Archivo de la categoría: Conservas

Lomo de cerdo adobado casero

“A todo cerdo le llega su San Martin” y estamos en plena época, a muchos marranos les ha llegado su hora y contando con esto podemos hacer multitud de recetas con los productos del cerdo, entre ellos este lomo adobado casero.

 Lomo adobado casero en aceite

 El 11 de noviembre se celebra en muchos lugares de la geografía española la festividad de San Martin, es el día oficial de la matanza del cerdo o txarriboda como se llama aquí en Euskadi. De ahí el dicho “A todo cerdo le llega su San Martín”. Es a partir de ahora cuando comienzan las matanzas y tenemos unos productos de cerdo de calidad listos para consumir, frescos, frescos. También llega el frío por lo que también se convierte en la época ideal para conservar los alimentos, secarlos, adobarlos, orearlos….todo natural, no me digas que no es algo tentador.

 Hace un par de años leí la receta de lomo casero de “webos fritos” y decidí que yo tenía que probarlo, pero nunca encontraba el momento….hasta el invierno pasado.

Fui a comprar a mi carnicería y tenían un cartel donde anunciaban la venta de productos de cerdo caseros y a muy buen precio. Hablé con mi carnicera y le conté lo que quería. No tardó en prepararme dos buenas cintas de lomo y un poquito de costilla, pero buenas de verdad. No os lo penséis, si queréis una buena carne de cerdo en esta época pasaros por cualquiera de las “CARNICERÍA SIERRA” que hay por las Encartaciones, si no sois de la zona venís un sábado, compráis la carne y hacéis una excursión, merece la pena,  juzga tu mismo¡

Para mosaico1

 Hacer este lomo no es nada difícil, son unos procesos muy sencillos, el único inconveniente, por decirlo de alguna manera, es que el proceso dura varios días, pero la recompensa inclina la balanza en su favor:

  • Lomo de calidad 10 en casa durante un año.
  • Adobado natural, nada de conservantes, colorantes…
  • Una vez embotado es calentar y servir, anda que no te apaña cenas rápidas este plato¡
  • Satisfacción personal de haberlo hecho tú mismo.
  • Ahorro final.

 Bien, con esto que te cuento espero que te animes a hacer tu propio lomo casero este año, no te va a defraudar. No lo dejes pasar mucho tiempo, la única condición para esta receta es hacerla en invierno, por dos razones; es cuando mejor materia prima tenemos y necesitamos frío natural durante tres días para mantener el lomo mientras coge los sabores del adobo.

Ingredientes:

  •  Dos medios lomos de cerdo (mejor de hembra y la parte de la cabeza, aunque más fea es más jugosa)
  • 1kg de costillas de cerdo
  • 5 dientes de ajo
  • Una cucharada de pimienta en grano, si no tenéis variada no importa.
  • Una cucharada y media de orégano
  • Una docena de clavo
  • ½ cucharadita de canela
  • 3 cucharaditas de pimentón dulce
  • 1 cucharadita de pimentón picante
  • Zumo de ½ limón
  • Un poco de agua
  • Una cucharadita de aceite de oliva
  • Sal

*La cantidad de especias es orientativa, podéis quitar y poner al gusto.

Paso a paso elaboración lomo adobado casero

 

Elaboración:

  1.  Con la ayuda de  un mortero machacamos el ajo, con la pimienta, el orégano, el clavo y la canela.
  2. Una vez bien triturado, añadimos el pimentón, el zumo de medio limón, un poco de agua y el aceite de oliva.
  3. Dejamos reposar la mezcla del adobo y vamos cortando el lomo en rodajas de 1.5 cm aprox. pero sin llegar abajo del todo, manteniendo la pieza entera. Las costillas las cortamos en trozos y reservamos tambíen en una fuente.
  4. Salamos bien por los pliegues  y ponemos  en una fuente grande tipo Pyrex.
  5. Con una brocha o el mazo del mortero, lo que nos sea más cómodo, untamos el lomo y las costillas con el adobo. Es importante tener paciencia y pringar bien cada parte de la carne con el adobo.
  6. Tapamos con un film transparente y dejamos secar la carne durante tres días en un sitio bien fresco, cuanto más frío mejor, pero ¡ojo!, mirad bien que no tenga humedad. Es mejor esperar a hacer esta receta en esos días que el frío se mete hasta los huesos. Los que tengáis balcón o terraza, perfecto, un camarote o desván con frío…cualquier sitio es bueno, pero que no tenga humedad. Sino tenéis esta posibilidad, tapad a conciencia la bandeja y lo dejáis en la nevera de casa por tres días.
  7. Pasados los tres días, sacamos el lomo y las costillas adobadas y dejamos una noche oreando. Si os gusta con menos color, quitad pimentón con un papel de cocina, si no lo dejáis tal cual.
  8. Separamos los filetes unos de otros para freírlos.
  9. Freímos en abundante aceite a fuego medio para que se hagan bien por dentro, sin que queden secos.
  10. Metemos en una orza de barro o en un bote de cristal grande, y cubrimos con el aceite de freír.
  11. Cerrar bien y conservar en lugar fresco, aguantará durante un año sin problemas.

*Cuanto mejor sea el aceite más sabrosas quedarán las tajadas.

