Archivo de la categoría: Verduras

Bizcocho de zanahoria-Carrot cake

Bizcocho de zanahoria, un pastel diferente, hecho con verduras, las zanahorias. Es un bizcocho muy diferente a lo que estamos acostumbrados, muy esponjoso y jugoso, estoy encantada de haberlo descubierto.

Carrot cake 3

En primer lugar os dejo el menú que nos propone Paola Agirre desde Fit&Diet, recordad que mantener una dieta equilibrada es uno de los pilares fundamentales para una vida sana.

Fit&Diet

La zanahoria se ha usado en pasteles dulces desde la Edad Media, en esa época los endulzantes eran escasos y caros, mientras la zanahoria, que contiene más azúcar que cualquier otra verdura a excepción de la  remolacha, era mucho más fácil de encontrar y mucho más barata que cualquier tipo de edulcorante, por lo que se usaba para elaborar postres dulces. La popularidad del pastel de zanahoria resurgió probablemente en el Reino Unido debido al racionamiento durante la Segunda guerra mundial.

Ya se sabe, tal y como os comenté en el post de las magdalenas, cuando hay crisis se agudiza el ingenio, todo vale y todo sirve, así que en este caso decidieron utilizar las zanahorias como endulzante del pastel.

En Estados Unidos este pastel se puso de moda durante los años 60, al principio era una receta novedosa pero fue tal su éxito que ha pasado a ser uno de los postres más comunes.

A día de hoy son populares en las barras de los bares y restaurantes tanto del Reino Unido como en Estados Unidos.

Este pastel de zanahoria puede comerse tal cual, a modo de bizcocho, pero a menudo se glasea o se recubre con una crema de queso.

Carrot cake 2

Ingredientes

  • 250gr de harina
  • 220gr de zanahoria
  • 210gr de azúcar moreno
  • 125gr de mantequilla
  • 3 huevos
  • 1 pareja de gasificantes (se puede sustituir por un sobre de levadura royal)
  • 1 cucharadita de canela
  • ½ cucharadita de sal

Elaboración

  1. Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba-abajo-turbo.
  2. Pelamos, rallamos las zanahorias y reservamos. Para rallarla hemos de utilizar el rallador del queso, no el de la corteza del limón. Nos tienen que quedar tiras de zanahoria.
  3. En un bol y ayudándonos de unas varillas eléctricas, si las tenemos, juntamos bien el azúcar, los huevos y la mantequilla derretida.
  4. Una vez que tengamos la mezcla con todos los ingredientes bien integrados incorporamos la harina junto con los gasificantes, la sal y la canela tamizadas.
  5. Juntamos todo bien con una varilla manual e incorporamos la zanahoria.
  6. Untamos un molde tipo cake, rectangular, con mantequilla y vertemos la mezcla del bizcocho.
  7. Lo metemos en el horno entre 50/60 minutos, estará bien hecho cuando metamos una aguja y salga limpia.
  8. Sacamos del horno, dejamos enfriar para desmoldar, dejamos enfriar sobre una rejilla y disfrutamos del bocado¡

Carrot cake 1

Os cuento esta receta desde Londres, llevo aquí desde el miércoles con otras tres amigas, es por eso que os muestro esta receta tan inglesa, un pequeño guiño para recordar este viaje.

Ahora para animaros a cocinar este bizcocho o cualquiera de las recetas de este blog os dejo con un poster, algo modificado, que también se puso de moda en la Segunda Guerra Mundial en Gran Bretaña, lo diseñó el gobierno británico en 1939 con el objetivo de subir la moral de la ciudadanía del país bajo amenaza de una invasión inminente. Fue poco conocido y nunca usado, en el poster se podía leer “keep calm and carry on” (Mantén la calma y sigue adelante), mi mensaje en este caso es “Keep calm and cook on” (Mantén la calma y cocina)

Keep calm and cook on

Ahhhh¡ y ya sabeis, si cocinais alguna de las recetas, teneis cualquier duda o simplemente os apetece pasaros, estais invitados al facebook de “Lo de siempre como nunca”, accederéis haciendo click aquí. Os espero¡

Disfruta del fin de semana¡

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Ensalada en tarro para “tuppear”

Una ensalada lista para comer, sin más utensilios necesarios que su propio recipiente y un tenedor y que se puede preparar con días de antelación.

Ensalada tarro

Muchos sois los que me comentáis que necesitáis platos rápidos, fáciles, sencillos y que se puedan “tuppear”. A día de hoy es difícil encontrarlos, pero haberlos hailos, si¡, hay gente que trabaja aunque parezca increíble…ay que tiempos aquellos¡¡¡ ;-), y los trabajadores necesitan todos los recursos habidos y por haber para llevar una dieta equilibrada todos los días en la bolsita del tupper, y además si es rápida de elaborar mejor que mejor¡¡¡

Toda esta gente normalmente “tuppea”, necesita llevarse en el tupper la comida a la oficina, al taller, a la fábrica….y la idea que hoy os presento es ideal para esto.

Se trata de una ensalada, cada uno podrá poner los ingredientes que más le guste, pero lo genial de esto es que la ensalada la guardamos en un tarro, con la vinagreta y todo dentro, de tal manera que para comerla solo necesitaremos agitar bien y listo¡ además la podremos preparar con 3 ó 4 días de antelación, porque durante este tiempo nos aguanta perfectamente fresca en la nevera.

Es una receta ideal para disfrutar comiéndola en el parque de al lado de la oficina ahora que empiezan a salir los primeros rayos de sol y a las mediodías hace un calorcito muy apetecible.

Con esta forma de conservar las ensaladas ya te puedes ir olvidando del tarrito a parte con la vinagreta, de los sobrecitos de sal o las cápsulas de aceite y vinagre, a partir de ahora en un mismo recipiente lo podrás preparar con antelación y listo para comer.

Ingredientes (en el orden del tarro)

  • Vinagre de Módena
  • Sal
  • Aceite de Oliva Virgen Extra
  • Albahaca
  • Champiñones
  • Tomates cherry
  • Nueces
  • Lechugas variadas

Elaboración

  1. En el fondo del tarro haremos la vinagreta a nuestro gusto. En este caso la he hecho con vinagre de módena y un poquito de albahaca. La vinagreta si o si ha de ir al final del tarro, es importante que esté apartada de la lechuga para que no la malade.
  2. Lavamos y fileteamos los champiñones en láminas bien finas y metemos en el tarro.
  3. Lavamos los tomates cherry y los colocamos sobre los champiñones.
  4. Troceamos unas nueces y metemos al tarro sobre los tomates
  5. Por último rellenamos lo que nos queda de bote con lechuga variada. Aunque en la foto os puede parecer que no hay suficiente “verde”  no es así, las apariencias engañan, daros cuenta que la lechuga se puede prensar y abulta menos que unos tomates o champiñones que no se pueden.
  6. Agitar bien el bote para impregnar bien todos los alimentos con la vinagreta y comer¡¡

Ensalada bote

Los ingredientes de la ensalada son al gusto,  podéis añadirle, maíz, cebolla, soja, zanahoria, queso feta, queso curado, pimiento, chaka, pollo…..en fin, cualquier cosa que se os ocurra, la única condición para que esto salga bien y la ensalada se mantenga fresca es que la lechuga no tome contacto con la vinagreta.

Esta ensalada la podéis hacer y conservar en el frigorífico tal cual durante 3 ó 4. Se mantendrá fresca hasta entonces.

Es más cómodo para comerla volcar la ensalada en un plato, pero si no tenéis la oportunidad para hacerlo, es conveniente que utilicéis un tarro de boca ancha para que podáis comerla más a gusto y que no prenséis demasiado los ingredientes para poder meter mejor el tenedor.

Ya no tenéis excusa para comer sano y “tuppear”, ni de tiempo, ni de espacio por llevar muchos artilugios.

Ahora ya podeis comeros vuestra ensalada mientras tomáis el sol en el parque de al lado de la oficina, verás como te recarga las pilas el solecito y te olvidas del jefe y sus malos humos¡¡

Quizás hay a muchos que aún no os apetezca disfrutar de la ensalda en la calle, pero no perdais esta receta de vista, el veranito está a la vuelta de la esquina y es muy práctica. Yo os la he presentado enfocada al “tupeo” pero bien está para ir a pasar un día al campo, para comer en la playa…, es muy cómoda¡¡¡

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Menú semanal 27-4 febrero/marzo 2012 y crema de zanahorias exquisita

Ya está aquí el viernes, nuevo fin de semana, nuevo menú semanal, y nueva receta. Una crema de zanahoria que merece la pena probar, es realmente exquisita, no os va a defraudar.

Crema de zanahorias

Sobre el menú, tal y como os indiqué la semana pasada, haremos un ciclo con los menús anteriores, la semana pasada echamos mano de la primera tabla y hoy de la segunda.

Os animo a todos a seguir un planing en el menú semanal, esto os ayudará a alimentaros mejor y a mantener más lleno el bolsillo, dos cosas fundamentales.

Menú 2 23-29 Enero 2012

La crema de zanahorias de hoy se la debe a dos personas, por un lado a mi amiga María y por otro a Carlos Dubé de Mercado Calabajío.

Hace un año más o menos mi amiga María me dijo “Ale, suelo hacer una crema de zanahorias que la he cogido del blog de Mercado Calabajío que está de morirse”, pues con este comentario para qué quieres más¡¡ Me lo está diciendo Maria, que pone mil detalles y todo su esfuerzo en todo lo que hace, con lo cual no defrauda nunca, y además de referencia me dice que es de Mercado Calabajío…pues ya no hay duda, sí o sí esta crema tiene que estar deliciosa, y así es¡

El toque de esta crema es el rehogado inicial de la verdura. Yo normalmente cuando voy a hacer  una crema junto la verdura en la express, cubro de agua y ala, a hervir¡¡ En este caso no, antes de poner a hervir las verduras, se pocha la cebolla y el puerro unos 15 minutos en la cazuela. Vale, con esto deberemos invertir 15 minutos más en hacer la crema, me hago cargo, pero os aseguro que el resultado es taaaann diferente que repetiréis seguro esos 15 minutos cada vez que hagáis la receta.

Ingredientes

  • 6 zanahorias
  • 1 patata mediana
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 2 quesitos o 1 una cucharada de philadelphia, 4 lonchas de queso (cualquier queso cremoso que tengáis por casa)
  • Sal
  • Pimienta
  • Aceite de oliva
  • Agua o caldo de pollo

Elaboración

  1. Cortamos el puerro y la cebolla en unos trozos medianos, salpimentamos y los pochamos en la misma olla durante 15 minutos aproximadamente. ¡Ojo! si son 20 minutos mejor, pero que no sean 10, por favor, repito que el secreto está en el rehogado así que haced un esfuerzo en esto. Lo dejáis a fuego medio en la cazuela pochando y revolviendo cada 2 minutos para que no se queme ni se pegue.
  2. Mientras se nos pochan las verduras  pelamos y troceamos las zanahorias y la patata.
  3. Una vez que tengamos bien pochados el puerro y la cebolla incorporamos la patata y las zanahorias troceadas y rehogamos un par de minutos todo junto.
  4. Cubrimos las verduras de agua, o de caldo de pollo si tenemos. La medida del agua es cubrir las verduras y un dedo más.
  5. Tapamos la olla y dejamos que suba el pitorro. Una vez que empiece a soplar, contamos 8 minutos y apagamos el fuego. Dejamos que expulse el aire por sí sola y la abrimos.
  6. En la misma cazuela pasamos la batidora.
  7. Una vez que tengamos la crema hecha, comprobamos de punto de sal y añadimos el queso removiendo bien para que se integre.
  8. La crema está lista para servir. Es aconsejable espolvorear por encima un poquito de pimentón y un chorrito de aceite de oliva, del bueno a poder ser¡ no veáis lo delicioso del bocao cuando se te junta en la cuchara todo esto, la crema el pimentón y el aceite, todo un manjar¡¡
  9. A la mesa con ello y que aproveche¡¡

Crema zanahorias

Como habeis podido comprobar es una receta muy facil, sin ninguna complicación, está lista en 30 minutos, muy barata, muy sana y además deliciosa, confiad en mí que no os estoy exagerando.

Muchas gracias Maria por compartir esta receta y por supueto tambien muchas gracias a Carlos Dubé por esta receta y por tantos otras que comparte con todo el mundo en su blog.

Disfruta del fin de semana¡

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Brócoli con champiñones y langostinos

Brócoli con champiñones y langostinos, una receta muy saludable y rica, nada complicada de  elaborar y muy apetecible y recomendable.

Brócoli

La semana pasada os mostré las carrilleras al vino tinto y por sorpresa llegó Pantxo para hacerle compañía a sus primos Los Pantxitos, así que ahora nos toca cuidarnos un poco con algo de verdurita, que no por eso significa que sea un plato menos sabroso.

El brócoli ha llamado la atención, más que cualquier otra hortaliza, en el mundo científico. El consumo de brócoli actúa en la prevención de enfermedades. Principalmente el cáncer de cólon. En el ámbito de la nutrición, el brócoli se destaca en la prevención de la anemia por su alto contenido de hierro. Proporciona, además,  varias vitaminas y minerales, incluyendo las vitaminas C y E, calcio y sobre todo, como os decía,  mucho hierro.

Bien, pues con todo esto, espero que apuntéis el brócoli como uno de los alimentos básicos en vuestra dieta, se puede preparar de infinidad de maneras desde una ensalada de brócoli hasta hacer un buen plato de pasta con él.

Ingredientes

  • 2 ramos de brócoli (elegiremos los que estén completamente verdes y compactos)
  • 300gr de champiñones
  • Langostinos (gambas congeladas en su defecto)
  • 100 ml de leche
  • 1 cucharada de harina
  • 2 dientes de ajo
  • Agua
  • Sal
  • Aceite

 langostinos y brócoli

Elaboración

  1. Pelamos los langostinos y reservamos.
  2. Con la piel y las cabezas de los langostinos haremos un pequeño fumet. En un cazo incorporamos las pieles y cabezas y las cubrimos de agua, dejamos hervir durante quince minutos a fuego medio bajo, colamos y reservamos.
  3. Mientras tanto separamos el ramo de brócoli en porciones no muy pequeñas y lo cocinamos al vapor. También se puede cocer en agua hirviendo hasta que veamos que está tierno, pero en este caso aconsejo hacerlo al vapor porque así conseguiremos mantener intactas de mejor manera las propiedades de esta verdura y no soltará tanta agua una vez que la tengamos en el plato. En mi caso he utilizado el cofre para cocina al vapor de la marca Lékué, es una gozada, simplemente lo he metido en el cofre, he añadido 100ml de agua, un poco de sal y al microondas 7 minutos. El brócoli sale perfecto, tal cual veis en la foto, no se desmorona ni se rompen las flores y como digo mantiene mejor sus propiedades y su sabor. Con esto no penséis que Lékué me patrocina ni mucho menos, aunque no me importaría que lo hiciera, ;-).
  4. Lavamos y cortamos los champiñones al gusto, por la mitad, en cuartos, laminados…
  5. En una sartén echamos un chorrito de aceite y doramos los dientes de ajo que habremos cortado en daditos pequeños.
  6. Cuando el ajo empiece a dorarse añadimos los champiñones y dos minutos después los langostinos.
  7. Dejamos cocinar los langostinos y champiñones unos cinco minutos a fuego medio y seguido incorporamos la harina.
  8. Rehogamos bien la harina durante  un minuto y vamos incorporando poco a poco el fumet de los  langostinos y la leche hasta obtener una bechamel clarita sin parar de remover.
  9. Disponemos el brócoli en una fuente, cubrimos con la bechamel y servimos.

Si lo preferís podéis ponerle  un poquito de queso y darle un golpe de gratén en el horno, en mi caso lo he dejado tal cual.

Si no tenéis langostinos y preferís hacerlo con gambas también está bien. Si son gambas congeladas, no dispondréis de las cáscaras para hacer el caldo, no os preocupéis, está bien igualmente, si es cierto que no os va a quedar una bechamel con un sabor tan marcado y rico pero sí va a quedar buena., en ese caso utilizad leche únicamente.

Brocoli, champis y langostinos

Como habéis podido comprobar es una receta bien sencilla y muy beneficiosa para nuestra salud, así que espero que os animéis a probarla, en aproximadamente 30 minutos tendréis  un buen plato más que sano en la mesa para toda la familia.

Pruébalo y ya me contarás,

¡On egin!

Espinacas con setas y huevo

A priori, esta receta habrá a muchos que os eche para atrás, todas esas personas que soléis decir “a mi lo verde no me gusta ¡”, os pido que le deis una oportunidad porque sinceramente os digo que está exquisita. Unas simples espinacas con un huevo…y un plato de 10¡

Espinacas con huevo y setas

La receta la he descubierto no hace más de dos semanas. De compras en el mercado vi en la frutería espinacas frescas y me decidí a comprarlas, siempre había consumido las espinacas congeladas. Dándole vueltas a como elaborarlas se me ocurrió esta forma, probé añadiendo esto y lo de más allá que tenía por casa y triunfé ;-).

En el menú semanal del 23-29 de enero , están previstas para el sábado a la hora de la comida. Las considero plato único, con el huevo ya es un plato completito, además tiene la ventaja de  poder dejarlo hecho con anterioridad y que simplemente sea calentar y servir, lo que nos permitirá disfrutar de la mañana de sábado sin pensar en que hacer para comer. Hacemos durante el día lo que más nos apetezca, llegamos a casa, calentamos y comemos un plato requetesano y delicioso.

Ingredientes (4 personas)

  • 1 Kg de espinacas frescas
  • 1 sobre de sopa de cebolla
  • 300 gr de setas o champiñones
  • 300 gr de tomate casero
  • 4 huevos
  • 1 diente de ajo
  • Agua
  • Sal
  • Aceite
  • Pimentón (dulce o picante, al gusto)

Elaboración

  1. En una cazuela grande ponemos dos litros de agua a hervir con el sobre de sopa de cebolla, eso ayudará a darle sabor a las espinacas.
  2. Lavamos y troceamos las espinacas. No hace falta cortarlas muy pequeño, luego tanto que parecen se quedan en nada, el corte sería similar al de la lechuga para una ensalada.
  3. Cuando el agua rompa a hervir echamos las espinacas y dejamos cociendo más o menos 5 minutos, hasta que veamos que ya están bien tiernas. Escurrimos y reservamos las espinacas.
  4. En una cazuela baja y amplia echamos un chorrito de aceite, no mucho, doramos el diente de ajo cortado en pequeñito y rehogamos las setas o champiñones. En mi caso utilicé un bote de setas pardilla que había embotado yo misma.
  5. Una vez que tengamos las setas rehogadas añadimos las espinacas y cocinamos todo junto un par de minutos.
  6. Mientras se rehogan las verduras, vamos cubriendo el fondo de unas cazuelitas individuales con salsa de tomate casero.
  7. Sobre el tomate colocamos las espinacas hasta cubrirlo
  8. Cascamos un huevo sobre las espinacas y lo metemos al microondas o al horno, como se prefiera, un par de minutos. Lo justo para que cuaje la clara de huevo.
  9. Sacamos del microondas, espolvoreamos con unas escamas de sal maldon y un poquito de pimentón y servimos ¡

No me podréis decir que no es un plato facilísimo, sanísimo y os aseguro que buenísimo, si lo probáis seguro que repetiréis.

Aclaraciones.

*No me gusta o no tengo el sobre de sopa de cebolla. No pasa nada, es simplemente para darle sabor a las espinacas. Podéis sustituirlo por caldo, una pastilla de caldo concentrado, un sobre de sopa de champiñones o simplemente cocer las espinacas con agua.

*No me gustan las setas ni los champiñones. No le eches nada, solo con espinacas también va a quedar estupendo. También puedes añadirle gambas, o incluso unos taquitos de chorizo, lo que se os ocurra o tengáis por casa en ese momento.

* No tengo espinacas frescas, solo congeladas. El plato también te va a quedar muy bueno, en ese caso supongo que las espinacas vendrán cocidas, solo tendrás que descongelarlas y añadirlas mientras rehogas las setas.

* Prepararlo con antelación. Monta todo el plato menos el huevo, lo tapas con film transparente y lo guardas en la nevera. Cuando lo vayas a comer lo templas un minuto al microondas, lo sacas, cascas el huevo encima  y lo vuelves a meter un par de minutos para cuajar el huevo y que termine de calentarse.

* No tengo cazuelitas individuales. No pasa nada, puedes hacer el montaje en un plato hondo o hacer todas las raciones juntas en una fuente tipo pirex, y luego servir a cada quien en su plato su ración. Como cuando se hace lasaña, por ejemplo.

Espinacas con champis y huevo

De verdad os digo que es una manera exquisita de comer espinacas. En mi caso, hay un antes y un después de las espinacas después de esta receta. De estar pensando, “buff…mañana espinacas para comer, que rollo ¡” a pensar “ Que bien, mañana espinacas, toma¡” 😉

Pruébalo y ya me contarás, ¡On egin!

Verduras caramelizadas

Esta receta no la había hecho nunca. Se la debo a Su del blog Webos fritos, bueno le debo esta receta y muchas más cosas, entre otras este blog, sin sus comentarios nunca lo hubiese hecho y sin embargo aquí estoy. Gracias Su¡`. Si no conoceis la página de Webos fritos ya estais tardando en pasaros por allí, os aseguro que merece la pena.
No he sido fiel a las verduras caramelizadas que indican en Webos, le he hecho algunos cambios segun mis preferencias y además les he añadido unas setas pardilla. Lo que si es lo mismo es la versatilidad de esta receta. Te sirve como guarnición con unos filetes de lomo, con un arroz blanco y huevo, para rellenar unos canelones, lasaña, una empanada….alguien da más¡ Siempre está bien tener un poquito de este tipo de verduras congeladas.

INGREDIENTES:

  • 2 puerros, si son muy grandes con uno es suficiente
  • 1 calabacín 
  • 1 berenjena
  • 2 cebollas dulces
  • 2 zanahorias
  • 2 tomates maduros
  • 12 champiñones
  • 250 gr de setas pardilla
  • 1 manzana
  • 2 cucharadas de azucar
  • 1 cucharada de aceite
  • Sal

ELABORACIÓN:

  1. Cortamos las berenjenas en tiras y luego éstas en trozos. Dejamos reposar en un bol con un poco de sal para que suden y resten algo de amargor
  2. Cortamos el calabacín en bastones similares a la berenjena
  3. Cortar la cebolla en juliana y el puerro en rodajas.
  4. Pelar la manzana, las zanahorias y el tomate y rallarlo
  5. Las setas y los champiñones cortarlos en láminas o en cuartos, como mejor os parezca.
  6. En una cazuela amplia, mejor si es un wok, echamos la cucharada de aceite y cuando esté caliente añadimos la cebolla y el puerro a fuego medio.
  7. Una vez pochado añadimos la berenjena, previamente escurrida, el calabacín, los champiñones y las setas pardilla. Ajustamos de sal y echamos el azucar
  8. Seguimos cocinando a fuego medio y cuando veamos que ya ha rebajado el volumen de las verduras añadimos la zanahoria y el tomate rallado.
  9. Pasados unos 10 minutos más o menos añadimos la manzana rallada.
  10. Dejar a fuego lento, muy lento, hasta que se termine de hacer. En mi caso estuvo unas dos horas a fuego muy lento.

Esta receta puede ser laboriosa pero no difícil. Simplemente es disponer, o querer emplear, un poco de nuestro tiempo en cortar las verduras. Luego el resultado merece la pena y podremos comer sano y casero.

Pruébalo y ya me contarás,
¡On egin!