Jon López nos analiza a @leioawaterpolo y la 1ª División femenina

¿Cuales son las altas y las bajas para este año?

Mantenemos el bloque de la temporada pasada y esperamos poder contar, de una manera u otra, con todas las jugadoras que el año pasado trabajaron tan bien. Recuperamos a la juvenil Ixone Garay, una jugadora que será muy importante durante la liga y que la temporada pasada apenas pudo jugar.

Ane Jaime, Ainhoa Argarate, Paula Unzueta, Naia Fernández, Leire Fernández, Vanesa Freire, Marta Jaime, Ane Basauri, Marta Mauleón, Leire Fernández, Ane García, Leire Sarasola, Virginia Cobos, Uxue Hernández, Ixone Garay, Ane Arana y Maider Sobera.

¿Objetivos deportivos para la presente campaña?

Los objetivos son los de siempre. Por un lado, seguir afianzando la dinámica y que el primer equipo siga siendo una salida real y atractiva para todas nuestras jugadoras de categorías inferiores, que son la base de una plantilla joven y que respira cantera por los cuatro costados. Por otro lado, y en el plano meramente competitivo, el objetivo es ir partido a partido y ver hasta dónde podemos llegar. Lo primero será asegurar la permanencia y una vez conseguido, que esperemos sea pronto, no renunciamos a nada.

¿Qué equipos son favoritos para el ascenso?

Con todos los cambios que ha habido en todas las plantillas resulta complicado hacer pronósticos y dependerá mucho de cómo se hayan adaptado los equipos a esos cambios. El Catalunya ha armado un muy buen equipo, el Boadilla ha incorporado jugadoras de mucho nivel y Waterpolo 9802 con las dos americanas y Yari y Patricia Hoyos, será un equipo muy complicado de ganar.

¿Y para el descenso?

El Elx puede ser uno de los equipos implicados en esa lucha, aunque como se ha visto en algunos torneos de pretemporada, todo aquel equipo que se despiste puede estar en los puestos de abajo. Es tal la igualdad que ningún equipo creo que esté a salvo de nada a priori.

¿Como ves a los vecinos de WP9802?

Nos hemos enfrentado hasta en cinco ocasiones esta pretemporada. La verdad es que es un equipo muy duro, muy fuerte y con muy buenas prestaciones en el uno contra uno. La incorporación de las dos americanas y de las dos guipuzcoanas las convierte en uno de los equipos físicamente más fuertes del campeonato. Luego habrá que ver cómo encajan las piezas, y en eso estoy seguro de que Imanol hará un gran trabajo, así que veo al Waterpolo 9802 como uno de los favoritos al ascenso.

¿Es imposible dar el salto a División Honor?

Imposible no, desde luego. Lo que pasa es que para un equipo de cantera como el nuestro es complicado mantenerse en la primera línea. Mientras otros equipos incorporan jugadoras con experiencia y calidad contrastada, nosotras vamos incorporando jugadoras de categorías inferiores que siempre siempre siempre necesitan un periodo de adaptación, así que todas las temporadas estamos con ese punto de inexperienca y adaptación, lo que dificulta mucho estar en esa primerísima línea.

En cuanto a la competición doméstica…  10 equipos absolutos, 6 equipos cadetes, 6 infantiles…. ¿Está despegando el wp femenino en EH?

Y un gran número de niñas en las competiciones alevines y benjamines. Una ola que ya es imparable. Desde Leioa vemos con una enorme alegría que vaya aumentando la presencia femenina en nuestro waterpolo, después de algunos años en los que lamentábamos la falta de jugadoras de categorías inferiores. El waterpolo tiene ya un marcado acento femenino. Este deporte es y será también de ellas.

Además muchos clubes tienen a nivel estatal ya sección femenina.

Lo que sorprende es que en pleno año 2017, tanto a nivel local como nacional, haya clubes con larga trayectoria, buenas instalaciones y una amplia base masculina, que aún no estén trabajando la sección femenina de una manera u otra. En ese ámbito también hay un importante margen de crecimiento para el waterpolo femenino.

Alguna cosa que añadir…

Animar a todas las chicas, y chicos por supuesto, a que vengan a ver los partidos de Primera División. Prometemos mucho esfuerzo y derroche de garra como nuestra humilde aportación a todas esas waterpolistas de diferentes clubes, que serán el futuro de este deporte.

Y por otro lado, lamentar la desaparición este año de la sección de waterpolo de Maristas. Una pésima noticia para nuestro deporte la desaparición de un club que llevaba muchísimos años de trabajo de formación de waterpolistas a sus espaldas y que estaba trabajando genial en las últimas temporadas. Ojalá más pronto que tarde podamos ver el regreso del waterpolo a la piscina bilbaina. Mucha fuerza a toda la familia waterpolera de Maristas.

Be the first to comment

Deja un comentario