**Según vayamos acabando el lomo podemos utilizar perfectamente este aceite para hacer un buen potaje, un guiso, un arroz…nos dará un sabor muy especial.

***Para consumirlo simplemente tendremos que sacar las tajadas, quitarles un poco el aceite y pasarlas un poco por la sartén para calentarlas.

****Si no queréis conservarlo en aceite igualmente podéis congelar las tajadas una vez fritas envueltas en film transparente.

 

Vale, ahora que se os han puesto los dientes largos  y habéis comprobado lo fácil que es tener en casa un buen lomo casero espero lo pongáis en práctica y me lo contéis. De verdad que os animo a hacer esta receta. No sabeis la de apuros que te solventa el tener el lomo embotado simplemente pendiente de un calentón. Tienes la cena lista en un periquete o una cena con invitados improvisada. Unos buenos huevos fritos, patatas fritas y unas tajadas de lomo…y se irán mas contentos para casa que si les invitas a un buen besugo¡

Espero ver tus fotos en el facebook de “Lo de siempre como nucna”

 

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Ensalada en tarro para “tuppear”

Una ensalada lista para comer, sin más utensilios necesarios que su propio recipiente y un tenedor y que se puede preparar con días de antelación.

Ensalada tarro

Muchos sois los que me comentáis que necesitáis platos rápidos, fáciles, sencillos y que se puedan “tuppear”. A día de hoy es difícil encontrarlos, pero haberlos hailos, si¡, hay gente que trabaja aunque parezca increíble…ay que tiempos aquellos¡¡¡ ;-), y los trabajadores necesitan todos los recursos habidos y por haber para llevar una dieta equilibrada todos los días en la bolsita del tupper, y además si es rápida de elaborar mejor que mejor¡¡¡

Toda esta gente normalmente “tuppea”, necesita llevarse en el tupper la comida a la oficina, al taller, a la fábrica….y la idea que hoy os presento es ideal para esto.

Se trata de una ensalada, cada uno podrá poner los ingredientes que más le guste, pero lo genial de esto es que la ensalada la guardamos en un tarro, con la vinagreta y todo dentro, de tal manera que para comerla solo necesitaremos agitar bien y listo¡ además la podremos preparar con 3 ó 4 días de antelación, porque durante este tiempo nos aguanta perfectamente fresca en la nevera.

Es una receta ideal para disfrutar comiéndola en el parque de al lado de la oficina ahora que empiezan a salir los primeros rayos de sol y a las mediodías hace un calorcito muy apetecible.

Con esta forma de conservar las ensaladas ya te puedes ir olvidando del tarrito a parte con la vinagreta, de los sobrecitos de sal o las cápsulas de aceite y vinagre, a partir de ahora en un mismo recipiente lo podrás preparar con antelación y listo para comer.

Ingredientes (en el orden del tarro)

  • Vinagre de Módena
  • Sal
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Albahaca
  • Champiñones
  • Tomates cherry
  • Nueces
  • Lechugas variadas

Elaboración

  1. En el fondo del tarro haremos la vinagreta a nuestro gusto. En este caso la he hecho con vinagre de módena y un poquito de albahaca. La vinagreta si o si ha de ir al final del tarro, es importante que esté apartada de la lechuga para que no la malade.
  2. Lavamos y fileteamos los champiñones en láminas bien finas y metemos en el tarro.
  3. Lavamos los tomates cherry y los colocamos sobre los champiñones.
  4. Troceamos unas nueces y metemos al tarro sobre los tomates
  5. Por último rellenamos lo que nos queda de bote con lechuga variada. Aunque en la foto os puede parecer que no hay suficiente “verde”  no es así, las apariencias engañan, daros cuenta que la lechuga se puede prensar y abulta menos que unos tomates o champiñones que no se pueden.
  6. Agitar bien el bote para impregnar bien todos los alimentos con la vinagreta y comer¡¡

Ensalada bote

Los ingredientes de la ensalada son al gusto,  podéis añadirle, maíz, cebolla, soja, zanahoria, queso feta, queso curado, pimiento, chaka, pollo…..en fin, cualquier cosa que se os ocurra, la única condición para que esto salga bien y la ensalada se mantenga fresca es que la lechuga no tome contacto con la vinagreta.

Esta ensalada la podéis hacer y conservar en el frigorífico tal cual durante 3 ó 4. Se mantendrá fresca hasta entonces.

Es más cómodo para comerla volcar la ensalada en un plato, pero si no tenéis la oportunidad para hacerlo, es conveniente que utilicéis un tarro de boca ancha para que podáis comerla más a gusto y que no prenséis demasiado los ingredientes para poder meter mejor el tenedor.

Ya no tenéis excusa para comer sano y “tuppear”, ni de tiempo, ni de espacio por llevar muchos artilugios.

Ahora ya podeis comeros vuestra ensalada mientras tomáis el sol en el parque de al lado de la oficina, verás como te recarga las pilas el solecito y te olvidas del jefe y sus malos humos¡¡

Quizás hay a muchos que aún no os apetezca disfrutar de la ensalda en la calle, pero no perdais esta receta de vista, el veranito está a la vuelta de la esquina y es muy práctica. Yo os la he presentado enfocada al “tupeo” pero bien está para ir a pasar un día al campo, para comer en la playa…, es muy cómoda¡¡¡

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!