By

Tarta drip cake con figuras de chocolate

Esta receta que os traigo hoy,  puede servirnos como “tarta básica de chocolate para cumpleaños”. Os propongo un bizcocho de chocolate, ideal como base para hacer pisos de bizcocho y también un bizcocho genovés, que colocado en la última capa de arriba (para que no se hunda con el peso), contrasta en textura (por ser más liviano), haciendo que el conjunto de bizcochos y rellenos nos resulte más ligero y apetecible a la hora de comerlo.

Este tipo de composiciones quedan muy altas (están muy de moda hoy día), y espectaculares a la vez, ya que si conseguimos alisar bien la superficie, obtenemos unas tartas preciosas, de exposición. Además rinden mucho a la hora de servir, ya que con una porción fina, al ser tan alta, tenemos ración de sobra.

Como base nos puede servir perfectamente, luego, dependiendo de la celebración para la que necesitemos la tarta, podemos variar la decoración a nuestro antojo. Si ponemos figuritas de chocolate de conejitos y pollitos (como en este caso) hemos conseguido una tarta de Pascua, si hacemos unas rosas de chocolate, tenemos tarta para las madres, hermanas…. Además al ser de chocolate, casi seguro que aciertas con el sabor, gusta a todo el mundo.

TARTA  DE CHOCOLATE

INGREDIENTES:

Figuras de chocolate infantiles (en este caso, animalitos)

ELABORACIÓN:

 

Receta de bizcocho de chocolate especiado: (hacemos dos veces la receta) para dos moldes de 20 cm. de diámetro y 4 cm. de altura

INGREDIENTES:

  • 125 gr. de harina corriente
  • 185 gr. de azúcar
  • 55 gr. de cacao puro 100%
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de “todo especias” speculoos
  • ¾ de cucharadita de bicarbonato
  • ½ cucharadita de levadura química (tipo Royal)
  • ½ cucharadita de sal
  • 90 ml. de leche
  • 90 ml. de agua
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

ELABORACIÓN:

Por un lado, mezclamos en un bol, la harina, el azúcar, el cacao, la canela, las especias speculoos, el bicarbonato, la levadura y la sal.

Por otro lado, mezclamos la leche, el agua, el huevo, el aceite y el extracto de vainilla hasta que esté todo bien mezclado.

Mezclamos a baja velocidad, los ingredientes líquidos sobre los sólidos; mezclamos bien hasta que esté todo perfectamente combinado. Una vez que lo tenemos, echamos la mezcla en un molde redondo de 20 cm.  que habremos engrasado con mantequilla, luego cubierto la base con papel de hornear y otra vez, mantequilla.

**Es conveniente utilizar un molde que no sea desmontable, y en caso de serlo, cubrirlo bien con papel de horno en las juntas para que no se salga la masa por las juntas, ya que es bastante líquida.

Se hornea unos 30 minutos a 175 grados con horno precalentado previamente. Hasta que al comprobar con un palillo, éste salga limpio.

Receta de bizcocho genovés:

    INGREDIENTES:

  • 4 huevos
  • 120 gr. de azúcar
  • 4 gr. de sal fina
  • 120 gr. de harina de repostería (floja)
  • Esencia de vainilla (para darle sabor, opcional)

ELABORACIÓN:

En un robot de cocina tipo kitchen Aid o similar ponemos los huevos (que deberán estar a temperatura ambiente), añadimos la sal y comenzamos a batir con el batidor de globo (necesitamos airear mucho la masa), cuando empieza a espumar, añadimos el azúcar , subimos la velocidad del batidor y mantenemos batiendo unos 10 minutos. Deberemos obtener una crema blanquecina, que hayan montado perfectamente los huevos con el azúcar, que haya tripicado el volumen. Añadimos a esencia de vainilla (para darle sabor, también puede ser limón, … lo que más nos apetezca).

***Este paso es importantísimo, dependiendo del montado de los huevos, el resultado será una masa aireada, esponjosa y mullida o si lo hacemos mal, un bizcocho apelmazado, que apenas sube en el horno.

Tamizamos la harina (también imprescindible), con un colador fino. Lo tamizamos sobre la crema de huevos y comenzamos a mezclar con una espátula de silicona, suavemente, con movimientos envolventes, mezclando solamente hasta que desaparezca la harina en la crema. Conviene batir lo justo, para no bajar la mezcla y que no queden grumos de harina en la mezcla.

***Debemos tener en cuenta que este bizcocho no lleva impulsor o levadura, por lo que, todo lo que crezca y aumente en el horno, será debido al aire que le aportamos al elaborar la masa. Por lo que deberemos ser extremadamente cuidadosos a la hora de preparar la masa.

La crema resultante la vertemos sobre un molde de 20 cm. de diámetro y más de 6 cm. de altura, que habremos engrasado con mantequilla y harina y horneamos en horno precalentado (también paso imprescindible) a 175 grados, con calor arriba-abajo, hasta que está hecho, unos 30 minutos.

MONTAJE DE LA TARTA.

  • Los bizcochos los elaboramos el día anterior, para que se asienten. Una vez horneados y fríos, los cubrimos con plástico de cocina y reservamos hasta el día siguiente
  • El día que vamos a montar la tarta, primero cortamos los bizcochos para quitarles la “barriguita” que les haya podido salir durante el horneado. Dejándolos totalmente lisos.
  • Preparamos la buttercream o frosting que sea de nuestro gusto. Yo, en mi caso, me decanto por el frosting especial de chocolate , que me parece la opción menos dulce y más equilibrada para rellenar y cubrir la tarta.
  • Elaboramos una crema chantillí, para ello, montamos 200 ml. de nata de montar con 50 gr. de azúcar y 1 sobrecito de estabilizante de nata. Lo montamos con varillas eléctricas hasta obtener una nata montada fuerte.
  • Ponemos 1 bizcocho de chocolate sobre un cartón de pastelería de 1 cm. más pequeño que el diámetro del bizcocho. (opcionalmente se puede calar con almíbar, yo no lo he hecho pero lo admite perfectamente.)
  • Cubrimos el bizcocho con una parte de frosting de chocolate y encima colocamos el segundo bizcocho de chocolate especiado. (almíbar opcional)
  • Extendemos una porción generosa de nata montada azucarada (dejando un poquito para la decoración exterior) y cubrimos con el bizcocho genovés. Lo calamos con almíbar (en este caso SÍ es recomendable).
  • Extendemos el resto del frosting por la parte superior y los laterales. Cubriendo perfectamente todos los huecos y alisando lo mejor posible toda la superficie y laterales.
  • Metemos en la nevera para que se endurezca el frosting y se asiente el pastel.
  • Preparamos la ganache para hacer el efecto de chorretes (drip cake), para ello, calentamos 100 ml. de nata hasta llevar a ebullición, retiramos del fuego, echamos el chocolate de fundir en trozos y esperamos unos minutos. Pasado ese tiempo, removemos con suavidad hasta que se disuelve todo el chocolate. Esperamos un poco y cuando lo tenemos a la temperatura adecuada, lo vamos echando por la parte superior hacia los laterales para que queden chorretes. Cubrimos la parte superior y colocamos la decoración que queramos; En esta ocasión, he elegido unas figuritas de chocolate que tenía y que me han venido muy bien.

 

 

 

By

Tarta con chorretes de chocolate (drip cake)

tarta-drip-cake-j2pg

Esta tarta es ideal para no parar de salivar en cuanto la ves. También es perfecta para la celebración de cumpleaños, tanto de niños, de adolescentes, como de adultos. El único requisito es que los comensales sean choco-adictos, ya que está plagadita de detalles “chocolatosos”. La decoración final es un poco libre, puedes incluir cualquier tipo de chocolate, chocolatina, galleta… y dependerá de tu gusto personal para que te quede de una forma u otra.

Así decorada, creo que queda equilibrada, ni muy recargada ni demasiado sobria. Es la primera que hago de este tipo y estoy muy contenta con el resultado. Espero que os guste y os inspire para elaborar vuestras propias tartas de cumpleaños.

TARTA DE DOS PISOS DE CHOCOLATE CHORREANTE (DRIP CAKE)

INGREDIENTES:

  • Bizcocho de chocolate (doble cantidad de ingredientes)
  • Frosting de queso
  • Frosting de chocolate
  • Ganache de chocolate
  • Chocolates variados (kínder bueno, Ferrero Rocher, huevo kínder, kit-kat, oreos…)

 

ELABORACIÓN:

Esta tarta se puede ir elaborando en 3 días. El primer día, haremos los bizcochos, para ello, podemos utilizar esta receta de bizcocho de chocolate, que os detallo más adelante (es la primera vez que la he hecho y me ha gustado, ha cumplido mis expectativas, queda un buen bizcocho) similar a mi bizcocho de chocolate favorito para tartas de cumpleaños. Podéis utilizar cualquiera de ellos, que os darán buenos resultados ambos dos. Os pongo la receta que he usado ya que no la tengo en el blog.

tarta-drip-cake

BIZCOCHO DE CHOCOLATE

INGREDIENTES: 

  • 2 Cups de azúcar ( 400 gr.)
  • 1 ¾ cup de harina ( 225 gr.)
  • ¾ cup de cacao (100 gr.)
  • 1 ½ cucharadita de levadura (teaspoon) (8 gr.)
  • 1 ½ cucharadita de bicarbonato (teaspoon) (8 gr.)
  • 1 cucharadita de sal (5 gr.)
  • 2 huevos
  • 1 cup de leche (o buttermilk) (250 ml.)
  • ½ cup de aceite de girasol (125 ml.)
  • 2 cucharaditas de vainilla (10 ml.)
  • 1 cup de agua hirviendo (250 ml.)

tarta-drip-cake-6jpg

ELABORACIÓN:

Por un lado, tamizamos juntos en un bol, la harina, el azúcar, el cacao, la levadura, el bicarbonato y la sal (todos los ingredientes sólidos).

Por otro lado, mezclamos los huevos (ligeramente batidos), la leche, el aceite y la vainilla. Juntamos ambas preparaciones y mezclamos con una batidora tipo kitchen Aid o similar durante 2 minutos a velocidad media, hasta que esté todo perfectamente unido.

Añadimos el agua hirviendo y mezclamos hasta que esté disuelto totalmente en la mezcla. Nos quedará una masa bastante líquida. Es normal.

Tendremos preparado el molde (utilizaremos un molde redondo de 20/22 cm. de diámetro) que no sea desmontable, ya que la masa al ser bastante líquida, se nos puede escapar si utilizamos un molde desmontable. Previamente lo habremos engrasado y es conveniente cubrir la base con papel de horno (para que haga de mayor protección y no se nos seque). Volcamos la masa en su interior y procedemos a hornear.

Con horno precalentado a 200 grados, introducimos el molde en la bandeja del  horno y la colocamos en el centro del horno, bajamos la temperatura del horno a 175 grados y lo mantenemos durante 40 minutos aprox. Hasta que al introducir una aguja en el centro, ésta salga seca, sin masa adherida a ella. Si necesitamos algo más de tiempo, se lo damos, ya que cada horno funciona de manera diferente.

Una vez comprobado que ya está horneado, sacamos el molde del horno, dejamos sobre una rejilla en el propio molde durante 5 minutos y después, lo desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que esté totalmente frío.

Se le cubre de plástico film (para que no se seque) y se reserva hasta su uso.

tarta-drip-cake-5jpg

**Es conveniente dejarlo 24 horas de reposo antes de proceder a dividir en capas.

**Queda un bizcocho con una textura mullida y jugoso, que no necesita ser calado.

***En esta ocasión, he doblado la cantidad de ingredientes para rellenar 2 moldes, uno de 20 cm. de diámetro y el otro de 14 cm. Quería que me quedasen altos para dividir en 3 capas gruesas.

***El tiempo de horneado, en esta ocasión ha llegado a los 60 minutos, ya que había mucha masa en cada molde.

Una vez hechos, los envolvemos en plástico film y reservamos hasta el día siguiente para que se asienten y se puedan dividir en capas sin problema.

El segundo día, dividiremos los bizcochos en 3 capas iguales cada uno, deberemos obtener 6 discos de bizcocho, 3 de 20 cm. de diámetro (para el primer piso)  y 3 de 14cm. (para el segundo piso). Del bizcocho de 14 cm. me han salido 4 capas, de las cuales he utilizado 3.

paso-a-paso-1

Preparamos los rellenos, en esta ocasión he optado por hacer un frosting ligero de queso, con galletas Oreo partidas y colocadas encima del relleno y un frosting de chocolate. Para elaborar el relleno de chocolate, he seguido los pasos del relleno de queso, pero a última hora, en vez de echar el queso, he echado 150 gr. de chocolate negro fondant derretido y frío.

Una vez que tenemos ambos frostings hechos, los metemos en la nevera unos 10 minutos para que se endurezcan un poquito y sea más cómodo y fácil de extender. No dejarlo mucho más tiempo porque se nos endurecería demasiado y ya no sería lo mismo.

    MONTAJE DE LA TARTA

Para montar la tarta, en primer lugar, cortamos un cartón de pastelería de un tamaño 1 cm. inferior al diámetro del bizcocho base. Le echamos un poco de crema para que se quede el bizcocho pegado y no se nos mueva.

Colocamos el primer disco de bizcocho sobre el cartón y rellenamos con 1/3 de la crema de chocolate. Colocamos el segundo disco encima e igualamos. Procedemos de igual manera, pero esta vez, con el relleno de queso. Una vez que lo tenemos alisado, extendemos galletas Oreo, troceadas por toda la superficie de la tarta y encima colocamos el último disco de bizcocho  de chocolate.

paso-a-paso-2

Repetimos la misma operación con el bizcocho de 14 cm. Es decir, bizcocho­, relleno de chocolate, bizcocho, relleno de queso, bizcocho. Cubrimos toda la tarta con una ligera capa de relleno (para cubrir imperfecciones), En mi caso, he cubierto el piso de abajo con el relleno de chocolate y la pequeña, la de arriba con el frosting de queso. Metemos ambos pisos de tarta en la nevera para que se endurezca y se asiente.

Pasada 1 hora aprox. Sacamos las tartas de la nevera y procedemos a darle una segunda capa de  frosting a las tartas. Esto es, intentar dejar lo más regular e igualadas posibles la superficie de las tartas. Cuando hemos terminado. Dejamos en la nevera a que se vuelva a enfriar y endurecer. Se puede dejar un par de horas o bien (como en mi caso) hasta el día siguiente.

paso-a-paso-3

  El tercer día, procederemos a rematar la tarta, decoración final y montaje de pisos. Para ello, en la parte inferior de la tarta (la de chocolate) meteremos unas pajitas (de las fuertes y gordas) justo en el centro de la tarta, de un tamaño inferior al diámetro de la tarta de arriba, es decir, en un diámetro de 11/12 cm. colocamos 4 pajitas al ras de la tarta y una central más alta (nunca debe superar el tamaño de la tarta de arriba) sobre la que irá colocada la tarta del piso superior.

***Esto se hace para que las pajitas hagan de pilares y de esta manera, la tarta superior no se hunda por el peso sobre la tarta de la parte de abajo. La pajita central, nos fija la tarta en el centro, para que no se desplace ni se mueva cuando la transportamos . (si nos resulta difícil “insertar” la tarta del piso superior sobre la pajita central, se puede omitir este paso, ya que en este tipo de tartas, queda bien asentada sin necesidad de “clavarle” la “estaca” central). Lo digo por experiencia, ya que al final, en esta tarta, no lo puse y fue transportada en coche, luego de la nevera a la mesa… y no se movió ni medio milímetro.

Bueno, una vez que ya tenemos los pisos montados, procedemos a realizar la DECORACIÓN. Este tipo de tartas o pasteles con esos “ chorretones” tan apetecibles tienen un nombre, se denominan “drip cakes” .

tarta-drip-cake-1

La técnica para hacerla es sencilla pero precisa, con esto quiero decir que habrá que tener muy en cuenta una serie de detalles para que nos quede perfecta, ya que si no, nos quedará un “engruño” difícil de arreglar.

En primer lugar, prepararemos una ganache de chocolate, utilizaremos 100 ml. de nata y 100 gr. de chocolate negro de cobertura (fondant). Para hacer la ganache, calentamos la nata hasta llevarla al punto de ebullición. Troceamos el chocolate en un cuenco  y vertemos la nata hirviendo sobre el chocolate, dejamos unos minutos y comenzamos a mover con una espátula hasta que nos quede totalmente homogénea.

Dejamos reposar la crema de chocolate unos minutos para que se vaya entibiando y se espese un poco. Este punto (la temperatura del chocolate) es el factor más importante  a la hora de realizar esta técnica, porque si está demasiado líquida, se nos chorreará hasta abajo y si lo dejamos enfriar demasiado y se nos espesa mucho, pues no “correra” por la tarta.

Hay que tener en cuenta que al estar la tarta fría de la nevera, cuando echamos el chocolate, si está casi frío, se endurece inmediatamente al contacto con la superficie fría del  frosting. Por lo que mi recomendación, la primera vez que se haga, para saber bien cuál es el punto del chocolate, es hacer una pequeña prueba en una magdalena  o algo similar, para ver la fluidez con la que corre el chocolate.

Una vez que tienes bien cogido el punto del chocolate, se vierte la crema en una jarrita y se va vertiendo por la orilla de la parte superior de la tarta, (quizás necesitemos ayudarnos con una cuchara para que “caigan” los chorretones de chocolate), luego es cuestión de ir tapando el resto de la superficie de la tarta con una cuchara o paleta.

Dejamos enfriar un poco para que se endurezca un poquito.(podemos meterla en la nevera una media hora)

A continuación, colocamos las chocolatinas, galletas, huevos Kinder, Ferrero Rocher….de la manera más bonita y atractiva que nos parezca. En este punto, ya está lista para consumir.

Si no la vamos a consumir al momento, guardar refrigerada en nevera y sacarla ½ hora antes de su consumo para que las cremas adquieran el punto idóneo para ser degustadas.

tarta-drip-cake-3jpg