104 años después, waterpolo en la Aste Nagusia de Bilbao, por AJD

La ría de Bilbao tuvo que esperar 104 años para ver waterpolo en la Aste Nagusia. Según la crónica del “Noticiero bilbaíno” del 30 de Agosto de 1913, un deporte completamente desconocido cautivó el público. Unos palos de madera, arrimados a dos barcas, en las cuales estaban los suplentes y los árbitros, servían de porterías. Los equipos “blanco” y “rojo” se intercambiaron 2 goles en cada uno de los dos tiempos de 15 minutos en que jugaban con el corriente a favor. Los equipos incluían 4 delanteros, 2 medios, 1 defensa, portero y el reserva. Algunos lo llamaron “barropolo” por las aguas turbias de lluvias recientes.

Una semana antes se había jugado el primer partido de waterpolo en Euskal Herría, bajo el Puente colgante de Portugalete. La moda de este deporte se extendió con partidos en Plentzia, Las Arenas y alrededores.

Según el blog del historiador César Estornes, Arenas Club organiza en 1924 un campeonato de Bizkaia de waterpolo, de caracter no oficial, quedando primeros los anfitriones y segundo CD Bilbao. En 1925 se celebra el primer campeonato oficial de  Bizkaia con los siguientes participantes: Arenas Club Getxo, Real Sporting Club, Sdad. Deportiva Indautxu, Portugalete F.C., Unión Deportiva Amaya, Club Deportivo de Bilbao y… Athletic Club de Bilbao.

¡Sorprende que Athletic Club de Bilbao tenía equipo de waterpolo en 1925! Entonces se decía que este deporte tenía las mismas jugadas que en el fútbol, solo que el balón se lanza con los brazos y los jugadores se mantienen a flote. Parece que no les fue bastante bien porque no se supo más de este equipo. Organizador del campeonato fue Club Deportivo de Bilbao. El Deportivo goleó a Portugalete, pero perdió ante el Arenas.

Más de un siglo después de aquel partido en agosto de 1913, la iniciativa de Bilboko Konpartsak para volver a los orígenes y celebrar un torneo de waterpolo durante Aste Nagusia 2017, fue acogida con entusiasmo por los responsables del waterpolo del Club Deportivo Bilbao, a los que le correspondía por derecho e historia la organización de este evento. Carlos Vegas, Txema Florez, Borja Unceta y otros del Depor currelaron de lo lindo para que el torneo se convirtiera en realidad, incluso vigilando las porterías por la noche para que no se las llevara la marea. El evento despertó un gran interés mediático. Prensa, radio, televisión se hicieron eco de él. El torneo tuvo además gran apoyo institucional por la valentía de los waterpolistas en lanzarse a la ría con la polémica suscitada.

Durante el torneo (tres equipos femeninos y dos masculinos, formados por una mezcla de jugadoras y jugadores de Askartza, Leioa, Getxo, Club Deportivo, Maristas, WP Navarra, Santoña y Mungia), el público bilbaino quedó deleitado por jugadas para puristas empedernidos, como las “virguerías cósmicas” de Xabi Orozco, los cañonazos del zurdo Jorge Julián, la potencia del boya ambidiestro Francesco Ladisa, los robos del ágil carterista Borja Unceta, que sorprendió además como un “precioso” comentarista en directo. Entre las chicas destacaron Ainhoa Argarate, Natalia Portilla, Garazi del Vallle y Oiane Berganzo. Dos de nuestros árbitros top – Sergio Gómez y Mikel Markaida aplicaron el reglamento a rajatabla.

El último día jugaron los equipos de las comparsas, saludados personalmente por la chupinera y la pregonera de Aste Nagusia 201. El partido sorprendió a propios y extraños con un juego desenfrenado y fluido, eso sí con poco control y sin tácticas sofisticadas, pero con alternativas constantes delante de las dos porterías. Un estilo naíf de waterpolo y más cercano a los orígenes, que gustó mucho al público.

Nos despedimos con la esperanza de que esta vez la tradición se mantendrá y pasará solo un año, y no 104, hasta el siguiente torneo de waterpolo en Aste Nagusia.

1 Comment on 104 años después, waterpolo en la Aste Nagusia de Bilbao, por AJD

Deja un comentario