Mucho JUG para los marineros a pesar de perder por la mínima: @VKJug 11-10 @CNAB_oficial

RFEN. El CN Atlètic Barceloneta no ha podido con el vigente campeón de Europa en Dubrovnik (11—10) y se queda casi sin opciones de meterse en la Final Six de Budapest.

El equipo barcelonés ha tenido en sus manos el partido en varios tramos, pero el gran acierto en momentos clave del partido del cuadro croata le ha dejado sin posibilidad de sumar. La derrota de Eger en Recco aún deja opciones matemáticas a los marineros.

No han empezado bien las cosas en Dubrovnik. El vigente campeón de Europa se ha mostrado intratable en defensa y entre el férreo marcaje de los jugadores del equipo croata y el enorme acierto de Marko Bijac han frenado las acometidas marineras. Ello, unido a los dos goles de Felipe Perrone y de Jokovic han propiciado que el marcador fuera de 2-0 al término de los primeros ocho minutos.

Ha mejorado a nivel ofensivo el equipo barcelonés en los segundos ocho minutos, pero no ha logrado reducir la distancia en el electrónico. Strahinja Rasovic ha recortado diferencias, pero los goles de dos viejos conocidos como Felipe Perrone y Xavi García han puesto tierra de por medio (4-1). DE nuevo Strahinja y Minguell devolvían al partido a un CNAB que, eso sí, llegaba al descanso largo tres abajo (6-3) con las dianas de Vrlic y de un inspirado Xavi García.

Tras la reanudación se ha visto la mejor versión de los de Chus Martín, que han enlazado un grandísimo parcial de 0-4 (Strahinja, Tahull y Munárriz por partida doble) para colocarse por primera vez por delante en el choque (6-7). Pero ha durado poco la alegría, puesto que Vrlic y Markovic dejaban uno arriba a los croatas con solo ocho minutos por jugar (8-7).

Final de infarto en la bella Dubrovnik. Markovic hacía subir el 9-7, pero dos goles de Munárriz y Bustos colocaban la igualada con 4:23 por jugar. Xavi García, de gran zurdazo, marcaba el 10-9 y tras un paradón con la cara de Bijac a tiro de Minguell Fatovic ponía la puntilla (11-9). El gol de Munárriz llegaba sin tiempo para nada más. Duro mazazo para el CNAB, que, eso sí, volvió a dar una lección de lucha y entrega.

Ficha técnica