto el azúcar. Para cantidades mayores, se suele utilizar una batidora eléctrica de varillas. Si se va a dar color, o sabor, una vez que tenemos las glasa hecha, se le añaden unas gotas de colorante o de sabor.

· La glasa se puede guardar en la nevera antes de usar si la cerramos herméticamente.

· Una vez que hemos decorado las galletas con glasa, no se pueden meter en la nevera, ya que la glasa se reblandece y nos estropea todo el dibujo.

· Para delinear los contornos es ideal utilizar unas mangas pasteleras con boquillas muy estrechas (del nº 1), como yo no tengo, lo he hecho con una jeringuilla (en plan casero). Os comento esto para que veais que tampoco hay que tener de todo, por supuesto que queda mucho más profesional con las boquillas o biberones, pero si no hacemos muchas galletas decoradas y nos queremos dar el gusto de probarlas, como material, solamente necesitaremos un cortador, rodillo, papel de horno y jeringuilla.

DSC_0084_phixr

By

Plum-cake de melaza y frutas escarchadas

 

Plum-cake elaborado y pensado específicamente para la Navidad. Tenía todavía un bote de melaza (que me traje de Londres) y decidí utilizarlo para este bizcocho especial de Navidad. Queda realmente bueno, con unos sabores que te evocan estas fechas tan señaladas. Ideal para tomarlo con un café o té bien caliente.

La receta, la fuí confeccionando sobre la marcha y el resultado me ha gustado mucho. Recomendable 100%.
PLUM-CAKE DE MELAZA Y FRUTAS ESCARCHADAS

INGREDIENTES:

. 100 gr. de mantequilla
. 50 gr. de azúcar
. 130 gr. de harina
. 50 gr. de almendra molida
. 50 gr. de almidón de trigo
. 3 huevos
. 100 ml. De leche
. 100 gr. de melaza
. 8 gr. de levadura
. frutas escarchadas al gusto
. almendra en lámina
. una cucharadita de esencia de vainillaELABORACIÓN:

En un bol, se bate la mantequilla a punto de pomada con el azúcar y la esencia de vainilla hasta lograr una crema esponjosa, seguidamente, se añaden los huevos de uno en uno y, sin dejar de batir, no incorporando el siguiente hasta que el anterior esté perfectamente integrado en la mezcla. ( En este punto, se corta la crema, pero no importa, se arreglará más tarde).
Se vierte la melaza poco a poco, en forma de hilillo y sin dejar de batir.
Por otro lado, habremos juntado y tamizado la harina, la almendra, el almidón y la levadura. Se echa la mitad a la masa, se remueve con una varilla manual, con movimientos envolventes y circulares, se añade la mitad de la leche y se une de igual manera. Se vierte el resto de harinas, se mezcla y se acaba con la leche que nos queda.
Se prepara un molde de plum-cake, se engrasa y se enharina y se vierte la mitad de la masa en él. Se distribuyen las frutas escarchadas cortadas en trocitos y se acaba de rellenar con el resto de masa. Por encima se cubre con unas láminas de almendra.
Se hornea a 175º con calor abajo-turbo durante 40/45 minutos, hasta que al introducir una aguja en el centro, ésta salga limpia.
Se deja 5 minutos en el molde y seguidamente, se desmolda y se coloca sobre una rejilla para que termine de enfriarse.

*** todos los ingredientes deben estar a temperatura ambiente.
*** para que no se bajen las frutas escarchadas al fondo, es conveniente calentarlas unos segundos en el microondas.

By

Bizcocho de melaza y jengibre

Una de las cosas que traje de mi viaje a Londres fue un bote de melaza (bueno….. en realidad, traje dos); Nunca antes la había probado, porque por estas tierras nuestras no es demasiado común el uso de este ingrediente. Estaba deseando hacer una receta con melaza y buscando, buscando…. recordé un libro de repostería antiguo que tengo.Tiene recetas internacionales clásicas. Pues de ese libro extraje esta receta de bizcocho de melaza.El resultado me ha gustado, es un bizcocho con unos sabores a los que no estamos acostumbrados, utilizando especias como el jengibre (que cobra gran protagonismo en este cake), y sabiamente mezclado con la melaza ( a mí, sus sabor me recuerda al extracto de regaliz) , todo eso, además de una textura muy peculiar (compacta, pero jugosa), hace que sea un bizcocho que no te deja indiferente.

En casa, particularmente, ha gustado, aunque reconozco que hay que familiarizarse con el sabor de las especias y la melaza. Al final de cada bocado , te deja un ligero toque picante…¡muy curioso!
Si caen en vuestras manos estos ingredientes, no dejeis de probarlo!!!

BIZCOCHO DE JENGIBRE Y MELAZA

INGREDIENTES:
. 125 gr de mantequilla
. 225 gr de melaza
. 125 gr de azúcar morena
. 6 cucharadas soperas de leche
. 2 huevos ligeramente batidos
. 225 gr de harina
. una pizca de sal
. 1 cucharadita, de las de café , de bicarbonato sódico
. 1 cucharada sopera de jengibre
. 1 cucharadita, de las de café, de canela molida
. 25 gr de almendras en láminas para decorar.

ELABORACIÓN:

Se echan la mantequilla, la melaza y el azúcar morena en una cacerola pequeña a fuego lento, moviendo hasta que se mezcle bien todo. Se retira del fuego, se deja enfriar un poco, y a continuación se mezclan con la leche y los huevos.

Se pasan la harina, la sal, el bicarbonato, el jengibre y la canela por un tamiz, dejándolos caer en un cuenco, y se añade el contenido de la cacerola lentamente en el centro, batiendo con una cuchara de madera hasta que la masa esté homogénea.
Se engrasa un molde cuadrado de 20 cm (en mi caso, molde rectangular de 20 por 25 cm) y se forra con papel parafinado untado de grasa. Se vierte en él la masa. Se espolvorea con las almendras fileteadas.
Se precalienta el horno y se introduce el molde, dejándolo a 160º durante 1 hora aprox. Con calor abajo-turbo hasta que introduciendo una aguja en el centro, ésta salga limpia. Se saca del horno, se deja enfriar 10 minutos y se desmolda sobre una rejilla para que termine de enfriarse.NOTAS:

. este típico bizcocho inglés se corta en cuadrados para su consumo.
. una vez frío, envolver en papel film y después en papel de aluminio, dejarlo en la nevera mínimo 5 días reposando. Entonces, es cuando se aprecia mejor su sabor y textura.