Enrique Lekuona. La sabiduría de los arrantzales en la construcción de naves.

Enrique Lekuona  (Hondarribia) es ingeniero naval, experto proyectistas de barcos de bajura y pasajes,  ha estado 43 años diseñando barcos hasta retirarse.  Ahora colabora con los arqueólogos de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y con  Albaola, factoría marítima vasca que reconstruye la nao ballenera San Juan del siglo XVI.  Nos plantea –según recientes descubrimientos y su propia experiencia- la interrelación entre los maestros de los astilleros con los capitanes y armadores tanto de barcos mercantes como de pesca.  Ofreció una  conferencia en la UNED de Bergara con el titulo de: “La sabiduría de los arrantzales: Conocimiento adquirido por transmisión oral para navegar y construir barcos”. Nos explica como ha sido el proceso de transmisión tecnológica desde el siglo XV hasta nuestros días.

La nao San Juan es una evidencia del alto nivel de los constructores vascos en siglos pasados. Se ha desarrollado una tecnología de alto nivel a pesar de que no existían una escuela o centro especializado.

Los astilleros fue una industria brillante, fuente de riqueza. Los barcos cada vez navegaban más lejos. Enrique Lekuona asegura que los corsarios ingleses robaban barcos vascos para estudiar sus diseños.

El padre de Enrique era pescador y le transmitió los conocimientos de la mar. Cuando tenía 10 años quería ser constructor de barcos. Gracias a una beca estudio en la Escuela de Ingenieros Navales de Madrid. Termino en 1971 la carrera y tuvo la oportunidad de conocer de cerca la última época de los barcos bacaladeros que iban de Pasaia a pescar en aguas de Terranova.

Enrique Lekuona interviene en el programa de Radio Euskadi “La casa de la palabra” el martes 10 de enero 2017.

Puedes escuchar el audio del programa: http://www.eitb.tv/es/radio/radio-euskadi/la-casa-de-la-palabra/4345986/4583325/la-sabiduria-de-los-arrantzales-la-torca-del-carlistafundacion-mona/

2 pensamientos en “Enrique Lekuona. La sabiduría de los arrantzales en la construcción de naves.

  1. Roman

    Enrique acaba de fallecer a consecuencia de una caída desde un barco.
    Siempre estuvo muy interesado de encontrar las raíces de todo, de nuestro pueblo, de nuestro idioma y de nuestras costumbres y técnicas.
    Colaboraba con una sociedad inglesa interesada en la arqueología, especialmente de restos romanos en el norte de Navarra y de Gipuzkoa, y con la Sociedad Aranzadi.
    Buen proyectista de pesqueros y de otros tipos de barcos, su curiosidad y capacidad de estudio eran grandes.
    Y un buen amigo, siempre leal y sincero.
    Descansa en paz Enrique, te recordaremos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *