Revuelto de mar y montaña con barquillo de queso

Una receta de lo más sencilla, todo el mundo puede hacerla y sorprender a propios y a extraños en la mesa. Admite muchas variables, en este caso el revuelto es de cantarelus y langostinos, pero bien podría llevar unas setas y gambas, ingredientes más baratos y que podemos encontrar en cualquier época del año.
En cuanto al barquillo de queso es un añadido muy resultón que hace que este entrante se convierta en algo especial sin ningún tipo de esfuerzo por nuestra parte.
Os animo realmente a prepararlo, el tiempo total de elaboración de todo el plato, entre que preparas ingredientes, cocinas y recoges es de 20 minutos y además no resulta nada pesado.

INGREDIENTES:

  • Queso rallado
  • Aceite y sal
  • 1 diente de ajo
  • 1 guindilla cayena (opcional)
  • 3 huevos
  • 100 gr de Cantarelus
  • 6 langostinos
  • Un chorrito de nata líquida (en su defecto leche)

ELABORACIÓN DEL BARQUILLO DE QUESO:

En mi caso lo hago con el grill del microondas, si no dispones de ello, pues le das un golpe de grill en el horno.

  1. Forrar la bandeja antiadherente del microondas con papel de horno y colocarla sobre la rejilla elevadora. 
  2. Distribuir por la bandeja tantos montoncitos de queso como barquillos necesitemos. 
  3. Meter en el microondas modalidad grill hasta que esté completamente tostado el queso. ¡ojo!, tostado, no quemado¡ En mi caso aproximadamente 5 minutos.
  4. Sacar del microondas y dejar enfriar. Una vez fríos se despegan sin ningun tipo de problema del papel de horno.

Fácil verdad?? Pues que no se os olvide este truquillo que os puede dar mucha vida en varios platos.

ELABORACIÓN DEL REVUELTO:

  1. En una sartén antiadherente echamos un chorrito de aceite con el diente de ajo bien picado y la cayena (opcional si nos gusta picante o no)
  2. Cuando el ajo comienza a dorarse un poco, ponemos a fuego medio y añadimos los langostinos pelados y seguido las cantarelus. Rehogamos hasta que se haya evaporado el agua de las setas. Este tipo de seta reduce mucho una vez cocinada. 
  3. En un plato batimos ligeramente los huevos, salamos y le echamos un chorrete de nata líquida (leche en su defecto). Esto ayudará a que el revuelto nos quede más jugoso porque la nata (leche) impiden que el huevo cuaje bien.
  4. Cuando ya tengamos el salteado listo incorporamos el huevo. A fuego más bien bajo vamos haciendo el revuelto. Estará listo cuando nosotros veamos. Hay quien prefiere un revuelto bien cuajado y hay a quien le gusta con el huevo sin hacerse del todo, yo soy de este ultimo grupo. Eso a gustos.
  5. Emplatar el revuelto y coronarlo con los barquillos de queso que ya tenemos listos de antes. 

Pruébalo y ya me contarás,
¡On egin!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *