Nuria Borràs. Kirguistán amor a primera vista.

Nuria Borràs realizó un viaje en compañía de su marido de casi tres meses por el último tramo de la Ruta de la Seda. Salieron de Biskek (capital de Kirguistán) y cruzaron a China por el Pamir siguiendo la antigua ruta de caravaneros. Su estancia en Kirguistán le marcó, fue como un flechazo. País del Asia central con una geografía montañosa que ocupa el 80% del territorio, con una altitud promedio de 2.500 metros. Para moverse y buscar alojamiento contactaron con la asociación Community Based Tourism (ACBT Kirguistán) de esta manera se alojaron en tiendas de nómadas y casas particulares.

 

Kirguistán es un país montañoso custodiado por las Montañas Celestiales o Tian Shan y los Pamires. Durante siglos estas tierras no han tenido más dueños que las tribus nómadas kirguisas venidas desde el sur de Siberia, un pasadizo transitado por las caravanas de la Ruta de la Seda y también un campo de batalla para los ejércitos de Gengis Kan o Timur (Tamerlán).

En algo más de siete décadas la Unión Soviética modernizó el territorio. Nuria afirma en un artículo escrito para la revista Altair (nº 77):  “El precio que pagó la población, que sufrió un dolorosos proceso de colectivización y sedentarización atroz para su cultura.”

Nuria quedó impactada por la gran variedad de bosques, cascadas, lagos y, en general, naturaleza en estado puro de un país que en gran parte es rural y ganadero.

Se dirigió al sudeste, a Kochkor, población que le sirvió de base para alcanzar el lago Song-Kol. Se alojó en una yurta (tienda tradicional de pastores) y conoció de manera directa la vida de los kirguises nómadas.

Gracias a Community Based Tourism y de sus asociados, Sheperd´s Life que desde 2003 impulsan el turismo sostenible, Nuria convivió con una familia que les acogió. A más de tres mil metros de altura, el lago Song-Kol “es un remanso de paz y un estallido de vida”.

Posteriormente estuvo en el lago Isik-Kol, un mar interior de 182 kilómetros de largo y 61 de ancho. Es el segundo lago de altura más grande del mundo, solo superado por el Titicaca en los Andes.

Para cruzar hacia China solo hay dos pasos posibles. El Torugart por donde circulan los camiones chinos, está muy transitado y hay que pagar por lo que optaron por ir por el paso de Irkerstan, en donde casi no hay vehículos y es gratis.

Nuria Borràs es viajera y diplomada en Ciencias Empresariales. Ha recorrido diversos tramos de la Ruta de la Seda y es miembro de la asociación Amu Daria, una agrupación de amantes de la Ruta de la Seda y del Asia Central cuyo objetivo es hacer intercambios de apoyo cultural y de turismo sostenibles con estos países.

www.larutadelaseda.cat

Nuria Borràs intervino en el programa de Radio Euskadi “Levando Anclas” el 29 de julio de 2012.

Puedes escuchar el audio del programa:

http://www.eitb.com/es/audios/detalle/935323/alen-silva-exiliados-tibetanos–viajes/

Un pensamiento en “Nuria Borràs. Kirguistán amor a primera vista.

  1. Javier Nofuentes

    Buenos días, quisiera contactar con Nuria Borrás porque he leido su artículo en la revista Altair de la Ruta de la Seda y este de vuestro blog.

    Mañana salimos un grupo de amigos a Kirguistán y me gustaría compartir el viaje con ella a través de las redes sociales

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *